Archivo de la categoría: CASTELLANO

Preguntas y respuestas sobre los pleonasmos

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Seguro que te suena la palabra pleonasmos, pero ¿sabrías definirla y utilizarla correctamente? Hoy el servicio de corrección de estilo de ABC Translink nos recuerda de forma sencilla qué son los pleonasmos y cómo podemos detectarlos para no incluirlos en los contenidos de nuestros blogs, páginas web, documentación corporativa, etc.

pleonasmospleonasmos

 

Pleonasmos = redundancias

Según el DRAE, el término pleonasmo tiene dos acepciones que copiamos literalmente:

  1. m. Ret. Empleo en la oración de uno o más vocablos, innecesarios para que tenga sentido completo, pero con los cuales se añade expresividad a lo dicho (…).
  2. m. Demasía o redundancia viciosa de palabras.

Es decir, según su acepción, los pleonasmos serían:

  • Redundancias
  • Recursos lingüísticos para añadir expresividad a una oración.

Pero si leemos a los especialistas en el tema, también vemos que algunos etiquetan a los pleonasmos de forma negativa, como vicios del lenguaje que denotan una pobreza lingüística por parte del hablante. ¿A ti qué te parece?

 

Ejemplos típicos de pleonasmos

Si piensas un poco, seguro que recuerdas mil y un pleonasmos que todos utilizamos de forma inconsciente en el lenguaje coloquial, por ejemplo:

  • ¡Sube arriba inmediatamente!
  • Entra para adentro y hablamos.
  • ¿Queréis que os lo vuelva a repetir?
  • ¡Calla la boca ya!
  • Tenemos hielo frío.

Casi nadie se salva de salpicar las conversaciones con distintos pleonasmos y, en principio, no pasa nada, pero  ¿cuál es el problema? Que los pleonasmos se han colado en el vocabulario que emplean los medios de comunicación, han conquistado el lenguaje periodístico cambiando el rigor informativo por el sensacionalismo.

Radio, televisión, prensa convencional y prensa digital usan y abusan de los pleonasmos consiguiendo poco a poco que calen en el inconsciente lingüístico del hablante y, por qué no decirlo, lo enturbien y empobrezcan.

Algunos ejemplos de pleonasmos son muy sencillos de detectar, otros no tanto. Mira y descubre dónde está el pleonasmo en cada una de las siguientes frases:

  • Pepito Pérez falleció ayer a los 77 años de edad.
  • La autopsia confirma la muerte al 100 % del torero Manolete.
  • Hoy lunes 20 de noviembre del presente año se inaugurará la exposición Pleonasmos en el Aire.
  • Manolita Chen fue un nexo de unión para todos sus compañeros.
  • El cohete voló por los aires en apenas dos segundos.
  • La ladrona robó un coche y retrocedió hacia atrás dos calles.
  • El testigo afirma que vio con sus propios ojos el asesinato.
  • Su padre fue un ejemplo a seguir por toda la familia.
  • El político Facundo Pérez dio el falso pretexto de que no estaba en la reunión.
  • Mañana se practicará la autopsia al cadáver del fallecido ayer en la explosión.
  • Al acusado le tomaron las huellas dactilares de los dedos de la mano.

 

¿Has encontrado todos los pleonasmos que hemos anotado? ¡Escribe un comentario

Palabras en peligro de extinción: los oficios

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

A los seguidores de las redes sociales de ABC Translink les han encantado las dos primeras entregas de nuestra serie Palabras en peligro de extinción, tanto la dedicada a la vuelta al cole como la que hablaba de los términos viejunos de ocio que todavía resuenan en la memoria de algunos. Así que adelante con la tercera entrega, hoy dedicada a algunos entrañables oficios que solo recordamos a través de los museos y de antiguos reportajes de radio y televisión. Hoy en Palabras en peligro de extinción hacemos un pequeño homenaje a los curiosos oficios de nuestros antepasados. A ver cuántos términos conoces…

palabras en peligro de extinción

Espartero

Según el DRAE, el término espartero o espartera – que también las había- significa “Persona que fabrica obras de esparto o que las vende.” Para quien no lo sepa, el esparto es una planta con hojas enormes que se utilizaban antiguamente para elaborar esterillas, cuerdas y tripe, un tejido con una textura similar a la del terciopelo muy usada en la casi extinta industria de la elaboración de alfombras artesanales.

Guarnicionero

A nuestros oídos del siglo XXI, la palabra guarnicionero nos recuerda a la elaboración de guarniciones de pasta, verdura o patatas para acompañar platos de carne y pescado, ¿verdad? Pues estamos completamente equivocados. El antiguo y extinto guarnicionero se dedicaba a fabricar diferentes objetos de cuero como bolsas, maletas, cinturones, correas, etc. Y si nos vamos todavía más atrás en el tiempo, veremos cómo los primeros guarnicioneros no elaboraban objetos tan cotidianos hoy en día, sino enseres tan importantes para la economía de entonces como las guarniciones o correas, estribos y demás parafernalia que se utilizaba para cargar y tirar de los caballos, los bueyes o las mulas.

Pipera

A lo largo de la historia, la mujer ha tenido que desarrollar diferentes trabajos para sostener  la economía familiar, pero en un mundo liderado por varones, muchos oficios quedaban vetados a las féminas. No es el caso de las zurcidoras, las costureras, las nodrizas o, el curioso oficio que hoy rescatamos en el blog de ABC Translink: las piperas.

Las piperas eran mujeres que cargadas con un  gran cesto lleno de pipas, caramelos, regaliz… recorrían calles y parques para vender su mercancía a los niños, las sirvientas y las parejas de enamorados que pasaban la tarde gastando mucha suela y poco parné (dinero).

Sereno

Seguro que recuerdas ver alguna película en blanco y negro donde una pareja daba palmas en la calle para que un señor cargado de llaves les abriera su portal. ¿Verdad? El sereno era una mezcla de cerrajero, guardia de seguridad vecinal y encendedor de farolas y no desapareció de nuestras calles hasta la llegada de los porteros automáticos.
Una curiosidad: en los años 80 del siglo pasado algunas ciudades como Murcia o Gijón intentaron resucitar el oficio de sereno para vigilar ciertas calles del centro, pero esta iniciativa no cuajó quizás por la dureza de una profesión tan dura como poco reconocida social y económicamente.

Pregonero

El pregonero es otra de esas antiguas profesiones que recordamos a través de las películas y las series de televisión de los años 60 y 70. Este oficio era imprescindible para conocer las noticias, sucesos y novedades en los pueblos de entonces, una tarea que ahora desempeña perfectamente cierta aplicación de mensajería instantánea de nombre extranjero que seguro que conoces y utilizas a diario.

 

 

Espartero, guarnicionero, pipera, sereno y pregonero son cinco de los muchos antiguos oficios que ya casi hemos olvidado. ¿Quieres añadir alguno más? ¡Hazlo! Ya sabes que en el blog de ABC Translink nos encanta leer tus comentarios.

Palabras en peligro de extinción: el ocio

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

El mes pasado, en el blog dedicado a la traducción y la interpretación de ABC Translink inaugurábamos una serie de artículos llamada “palabras en peligro de extinción”, un recuerdo desde el cariño de aquellas palabras en castellano que, poco a poco, se van borrando de nuestro vocabulario cotidiano y de nuestras vidas para dejar espacio a esos nuevos términos que van incorporándose a una lengua tan bella y viva como es el castellano.

El primer artículo de nuestra colección lo dedicábamos a la vuelta al cole, a la vuelta a la rutina diaria, así que en el segundo vamos a hacer todo lo contrario: vamos a hablar de aquellas palabras que utilizábamos durante el fin de semana, las vacaciones, los puentes…  Hoy en nuestro blog recordamos las palabras en peligro de extinción que antes llenaban nuestro tiempo de ocio. ¿Nos acompañas en este viaje al pasado?

palabras en peligro de extinción

Alternar

Antes, los matrimonios de bien salían a alternar casi todos los fines de semana. ¿Te choca esta frase? Seguramente sí, porque el verbo alternar ha ido adquiriendo connotaciones negativas con el paso de los años por influencia de los llamados bares de alterne. Pero en los años 50 y 60 alternar era un verbo tan utilizado como casto y significaba literalmente “hacer vida social”.

Farándula

Es casi inevitable acudir a una reunión de antiguos actores y actrices de teatro y no escuchar la preciosa palabra farándula. Este antiguo término en castellano suele verse acompañado con otros términos de su misma generación como, por ejemplo, cómicos, feriantes… ¿Su significado literal según la RAE?: “Profesión de quienes se dedican al mundo del espectáculo, especialmente del teatro”.

 

Ambigú

¿Recuerdas la palabra ambigú? Todavía aparece rotulada en el interior de algunos cines y teatros antiguos… Según el DRAE, la palabra ambigú es sinónimo de bufé y tenemos que consultar la tercera acepción del término para saber por qué los aficionados al cine o al teatro frecuentaban el ambigú en el intermedio de la sesión: “En estaciones de ferrocarriles y otros sitioslocal para tomar refacción ligera.

 

Basca

En los años 70 y 80, juntar a toda la basca era sinónimo de diversión y ahora el corrector automático de textos convierte la letra b de esta palabra en una errónea uve, esto no ocurre con los correctores humanos, claro.

Basca – según el DRAE– es una pandilla o un grupo de amigos, aunque también tiene otros significados que nos deberían hacer reflexionar como, por ejemplo, “agitación nerviosa que siente el animal rabioso” o “ansia, desazón o inquietud que se siente en el estómago antes de vomitar”. Qué curiosos son los idiomas, ¿verdad?

 

 

Alternar, farándula, ambigú o basca son cuatro de los muchos ejemplos que todavía recuerdan los correctores de estilo de ABC Translink, algunos periodistas amantes de las letras o unos pocos nostálgicos del lenguaje que no quieren perder ni una sola de las preciosas palabras que han formado y forman parte de su historia personal. ¿Eres una de esas personas? ¡Escribe un comentario!

 

Errores más comunes leídos en prensa. II Parte

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Hace un par de meses publicamos uno de los artículos más leídos de nuestro blog de traducción: Errores más comunes en prensa. Este texto subrayaba algunos de los fallos que suelen cometer algunos redactores, editores, correctores, unos profesionales que deberían dar ejemplo de respeto por la gramática, la ortografía y el estilo del idioma que manejan.

El tema tiene más miga de la que parece, así que hemos decidido ampliar el artículo inicial con una segunda parte de Errores más comunes leídos en prensa. ¿Nos acompañas”

errores prensa

 

Errores en prensa: los parónimos

Algo que sabemos perfectamente los profesionales que vivimos de escribir, traducir o corregir textos es que necesitamos tener siempre a mano una herramienta imprescindible: un diccionario.

Y es que conocer distintos términos para expresar un mismo concepto es fundamental para crear textos legibles, creativos y accesibles. ¿Cuál es el problema? Confundir churras con merinas o, expresado de otra forma: caer en el error clásico de los parónimos, esas palabras que se parecen a otras por su etimología o su sonido, pero que no tienen el mismo significado.

Lo entendemos mejor con algunos ejemplos clásicos:

La abertura de la exposición tuvo lugar a las 9:00”.

En este caso, supongo que el periodista quiso hablar sobre la apertura – en el sentido de la iniciación de un acto o similar-  y no sobre la abertura de un boquete.

En inglés son comunes las apóstrofes”. “En inglés son comunes los apóstrofos”.

¿Cómo se dice: apóstrofes o apóstrofos? Si te has decantado por la segunda opción has acertado porque apóstrofe significa interpelación o invocación, mientras que los apóstrofos son esos signos ortográficos tan usuales en idiomas como el inglés o el francés.

El futbolista ralló en la perfección”.

Que un futbolista, una pintora o un cantante destaquen en su trabajo es motivo para crear muchos de los llamativos titulares de prensa que leemos últimamente, pero ¿es correcto utilizar el verbo rallar? Estamos ante otro ejemplo clásico de error de parónimo, en este caso con dos de los verbos que más problemas dan a los redactores enemigos del uso del diccionario: rallar y rayar.

Veamos las acepciones que nos ofrece el DRAE sobre estos dos verbos:

Rallar: desmenuzar, rebañar (restos de comida), molestar, fastidiar…

Rayar: hacer rayas, tachar, sobresalir o distinguirse en algo…

Así, el titular correcto sería “El futbolista rayó en la perfección”.

 

Décimo, undécimo, duodécimo…Los numerales

Si quieres saber si una persona redacta bien, pregúntale si conoce los numerales, ya sabes, esos cuantificadores que expresan número y que se denominan ordinales, cardinales, multiplicativos y fraccionales.

El mal uso de los numerales es tan frecuente en los medios de comunicación que se merecerían un artículo propio. Algunos ejemplos:

Mal: “Ayer se celebró la trigésimoprimera edición de la Carrera Popular”.


Bien: “Ayer se celebró la trigésimo primera edición de la Carrera Popular”
.

Según la Ortografía Española de la RAE, a partir del número treinta tenemos que separar la palabra: cuadragésimo, quincuagésimo, quincuagésimo segundo, etc.  No sucede lo mismo con los números anteriores, es decir, podemos escribir “Ayer se celebró la vigesimoprimera edición…” o “Ayer se celebró la vigésimo primera edición…”.

Mal: “María ocupa la onceava posición de la lista”.

Bien: “María ocupa la undécima posición de la lista”.

Confundir los numerales fraccionarios como onceava con los numerales ordinales como undécima o decimoprimera es el pan nuestro de cada día en la prensa deportiva. Señores y señoras periodistas: como afirma el DRAE, un onceavo es una de las once partes en que se divide un todo y undécimo también, pero no en el caso de los puestos correlativos y numerados de una lista concreta. En este caso, María ocuparía el puesto siguiente al diez, o sea, el undécimo lugar de la lista.

 

¿Quieres añadir alguna errata periodística más? ¡Hazlo!

 

Palabras en peligro de extinción: la vuelta al cole

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

En septiembre volvemos a la rutina, retomamos nuestro trabajo como traductores, intérpretes, correctores, redactores, mecánicos, peluqueros, médicos…Y, claro, los niños y niñas vuelven al trabajo que les toca hacer por su edad: estudiar.

La vuelta al cole es sinónimo de vuelta a la rutina diaria, pero también es un punto de inflexión que nos ayuda a pensar en nuevos proyectos como, por ejemplo, empezar otra serie de artículos temáticos en el blog de ABC Translink. Y eso es, precisamente, lo que vamos a hacer en el artículo de hoy: inaugurar nuestra nueva serie “palabras en peligro de extinción”, términos en castellano que ya no se usan tanto como antes, pero que forman parte indiscutible de nuestra lengua, de nuestra cultura y de nuestra historia.

Empecemos, entonces, con nuestra recopilación de palabras antiguas o, como se dice ahora, de palabras viejunas. ¿El primer tema?: la vuelta al cole.

palabras en peligro de extinción Sigue leyendo

Errores más comunes leídos en prensa

Una de las desventajas de trabajar como corrector de estilo es que te fijas antes que nadie en los distintos gazapos, errores y horrores ortográficos que aparecen publicados en los medios de comunicación. Prensa tradicional, prensa digital, blogs, rótulos de los informativos de televisión… No se salva ninguno: los errores se multiplican y se han convertido en una auténtica epidemia, una lacra en un mundo cada día más textual que parece que ha olvidado la mayoría de las reglas ortográficas, sintácticas, semánticas y gramaticales.

¿Cuáles son los errores más comunes del lenguaje periodístico? Ese es el tema que tratamos hoy aquí,  en el blog de ABC Translink.

Errores prensa

 

¿Expresiones cultas o vulgarismos?

Una de las debilidades de los falsos periodistas o de los nuevos licenciados es utilizar ciertas expresiones cultas sin que vengan a cuento o, lo que es peor, sin que tengan nada que ver con lo que quieren decir. Lo entendemos mejor con varios ejemplos:

La policía científica baraja la hipótesis de que el asesino sea el mayordomo”. Esta frase se repite una y otra vez en diferentes variantes. Lástima que sea incorrecta ya que para barajar las hipótesis hace falta que haya varias y no solo una, ¿verdad?

El terrorista entregó las armas de motu propio”. Otra frase hecha incorrecta y que se repite día sí, día también. Es incorrecta por dos razones: no se escribe propio sino proprio y las locuciones latinas como motu proprio, grosso modo, etc., no tienen que estar precedidas de la preposición de.

El futbolista se fue del país debido a tener una deuda millonaria”. ¿Te suena bien la expresión debido a tener? Quizá sí porque desgraciadamente es una de las más utilizadas en el lenguaje periodístico. Si somos puristas no podemos decir que se trate de un error al uso, pero sí que la RAE, la Fundeu, etc., recomiendan que no se utilice la construcción debido a + verbo en infinitivo. El ejemplo anterior sería más correcto si escribiéramos simplemente “El futbolista se fue del país porque tenía una deuda millonaria”.

 

El imparable avance de los extranjerismos

En los últimos años parece que ha quedado muy claro que el inglés ha ganado la batalla por ser el idioma universal por excelencia. No vamos a discutir sobre un tema tan polémico, pero sí vamos a criticar el uso desmedido de los extranjerismos por parte de los periodistas que supuestamente escriben en castellano.

Algunos ejemplos que leemos y escuchamos a diario en los diferentes medios de comunicación públicos y privados:

Bullying, moobing y compañía. Es necesario que la sociedad sea consciente del terrible daño psicológico que sufren algunos escolares y profesionales sometidos a acoso e intimidación en el centro formativo o en la empresa, pero ¿es necesario que escribamos estos términos en inglés? Nosotros creemos que no.

Meeting, ranking, planning, funnel, target, budget… Algunos nuevos profesionales del periodismo creen que sus artículos o notas de prensa resultarán mucho más atractivos si intercalan términos empresariales en inglés en lugar de utilizar las muchas palabras alternativas que ya están acuñadas en nuestro rico y amplio idioma: reunión, lista, planificación, embudo (de ventas), objetivo, presupuesto…

Manager, dribbling, average, mister, match, warm up… Los periodistas deportivos son algunos de los profesionales que más extranjerismos utilizan en sus textos. La razón la desconocemos, pero sí estamos seguros de que el castellano tiene alternativas tan buenas o mejores para explicar el gran trabajo que hacen los deportistas de alto nivel.

 

Y ahora nos gustaría leer tu opinión, ¿crees que los periodistas no cuidamos la ortografía como deberíamos? ¡Escribe un comentario!

 

Curiosidades del castellano: conjunciones y preposiciones

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Hace unos días, los correctores de estilo de ABC Translink sugirieron que escribiéramos un artículo sobre el uso de las conjunciones y las preposiciones. Al parecer, estas palabras sin género ni número están dando bastantes problemas últimamente. ¿Es tu caso? ¿Tú también quieres aclarar las dudas más frecuentes sobre las conjunciones y preposiciones en castellano? Perfecto, has llegado al sitio web adecuado porque hoy dedicamos el artículo del blog de ABC Translink a estas esenciales palabras invariables llamadas conjunciones y preposiciones.

preposiciones

Las conjunciones

Como sabes, las conjunciones son palabras invariables en género y en número que sirven para enlazar frases simples creando oraciones más complejas. El uso de las conjunciones no suele tener demasiadas complicaciones excepto en dos casos: saber cuándo se sustituye la conjunción y por la letra e y averiguar cuál es el número ideal de conjunciones copulativas en una misma frase. Lo vemos a continuación.

  1. Cuando se utiliza e en lugar de y.

La conjunción copulativa y se sustituye por una letra e cuando la palabra siguiente comienza por la i o hi. Ejemplo: Dame aguja e hilo y te lo coso en un momento.

Aunque suene raro, también tenemos que escribir e en lugar de y cuando la palabra siguiente sea un extranjerismo que se pronuncie con el sonido i. Ejemplo: Dime tu dirección postal e e-mail por favor.

 

  1. Cuántas conjunciones copulativas se suelen utilizar.

Una duda muy frecuente: ¿cuántas conjunciones – y– se suelen utilizar en un texto escrito? La respuesta dependerá del autor del texto, del estilo, de la intención, etc., pero por regla general se puede decir que sólo anotamos una conjunción copulativa para unir varios términos afirmativos. Por ejemplo: Felipe estaba estresado, agotado y harto de todo.

Ocurre lo mismo con otra conjunción que también utilizamos bastante: ni. Por ejemplo: En ese colegio no había pupitres, sillas, pizarras ni nada por el estilo.

 

Las preposiciones, aumenta la familia

Si estudiaste la EGB y haces un pequeño esfuerzo, seguramente recordarás de carrerilla la lista de preposiciones que memorizamos cantando en las aulas: a, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, so, sobre y tras.

A algunos de nosotros esta lista aparentemente interminable se nos quedó grabada en la memoria, pero nuestros profesores no nos advirtieron de que el castellano es una lengua viva y, como tal, se modifica con el paso de los años y el imparable avance de la internacionalización y la globalización lingüística. ¿El resultado? Algunas preposiciones más que se suman a esa lista de palabras invariables en género y en número que memorizamos en su día:

  • Allende: más allá de, además de. Ej.: Allende los mares.
  • Circa: hacia. Ej.: Ese libro se editó circa 1850.
  • Como: en calidad de, a modo de, en concepto de. : Usa esa caja como cama para el gato.
  • Cuando: en el momento de, en el tiempo de. Ej.: El abuelo siempre cuenta historias de cuando la guerra.
  • Donde: en casa de, cerca de. Ej.: ¿Vamos donde María a cenar?
  • Durante: no tiene sinónimo, pero se entiende bien con un ejemplo “Le perdí de vista durante el verano”.
  • Mediante: con la ayuda de, por medio de. Ej.: Le darán ese trabajo su padrino mediante.
  • Versus: contra, frente a. Ej.: Ese es el caso de Pérez versus González.
  • Vía: haciendo escala en, por, pasando por. Ej.: Fuimos a París vía Barcelona.

Como ves, algunas de estas preposiciones son también conjunciones o adverbios y depende del contexto y de la frase que asuman uno u otro rol.

 

¿Qué es lo que más te ha sorprendido del artículo de hoy? ¿Alguna de las preposiciones? ¡Escribe un comentario!

Curiosidades del castellano: los puntos suspensivos

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Los correctores de estilo de ABC Translink nos cuentan que el mal uso de los puntos suspensivos es una de las faltas ortográficas que más corrigen en todos los idiomas, pero especialmente en castellano. ¿Tú también tienes dudas sobre el uso de esos tres pequeños puntitos? Entonces sigue leyendo porque en el artículo de hoy te vamos a dar las claves más importantes sobre el uso de los puntos suspensivos en nuestro idioma.

ortografía puntos suspensivos


Ideas clave sobre los puntos suspensivos

Como te comentábamos en nuestro artículo sobre el uso correcto de la coma en castellano, saber algunos datos clave sobre los puntos suspensivos es el primer paso para no cometer errores al utilizarlos en nuestros textos. Vamos a ello:

 

1. Los puntos suspensivos son signos de puntuación que se utilizan para dotar a la oración de suspense, expectación, duda, etc.

2. Los puntos suspensivos son sólo tres. Seguro que has leído más de un libro en el que aparecían varios puntos suspensivos en lugar de sólo tres, pero esta regla ortográfica cambió hace bastantes años. Puedes recordar esta norma con una pequeña regla nemotécnica:
Tres eran tres las hijas de Elena, tres eran tres y ninguna era…

3.
Si los puntos suspensivos se colocan al final de una frase no hay que colocar el punto final (no hay que poner cuatro puntos).

Los puntos suspensivos no nos eximen de utilizar otros signos de puntuación obligatorios dentro de una frase. Un ejemplo con la coma que tendríamos que utilizar antes de la conjunción pero:
Me gustaría darte el sí quiero…, pero no estoy enamorada de ti.


5.
Si los puntos suspensivos están cerrando una oración, la primera palabra de la siguiente frase la escribiremos con su letra inicial en mayúscula. En cambio, si los puntos suspensivos se utilizan dentro de la misma oración, la inicial de la palabra que aparezca detrás de ese signo ortográfico la escribiremos en minúscula. ¿Lioso? Mira los ejemplos:

Puntos suspensivos que cierran una oración:
Ve a comprar huevos, leche, pan… No me estás escuchando ¡deja de mirar la tele!

Puntos suspensivos en medio de una oración:
Primero ve a comprar huevos, leche, pan…y después ya podrás ir a jugar.

 

Para qué sirven los puntos suspensivos

Los puntos suspensivos cumplen distintas funciones dentro de una frase: enumerar, imprimir o dotar de cierto sentido, completar frases hechas, etc. Por concretar un poco, podríamos decir que los tres usos más importantes de estos signos de puntuación serían los siguientes:

Enumerar sin escribir todos los elementos  y haciendo entender al lector que la frase podría continuar. Por ejemplo:
Tenemos que hacer una compra básica, ya sabes: huevos, leche, pan…
ABC Translink ofrece servicios de traducción, interpretación, corrección de estilo…

 

Sustituir la palabra etcétera o su abreviatura etc. En textos largos o que incluyan muchas enumeraciones, puede ser interesante escribir puntos suspensivos en lugar de etc. Por ejemplo:
ABC Translink ofrece servicios de traducción, interpretación, corrección de estilo, etc. Además trabaja con cualquier idioma del mundo: inglés, francés, árabe, portugués…

 

Dotar a la frase de un sentido de duda, vacilación, suspense, etc. Por ejemplo:
No sé si ir, no ir,  quedarme, marcharme…
Si yo te contara todo lo que me dijo Ángel…

 

Completar frases hechas, refranes populares, etc., sin necesidad de escribir la expresión completa. Dos ejemplos:
Dime con quién andas…
El que a buen árbol se arrima…

 

 

¿Te hemos aclarado las dudas sobre el uso de los puntos suspensivos? ¡Escribe un comentario!

Curiosidades del castellano: la coma

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Es curiosa la importancia que adquieren los pequeños detalles en el buen uso del idioma, ¿verdad? Un ejemplo perfecto es la coma, un signo  ortográfico que comparten muchas lenguas del mundo y que puede cambiar el significado de una frase en un abrir o cerrar de ojos:

No, me encanta el blog de ABC Translink.

No me encanta el blog de ABC Translink.

Hoy los correctores de estilo de ABC Translink nos cuentan algunos detalles sobre ese signo de puntuación llamado coma.

coma


Para qué sirve la coma

El camino más rápido para aprender a utilizar la coma es recordar su funcionalidad dentro de una frase, así que pero no viene mal que refresquemos nuestra memoria con las siguientes ideas clave:

  • La coma es un signo de puntuación como, por ejemplo, el punto, el punto y coma, el paréntesis, los dos puntos, etc.
  • Los signos de puntuación como la coma cumplen varias funciones dentro de un enunciado: dar ritmo y entonación al texto, separar varios elementos especialmente significativos, separar los elementos de una serie de datos, dotar de mayor significado una idea concreta dentro del contexto, etc.
  • La coma es vital tanto a la hora de redactar y comprender un texto como a la hora de traducirlo correctamente a otras lenguas.
  • No utilizar la coma o colocarla en un lugar indebido dentro de una frase es una falta de ortografía.

 

Cuándo utilizar la coma

Llegamos al meollo de la cuestión, a la duda que a todos nos surge cuando redactamos o  corregimos un texto: ¿cuándo es obligatorio utilizar la coma?

Hay varias reglas ortográficas del uso de la coma, pero las más habituales podrían ser las siguientes:

  1. Utilizamos la coma para separar elementos de una enumeración siempre y cuando no aparezcan en la frase las conjunciones y, o, ni.

Un ejemplo de uso correcto de la coma según esta norma:

Ayer me compré dos faldas, una bufanda y dos pares de zapatos.

Y un ejemplo de uso incorrecto de la coma según esta norma:

Ayer me compré dos faldas, y una bufanda y dos pares de zapatos.

 

  1. Utilizamos la coma para delimitar y dar más énfasis a un vocativo.

Ese vocativo puede aparecer al principio de la frase, en el medio o al final. En el primer caso, la coma se colocará después del vocativo; en el segundo caso, escribiremos el vocativo entre dos signos de coma; en el tercer y último caso la coma precederá a la anotación del vocativo. Qué frases tan largas, ¿no? Lo vemos mejor con tres ejemplos:

María, cuando vuelvas del trabajo recoge a Lía.

Cuando vuelvas del trabajo, María, recoge a Lía.

Cuando vuelvas del trabajo recoge a Lía, María.

 

  1. Utilizamos la coma para aclarar un concepto dentro de una oración. Según los correctores de estilo de ABC Translink, este es el típico error que se comete con el uso de la coma en castellano. Un ejemplo para que no se te olvide:

ABC Translink, la agencia de traducción, ofrece también un servicio de corrección de textos.

 

¿Sueles tener problemas con el uso correcto de la coma en castellano? Nos gustaría leer tu opinión.

Curiosidades del castellano: los neologismos

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Seguro que sabes lo que son los neologismos, pero ¿sabrías citarnos cinco de un tirón? Hoy en el blog de ABC Translink nuestros correctores de estilo nos cuentan algunos detalles sobre esas palabras nuevas que se van incorporando a los idiomas casi sin que sus hablantes se den cuenta. Hoy  en nuestro blog hablamos de los neologismos.

Neologismos según Forges

Acotando el término neologismo

Tres puntos interesantes sobre los neologismos:

  1. La palabra neologismo procede del griego: neo-nuevo y logo-palabra. Así, una definición sencilla y concreta de neologismo sería palabra nueva.
  2. Encontramos neologismos en todos los idiomas del mundo por una razón muy simple: el idioma está vivo y se tiene que adaptar a los usos, las necesidades y las costumbres de los hablantes.
  3. La mayoría de los neologismos aparecen por necesidad, aunque otros lo hacen por moda o tendencia social, política, cultura, etc.

Ejemplos de neologismos nacidos para cubrir una necesidad: online, bonobús, acid jazz, adsl, ambientalista, escanear, dron, etc.

Ejemplos de neologismos que aparecen por una moda o una tendencia: requetemal, súperbien, anti-Bush, anti-Blair, friki, balconing, kedada, meme, selfie.

De todas formas no siempre podemos afirmar rotundamente que un neologismo aparezca para cubrir una necesidad real o simplemente en respuesta a una moda. Por ejemplo, ¿en qué cajón meteríamos el neologismo tuit?

 

Bases de datos de neologismos

En Internet hay de todo, también bases de datos de neologismos. Dos buenos ejemplos que nos recomiendan los correctores de estilo de ABC Translink:

Banco de neologismos del Centro Virtual Cervantes 

El buscador digital de neologismos del CVC es una de las mejores herramientas de Internet desde el punto de vista de la usabilidad, ya sabes: rapidez y sencillez de uso. Otra ventaja de esta herramienta web es que permite al usuario hacer búsquedas tanto en castellano, como en catalán.

Banco BOBNEO. Observatorio de Neología. Instituto Universitario de Lingüística Aplicada. Universidad Pompeu Fabra.

El banco de neologismos léxicos de BOBNEO puede parecer muy simple a primera vista, pero esconde un potente motor de búsqueda que resuelve las consultas en un abrir y cerrar de ojos. Esta herramienta digital permite buscar los neologismos que se hayan publicado en castellano y en catalán en los medios de comunicación desde el año 1988 del siglo pasado.

Nos gustaría que participaras en nuestro blog: ¿Cuáles son los neologismos que más utilizas a diario? ¡Escribe un comentario!