Consejos para motivar a un equipo externo de traductores

La motivación laboral es uno de los pilares de la productividad de una agencia de traducción o de cualquier otro tipo de empresa. Mejorar esa motivación es relativamente sencillo implementando distintas medidas que favorezcan la creación de un buen ambiente laboral: políticas salariales justas, organización racional de los horarios y los turnos de trabajo, apertura de vías de comunicación interna, etc. Pero ¿qué ocurre con la red de colaboradores externos de esa agencia? Traductores independientes, correctores de estilo, maquetadores, redactores, publicistas.… Hablamos de ese grupo de trabajadores que colaboran con nuestra agencia de traducción de forma independiente, silenciosa y muchas veces invisible. ¿Podemos motivar a esos trabajadores externos? ¿Podemos aumentar su productividad? Sí, siempre y cuando pongamos en práctica los dos consejos que anotamos a continuación.

cómo motivar


Consejos para motivar: el respeto

El primer consejo para motivar a un equipo de trabajadores externos (traductores, intérpretes, correctores, redactores, etc.) es el más importante de todos: respetar su saber hacer profesional, sus tiempos de trabajo, sus necesidades, sus opiniones, sus comentarios, sus planes de cobro…

Respetar a los colaboradores de nuestra agencia de traducción es clave para que estos profesionales se sientan satisfechos con nuestra empresa, comprometidos con nuestros proyectos y, por supuesto, motivados para rendir y producir al máximo nivel.

Consejos para motivar: la retroalimentación

Una gran parte de los profesionales independientes que colaboran con las agencias de traducción desarrollan su trabajo en soledad desde su oficina o su hogar. Este aislamiento del resto de compañeros de trabajo impide a estos traductores externos disfrutar de la retroalimentación de su trabajo o, en otras palabras, impide que reciban a diario críticas positivas o negativas a su labor.

La ausencia de retroalimentación hace que el traductor independiente tenga la sensación de que su trabajo no vale nada o, al menos, que no vale lo suficiente como para merecer algún tipo de comentario. ¿El resultado?: el traductor va perdiendo poco a poco la motivación necesaria para mantener un alto nivel productivo.

Respetar y ofrecer una retroalimentación que refuerce la sensación de pertenencia a un equipo de trabajo son dos consejos básicos, sensatos y fáciles de poner en práctica; dos consejos que nos ayudan a motivar a un equipo externo de traductores, de intérpretes, de correctores de estilo, etc., con un objetivo: mejorar su sensación de felicidad y aumentar su capacidad productiva.

 

¿Quieres añadir algún consejo más? ¡Adelante, escribe un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *