Los 4 errores más típicos en italiano

Escrito por Marta Barrero – MARAVEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Conocer los errores más típicos en italiano, en inglés o en francés es muy útil para los traductores, los intérpretes, los correctores de estilo, los profesores de idiomas y sus alumnos… Y es que aprender de los errores propios y ajenos es una de las formas más eficaces de seguir mejorando día tras día así que, manos a la obra, vamos a descubrir esos errores típicos que solemos cometer al escribir en uno de los idiomas más bellos del mundo: el italiano.

errores en italiano

Error 1: vivir en…

Si en italiano quisieras escribir Vivo en Venezia tendrías que escribir Vivo a Venezia. En cambio, si escribieras Vivo en España, tendrías que utilizar la preposición in, es decir: Vivo in España. La razón es una regla gramatical del italiano que dice que tenemos que utilizar la preposición atraducida como en– cuando anteceda al nombre de una ciudad, pero que tenemos que utilizar la preposición inen– cuando la coloquemos antes del nombre de un país.

¿Lioso? Tal vez un poco y precisamente por eso es uno de los errores más comunes que cometen los estudiantes y los traductores novatos de italiano.


Error 2: a y ha

Como solemos decir en España, la h es muda, pero no invisible. Esta afirmación no entiende de fronteras y también se aplica al idioma de uno de nuestros vecinos europeos: el italiano.

En este caso la confusión se produce entre la preposición a  – traducida como en- y el singular en tercera persona del utilizado verbo avere  o tener. ¿En qué consiste este error? En utilizar a sin hache en lugar de ha con hache.

Un ejemplo para que lo veas mejor: ¿Cómo escribirías en italiano la frase en castellano Mi perro tiene el pelo negro?

OPCIÓN A: Il mio cane ha i capelli neri

OPCIÓN B: Il mio cane a i capelli neri.

Si has optado por la alternativa A, has evitado el segundo error más frecuente al redactar en italiano.


Error 3: ¿masculino o femenino?

Traducir un idioma parecido al castellano como es el italiano tiene muchas ventajas como, por ejemplo, que existen muchas palabras iguales o tan parecidas que nos resulta sencillísimo recordarlas: tremendo y tremendo, banca y banco, flor y fiore, serpente y serpiente…

Pero esa ventaja se puede convertir en una gran desventaja cuando intentamos colocar el artículo correcto masculino o femenino, el o la en castellano que serían il o la en italiano.

Así, el banco en castellano sería la banca en italiano, la serpiente en castellano sería il serpente en italiano, la flor en castellano pasaría a ser il fiore en italiano, etc.


Error 4: palabras iguales con significado diferente

Una de las desventajas más importantes de traducir un idioma con raíces comunes a nuestra lengua materna es que aparezcan términos que se escriban igual, pero que tengan un significado diferente. En italiano encontramos varias palabras de este tipo que crean confusiones. Dos ejemplos:

Burro. En castellano la palabra burro hace referencia al animal y, también, se utiliza como un insulto para denominar a alguien no demasiado inteligente (craso error porque los pollinos son sumamente listos). En italiano el término burro hace referencia a ese alimento básico llamado mantequilla; nada que ver ¿verdad?

Vaso. Según me cuentan los correctores de estilo de ABC Translink, uno de los términos que más suelen corregir en los textos traducidos del castellano al italiano es vaso. ¿La razón? Algunos aficionados traducen al castellano la palabra italiana vaso como vaso de beber agua en lugar de elegir el término correcto florero. El vaso de beber se traduciría en italiano como bicchiere; por ejemplo: bere un bicchiere d’acqua (bebe un vaso de agua).

 

¿Conocías estos cuatro errores en italiano? ¿Quieres aportar alguno más? ¡Escribe un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *