Trucos para traductores: procesadores de textos alternativos a Microsoft Word

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Como te contábamos hace unos días, Microsoft Word es uno de los procesadores de texto más conocidos y utilizados por los traductores y los correctores de estilo, pero no es el único. Existen otras herramientas parecidas y alternativas que, como profesionales de la elaboración de textos, debemos conocer y probar. Hoy en nuestro blog buscamos y encontramos procesadores de textos alternativos al todopoderoso Microsoft. A ver qué te parece nuestra selección.

otros procesadores de textos

Procesadores de textos: Google Docs 

Pasamos de una compañía importante – Microsoft- a otra gran empresa que parece que ha monopolizado su sector de actividad: Google. En este caso hablamos de Google Docs, un interesante procesador de textos en línea con el que podemos crear documentos  de una forma prácticamente idéntica a la de Microsoft Word.

Principales ventajas de Google Docs: es gratis, sencillo de utilizar y permite compartir documentos en grupos de trabajo evitando malentendidos a la hora de corregir los textos, ampliar o reducir contenidos, etc.

Principales desventajas de utilizar Google Docs: para editar los documentos tienes que tener una conexión a Internet más o menos estable. Además, como la esencia de este programa es compartir los documentos, se multiplica la posibilidad de borrar datos importantes por error.

Procesadores de textos: Writer 

Writer es un excelente programa de redacción de textos, pero más original que otras herramientas similares que hemos encontrado por Internet, incluido Microsoft Word. ¿Por qué? Porque reproduce el diseño clásico de aquellos primeros ordenadores con fondo negro y letras verdes propios de los años 80 del siglo pasado.

Principales ventajas de utilizar Writer: sus funcionalidades tipográficas son muy limitadas, algo que te permite trabajar sin distracciones. Además, a pesar de ser un programa gratuito, sus promotores indican en el contrato de utilización que no te saturarán con cientos y cientos de impactos publicitarios tipo banner, pop-up, etc. Otra ventaja importante es que puedes trabajar tengas o no tengas conexión a Internet.

Principales desventajas de utilizar Writer: la interfaz de Writer es bastante diferente de la de otros procesadores de texto más conocidos, algo que puede despistar al nuevo usuario y hacer que tenga que emplear algo de tiempo para aprender a abrir documentos, editarlos, exportarlos o guardarlos, etc.

Procesadores de textos: Apache OpenOffice 

Nuestra tercera opción alternativa a Microsoft Word es una vieja conocida de los usuarios de MacOS, Solaris y Linux: el Apache OpenOffice, un procesador de textos clásico que forma parte de una completa suite de programas parecidos a los que ofrece el Office de Microsoft.

Principales ventajas de utilizar Apache OpenOffice: puede ser usado sin problemas en diferentes sistemas operativos. Además se puede descargar en cualquier ordenador e instalar sus actualizaciones fácilmente.

Principales desventajas de utilizar Apache OpenOffice: según algunos usuarios, el OpenOffice de Apache es más lento de ejecutar que los programas de pago y, además, consume más recursos. Otra posible desventaja que cada día lo es menos es que no siempre los documentos se mantienen inalterados cuando los abres con otros procesadores de texto (cambian las tablas, la justificación, el interlineado, etc.).

 

Google Docs, Writer y Apache OpenOffice son tres excelentes procesadores de texto alternativos a Microsoft Word, pero hay más. ¿Quieres proponerlos tú? ¡Hazlo, estás en tu casa!

Palabras en peligro de extinción: las herramientas

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Aparte de ver crecer a los niños, la mejor forma de darnos cuenta de cómo pasa el tiempo es recordar el nombre de oficios y herramientas en peligro de extinción. Palabras como garlopa, pisón, romana o artesa que los años han sustituido por tabletas, teléfonos móviles, portátiles… Hoy en nuestro blog hacemos un pequeño homenaje a los viejos tiempos en los que la artesanía y el cultivo ecológico no eran moda, sino realidad. Hoy recordamos algunas de las más entrañables palabras en peligro de extinción del castellano: las herramientas. ¿Nos acompañas?

herramientas

Herramientas olvidadas: la garlopa

En unos tiempos en los que la industria del mueble ha adoptado nombre sueco, es difícil encontrar buenos muebles y mejores ebanistas, hombres y mujeres que trabajaban la madera con unas herramientas tan ingeniosas como útiles. ¿Un ejemplo? La humilde garlopa, esa especie de cepillo largo que los profesionales de la madera utilizaron durante siglos para igualar y alisar las junturas de las tablas.

Herramientas olvidadas: el pisón

En unos tiempos más sencillos que los actuales, las personas no tenían ni tiempo ni paciencia para inventar complejos nombres que designaran las herramientas con las que se ganaban el pan. Un buen ejemplo lo encontramos en el llamado pisón, una herramienta agrícola que, como nos cuenta la RAE, servía para pisar o apretar la tierra, las piedras, etc.

Otra de las acepciones de pisón es mazo del batán. ¿Qué es un batán? Según los correctores de estilo de ABC Translink, un batán es una máquina, un ingenio hidráulico que ahora podemos ver sólo en algunos museos rurales y que servía para golpear y enfurtir (dar cuerpo) los paños y otros tejidos de lana.

Herramientas olvidadas: la romana

Una romana es una señora de Roma, eso es cierto. Pero en los tiempos en los que los campesinos iban a vender sus berzas, patatas, zanahorias y lechugas al mercado de la ciudad romana también significaba pesa o balanza. Su nombre proviene de la ciudad donde se inventó esta ingeniosa herramienta para comerciar, un instrumento de medición bastante preciso que todavía se puede admirar en algunos rastrillos de domingo o en algunos mercadillos del agricultor de ciudades como León, Burgos o Salamanca.

Herramientas olvidadas: la artesa

Terminamos nuestra selección de palabras de herramientas olvidadas con una de las más curiosas del diccionario de la RAE: artesa. Su definición literal es “Cajón cuadrilongo, por lo común de madera, que por sus cuatro lados va angostando hacia el fondo y sirve para amasar el pan y para otros usos.”

Una definición larga, pero una utilidad sencilla: elaborar ese pan rico que duraba días y días en la panera y que ahora sólo podemos recordar por fotos.

 

¿Conocías la palabra artesa? ¿Y garlopa, pisón o romana? Nos gustaría que compartieras tus recuerdos de palabras olvidadas con nosotros.

 

Puedes leer el resto de artículos de esta serie de palabras en peligro de extinción pulsando sobre sus títulos:

  1. La vuelta al cole.
  2. El tiempo de ocio.
  3. Los oficios.
  4. Los insultos.
  5. Los verbos.
  6. Los refranes.

 

Recursos web para la traducción turística

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

En un país como el nuestro, la traducción turística debería ser una de las especialidades más demandadas por una simple razón: una buena traducción atrae y presta servicio a los clientes internacionales y una mala traducción turística sólo sirve para crear risas y mofas en las redes sociales.

Esperemos que poco a poco las empresas públicas y privadas se convenzan de lo rentable que es encargar una traducción turística de calidad de sus catálogos, páginas web, mapas, guías culturales, etc. Mientras tanto, nosotros a lo nuestro: a seguir buscando y encontrando interesantes recursos de traducción que, en este caso, se centran en el sector turístico. ¿Empezamos?

traducción turística

Recursos para la traducción turística: INVAT-TUR

El primer recurso de nuestra lista lo encontramos en una de las ciudades más turísticas de España: Valencia. Allí tiene su sede el Instituto Valenciano de Tecnologías Turísticas INVAT-TUR, una entidad pública dependiente de la Generalitat Valenciana que destaca por su intensa actividad y, también, por la cantidad de recursos gratuitos que pone a disposición de los profesionales del sector. Herramientas como, por ejemplo, los dos recursos para la traducción turística creados por el grupo COMETVAL del Instituto Interuniversitario de Lenguas Modernas Aplicadas de la Universidad de Valencia, un diccionario y una guía de buenas prácticas discursivas:

1. Diccionario multilingüe de turismo y hostelería.

2. Guía de buenas prácticas discursivas: estrategias lingüísticas para la promoción turística en la red.

Recursos para la traducción turística: HOSTELTUR

Si quieres especializarte como traductor turístico tendrás que conocer a fondo el sector, sus novedades, el nombre y actividad de las empresas turísticas más importantes, las tendencias, las cifras, las estadísticas, la legislación turística… Y es que ya lo hemos comentado más de una vez: un traductor especializado en una disciplina concreta no se debe limitar a trasladar palabras de un idioma a otro, sino que debe conocer a fondo la especialidad que ha elegido y estar al día de su actualidad. ¿Cómo hacerlo en el caso de la traducción turística?: Consultando entornos web especializados, sólidos y serios como, por ejemplo, Hosteltur.

Recursos para la traducción turística: RIDETUR

Según me cuentan los traductores turísticos de ABC Translink, leer revistas del sector publicadas en varios idiomas es una excelente forma de practicar el vocabulario y de adquirir nuevo argot profesional. Ese es el caso de la Revista Internacional de Derecho del Turismo RIDETUR, una publicación electrónica multilingüe gratuita y semestral que recoge interesantes trabajos relacionados con el turismo desde una perspectiva jurídica. RIDETUR es un recurso diferente y quizá menos explotado que los tradicionales, pero puede llegar a ser muy útil para los nuevos profesionales que quieren especializarse en la apasionante traducción turística.

Recursos para la traducción turística: glosarios turísticos del blog de ABC Translink

Cerramos el artículo de hoy recomendándote un interesante artículo de nuestro propio blog, un texto sobre glosarios temáticos de turismo y ocio que escribimos hace casi dos años, pero que sigue siendo tan útil como el primer día.

 

¿Quieres añadir algún recurso interesante sobre traducción turística? ¡Adelante, escribe un comentario!

Trucos para traductores: cómo sacar mayor partido a Gmail

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Gmail es uno de los programas de correo electrónico más utilizados del mundo tanto a nivel personal, como profesional. Miles de traductores lo utilizan a diario para gestionar sus correos, pero no todos conocen sus múltiples posibilidades. Si es tu caso, este artículo está redactado especialmente para ti porque te cuenta algunos trucos útiles para utilizar mejor ese pequeño gran programa llamado Gmail. ¿Empezamos?

trucos gmail


Trucos para traductores que utilizan Gmail: delegar la lectura de tus correos

Una de las posibles desventajas de utilizar Gmail es gestionar la gran cantidad de mensajes entrantes que llenan cada día tu buzón. Este problema es grave ya que puede provocar que no detectes a tiempo un mensaje urgente de un cliente que necesita una traducción express o que dediques demasiado tiempo a leer todos los mensajes que llegan a tu dirección de correo electrónico.

Hay varios trucos que te permitirán minimizar esa carga de trabajo diaria, pero si tu cuenta de Gmail pertenece a una empresa de traducción o trabajas con un socio o un grupo de traductores colaboradores puede ser interesante que elijas la opción de delegar esta tarea. ¿Qué quiere decir esto?: que otorgues permisos de lectura de tus mensajes al usuario de otra dirección de correo electrónico.

Es muy sencillo: ve a Configuración (esquina superior derecha, icono rueda) y abre la pestaña Cuentas e Importación. Entre las opciones que aparecen elige Conceder acceso a tu cuenta y anota la dirección de correo electrónico de la persona a la que concedas ese permiso de lectura. Si no quieres perder el control total sobre tu cuenta, marca la casilla Dejar las conversaciones como no leídas cuando las abren otros usuarios.

Trucos para traductores que utilizan Gmail: cancelar el envío de un correo

¿Cuántas veces has pulsado Enviar un mensaje y te has arrepentido al instante? Yo demasiadas… Y es que las prisas son malas consejeras y los mensajes profesionales hay que revisarlos bien antes de enviarlos a los clientes, los proveedores, los compañeros traductores… La solución que nos ofrece Gmail es absolutamente brillante: darnos tiempo para cancelar el envío de un correo.

Para poner en práctica este truco ve a Configuración y en la primera pestaña que te aparece – General- verás la opción Deshacer el envío. Puedes elegir el intervalo de tiempo en el que tu mensaje permanecerá aguardando el envío: 5, 10, 20 o 30 segundos, tiempo más que suficiente para cancelar el mensaje, revisarlo, corregirlo y volverlo a enviar.

Trucos para traductores que utilizan Gmail: programar una respuesta automática

Tanto los traductores autónomos como los que trabajan en una agencia de traducción suelen tener una obligación diaria: atender a sus mensajes de correo electrónico y contestarlos lo antes posible. Se trata, simplemente, de educación digital, de demostrar a nuestros clientes, proveedores y compañeros que estamos ahí y que recibimos sus mensajes.

Pero, ¿qué ocurre si nos tomamos un día libre o estamos de vacaciones? Que entra en marcha el truco del contestador automático de Gmail, una útil funcionalidad que nos permite programar una respuesta automática a los correos electrónicos que recibimos durante un periodo de tiempo concreto.

Como el resto de los trucos de Gmail que te estamos contando, ponerlo en práctica es muy fácil: ve a Configuración, a la pestaña General, baja por las diferentes opciones y al final de la pantalla verás la frase Respuesta automática. En el recuadro de texto puedes escribir la respuesta tipo que deseas enviar durante tu tiempo de descanso del trabajo y, también, elegir si ese correo tipo se envía a todos los remitentes de los mensajes que te lleguen o solamente a tus contactos.

 

Delegar la lectura diaria de tus correos de Gmail, cancelar el envío de un mensaje saliente y programar una respuesta automática que se envíe sola durante tus fines de semana o vacaciones son tres sencillos trucos que mejorarán tu experiencia con esta útil herramienta de trabajo. ¿Conoces más trucos interesantes para utilizar mejor Gmail? ¿Nos los cuentas?

Verbos en castellano difíciles de conjugar. II Parte.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Hace más o menos un mes publicamos la primera parte de nuestro artículo verbos en castellano difíciles de conjugar, ¿recuerdas? En aquel texto comentamos los verbos adecuar, desentumecer, sosegar y satisfacer. El tema gustó mucho a nuestros seguidores de Facebook, Twitter, Google Plus y Linkedin así que hemos decidido escribir una segunda parte, esta vez comentando los verbos abreviar, defraudar, descortezar y huir. ¿Empezamos?

verbos en castellano difíciles de conjugar

 

Verbos en castellano difíciles de conjugar: abreviar

Según los correctores de estilo de ABC Translink, abreviar es un auténtico arte y, también, uno de los verbos en castellano más difíciles de conjugar. Según la RAE este verbo significa “acortar, hacer breve, reducir a menos tiempo y espacio“ y se conjuga igual que un verbo más coloquial: anunciar. Entonces ¿dónde está la complicación de este verbo? En la confusión que puede generar el orden de las letras b y v que aparecen en sus diferentes formas verbales. Por ejemplo:

Nosotros abreviaremos (futuro simple).

Yo habré abreviado (futuro compuesto).

Ellos hayan abreviado (pretérito perfecto del subjuntivo).

Verbos en castellano difíciles de conjugar: defraudar

Defraudar o “eludir el pago de los impuestos o contribuciones” según apunta el DRAE– es un verbo que desgraciadamente aparece en la prensa un día sí y otro también. Pero a pesar de ser un verbo de uso frecuente, no todos los periodistas saben cómo conjugarlo correctamente y tienen especiales dificultades en colocar la tilde que llevan ciertas formas verbales. Algunos ejemplos:

Vosotros defraudaréis (futuro simple).

Vosotros defraudéis (presente del subjuntivo).

Vosotros defraudáis (presente del indicativo).

Verbos en castellano difíciles de conjugar: descortezar

Según nos cuentan los correctores de estilo de ABC Translink, los verbos que incorporan la española letra z en su conjugación casi siempre dan pie a dudas y confusiones. Un buen ejemplo lo encontramos en el verbo descortezar – quitar la corteza a un árbol, al pan, etc.-.

¿Este verbo se conjuga con z o con c? La respuesta es clara: siempre con z excepto en las siguientes formas verbales:

Primera persona del singular del pasado simple: Yo descortecé.

Todas las personas del presente de subjuntivo: Yo descortece, tú descorteces, él descortece…

Segunda persona del singular y del plural del imperativo: ¡(Usted) descortece! ¡(Ustedes) descortecen!

Verbos en castellano difíciles de conjugar: huir

Terminamos nuestra selección de verbos en castellano difíciles de conjugar con uno que siempre crea problemas entre los estudiantes de español y los traductores aficionados: huir- alejarse deprisa según el DRAE-.

¿Por qué es tan problemático el verbo huir? Seguramente por la dificultad colocar la tilde correctamente en ciertas formas verbales. A continuación resolvemos las dudas más frecuentes:

Todas las personas del pretérito imperfecto llevan tilde en la í: Yo huía, tú huías, él huía, nosotros huíamos, vosotros huíais, ellos huían.

Todas las personas del condicional simple imperfecto llevan tilde en la segunda í: Yo huiría, tú huirías, él huiría, etc.

Todas las personas del condicional simple imperfecto llevan tilde en la segunda í: Yo huiría, tú huirías, él huiría, etc.

Todas las personas del futuro simple llevan tilde excepto la primera persona del plural: Yo huiré, tú huirás… Nosotros huiremos, vosotros huiréis, etc.

 

Y hasta aquí nuestra segunda lista de verbos en castellano difíciles de conjugar. ¿Tienes dudas sobre la conjugación correcta de algún otro verbo? Escribe un comentario y los correctores de estilo de ABC Translink intentarán responderte lo antes posible.

Palabras en peligro de extinción: los refranes

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

A mucha gente le encantan los refranes antiguos, esas brillantes frases lapidarias que en pocas palabras son capaces de resumir la amplia sabiduría real y realista de nuestros antepasados. Lamentablemente, los refranes son unos de los grandes olvidados de nuestro día a día digital, unas perlitas literarias que deberíamos reivindicar y colocar donde se merecen: en lo más alto de nuestros recuerdos. Y del dicho al hecho: hoy vamos a intentar romper una lanza por los refranes olvidados dedicándoles un artículo de nuestra serie titulada Palabras en peligro de extinción. ¿Empezamos?

refranes olvidados


Refranes olvidados: Febrero febrerín, el más loco y el más ruin

Empezamos nuestra selección buscando y encontrando un refrán sobre el mes actual: febrero. En el refranero castellano popular, febrero es uno de los meses más inspiradores para los refranistas que centran su atención en dos características especiales de este mes del año: su duraciónfebrerín– y su voluble climatología que en ocasiones puede llegar a ser catastrófica para los animales, las cosechas y, por supuesto, las personas – el más loco y el más ruin-.

 

Refranes olvidados: Quien el puchero del vecino quiere probar, deje el suyo sin tapar

Los vecinos, el vecindario y la convivencia han sido y son fuente de múltiples refranes, auténticos pozos de inspiración para los poetas populares que tienen el arte de resumir varias verdades en seis o siete palabras. El refrán que hemos elegido para ilustrar este tema habla de la buena vecindad, de la virtud de compartir y, por supuesto, del morro que le echan algunos vecinos antiguos y nuevos a la hora de reclamar sus derechos olvidando sus deberes. Léelo detenidamente y saca tus propias conclusiones: Quien el puchero del vecino quiere probar, deje el suyo sin tapar

 

Refranes olvidados: Más vale callar que con borrico hablar

Las palabras se las lleva el viento, el que calla otorga, por la boca muere el pez… Hay cientos de refranes populares que hablan de las palabras o, mejor dicho, del arte de saber callarse cuando las palabras no van a servir de nada. El refrán que hemos elegido para ilustrar esta temática no es muy conocido, pero no me digas que no es de lo más acertado que has leído últimamente: Más vale callar que con borrico hablar.

 

Refranes olvidados: Más vale quejoso que arrepiso

Más vale que… Es la fórmula mágica para comenzar multitud de refranes sentenciosos, mensajes didácticos que advierten al lector sobre mil y un peligros de la vida diaria. En este caso hemos elegido uno de los refranes más antiguos y oscuros del refranero: Más vale quejoso que arrepiso. Si corregimos el estilo al castellano actual, el refrán podría leerse como Más vale quejarse (de una persona) que arrepentirse (arrepiso = arrepentido según la RAE).

¿Qué quiere decir este refrán? Bueno, cada uno puede interpretarlo como quiera, pero yo diría que el refranero nos advierte de que es mejor aclarar los problemas personales cuando surgen que callarse, dejar pasar el tiempo y luego quejarse por las consecuencias de no haber actuado a tiempo. ¿Tú qué opinas? ¿Qué crees que significa el refrán olvidado Más vale quejoso que arrepiso?

 

Y si quieres leer el resto de artículos de esta serie de palabras en peligro de extinción, estos son sus títulos, sólo tienes que pulsar cada uno de ellos para leer cada texto:

4 diccionarios jurídicos para traductores e intérpretes

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Como sabes los diccionarios jurídicos son una de las herramientas básicas para que los traductores y los intérpretes especializados en derecho realicen su importante labor. Pero como ocurre con el resto de diccionarios especializados, estos textos no siempre tienen la calidad que nos gustaría y, además, son tantos y tan variados que lleva bastante tiempo seleccionar los más adecuados para cada proyecto. Y ahí, precisamente, nos hemos centrado en el artículo de hoy: en preguntar a los traductores jurídicos y jurados de ABC Translink por esos cuatro diccionarios jurídicos que suelen utilizar en su jornada de trabajo. Esta es la selección que nos han facilitado, a ver qué te parece.

diccionarios jurídicos

Diccionarios jurídicos: el diccionario del español jurídico de la RAE

El primero de los diccionarios jurídicos recomendados por los intérpretes y los traductores de ABC Translink está avalado tanto por la Real Academia de la Lengua como por el Consejo General del Poder Judicial.

El diccionario jurídico de la RAE es una sencilla herramienta de búsqueda que te permitirá cerciorarte del significado concreto de un término legal. Además, cuando tecleas un término en la caja de búsqueda, el sistema te despliega una larga lista de términos activos relacionados que te permiten ampliar la búsqueda de una forma sumamente intuitiva. También existe una versión de pago en papel, un enorme volumen de 1700 páginas que contiene cerca de 30 000 términos diferentes.

Diccionario de términos jurídicos. Portal de Justicia de la Comunidad de Madrid

A veces los entornos web públicos esconden auténticas joyitas para quien sabe buscar. ¿Un ejemplo? Este sencillo diccionario en línea de términos jurídicos que encontramos en la página web de Madrid.org.

Sencillo, útil, intuitivo… Este diccionario jurídico es, sin lugar a dudas, una de las herramientas web más recomendables para guardar en nuestro cajón virtual de favoritos.

Justiterm. Diccionario de términos jurídicos castellano-catalán

Los traductores jurídicos de ABC Translink especializados en la traducción de textos del castellano al catalán y viceversa nos recomiendan este interesante buscador interactivo de términos jurídicos y administrativos publicado por el Departamento de Justicia de la Generalitat catalana.

Se trata de una herramienta web ágil, sencilla de utilizar y, como ocurre con el resto de nuestras recomendaciones, completamente gratuita y de libre acceso desde cualquier dispositivo con acceso a Internet.

 

Diccionario de términos jurídico-policiales español-inglés. Ministerio del Interior del Gobierno de España

Los intérpretes judiciales de ABC Translink también han querido colaborar en este artículo aportando un interesante documento en formato PDF publicado por el Ministerio del Interior del Gobierno de España en el año 2015.

Este glosario de términos jurídicos no es interactivo, no permite búsquedas automáticas de términos concretos, pero contiene multitud de términos cotidianos utilizados en el argot policial y judicial tanto en castellano como en inglés. Además, se trata de una obra de consulta de libre acceso y completamente gratuita.

 

Y hasta aquí nuestra selección de diccionarios jurídicos recomendables para traductores e intérpretes. ¿Quieres añadir alguno más? Hazlo, ya sabes que nos encanta que participes en nuestro blog.

Trucos para traductores: cómo sacar mayor partido a Microsoft Word

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Microsoft Word es uno de los procesadores de texto más utilizados por los traductores, los correctores de estilo, los maquetadores, los redactores… Todos sabemos usar esta útil herramienta, pero pocos sabemos aprovechar su inmenso potencial para reducir el tiempo de trabajo y avanzar más rápido en nuestra apretada agenda diaria.

¿Quieres aprender a manejar mejor Microsoft Word? Entonces sigue leyendo porque en el artículo de hoy te vamos a dar algunos trucos tan sencillos como útiles.

Trucos Microsoft Word

Trucos para traductores Microsoft Word: abrir otro documento de Word

Cuando estamos traduciendo o corrigiendo un texto es habitual que tengamos que abrir otro documento de Word para consultar el documento original, encontrar un sinónimo, recordar un concepto que ya hemos traducido en otro documento, etc. La forma habitual de abrir otro documento de Word es despegar la mano derecha del teclado, coger el ratón, mover el puntero a la zona superior izquierda de la pantalla, pulsar el icono de Microsoft Word, revisar las opciones que se nos despliegan en una ventana y, por fin, seleccionar la carpeta local donde tenemos guardado ese documento de texto que necesitamos consultar.

No es que lleve demasiado tiempo dar todos estos pasos, sobre todo cuando estamos acostumbrados a hacerlo, pero si estás traduciendo contra reloj tienes que saber que hay otra forma de hacerlo mucho más rápida, sencilla y sin tener que separar las manos del teclado: pulsando simultáneamente las teclas CTRL y A (la tecla de la letra A puede estar en mayúscula o en minúscula, da lo mismo).


Trucos Microsoft Word: abrir un documento de Word en blanco

No sé tú, pero yo continuamente estoy abriendo nuevos documentos de Word para tomar notas, hacer pruebas de maquetación, de tipografía, etc. La forma tradicional de abrir una hoja en blanco es parecida a la anterior: coger el ratón y elegir la opción Nuevo en el menú superior del procesador de texto. El atajo de teclado es mucho más sencillo: CRTL + U. Pruébalo, parece cosa de magia.

 

Trucos Microsoft Word: cerrar rápidamente un documento de Word

Cerrar rápidamente un documento de Word es tan sencillo como pulsar simultáneamente las teclas CTRL y R. Este truco de Word es perfecto para salvaguardar de miradas ajenas los datos privados del propietario de la traducción en la que estás trabajando, unos datos personales que según la LSSI tienes la obligación de tratar con sumo cuidado.

 

Trucos para traductores Microsoft Word: cambiar un párrafo a mayúsculas

Cuando traducimos con prisas es fácil que nos olvidemos de que el cliente quiere que un párrafo en particular aparezca totalmente en mayúsculas o, quizá, en minúsculas. Tener que seleccionar varias frases y cambiar su formato es tedioso y lento, pero afortunadamente también hay un truco para agilizar este trabajo: marcar el párrafo que deseas modificar y pulsar simultáneamente las teclas Mayúsculas y F3. Si lo haces una vez, todo el párrafo seleccionado cambiará su formato a mayúsculas, la segunda vez cambiará a minúsculas y pulsando una tercera vez el texto recuperará su formato original. ¿A que es un truco genial?

 

Y hasta aquí nuestra selección de trucos para agilizar tu trabajo con Microsoft Word, ¿quieres que escribamos una segunda parte contándote más cosas? Pídenoslo escribiendo un comentario.

 

4 verbos en castellano difíciles de conjugar

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Como bien sabes, existen varios verbos en castellano difíciles de conjugar y no hablamos de que resulten complicados para los estudiantes extranjeros, sino para los hispanohablantes que llevamos toda la vida practicando nuestro idioma.

De esta dificultad para conjugar correctamente los verbos en castellano son muy conscientes los correctores de estilo de ABC Translink, unos profesionales que dedican muchas horas a corregir este tipo de erratas. ¿Quieres saber cuáles son cuatro de los verbos más difíciles de conjugar según nuestros correctores y correctoras? ¡Sigue leyendo!

verbos castellano

Verbos en castellano difíciles de conjugar: adecuar

Según los correctores de estilo de nuestra agencia de traducción, uno de los verbos que más corrigen en las traducciones de inglés a castellano es adecuar. Según la RAE este verbo significa literalmente “adaptar algo a las necesidades o condiciones de una persona o de una cosa“,  y aunque la definición sea sencilla, su conjugación no lo es, sobre todo si necesitamos utilizar el modo imperativo:

¡Adecua tú esto! O ¡Adecúa tú esto!

Adecuemos nosotros primero y luego ya veremos.

¡Adecuad vosotros ese desastre!

 

Verbos en castellano difíciles de conjugar: desentumecer

Desentumecer o “hacer que un miembro entorpecido recupere la agilidad” según el DRAE es un verbo largo y, según los correctores de estilo de ABC Translink, uno de los más complicados de conjugar. Y para muestra, un botón: mira cómo se escribiría correctamente el pretérito imperfecto del verbo desentumecer.

Yo me desentumecía.                   

Tú te desentumecías.                   

Él se desentumecía. Ella se desentumecía.                         

Nosotros nos desentumecíamos. Nosotras nos desentumecíamos.                      

Vosotros os desentumecíais. Vosotras os desentumecíais.        

Ellos se desentumecían. Ellas se desentumecían.

 

Verbos en castellano difíciles de conjugar: sosegar

Yo sosiego, tú sosiegas, él sosiega, nosotros sosegamos, vosotros sosegáis, ellos sosiegan. La conjugación en presente del indicativo del verbo sosegar (tranquilizar, aplacar) es bastante sencilla, pero no lo es tanto la conjugación de otros modos verbales como, por ejemplo, el presente del subjuntivo. Fíjate sobre todo en la desaparición de la letra i cuando intentamos conjugar este verbo con los pronombres personales nosotros, nosotras y vosotros, vosotras:

Yo sosiegue.

Tú sosiegues.

Él sosiegue. Ella sosiegue.

Nosotros soseguemos. Nosotras soseguemos.

Vosotros soseguéis. Vosotras soseguéis.

Ellos sosieguen. Ellas sosieguen.

 

Verbos en castellano difíciles de conjugar: satisfacer

Satisfacer es uno de los verbos en castellano más difíciles de conjugar en presente simple según los correctores de estilo de ABC Translink: yo satisfago, tú satisfaces, él satisface, nosotros satisfacemos, vosotros satisfacéis, ellos satisfacen. Pero el tema se complica cuando intentamos conjugar el verbo satisfacer en pretérito perfecto simple:

Yo satisfice.       

Tú satisficiste.                  

Él satisfizo. Ella satisfizo.            

Nosotros satisficimos. Nosotras satisficimos    

Vosotros satisficisteis. Vosotras satisficisteis.

Ellos satisficieron. Ellas satisficieron.

 

Adecuar, desentumecer, sosegar y satisfacer son cuatro de los verbos en castellano más difíciles de conjugar, pero hay muchos más. ¿Quieres añadir a nuestra lista ese verbo que siempre te da problemas? ¡Escribe un comentario!

Palabras en peligro de extinción: los verbos olvidados 1ª parte

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

En el 2018 continuamos con nuestra serie de artículos dedicados a rememorar palabras en peligro de extinción recordando los verbos olvidados con el paso de los años. El problema es que hay tantos verbos preciosos que se han quedado obsoletos en el castellano actual que hemos tenido que dividir este fascinante tema en dos partes, esta es la primera. ¿Empezamos?

 verbos olvidados

Verbos olvidados: acedar

Si el verbo acedar te recuerda al término ácido estás en el buen camino para descubrir el significado de este verbo en peligro de extinción: permitir que un alimento se vuelva ácido o agrio o que una planta se ponga mustia por un exceso de humedad o de acidez del suelo.  ¿Un ejemplo?: con tanto calor se me acedó el caldo.

Verbos olvidados: aguachinar

Uno de los verbos preferidos por los correctores de textos ecológicos de ABC Translink es aguachinar, un verbo que significa literalmente enaguazar. ¿No comprendes ninguno de los dos términos? No te preocupes, existe otro sinónimo de aguachinar y de enaguazar que seguro que conoces bien: encharcar.

Verbos olvidados: adonecer

Hace muchos años no existía la ropa barata que podemos comprar hoy y que un jersey se adoneciera era una auténtica tragedia en los hogares menos pudientes. ¿No te sirve esta pista para deducir el significado del verbo olvidado adonecer? No hay problema, la RAE nos lo explica en su diccionario en línea: dar de sí.

Verbos olvidados: camandulear

Uno de los verbos olvidados más divertidos que hemos encontrado al preparar este artículo es camandulear. A pesar del posible parecido fonético, camandulear no significa gandulear, sino chismorrear, cotorrear… ¿A que es un término olvidado que deberíamos volver a poner de moda en las redes sociales?

Verbos olvidados: candonguear

Otro verbo estupendo que no debería haber caído en el olvido es candonguear. Según la RAE este verbo tan musical tiene dos posibles acepciones: hacer burlas o candongas a alguien y eludir esa obligación diaria que casi todos tenemos y que se llama trabajar.

Verbos olvidados: gibar

Según el DRAE el verbo gibar significa fastidiar, molestar y, también, otro verbo antiguo: corcovar. Se trata de un verbo en peligro de extinción bastante reciente porque yo recuerdo perfectamente que la frase ¡no te giba! era una de las más frecuentes entre los niños y niñas de los años 70 y 80. En fin, cómo pasa el tiempo cuando uno se divierte, ¿verdad?

 

Y hasta aquí nuestra primera recopilación de verbos olvidados y en peligro de extinción, ¿tú recuerdas alguno más? ¡Escribe un comentario! Y si quieres leer el resto de artículos de esta serie de palabras en peligro de extinción, aquí tienes sus enlaces directos:

La vuelta al cole.

El tiempo de ocio.

Los oficios.

Los insultos.