Palabras en peligro de extinción: los nombres propios

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Llegamos al undécimo capítulo de nuestra serie de palabras en peligro de extinción hablando de los nombres propios, esos sustantivos que en este caso nos sirven para designar, distinguir e individualizar a las personas de siglos pasados.

Y es que todos tenemos antepasados con nombres propios extraños, divertidos, originales o sorprendentes, apelativos que ahora nos llaman la atención pero que hace décadas llenaban las listas escolares o las actas de matrimonio. ¿Quieres saber qué nombres propios olvidados hemos elegido en ABC Translink para ilustrar el paso del tiempo en las partidas de nacimiento? Entonces y como siempre: sigue leyendo…

nombres propios olvidados

Nombres propios olvidados: Procopia

Con tu permiso, empiezo la lista de nombres propios olvidados haciendo un pequeño homenaje a mi propia abuela, la alegre Procopia nacida en el año 1906 del siglo pasado. En aquel entonces, Procopia no era tan utilizado como María o Josefa, pero tampoco era un nombre propio extraño o llamativo. Las niñas eran bautizadas con este peculiar nombre en honor de San Procopio, un asceta y mártir fallecido en el año 1303.

Nombres propios olvidados: Marciano

¿Te imaginas ir a casa de tu vecino Marciano a pedir un poco de azúcar? Este nombre propio que ahora nos daría pie a miles de chascarrillos, selfies y hashtags era muy común en los pueblos castellanos de siglos pasados.

Como curiosidad histórica, comentar que en este caso los niños bautizados con el nombre de Marciano no pretendían rendir homenaje a ningún santo católico, sino a uno de los dioses de los antiguos romanos, Marte el dios de la guerra.

Nombres propios olvidados: Casimiro

Si viviste tu infancia en los años 80 del siglo XX seguro que recuerdas al entrañable Casimiro, un simpático monstruo peludo de dibujos animados que mandaba a la cama todas las noches a los niños pequeños desde su castillo tenebroso. En aquel entonces, el nombre Casimiro ya no era común en los hogares españoles, pero unas décadas antes era uno de los nombres de pila más habituales en los casos de familia numerosa que ya no sabían que nombre elegir para su retoño número doce. ¿Su origen y significado?: nombre polaco que designa a aquel que invoca la paz. Bonito, ¿verdad?

Nombres propios olvidados: Basilisa

Llegamos al final de nuestra lista de nombres propios olvidados con Basilisa, un nombre femenino que hizo furor entre las familias españolas de principios del siglo XX. Según el santoral católico, Santa Basilisa era una dama convertida al cristianismo por San Pedro y San Pablo en el siglo I, una decisión que pagó muy caro por vivir en la época del sanguinario Nerón. La mártir Basilisa y su compañera Anastasia no llegaron a cumplir la treintena, pero sí ocuparon un lugar privilegiado en el santoral católico y sus nombres llenaron los certificados de nacimiento de miles de pequeñas españolas de siglos pasados.

 

Procopia, Marciano, Casimiro y Basilisa son los cuatro nombres propios olvidados que hemos elegido para ilustrar el artículo de hoy, pero seguro que tú recuerdas alguno más… ¿Quieres compartirlo con nosotros? ¡Adelante, escribe un comentario!

Y recuerda que puedes leer el resto de artículos de la colección palabras en peligro de extinción del blog de ABC Translink pulsando sobre cada uno de los siguientes títulos:

  1. La vuelta al cole.
  2. El tiempo de ocio.
  3. Los oficios.
  4. Los insultos.
  5. Los verbos.
  6. Los refranes.
  7. Las herramientas.
  8. Los enseres domésticos.
  9. Los adjetivos.
  10. Los adverbios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *