Pistas para detectar un proyecto de traducción problemático

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

A veces, los traductores independientes y las agencias de traducción profesional se topan con proyectos de traducción difíciles de ejecutar o con clientes imposibles de contentar. Hablamos de los proyectos de traducción problemáticos, encargos de traducciones que no van a ser rentables y que nos causarán problemas de todo tipo: económicos, de planificación, de satisfacción profesional… ¿Cómo podemos detectar un proyecto de traducción problemático en las primeras fases del trabajo? Con unas pistas tan valiosas como las que nos han contado los traductores de ABC Translink.

proyecto de traducción problemático

 

Pista 1 para detectar un proyecto de traducción problemático: la falta de información

La primera señal que nos advierte de que podemos encontrarnos ante un proyecto de traducción lleno de futuros problemas es la falta de información que nos aporta un cliente para poder realizar el presupuesto de traducción. Nos referimos a detalles como, por ejemplo, que el cliente no nos quiera enviar una muestra del documento a traducir, que no nos facilite sus datos de facturación, que no aclare qué partes de su página web quiere traducir, etc.

 

Pista 2: el regateo excesivo

Si envías un presupuesto a un cliente y comienza a discutirte el precio fijado por traducir cada palabra o intenta convencerte de que rebajes el coste prometiéndote futuros proyectos de traducción… Desconfía. Recuerda que, normalmente el presupuesto de un proyecto de traducción suele ser fijo y, al menos en nuestro país, no se suelen discutir las tarifas de traducción que una agencia tiene establecidas.

 

Pista 3: el incumplimiento de los plazos

Si un futuro cliente tarda una semana en responder a tu correo, no se presenta a una reunión presencial o telemática o no envía la documentación a traducir en una fecha concreta, casi seguro que te encuentras ante un proyecto de traducción que te dará muchos quebraderos de cabeza. La razón es obvia: como en cualquier otro tipo de proyectos en los que intervienen diferentes actores o grupos de trabajo, respetar los plazos marcados para cada tarea es fundamental para que el proyecto de traducción llegue a buen término sin discusiones, malentendidos o conflictos.

 

La falta de información sobre los textos a traducir, el regateo de un presupuesto o de unas tarifas establecidas y el incumplimiento de los plazos por parte del cliente son tres valiosas pistas que te ayudarán a detectar un proyecto de traducción problemático en sus primeras fases. ¿Quieres añadir alguna pista más? ¡Hazlo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *