¿Quién es y a qué se dedica un traductor jurado?

¿Quién es un traductor jurado? ¿Qué documentación se encarga de traducir, firmar y sellar un traductor jurado? ¿Cómo puedes diferenciar a un traductor jurado verdadero de uno falso? Estas son las grandes cuestiones que abordamos hoy aquí, en el blog de ABC Translink.

traductor jurado

¿Quién es un traductor jurado?

En España un traductor jurado es un titulado en traducción e interpretación que, además, ha superado con éxito las pruebas de acreditación para convertirse en traductor-intérprete jurado convocadas por el MAEC – Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación del Gobierno de España-.

Cualquier profesional que tenga un título oficial que acredite que ha terminado sus estudios reglados en materia de traducción e interpretación puede convertirse en traductor jurado si se presenta a los exámenes oficiales del MAEC, pero no todos los traductores deciden tomar ese camino. Muchos de ellos prefieren especializarse en otras ramas de la apasionante disciplina de la traducción – científica, audiovisual, médica, etc.- o de la interpretación – consecutiva, simultánea, chuchotage, etc.-.

Es importante recordar que en nuestro país el MAEC es el único organismo competente para otorgar el título de Traductor-Intérprete Jurado o, lo que es lo mismo, el organismo encargado de convocar y realizar los exámenes para que  un profesional de la traducción consiga la acreditación que le permita firmar, sellar y autentificar que la traducción de un documento oficial es un fiel reflejo del documento oficial original.

Fíjate en las palabras que hemos marcado en negrita en el párrafo anterior: documento oficial. ¿Por qué? Porque en ellas está la clave para saber a qué se dedica un traductor jurado, la segunda gran cuestión de nuestro artículo de hoy y que desvelamos a continuación.

¿A qué se dedica un traductor jurado?

Un traductor jurado se ocupa de traducir y de acreditar mediante su firma que un documento oficial traducido es fiel reflejo del documento original utilizado para elaborar esa traducción.

Documentos oficiales hay muchos y de todo tipo, por ejemplo:

  • Documentación personal: como el DNI, el certificado de nacimiento, penales, matrimonio, separación, divorcio o adopción, el testamento, las últimas voluntades, el informe de vida laboral, el historial médico, etc.
  • Documentación empresarial o profesional: como el currículo, los informes bancarios, los historiales de solvencia económica, las licencias y permisos oficiales, etc.

Por otra parte, recuerda que la especialidad de la traducción jurada no se salva del intrusismo que lleva años causando graves pérdidas económicas a los traductores profesionales. En este caso el tema es todavía más delicado ya que presentar una traducción jurada falsa puede ocasionar serios problemas legales.

 

Un último dato para terminar: recuerda que un traductor jurado no es un traductor jurídico, esta es una confusión bastante común que suelen resolver a menudo los profesionales de ABC Translink. Pulsa aquí para leer el artículo de nuestro blog donde te contábamos las principales diferencias entre traducción jurada y traducción jurídica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *