Archivo de la etiqueta: agencia traducción

Hoy hablamos de… la traducción técnica.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Aunque no todo el mundo lo sabe, dentro del amplio sector de la traducción y la interpretación existen diferentes especialidades como, por ejemplo, la traducción literaria, la traducción científica, la traducción médica y, también, una de las especialidades con mayor demanda en el mercado actual: la traducción técnica.

Según datos ofrecidos por el Centro Virtual Cervantes, cerca del 90% de los textos científicos y técnicos que se publican en el mundo lo hacen en el idioma comercial por excelencia, el inglés, unos textos que, lógicamente, deben traducirse a otros idiomas como el español, el francés, el italiano, el árabe, el turco, el chino mandarín, etc. La necesidad de contar con traductores profesionales que conozcan tanto la terminología específica como las principales fuentes de información del sector técnico se convierte en algo crucial para la economía de cientos de empresas.

Hoy en el blog de ABC Translink vamos a compartir con nuestros lectores algunos de los recursos más interesantes que utilizan nuestros traductores multilingües a la hora de preparar sus proyectos de traducción técnica. Creemos que este artículo es interesante no solo para los traductores o las agencias de traducción que desean ampliar su base de datos de recursos idiomáticos, sino para las empresas técnicas que están buscando una agencia de traducción profesional que, como la nuestra, se haya especializado a lo largo de los años en la realización de traducciones técnicas.

ABC-traduccionestecnicas

Diccionario Técnico Inglés-Español, Español-Inglés. Federico Beigbeder

En otros artículos que hemos escrito en el blog de ABC Translink sobre herramientas de trabajo para traductores solemos anotar recursos en línea, pero en este caso nos vas a permitir que hablemos sobre un recurso en papel, uno de esos libros de toda la vida que por el exceso de información digital solemos olvidar. El diccionario técnico de Beigbeder es una de esas publicaciones imprescindibles que deberías tener a mano si te dedicas a la traducción técnica. Aunque la segunda edición se publicó en el año 2006, este excelente texto contiene un interesante repositorio de vocabulario técnico especializado.

 

Libro de Estilo Interinstitucional de la Unión Europea

Uno de los libros de estilo más interesantes para los traductores europeos es tan desconocido como útil. Esta herramienta en línea contiene prácticamente todas las normas ortográficas, sintácticas, gramaticales y de tratamiento para traducir con rigor y profesionalidad textos técnicos. Son especialmente interesantes los anexos del documento: guía de abreviaturas, símbolos y unidades de medida, siglas y acrónimos, códigos de lenguas, etc.


Glosarios especializados de ACTA

ACTA –Autores Científico-Técnicos y Académicos – es una activa asociación creada para apoyar la labor de los autores de este tipo de obras. En su entorno web podemos encontrar numerosos recursos que nos ayudarán a la hora de traducir textos técnicos sobre electrónica, diseño gráfico, hardware y software, gestión de proyectos, etc. 

Portal Lingüístico de Microsoft.
Fundada en 1975, la poderosa compañía Microsoft Corporation ha conseguido colar sus soluciones de software en las oficinas de prácticamente todo el mundo. Este monopolio tiene sus inconvenientes, pero también tiene ventajas como la que te presentamos hoy: un interesante portal lingüístico. En esta página web encontrarás multitud de recursos que te vendrán muy bien tanto para redactar como para traducir contenidos técnicos: una guía de estilo multilingüe bastante completa, un excelente repositorio de  los términos tecnológicos utilizados en los productos Microsoft y, también, un servicio de traducción automática en línea que puedes utilizar para despejar alguna duda concreta (no sirve para traducir, solo para comprobar).


Si necesitas más información sobre nuestro servicio de traducción técnica especializada no lo dudes más, pulsa aquí.    

Hoy hablamos de… la traducción médica.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Una de las especialidades de traducción más delicadas de las que puede encargarse un traductor o una agencia de traducción es la relacionada con las ciencias de la salud, la conocida coloquialmente como traducción médica. Ensayos clínicos, historiales e informes de pacientes, artículos técnicos, diarios médicos o material para conferencias y simposios son solo algunos ejemplos de los muchos textos que generan esos profesionales que dedican su vida a cuidar de los demás. Hoy, en el blog de ABC Translink vamos a intentar conocer un poco mejor una especialidad de la traducción que es, quizá, más vital que otras: la traducción médica.

Traducciones médicas ABC Translink

Por Dvdgmz Este archivo se derivó de: Wiki puzzle.svg: Stethoscope-2.png: (Trabajo propio) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)]

Dos razones vitales:

Traducir correctamente el vocabulario médico especializado, conocer la terminología aceptada por los diferentes Organismos Internacionales que trabajan en el sector de la salud y revisar con lupa cada línea que se traslada de un idioma a otro es fundamental por muchas razones, pero especialmente por dos:

– Para preservar la imagen de calidad y confianza que debe proyectar el profesional o empresa que se dedique a la medicina.

– Para colaborar en la lucha eficaz contra las enfermedades con un arma que es más poderosa que la espada, la palabra.

 

Recursos para traducciones médicas.

Afortunadamente, existen muchos recursos terminológicos que podemos utilizar para traducir material relacionado con las ciencias de la salud. Los traductores especializados en medicina de ABC Translink nos han dejado esta pequeña lista de herramientas útiles:

Dicciomed 

La editorial propia de la Universidad de Salamanca ofrece en su entorno web un pequeño, pero potente diccionario en castellano de términos relacionados con las ciencias de la salud. En esta rápida herramienta podemos encontrar el significado no sólo de palabras, sino también de lexemas, sufijos, prefijos o raíces.

Termcat 

En 1985 el Institut d’Estudis Catalans creó con la financiación del Gobierno Catalán el Centro de Terminología Catalana llamado Termcat. El objetivo principal de este consorcio es difundir la lengua catalana, tanto a nivel coloquial como profesional y para ello pone a libre disposición varios e interesantes recursos, entre ellos un interesante buscador de términos médicos en diferentes idiomas.


UMLS
 

Una de las herramientas más completas y ricas en contenidos de calidad que podemos encontrar actualmente en Internet se denomina “Umls”. Traducimos la descripción que ellos mismos hacen en inglés de su interesante servicio: “UMLS integra y distribuye terminología clave, clasificación y normas de codificación, y los recursos asociados para promover la creación de sistemas más eficaces e interoperables de información biomédica y servicios, incluidos los registros electrónicos de salud.


Decs

Para las traducciones al francés, al portugués o al castellano de los textos relacionados con las ciencias de la salud, los traductores de ABC Translink recomiendan una herramienta llamada Decs. Se trata de un diccionario trilingüe creado a partir de la documentación recogida por el MeSH (Medical Subject Headings). Merece la pena echarlo un vistazo.

 

MedTrad 

El broche de oro de nuestra pequeña selección de recursos para traducir contenidos relacionados con la medicina y la salud con un clásico del sector. MedTrad forma parte de la longeva RedIris (Red Académica y de Investigación Española); en esencia se trata de un foro internacional de trabajo colaborativo para profesionales dedicados a la redacción, corrección, interpretación y traducción de textos de diversas disciplinas como la medicina, la farmacia o la biología.

 

Seguro que conoces más recursos de apoyo a la traducción médica. ¿Quieres compartirlos con ABC Translink?

Recursos de traducción: los corpus lingüísticos generales.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Nos gustaría comenzar el mes de junio compartiendo con los clientes, amigos y seguidores del blog de ABC Translink un nuevo artículo dedicado a los recursos lingüísticos, esas interesantes herramientas que son útiles tanto para los traductores de nuestro equipo de colaboradores como para cualquier profesional que trabaje con las palabras. Hasta ahora hemos hablado de diccionarios, glosarios, enciclopedias, guías gramaticales, etc., instrumentos que todo el mundo más o menos conoce, pero hoy vamos a dar un paso más y vamos a adentrarnos en el menos conocido mundo de los corpus lingüísticos.

CREA

¿Qué es un corpus lingüístico?

De forma genérica podríamos definir un corpus lingüístico como un conjunto extenso y ordenado de datos que nos permiten investigar detenidamente las características de una lengua, de un idioma. Los lingüistas afirman que existen dos tipos de corpus: los orales y los textuales. Dentro de este último grupo de corpus encontramos también dos tipos diferentes: los corpus generales y los específicos. El mismo nombre nos da la pista para diferenciar bien unos de otros; los generales recopilan datos generales de una lengua y los específicos ahondan en aspectos concretos de la gramática, el léxico, etc.

Hoy vamos a ver algunos de los mejores ejemplos de corpus lingüísticos generales, herramientas que utilizamos habitualmente en los trabajos de traducción de ABC Translink cuando debemos trasladar textos redactados en inglés, francés, árabe, italiano, portugués o alemán al segundo idioma más hablado del mundo, el español.


CREA

Uno de los corpus lingüísticos más conocidos por los lexicólogos del castellano está firmado por la Real Academia de la Lengua Española. CREA son las siglas de Corpus de Referencia del Español Actual y, como su propio nombre indica, recoge textos literarios y fragmentos del español común que llevamos hablando en España, Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica y el resto de países hispano hablantes desde el año 1975.

 

CUMBRE  

CUMBRE es un corpus lingüístico conocido por los traductores y profesores de lengua española por ser el primer corpus que se utilizó en el mundo para crear un diccionario. Esta completa base de datos contiene más de 20 millones de las palabras con las que nos comunicamos a diario en los diferentes países de habla hispana y es tan útil que hasta la empresa Microsoft se ha mostrado interesada en adquirirlo para utilizarlo en sus diccionarios y sistemas de corrección automática.


ARTHUS 

ARTHUS se autodefine como una base de datos sintácticos del español actual. Se trata de un proyecto en proceso de desarrollo promovido por la Universidad de Santiago de Compostela y que recoge textos y fragmentos de todo tipo: artículos periodísticos, novelas, ensayos, etc. Actualmente se encuentra en fase de desarrollo y cuenta por el momento con más de 3 millones de entradas.

 

AGLE http://cvc.cervantes.es/lengua/agle/

No podía faltar en la lista de ABC Translink un interesante proyecto firmado por el Centro Virtual Cervantes, el corpus gramatical AGLE o Archivo Gramatical de la Lengua Española. Según leemos en su página web, este corpus recoge todas las fichas creadas a lo largo de los años por uno de los gramáticos más importantes de la historia de nuestro idioma, el miembro de la RAE don Salvador Fernández Ramírez (1896-1993).

 

¿Quieres compartir con nosotros tu corpus lingüístico favorito?  

¡Participa!

Traducir comercios electrónicos, la clave para aumentar tus ventas.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Hace unos pocos años nadie ponía la mano en el fuego por ese nuevo canal de venta llamado comercio electrónico; un sistema que pretendía que los consumidores de todo el mundo adquirieran productos y servicios no de forma presencial, sino a distancia y confiando sus datos bancarios a la red de redes, Internet. Hoy podemos afirmar rotundamente que las previsiones de venta y beneficios han superado las mejores expectativas. Una gran parte de los clientes de nuestra agencia de traducción ABC Translink comercializan el fruto de su trabajo a través del comercio electrónico, un canal de venta que en este año ya ha crecido más de un 22% solo en nuestro país.

Así, hoy nos gustaría hablar de la importancia de invertir en los comercios electrónicos españoles, pero no desde el punto de vista de la programación, la imagen o la usabilidad, sino desde el punto de vista del lenguaje, de la traducción del idioma original a las lenguas que habla el consumidor final.

Comercio electrónico

Algunas cifras para reflexionar:

– Los británicos son los europeos que más compran a través de Internet. Se calcula que cada uno gastará más de 1.500 € al año en compras en comercios electrónicos.

Alemania ocupa el segundo lugar en la lista de países europeos que adquieren más productos y servicios en línea. Cada internauta alemán gasta de media al año nada más y nada menos que 1.300 €.

– El consumo electrónico en Francia crecerá más de un 10% en este 2015. Este año cada consumidor en línea galo realizará compras por un valor superior a los 1.100 €

– Los clientes en línea que más dinero invierten en cada compra electrónica son los suecos (más de 74 € por compra).

– Cada uno de los miles de internautas estadounidenses invierten al año unos 1.500 € en compras electrónicas.

– Según las previsiones, cada europeo gastará más de 1.000 € este año en compras en línea.

 

Habla el idioma de tus clientes.

Leyendo las cifras que hemos anotado en el apartado anterior ¿cuál es tu reflexión? ¿Crees que todos esos compradores británicos, alemanes, franceses, norteamericanos o suecos hablan español? Aunque nuestro idioma sea el segundo más hablado del mundo, no tenemos que olvidar que no es el más común en países fuertemente consumidores como Alemania o Francia. ¿Es necesario, entonces, traducir el idioma de tu comercio electrónico a las lenguas que se hablan en estos países? Rotundamente sí. Las siguientes cifras te van a convencer:

– Un 72% de los internautas prefieren navegar por páginas escritas en su lengua materna.

– Cerca de un 75% de los consumidores en línea prefieren comprar productos y servicios descritos en su propio idioma.

– Más del 50% de los clientes de comercio electrónico afirman que prefieren comprar en una tienda virtual donde se hable su propio idioma a comprar en otra que no lo hable aunque esta última les ofrezca mejores descuentos.

Estos datos los hemos extraído de la revista Harvard Business Review y si echas un vistazo por Internet verás que son utilizados por muchísimas empresas tanto del marketing como del sector de la traducción y la interpretación. ¿Estamos exagerando? ¿No prefieres comprar en una tienda donde te saluden en tu idioma, puedas entender bien la descripción de lo que vas a comprar o te comuniques por correo electrónico sin malentendidos idiomáticos?

Si respondes sinceramente a estas preguntas, no tenemos que decir nada más para convencerte de que traducir tu comercio electrónico mejorará tus ventas, te ayudará a fidelizar a tus clientes y, en definitiva, te consolidará como empresa referente del sector al que te dediques.

 

¿Sabías que…?

En abril de este año 2015 y dentro del Plan Mentoring de redes.es el Consejo de Ministros español aprobó una partida presupuestaria de 18 millones de euros para que los comercios minoristas abran canales de venta en línea. Infórmate y, no lo olvides, en ABC Translink traducimos tu tienda virtual al idioma real que hablan tus clientes, vivan en el país que vivan.

 

¿Necesitas más información?

Saber más sobre… la corrección de estilo.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Si navegas un poquito por la web de ABC Translink verás que su oferta de servicios no se limita a la traducción multilingüe de documentos, entornos web o productos audiovisuales. Esta agencia de traducción ofrece a sus clientes la posibilidad de contratar diferentes servicios complementarios como, por ejemplo, la traducción diaria de prensa internacional, la maquetación de los contenidos traducidos, el apoyo de intérpretes profesionales o, la protagonista del tema de hoy del blog, la corrección de estilo.

Hoy queremos invitarte a conocer un poco mejor este servicio que, aunque no es la principal actividad profesional de ABC Translink, sí es una de las más valoradas por sus clientes nacionales e internacionales.

Corrección de textos ABC Translink

El oficio del corrector

Seguro que todos sabemos, más o menos, en qué consiste la tarea de un corrector de texto, pero para ser más rigurosos consultamos el interesante entorno web de UniCo – Unión de Correctores -. En su apartado La Profesión leemos:

“El corrector de estilo es un profesional de la edición, cuya tarea se enmarca en el control de calidad de la edición de textos. Puede intervenir inmediatamente después de la redacción de un texto, después de la revisión de una traducción o tras una revisión técnica o de contenido. Su tarea consiste en la revisión de un texto para eliminar defectos de redacción, errores gramaticales, impropiedades léxicas y rasgos no genuinos de la lengua empleada, y puede alcanzar hasta la supervisión del texto para adaptarlo al estilo propuesto por el editor.”

 

En este párrafo vamos a marcar en negrita algunas palabras clave:

– Profesional de la edición.

El oficio de corrector es uno de los trabajos más conocidos y menos reconocidos que existen. Se practica desde hace cientos de años, pero siempre ha permanecido a la sombra de otras profesiones y profesionales como, por ejemplo, los escritores. Es curioso, pero existe una creencia popular de que cualquier persona con un mínimo de conocimientos de la lengua puede corregir un texto. Nada más lejos de la realidad. Ser periodista, filólogo o traductor no capacita automáticamente a un profesional para ejercer la labor de corrección. Para ejercer su labor de forma sobresaliente el corrector se ha formado específicamente en su profesión y, además, la ha puesto en práctica durante muchos años. Debe ser, como dice el párrafo de UniCo, un auténtico profesional.

– Control de calidad. Un paso fundamental en la ejecución de cualquier proyecto es el control de calidad previo a la entrega al cliente final. Una página web, un reportaje de prensa, el resumen anual de las actuaciones de una empresa, un libro… cualquier proyecto escrito también pasa por su propio control de calidad que, en este caso, consiste en una revisión ortográfica, sintáctica, gramatical y de estilo. En pocas palabras: el texto debe ser cuidadosamente revisado para detectar y corregir los posibles errores que contenga.

Quizás te preguntes por qué. ¿Qué más da que un texto contenga una pequeña falta de ortografía o un leve error gramatical? Si el significado del mensaje no se ve comprometido, un error de este tipo no tiene ninguna importancia. ¿O sí?

No vamos a disertar aquí acerca de la necesidad que tienen los profesionales y las empresas de proyectar a su mercado una imagen de calidad. Tampoco incidiremos en la importancia que tiene para el mantenimiento de un idioma que sus hablantes lo cuiden en su trabajo diario.

Simplemente dejamos sobre la mesa dos preguntas: ¿Contratarías a un profesional tan poco riguroso que no se toma la molestia de revisar los textos que publica? ¿Es de fiar una empresa que obvia las reglas básicas del idioma con el que se comunica con sus clientes?

 

¿Quieres recibir más información? Contacta con ABC Translink

Hoy hablamos de… la transliteración.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

En el artículo de hoy del blog de ABC Translink vamos a recordar una palabra que estoy segura de que muchos de vosotros escuchasteis en las clases de Lengua Española: la transliteración.

Aunque la transliteración y la traducción tienen en común que trabajan con los idiomas, ambos son servicios muy distintos; se diferencian tanto en el sistema de trabajo, como en el profesional que se ocupa de ejecutarlos y, también, en su objetivo final. ¿Quieres saber más?

Transliteración: acción y efecto de transliterar.

Consultamos el DRAE para encontrar la definición del verbo transliterar:

Transliterar.

(De trans- y el lat. littĕra, letra).

  1. tr. Representar los signos de un sistema de escritura mediante los signos de otro.

La transliteración es un proceso mediante el cual representamos los signos escritos de un idioma en las letras y grafías de otra lengua de tal forma que el lector pueda ver cómo se escribe una palabra en su idioma original aunque no lo hable ni sea capaz de traducirlo.

Es decir, cuando transliteramos un texto no lo estamos traduciendo, simplemente estamos relacionando los elementos del vocabulario de un idioma con los elementos pertenecientes al vocabulario de otra lengua diferente.

La técnica de la transliteración se ha utilizado de forma tradicional en los ámbitos de la biblioteconomía, la documentación y la lingüística con el objetivo de reeditar textos antiguos escritos en lenguas muertas o extremadamente minoritarias. ¿Un ejemplo? Los conocidos jeroglíficos de los cartuchos egipcios.

Deir_el-Bahari_TIII

By Deir_el-Bahari_0538.JPG: Hedwig Storch derivative work: JMCC1 (Deir_el-Bahari_0538.JPG) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons

Quizá te preguntes si la transliteración tiene algo que ver con un verbo que se suele utilizar a menudo en el ámbito judicial: transcribir. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, transcribir es un sinónimo del conocido verbo copiar y también, según la segunda acepción del término, es un sinónimo del verbo transliterar.

Transcribir.

(Del lat. transcribĕre).  

  1. tr. copiar (‖ escribir en una parte lo escrito en otra).
  2. tr. transliterar.
  3. tr. Representar elementos fonéticos, fonológicos, léxicos o morfológicos de una lengua o dialecto mediante un sistema de escritura.

Transliterar y transcribir no son sinónimos de traducir.

Es importante no confundir los verbos transliterar o trascribir con el verbo traducir. Existen muchas diferencias entre estas tareas o servicios. Como ya hemos comentado, en la transliteración el profesional relaciona las letras y símbolos procedentes de un vocabulario concreto con las grafías propias del vocabulario de un segundo idioma, pero lo hace independientemente de que una palabra exista o no. Imagina, por ejemplo, que queremos transcribir al chino la palabra falsa en español “quittareae”. La palabra resultante transliterada en la grafía propia del chino mandarín tendría tan poco significado como la palabra inventada que hemos transliterado.

Por otra parte, el profesional que se dedica a transcribir las palabras que se emiten en un acto público, un proceso judicial, etc., tampoco está traduciendo nada. Ese profesional se limita a copiar literal e íntegramente las palabras que está escuchando sin intentar encontrar una equivalencia lingüística y, por supuesto, sin relacionar las grafías de los diferentes sistemas de escritura. El transcriptor no traduce, sólo copia.

En resumen, el profesional de la traducción no se dedica a transliterar textos y tampoco realiza las labores propias de un transcriptor. Un traductor no se limita a trasladar literalmente letras, grafías o palabras de un idioma a otro, sino que traslada el significado de cada palabra de un texto teniendo en cuenta variables tan importantes como el contexto, la intención del mensaje o el ámbito local donde se transmitirá el mensaje.

 

¿Necesitas una traducción verdaderamente profesional?

Traducir español americano

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

“En la actualidad, son más de trescientos millones de personas las que se sirven del español en América para cifrar y descifrar el mundo que les ha tocado vivir, para soñar, reír y llorar en el día a día; para amar y morir entre quienes les han visto nacer y crecer”.

Alonso, A., Estudios lingüísticos. Temas hispanoamericanos, 2.* ed., Gredos, Madrid, 1961. — 553 — COMUNICACIONES • JESÚS SÁNCHEZ LOBATO

Una gran parte de los traductores, filólogos y académicos opina que el español no sería el segundo idioma más hablado del mundo si no hubiese arraigado tan profundamente en buena parte de esa tierra maravillosa llamada América.
La lista de países en los que el español es la lengua oficial es larga: Colombia, Argentina, Perú, República Dominicana etc., pero en esas naciones sus habitantes no se comunican en el llamado español de España sino en una serie de variedades idiomáticas que los estudiosos de la lengua denominan en su conjunto español de América o español atlántico. ¿Es preciso tener en cuenta su idiosincrasia y particularidades a la hora de traducir un texto? Por supuesto que . Hoy te lo contamos en el blog de ABC Translink.

Imagen: por Axe (Trabajo propio) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)]

Imagen: por Axe (Trabajo propio) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)]

Los cambios inevitables del lenguaje.

Como sabes, los españoles colonizadores de tierras extranjeras perdieron pronto el contacto con la nación que les vio partir. Esa desconexión provocó, entre otras muchas cosas, que su lenguaje coloquial fuera modificándose y adaptándose a las necesidades lingüísticas, sociales y culturales del nuevo hogar. Pensemos, además, que la lejanía geográfica provocó que los colonos establecidos a miles de kilómetros de su patria desconocieran los cambios lógicos de un idioma a lo largo del tiempo.

Un traductor que deba trasladar a otros idiomas un texto escrito en español de América (o al revés) debe conocer a fondo tanto el vocabulario como los giros idiomáticos y las diferencias sintácticas y gramaticales de esa variedad del español. Esta necesidad es, quizá, más perentoria cuando traducimos textos literarios o publicitarios con palabras que deben llegar directamente al corazón del consumidor.

Conocer el vocabulario: fundamental para conseguir una excelente traducción

Los hablantes de español de uno u otro país somos capaces de entendernos en nuestra lengua común a pesar de que existan diferencias gramaticales y sintácticas como, por ejemplo, el uso del voseo (vos en lugar de tú) o el seseo (pronunciar las grafías c y z como si fueran una s, algo que también sucede en las Islas Canarias). A la hora de traducir un texto el traductor debe prestar especial atención a todas esas diferencias, pero además tiene que fijarse especialmente en el vocabulario que habitualmente utilizan los hablantes de uno u otro país. Es decir, el traductor debe saber qué acepciones de cada término son las más utilizadas por la mayoría de la población y también qué términos tienen un doble sentido que puedan modificar el mensaje.

Pensemos, por ejemplo, en el sustantivo piso. Como sabes, esta palabra tiene diferentes acepciones válidas en español, pero mientras en España lo solemos utilizar para referirnos a un tipo de inmueble (“Hemos comprado un piso enorme”) o a las diferentes plantas de un edificio (“Ella vive en el primer piso”) en algunos países sudamericanos se utiliza como sinónimo del sustantivo suelo (“Se le cayeron las gafas al piso”).

Por otra parte, desde el punto de vista de la traducción tenemos que tener en cuenta que el doble sentido de algunos términos pueden tergiversar el mensaje que pretendemos trasmitir. El verbo coger es un excelente ejemplo de esta aseveración. La primera acepción de este verbo que leemos en el DRAE es una de las más habituales en el español que se habla en España: asir, agarrar o tomar. Pero en algunos países americanos como México, Venezuela o Argentina este verbo se utiliza de forma coloquial con un sentido muy diferente: copular.

En definitiva, las diferencias lingüísticas del español americano son muy importantes a la hora de traducir un texto y el respeto por esas diferencias es, precisamente, lo que te permitirá saber si la traducción que has encargado y pagado es, o no, excelente.

 

¿Necesitas traducir tus textos al español de América?

3 consejos para traducir acrónimos.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

La ausencia de una normativa internacional general o el desconocimiento de las normas internas de un país pueden complicar al traductor la tarea de traducir los acrónimos. Hoy en el blog de ABC Translink hablamos de estas siglas y vocablos desde nuestro punto de vista profesional: el de la traducción.

IMAGEN-OVNI


La definición

Recurrimos al DRAE para refrescar las dos definiciones en castellano del término acrónimo. La primera de estas definiciones es bien conocida por todos:

– “Tipo de sigla que se pronuncia como una palabra; p. ej., o(bjeto) v(olador) n(o) i(dentificado).”

La segunda acepción no es tan conocida por el gran público:

– “Vocablo formado por la unión de elementos de dos o más palabras, constituido por el principio de la primera y el final de la última, p. ej., ofi(cina infor)mática, o, frecuentemente, por otras combinaciones, p. ej., so(und) n(avigation) a(nd) r(anging), Ban(co) es(pañol) (de) (crédi)to.”


¿Se deben traducir todos los acrónimos?

Como suele ocurrir, la respuesta a esta pregunta es: depende. Piensa, por ejemplo, en el acrónimo FBI, ¿crees que sería necesario traducirlo al español? ¿Y FIFA, ADSL o SIM? Algunas siglas han traspasado las fronteras de su idioma original y han pasado a formar parte del vocabulario de otros idiomas por lo que, en general, no debemos traducirlas.

Un ejemplo a la inversa: ¿crees que los lectores entenderían el acrónimo AIDS o deberías incorporar la traducción al español SIDA? Lo mismo ocurre con otras siglas y vocablos del sector de la salud como, por ejemplo, ADN en lugar de DNS.

3 consejos para traducir acrónimos.

  1. Investiga.

Revisa la normativa en el idioma de destino. Si no existe una normativa específica al respecto, podemos solucionarlo echando un vistazo a las noticias sobre el tema publicadas por los principales medios de comunicación del país.

 

  1. Utiliza el sentido común.

Un elemento común a todas las traducciones es que el lector final comprenda plenamente el mensaje. Si dudas sobre traducir o no un acrónimo, revisa el contexto general del documento y valora si traduciendo ese término concreto facilitarás la comprensión del texto por parte del lector o no.

 

  1. Sé consecuente.

Si en un texto decides no traducir un acrónimo concreto no lo hagas, pero no cambies de idea a la mitad de la traducción y escribas ese acrónimo con su traducción en el idioma de destino.

 

¿Necesitas traducir textos con acrónimos?

Traducciones turísticas, más importantes que nunca.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

A estas alturas nadie puede negar que el sector turístico español es el más fuerte de nuestra economía. Turismo ecológico, social, de negocios, de salud, familiar… Hoteles, restaurantes, agencias de alquiler de coches, guías turísticos… Distintas tendencias, diferentes empresas turísticas que comparten una necesidad: la de comunicar la excelencia de sus productos y servicios a través de la traducción.

A un paso de la Semana Santa – y a dos de la próxima temporada de verano-  en ABC Translink nos gustaría incidir en la importancia de la traducción turística. No son palabras huecas ni un simple mensaje publicitario, es simple lógica: una empresa que se dedica al turismo debe hablar el idioma de sus clientes internacionales.

spain-logo

 

Los mercados emisores

Según la prensa nacional e internacional el sector turístico español está más fuerte que nunca gracias a un incremento en la afluencia de turistas extranjeros. Según los últimos datos publicados por FRONTUR – la encuesta de movimientos turísticos en fronteras- en enero visitaron nuestro país más de 3 millones de extranjeros, un 3% más que en el mismo mes del año 2014. Los principales países emisores de turistas son, entre otros, el Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Estados Unidos y China.

Es decir, el grueso de los turistas extranjeros que visitan las diferentes Comunidades Autónomas españolas hablan inglés, francés, alemán, italiano y chino.

¿Qué debemos traducir y a qué idiomas?

Dos interesantes preguntas que, seguramente, te habrás planteado alguna vez si tu empresa se dedica al sector del turismo. La respuesta es variable porque depende de muchos factores, sobre todo de dos:

– El producto o servicio que ofrece tu empresa a sus clientes: hotel, restaurante, guía turístico, empresa de alquiler de coches, etc.

– La lengua materna de tus clientes: inglés, francés, alemán, chino, árabe, etc.

 Y te preguntarás ¿No podéis ser más concretos? Pues sí. Hay una serie de textos que el 99% de las empresas turísticas debería traducir para ser más competitiva en su mercado: los publicados en su página web.

Para todo tipo de empresas disponer de un entorno web traducido a diferentes idiomas es importante, pero para las que se dedican al sector del turismo es vital. Su escaparate virtual llega a los clientes de todos los rincones del mundo, a esas personas que, si les gusta lo que ven, elegirán esa empresa y no otra.

Terminamos este artículo con un pequeño consejo. Algunas empresas intentan reducir costes traduciendo los textos de su entorno web con una herramienta de traducción automática. Grave error. Si tu presupuesto no te permite traducir tu web a varios idiomas hazlo solo en uno, pero no confíes tu inversión económica y tus futuros beneficios a una máquina, sino a una agencia de traducción profesional.

 

¿Más información?

Traducir… inglés norteamericano.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

En los últimos años el inglés se ha consolidado como el idioma de los negocios por excelencia; todas las empresas necesitan traducir su página web o su tienda virtual al inglés, sus documentos corporativos, sus contratos comerciales, etc. Pero, ¿en qué inglés se deben traducir estos documentos? ¿En el inglés británico? ¿En su variedad norteamericana? Vamos a intentar aclarar esta duda:

¿Son muy diferentes?

Del mismo modo que ocurre con el castellano de América, el inglés de Norteamérica también es diferente del idioma original que se habla en el Reino Unido, pero los dos idiomas no son tan distintos como para que un británico no comprenda a un norteamericano y viceversa.

Sí cambian bastantes palabras, frases hechas o, incluso, reglas ortográficas y gramaticales pero estos cambios no influirán de forma definitiva en la esencia del mensaje. Lo vemos con un ejemplo sencillo en nuestro propio idioma: si un colombiano te pide fuego,  puede que lo haga utilizando la expresión “¿Me prestas candela?”. Quizá te quedes algo sorprendido en un primer momento, pero rápidamente comprenderás la esencia del mensaje y le prestarás un mechero si lo tienes.

 

¿Debo encargar traducciones diferentes?

La respuesta a esta pregunta es: depende. Depende del carácter y el estilo de los mensajes originales y, también, del objetivo que desees alcanzar con esa traducción.

Los textos puramente informativos – dosieres de empresa, contratos mercantiles, libros de estilo, páginas web informativas, etc.- se pueden traducir sólo al inglés británico sin problema. Aunque tus clientes hablen inglés norteamericano comprenderán perfectamente el mensaje que deseas trasmitir. En cambio, si los textos son publicitarios – anuncios de prensa o Internet, mensajes de las redes sociales, etc.,-  deberán traducirse al inglés británico, al norteamericano o a los dos en función del idioma que hable tu público objetivo, tus clientes.  Sólo hablando su propio idioma conseguirás captar realmente la atención de tus clientes y provocar que elijan tu empresa, tus servicios y productos en lugar de los de la competencia.

Un ejemplo extremadamente simple: imagina que queremos vender nuestras fantásticas galletas artesanas en Nueva York. ¿Cuál sería el eslogan correcto?:

– Eat a cookie!

O

– Eat a biscuit!

 

 

Biscuit or cookie

Imagen: por Jolly Janner (Trabajo propio) [Public domain]

¿Necesitas una traducción al inglés norteamericano? Pulsa aquí.