Archivo de la etiqueta: lenguaje

Cacharro, quinqui, talego, tranqui, buga… hablamos de jergas.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Hay un fenómeno lingüístico que trasciende fronteras y épocas: las jergas. Ese idioma paralelo al oficial que hablan y entiende un grupo mayor o menor de personas que tienen algo en común, sea el barrio donde han nacido, su profesión, afición o ideas.

Según los expertos, las jergas surgen por varias razones. Dos de ellas serían las siguientes:

– Como seña de identidad: una inmensa cantidad de gente está orgullosa de sus raíces, del lugar en el que han nacido o del grupo social al que pertenecen. La jerga se convierte así en una bandera, una señal de identidad propia, personal y motivo de orgullo. En ocasiones, las jergas adquieren tanta importancia que pasan a ser dialectos regionales y quizá y con el tiempo, lenguas oficiales de un país o territorio.

– Como forma de encubrimiento: todos conocemos la famosa jerga carcelaria ¿verdad? “Está en el talego”, “Mangó un buga”, “Pasó una china”. Algunas expresiones las conocemos tan bien gracias a la televisión y los libros que esa jerga ha perdido su carácter meramente carcelario y se ha incorporado al lenguaje coloquial. Pues bien, esa jerga carcelaria nació como un lenguaje secreto, un código de señales utilizado por los presos para poder comunicarse sin ser comprendidos por la autoridad penitenciaria. Curioso, ¿verdad?

Jerga carcelaria

Como las razones por las que surgen son comunes a todos los seres humanos podríamos decir que todos los idiomas del mundo cuentan no sólo con una, sino con varias jergas propias y complicadas de entender y, por supuesto, nada sencillas de traducir.

Por ejemplo, ¿conoces el verlan? Es una jerga francesa que en su origen se creó como un lenguaje secreto carcelario y  que luego se extendió al resto de la comunidad, especialmente a las tribus juveniles urbanas. Si la conoces, traducir esta jerga no es excesivamente complicado ya que la regla principal consiste, en esencia, en separar las sílabas, cambiar su orden justo al contrario y volver a unirlas. Un ejemplo sencillo: à l’envers (traducido “al revés”) sería ver-lan.

La complejidad e idiosincrasia de las diferentes jergas en inglés, alemán, chino, árabe, francés, italiano, etc. se acentúa si la jerga a traducir es de carácter profesional. Textos médicos, técnicos, legales o informáticos redactados en un lenguaje propio, en una jerga, que exige una traducción rigurosa y profesional. Para garantizar su calidad, este tipo de traducciones deben ser realizadas por traductores nativos supervisados por especialistas en el sector profesional al que se dirijan los textos. De esta forma traducimos en ABC Translink los diferentes textos informáticos, legales o médicos de nuestros clientes con total garantía de calidad.

¿Y tú? ¿Qué jerga hablas?

Las 101 palabras más utilizadas en español.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

¿Cuánto hace que no incorporas un término nuevo en tu vocabulario diario? ¿Un día, un mes, un año?

El otro día me llamó la atención una noticia que afirmaba que los adolescentes españoles utilizan una media de unas 240 palabras para comunicarse. Eso, en una lengua con cientos de miles de términos no es demasiado ¿verdad? Y si piensas un poco verás que los adultos no nos quedamos muy atrás. Todos, por pereza, rutina o prisa tendemos a manejar el mismo vocabulario un día tras otro.

El uso de las redes sociales y su lenguaje minimalista y abreviado ha propiciado que nuestro vocabulario se empequeñezca día a día. Pero no nos engañemos, Internet no es la única responsable de esta sequía de vocabulario. Cada día leemos menos libros y revistas, nos relacionamos menos con personas de otras culturas, asistimos a menos obras de teatro o conferencias… Todos estamos metidos en una burbujita en la que no hace falta manejar demasiados términos para entender y hacernos entender por nuestro círculo social.

 BURBUJAS

Como una cosa lleva a otra, me empecé a preguntar cuáles eran esos términos que los hispanohablantes utilizamos una y otra vez. Suponía yo – y no me equivocaba – que los primeros de la lista serían los típicos artículos, preposiciones y conjunciones pero ¿qué otros términos se utilizan con más frecuencia hoy en día?

Para averiguarlo accedí a una interesante herramienta de la RAE llamada CREA – Corpus de Referencia del Español Actual-. Entre otras virtudes, en CREA puedes consultar varios listados con las fórmulas lingüísticas más utilizadas. Las 10 primeras no sorprenden a nadie: de, la, que, el, en, y, a, los, se, del. Pero dentro de los 101 primeros puestos hay algunas formas que pueden hacernos reflexionar, por ejemplo:

– Puesto 47: años.

– Puesto 70: tiempo.

– Puesto 73: ahora.

– Puesto 76: vida.

– Puesto 90: día.

– Puesto 101: mundo.

Aún en pocas palabras, parece que a todos nos preocupa el tiempo que pasamos batallando en nuestro complicado microcosmos, ¿verdad?

Paca, Pepe, Lola, Lina… Hipocorísticos

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Hipocorístico es uno de esos términos que parecen más serios de lo que realmente son. La palabra deriva del griego ὑποκοριστικός que se podría traducir como “acariciador” o “cariñoso”. Lo que hace un hipocorístico es, en esencia, “acariciar” un nombre propio, mimarlo y convertirlo en un término familiar y  cariñoso.

Acudimos a una de nuestras fuentes de referencia, el DRAE, que define el término hipocorístico como:

1. adj. Gram. Dicho de un nombre: Que, en forma diminutiva, abreviada o infantil, se usa como designación cariñosa, familiar o eufemística; p. ej., Pepe, Charo. U. t. c. s. m.

Es raro que exista una familia en la que no se utilicen los hipocorísticos. Francisca pasa a ser Paca, Paquita, Kika o Pancha en un abrir y cerrar de ojos. El pequeño José suele ser Pepe y Pepito, el precioso nombre de Ignacio se queda en un familiar y corto Nacho, el serio nombre de Dolores se convierte en un simpático Lola.

No se sabe muy bien el origen real de cada uno de los hipocorísticos excepto de uno de ellos, como el famoso Pepe. Parece ser que ese apelativo cariñoso surgió de la liturgia católica en latín. En sus homilías, los sacerdotes se referían al santo padre de Jesús como “Pater Putativus” (padre putativo), con el tiempo y con el fin de abreviar, se empezaron a utilizar solo las siglas “P.P.” (no confundir con el partido político). De esta forma, al famoso José de la Biblia se le paso a denominar Pepe y, como no podía ser de otra manera, el apelativo familiar se trasmitió a casi todos los bautizados con ese conocido nombre.

Hipocorísticos

 

Independientemente de su origen ¿cómo se suelen formar los hipocorísticos? Es interesante, mirad:

– Mediante apócope: suprimiendo la parte final del nombre propio. Por ejemplo: Rafa por Rafael, Tere por Teresa o Sindo por Sindoner.

– Mediante aféresis: suprimiendo la parte inicial del nombre. Por ejemplo: Lina por Catalina, Geles por Ángeles o Copia por Procopia.

 – Suprimiendo letras y añadiendo la vocal “i” al final del diminutivo. Por ejemplo: Pili por Pilar, Isi por Isabel o Flori por Flora.

 

¿Y a ti, cómo te llaman en casa? ¿Cuál es tu hipocorístico?

Palabras útiles en…. Chino.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Esta primavera, en el blog de ABC Translink, abrimos una nueva sección dedicada a las llamadas “palabras útiles”. Cuando viajamos o nos reunimos con clientes de otros países normalmente nos comunicamos en el ya universal idioma inglés. Pero, lógicamente, podemos encontrarnos en situaciones en las que nuestros interlocutores no entienden ni una palabra del idioma de Shakespeare. Además, tanto en el entorno empresarial como en el más distendido ámbito social, siempre “quedaremos mejor” si conseguimos articular una o dos palabras de cortesía en el idioma del país que estamos visitando, ¿verdad?

Hoy empezamos con el idioma más hablado del mundo: el chino.

Como quizá sabes, hay muchos dialectos de este milenario idioma. Uno de los más difundidos es el llamado chino mandarín que, además, es la lengua oficial de la República Popular China, Singapur, Taiwán, Indonesia y Malasia. Esta lengua empezó a normalizarse a principios del siglo pasado y, aunque bastantes chinos no la dominan completamente, prácticamente todos entenderán las palabras y frases más usuales.

Chino

Hay multitud de páginas web en las que encontrarás las palabras y frases útiles en chino mandarín. Nosotros hemos confeccionado la siguiente tabla contrastando dos fuentes: http://www.hantrainerpro.com/ y http://www.disfrutashanghai.com/.

Términos útiles en chino mandarín:

Término  Traducción en español:

 

Nĭ hăo o nĭménhăo o wèi

 

Hola.
Zàijiàn

 

Adiós.
Nǐ zǎo Buenos días.

 

Wǎnshàng hǎo

 

Buenas noches.
Quing Por favor.

 

Xiè-xiè o xièxie Gracias.

 

Bù yòng xiè o búxiè De nada.

 

Shì Sí.

 

No.

 

Duì buqĭ Disculpe, lo siento.

 

Méi guānxi No hay problema.

 

Yi Uno.

 

Er Dos.

 

San Tres.

 

Si Cuatro.

 

Wu Cinco.

 

Liu Seis.

 

Qi Siete.

 

Ba Ocho.

 

Jiu Nueve.

 

Shi Diez.

 

 

 

¿Conocías alguna palabra de esta lista? 

El peligro de los traductores “intrusos”.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Habitualmente publicamos en Linkedin debates en torno a los artículos que escribimos en este blog. En uno de los últimos, el dedicado a las diferencias entre la traducción jurada y la traducción jurídica, uno de nuestros colegas de profesión hizo referencia al intrusismo en el sector de la traducción. Nos pareció un tema interesante sobre el que redactar unas cuantas reflexiones.


La definición.

La RAE define el término intrusismo como:

Ejercicio de actividades profesionales por persona no autorizada para ello. Puede constituir delito.

Sobre los adjetivos Intruso e intrusa nos quedamos con la primera acepción de la RAE:

Que se ha introducido sin derecho.

Según estas definiciones hablamos de personas que sin derecho ni autorización realizan unas actividades profesionales concretas para las que no están especialmente preparadas. En este contexto puede ser lícito suponer que los términos “persona no autorizada” y “sin derecho” hacen referencia a una titulación concreta o a una trayectoria de trabajo que, de una u otra forma, acredite que dicho profesional está preparado para ejercer su labor en un campo determinado.

Nada nuevo bajo el sol.

El intrusismo, desgraciadamente, no es nada nuevo ni en el sector de la traducción o la interpretación ni en otros como el periodismo o la medicina. En nuestro caso, los intrusos más flagrantes son aquellos que, habiendo visitado brevemente uno u otro país, creen que tienen conocimientos suficientes para interpretar o traducir esa lengua que han aprendido de forma superficial. Muchos empresarios confían sus trabajos de interpretación a este tipo de personas inexpertas que, además, suelen trabajar con unas tarifas menores que otros profesionales o empresas debidamente acreditados o con un bagaje de largos años de trabajo detrás.

¿El resultado?: Trabajos de traducción mediocres, cuando no incorrectos, que dañan el prestigio de los verdaderos profesionales de la traducción.

Una anécdota:

Para “quitar hierro al asunto” vamos a terminar este artículo con una de las anécdotas más conocidas sobre intrusismo: el caso de la Papisa Juana.

 

Papisa Juana

Según se cuenta, en el siglo IX una mujer ocupó durante dos años el cargo de máximo representante de la Iglesia Católica – Papa – haciéndose pasar por un hombre. Parece ser que la confusión se inició cuando la niña Juana, hija de un monje y criada en un ambiente de fervor religioso, decidió que quería estudiar. Como en aquella época las mujeres lo tenían prohibido, la chica decidió hacerse pasar por un chico, un tal Johannes (Juan) y comenzó a instruirse en el oficio de copista. Pasaron los años, Juan–Juana se fue relacionando con personas de alto nivel y, como una cosa lleva a la otra, llegó un momento en el que las autoridades eclesiásticas decidieron concederle el honor supremo de ser la cabeza visible de la Iglesia. La leyenda terminó cuando la pobre Juana dio a luz en medio de una procesión ante las miradas estupefactas de todos los fieles.

Moraleja: el intruso siempre acaba siendo descubierto, sus propios actos lo delatarán.

Las 10 palabras que peor escribimos en castellano.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Algo que siempre me llamó la atención de las películas de Hollywood es la continua recurrencia a los concursos de deletreo. Sabéis de lo que hablo: esas escenas en las que un montón de niños colocados en un estrado demuestran sus conocimientos del inglés deletreando rítmicamente “complejos” términos como house, home, sweet o friendly.

Y os preguntaréis ¿qué tienen que ver esos concursos norteamericanos con escribir mal en castellano? Pues, desde mi punto de vista, mucho. Si los españoles cada vez hablamos peor, nos comemos letras, sustituimos términos por símbolos matemáticos (+, -), confundimos zetas por ces… ¿cómo vamos a redactar correctamente?

almondigas

En ABC Translink hemos hecho una pequeña búsqueda de las palabras que peor escribimos los españoles. Entre todas ellas hemos elaborado nuestro mal llamado “top ten” o, correctamente escrito en castellano de Cervantes, “10 primeras”. A ver qué te parecen:

1. Idiosincracia: en lugar de la correcta “idiosincrasia” definida por la RAE como “rasgos, temperamento, carácter, etc., distintivos y propios de un individuo o de una colectividad”. 
2. Zarpullido: da picores sólo leerlo ¿verdad? Correcto: sarpullido. 
3. Perjuicios: muy diferente del correcto “prejuicios”. 
4. Espadadrapo, muy habitual, en el término correcto sobra una “d” y falta una “r”: esparadrapo. 
5. Vinistes en lugar del correcto “viniste” del verbo venir. 
6. Fregoneta: una especie de fregona con ruedas. Correcto: furgoneta. 
7. Tos: “movimiento convulsivo y sonoro del aparato respiratorio del hombre y de algunos animales”. Mucha gente lo confunde con el término correcto “todos”. 
8. Cocreta: esa masa rellena en forma alargada o redonda que tantas cenas ha presidido. Correcto: croqueta. 
9. Almóndiga: es esa bolita de carne picada que está tan rica con salsita. Un término imprescindible en este listado y que alude, a su manera, a la albóndiga. 
10. Bayonesa: un auténtico clásico. Término que sustituye a la rica mayonesa de la ensaladilla rusa. 

cocretas

Para terminar, no me puedo resistir a anotar aquí el nombre de un plato del día que leí ayer en el tablón de un restaurante: “Conejo Ala Jillo”. Ya sé que quizá no sea habitual, pero espero que no cree moda.

En fin, después de esta pequeña reflexión quizá no nos vendría mal copiar esa moda de los concursos americanos ¿qué opinas?

 

NOTA DE ACTUALIZACIÓN: Uno de nuestros contactos de Linkedin, tras leer este artículo, comentó a ABC Translink que la RAE aceptaba como válida la palabra “almóndiga”. Inmediatamente nos pusimos a verificar este dato porque, la verdad, nos parecía algo increíble. Para nuestro sorpresa hemos comprobado que la RAE acepta “almóndiga” del mismo modo que acepta términos tan increíbles como toballa, asín, crocodilo o murciégalo. Queremos agradecer a Gabriel su atinada corrección. Seguramente escribiremos otro artículo sobre las curiosas palabras que acepta y que no acepta la Real Academia. Intuyo que va a dar mucho que hablar…

LE-LA-LO: los leísmos

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Me le dejé en el autobús.

A Petra la dolía la cabeza.

A Pedro lo gustó el cocido.

En algunas zonas del centro de España cometer laísmos, loísmos o leísmos es bastante habitual. Estos errores están tan implantados en nuestro lenguaje coloquial que muchas veces se “contagian” a nuestros escritos: cartas comerciales, memorias empresariales, trabajos académicos, artículos de prensa y de internet o correos electrónicos.

LAISMO

De forma muy sencilla podríamos decir que el error consiste en utilizar los pronombres átonos “le”, “la”, “lo” (y sus formas plurales) como complementos directos cuando son complementos indirectos y al revés: utilizarlos como complementos indirectos cuando su función es, precisamente, la de complementos directos.

Quizá estos errores no se consideren tan importantes como intercambiar una “b” por una “v”, pero sí que denotan una falta de conocimientos por parte de quien los comete (sobre todo en el caso de los profesionales de la comunicación).

 

El leísmo:

El leísmo consiste en utilizar el pronombre “le” en lugar de los pronombres “la” o “lo”.

Con varios ejemplos lo veremos más claro:

CORRECTO INCORRECTO
La gatita entró a casa, pero no la vi salir. La gatita entró a casa, pero no le vi salir.
Lo cogí y me subí al autobús (un jersey). Le cogí y me subí a autobús (refiriéndonos a un jersey).

El laísmo:

Incurrimos en un  laísmo cuando usamos el pronombre “la” en lugar de “le”.

CORRECTO INCORRECTO
A ella le dolía la cabeza. A ella la dolía la cabeza.
A María le salió un grano. A María la salió un grano.

El loísmo:

Caemos en un loísmo cuando usamos el pronombre “lo” en lugar de “le”.

CORRECTO INCORRECTO
A Pedro le gustó mucho el cocido. A Pedro lo gustó mucho el cocido.
A Hernando le dio una fuerte migraña. A Hernando lo dio una fuerte migraña.

 

Como bien apuntan nuestros contactos de Linkedin, este no es un tema sencillo. Así, recurrimos a la tabla ejemplo que aparece en la sección de consultas de la Real Academia de la Lengua Española:

 

RAE

¿Qué opinas? ¿Te parece complicado no incurrir en laísmos, leísmos y loísmos?

LA IMPORTANCIA DE LA TILDE. Segunda parte.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Si recuerdas, en noviembre publicamos la primera parte de un artículo titulado “La importancia de la tilde”. Este artículo generó muchos e interesantes comentarios en nuestros grupos de Linkedin. Vuestras ideas y opiniones ratificaron nuestra idea de que, lamentablemente, nuestra sociedad está olvidando las reglas más básicas de la ortografía.

Hoy vamos a intentar refrescar algunas reglas que a veces nos resultan un poco más difíciles de recordar. En todos los casos hemos acudido a las normas e indicaciones de la Real Academia de la Lengua Española.

 Tildes

Las mayúsculas SÍ se tildan:

Por mucho que los diseñadores se empeñen en lo contrario, la RAE indica que es obligatorio escribir con tilde las mayúsculas que deban llevarla según las reglas de acentuación. Por ejemplo:

CAMIÓN

ÁGAPE

TRIGONOMETRÍA

Durante muchos años la mayor parte de la gente opinaba que las mayúsculas no se tildaban. La “culpa” fue de las rotativas de la prensa. Antiguamente, para componer los textos de los periódicos se usaban cajas de caracteres. El tamaño de esas cajas era limitado y en las letras mayúsculas no quedaba espacio para insertar ese rasguito llamado tilde. En lugar de cambiar el tamaño de las cajas, se intentó cambiar la regla ortográfica. Por suerte, los defensores del castellano no lo permitieron.

Dónde, quién y cómo:

Estas palabras pueden generar también bastantes dudas. La RAE nos dice que estos términos se escriben con tilde cuando tienen sentido interrogativo o exclamativo. Cuando estas palabras funcionan como adverbios o pronombres relativos no debemos colocar tilde.

¿Lioso? Con unos ejemplos lo veremos más claro:

¿Dónde está mi chaqueta? Está donde la dejaste ayer.

¡Cómo ha crecido el huerto! No te entiendo, está como siempre.

Por favor, pregunta a ese señor dónde está la tienda de María. Estará donde la tienda de Jesús, ¿no?

¿Pero quién se lo dijo a Enrique? Quien se lo dijera es un mentiroso.

La RAE nos recuerda que algunas veces estas palabras funcionan como sustantivos. En ese caso la tilde es obligatoria. Por ejemplo:

En este proyecto es fundamental averiguar el qué antes de calcular el cuánto ¿no crees?

Ahora tenemos qué decidir bien el cómo y el cuándo.

 

¿LAS REDES SOCIALES ESTÁN MATANDO EL CASTELLANO?

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Hace unos días surgió un interesante debate en uno de nuestros grupos de Linkedin: ¿Las redes sociales están acabando con nuestro idioma?


Castellano y redes sociales

Por supuesto, este no es un tema nuevo ni, desgraciadamente, baladí. Ya hace varios años que  lingüistas y profesores están dando la voz de alarma.

La popularización de Internet y los avances de las Tic son las responsables de esta revolución lingüística. Hoy en día cualquier persona armada con un teléfono o una tableta puede comunicarse con una o cientos de personas  pulsando una simple tecla.

Adolescentes y adultos vivimos una especie de fiebre comunicativa. Todo lo que nos pasa, todo lo que decimos, imaginamos o sentimos debe ser trasmitido rápidamente a los cientos y miles de amigos reales o virtuales.

En definitiva: habitamos en la era de la comunicación instantánea, aquí, ahora y cuanto más rápida… mejor.  Y ahí radica el problema: en la rapidez.

Comenzamos a acortar las palabras para que cupiera una mayor cantidad en el limitado espacio que pagábamos por cada mensaje instantáneo (más conocido por sms). ¿Ejemplos?

 X: por.

Xk: porque.

Nxe: noche.

Bss: besos.

Gns: ganas.

Km: como.

Dew: adiós.

Sk: es que.

Y así podríamos seguir páginas y páginas.

Un poco más tarde llegaron Twitter y las aplicaciones gratuitas de mensajería móvil. Por fin disponíamos de todo el espacio del mundo para escribir, pero no teníamos tiempo. Además ¿para qué molestarse en escribir todas las letras y tildes? Total, nuestros contactos ya conocían el “idioma”.

A la decapitación de nuestras propias palabras en castellano se unió, además, el avance imparable de los neologismos y los anglicismos: nació una nueva terminología.  Mandar un tweet, tener 1000 followers, dar un toque… se convirtieron en nuestras frases favoritas, traspasaron fronteras, llegaron a la imparable corriente de la publicidad y, acto seguido, pasaron a formar parte de nuestras conversaciones diarias. Así, sin complejos.

En definitiva: quizás la frase “matar el castellano” sea demasiado fuerte o exagerada. Pero sí que es cierto que el lenguaje propio utilizado en los mensajes de texto y en las redes sociales está modificando nuestro idioma, promoviendo un cambio lingüístico que, como cualquier novedad, puede ser positivo o negativo. Como casi siempre, todo depende del cristal con que se mire ¿no es cierto?

LENGUAS EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Hace unos días publicábamos en nuestro muro de Facebook un mapamundi que mostraba las lenguas que se encuentran en peligro de extinción, ¿lo viste?

La fotografía es preocupante, miles de idiomas de todos los rincones del mundo que, según diversos estudios, están abocados a desaparecer en la próxima década.

Algunos de estos idiomas son minoritarios y muy alejados de nuestra tierra y cultura. Algunos de los más peculiares son, por ejemplo, el mohawk – hablado por unas 3000 personas en Estados Unidos y Canadá – o el antiquísimo idioma australiano mati ke, utilizado actualmente por sólo tres personas en todo el mundo.

Pero muchas otras lenguas son conocidas y terriblemente cercanas a nuestras propias raíces: el romaní o el gascón en Francia, el gaélico o el irlandés en el Reino Unido o, ya en casa, el aragonés o el asturiano españoles.

Lenguas en Aragón

La problemática de la desaparición de la cultura lingüística de cientos de pueblos es motivo de preocupación de expertos del mundo entero. Lingüistas, traductores, intérpretes, profesores y académicos se unen para no dejar morir la herencia cultural y social de miles de personas.

De todos los proyectos interesantes que hemos encontrado en Internet podemos destacar tres.

METANET: se autodefinen como “Una Red de Excelencia formada por 60 centros de 34 países, dedicada a poner las bases tecnológicas de la Sociedad de la Información multilingüe europea.”  http://www.meta-net.eu

Endangered Languages: proyecto de alianza mundial para la diversidad lingüística.  Aparte de interesantes artículos y foros, en este entorno web encontramos un mapamundi completísimo de idiomas y lenguas en peligro de extinción. http://www.endangeredlanguages.com/?hl=es

Atlas Europeo de las lenguas en peligro: proyecto liderado por la UNESCO. Contiene una completísima base de datos para realizar búsquedas de idiomas en peligro de extinción país por país. http://www.unesco.org/new/es/culture/themes/endangered-languages/atlas-of-languages-in-danger/

Una reflexión para terminar: la lengua de un pueblo es el principal vehículo de transmisión de sus raíces culturales, de su patrimonio como miembro de la comunidad mundial. Que desaparezca su lengua ¿implicará que desaparezca su cultura?