Archivo de la etiqueta: RAE

Las 101 palabras más utilizadas en español.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

¿Cuánto hace que no incorporas un término nuevo en tu vocabulario diario? ¿Un día, un mes, un año?

El otro día me llamó la atención una noticia que afirmaba que los adolescentes españoles utilizan una media de unas 240 palabras para comunicarse. Eso, en una lengua con cientos de miles de términos no es demasiado ¿verdad? Y si piensas un poco verás que los adultos no nos quedamos muy atrás. Todos, por pereza, rutina o prisa tendemos a manejar el mismo vocabulario un día tras otro.

El uso de las redes sociales y su lenguaje minimalista y abreviado ha propiciado que nuestro vocabulario se empequeñezca día a día. Pero no nos engañemos, Internet no es la única responsable de esta sequía de vocabulario. Cada día leemos menos libros y revistas, nos relacionamos menos con personas de otras culturas, asistimos a menos obras de teatro o conferencias… Todos estamos metidos en una burbujita en la que no hace falta manejar demasiados términos para entender y hacernos entender por nuestro círculo social.

 BURBUJAS

Como una cosa lleva a otra, me empecé a preguntar cuáles eran esos términos que los hispanohablantes utilizamos una y otra vez. Suponía yo – y no me equivocaba – que los primeros de la lista serían los típicos artículos, preposiciones y conjunciones pero ¿qué otros términos se utilizan con más frecuencia hoy en día?

Para averiguarlo accedí a una interesante herramienta de la RAE llamada CREA – Corpus de Referencia del Español Actual-. Entre otras virtudes, en CREA puedes consultar varios listados con las fórmulas lingüísticas más utilizadas. Las 10 primeras no sorprenden a nadie: de, la, que, el, en, y, a, los, se, del. Pero dentro de los 101 primeros puestos hay algunas formas que pueden hacernos reflexionar, por ejemplo:

– Puesto 47: años.

– Puesto 70: tiempo.

– Puesto 73: ahora.

– Puesto 76: vida.

– Puesto 90: día.

– Puesto 101: mundo.

Aún en pocas palabras, parece que a todos nos preocupa el tiempo que pasamos batallando en nuestro complicado microcosmos, ¿verdad?

3 dichos en castellano

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Del mismo modo que sucede con los refranes, cada país cuenta con un importante bagaje de los llamados dichos populares. El DRAE define dicho término (valga la redundancia) como “palabra o conjunto de palabras con que se expresa oralmente un concepto cabal”, y también como “ocurrencia chistosa y oportuna”.

En España los dichos forman parte intrínseca de nuestra cultura tanto o más que los propios refranes, así que hoy vamos a intentar descubrir el origen de esas “ocurrencias oportunas” que han ido pasando de generación en generación.

Pulso

1.
 No dar el brazo a torcer: no cambiar de opinión, obstinarse en una postura, idea o decisión.

Seguro que alguna vez has utilizado o escuchado esta frase, pero ¿alguna vez has echado un pulso? Ya sabes, ese juego en el que dos contendientes ponen el codo de su brazo diestro sobre la mesa y gana el que tumba el brazo del otro. Pues de ahí, precisamente, viene este invencible dicho popular.

2.

Ser un culo de mal asiento: ser una persona inestable, que no lleva una vida ordenada y organizada o que cambia de trabajo y de aficiones continuamente. Vamos, que no se conforma con nada.

Todas las personas y algunas cosas tienen culo. En este caso, las posaderas se refieren a las vasijas de barro que, si estaban mal hechas, tenían unas protuberancias que las hacían oscilar sobre las superficies y muchas veces volcarse.

 

3.

Vísteme despacio que llevo prisa: no acelerarse, llevar a cabo las tareas lentamente para no cometer errores que dilaten su término.

Un dicho que tiene casi tantos “padres” como personas que lo conocen. Según las fuentes estaba Napoleón, Carlos III o Fernando VII siendo vestido por un lacayo novato sumamente nervioso. Como el pobre hombre no atinaba con las mangas y los botones, el gran hombre le dijo “vísteme despacio que llevo prisa”. Hoy por hoy, en esta acelerada sociedad del siglo XXI podríamos aplicarnos el cuento más de una vez ¿verdad?

¿Qué te parece? ¿Conocías el origen de alguno de estos famosos dichos?

El chiste más gracioso del mundo

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

¿A quién no le gusta un buen chiste?

En todos los países, en todos los idiomas, los seres humanos han contado y cuentan chistes a diario. Antes, la forma de trasmisión más común era la oral, hoy en día los recibimos en el teléfono móvil, la tableta o el ordenador personal.

Gráficos, textuales, de fotos reales, de trazos de cómic, simples, complejos, largos, cortos, de chinos, alemanes, británicos, españoles, de perros y gatos, ardillas y conejos, ratones y arañas, del tiempo bueno y malo, de la lluvia, de los colores, del cielo y el infierno, de reyes, reinas, princesas e infantes y, por supuesto, de políticos. Hay chistes de todo y para todos los gustos.

Pero, ¿qué es un chiste? Acudimos, como casi siempre, a nuestra fuente de referencia, el DRAE:

chiste.

(De chistar).

1. m. Dicho u ocurrencia aguda y graciosa.

2. m. Dicho o historieta muy breve que contiene un juego verbal o conceptual capaz de mover a risa. Muchas veces se presenta ilustrado por un dibujo, y puede consistir solo en este.

3. m. Suceso gracioso y festivo.

Como saben bien los traductores, los chistes son algunos de los textos más complicados de traducir o interpretar. No solo por los juegos de palabras y giros idiomáticos propios de cada lengua, sino porque el sentido del humor, no se sabe bien por qué, es diferente en cada  país, región e, incluso, localidad. Por ejemplo, el famoso humor británico encarnado por figuras emblemáticas como Benny Hill o los incombustibles Monty Pithon, no hacen gracia a todo el mundo. Otro maravilloso ejemplo lo encontramos en el llamado “humor alemán” denostado por incomprensible por sus vecinos europeos. Ojo, esto no lo digo yo, lo dice la RAE:

chiste alemán.

1. m. coloq. Am. chiste que no produce risa.

Entonces… ¿cuál es el chiste más gracioso del mundo? ¿Existe?

Nosotros hemos encontrado uno, una pieza audiovisual de los Monty Python titulado “The funniest joke in the world”. ¿Quieres verlo? Pulsa aquí y después no te olvides de dejarnos tus comentarios. ¡Que lo disfrutes!

Monty Python

Refranes curiosos en castellano. Primer capítulo.

La RAE define refrán como: “Dicho agudo y sentencioso de uso común” y define dicho como: “Palabra o conjunto de palabras con que se expresa oralmente un concepto cabal”.

De esta forma, entenderemos por “refrán” una frase de origen popular, conocida por una comunidad que comparte la misma lengua y que se va repitiendo sin cambios sustanciales a lo largo de los años.

Los refranes son una mezcla de consejo, sentencia, moraleja y advertencia. Su carácter es didáctico y admonitorio, muy diferente al de los modismos o los idiotismos.

Al ser frases que expresan el saber popular, prácticamente todas las lenguas del mundo tienen refranes, por ejemplo:

Einem geschenkten Gaul schaut man nicht ins Maul.

The early bird catches the worm.

Un tiens vaut mieux que deux tu l´auras.

Por cierto ¿te atreverías a traducir estos dichos en otros idiomas?

Volviendo al castellano: todos conocemos muchos refranes, pero ¿nos hemos parado a pensar en su origen? Es algo muy curioso así que hoy vamos a elegir tres de los refranes más populares en España y a intentar rastrear su nacimiento:

Armarse la marimorena

1. “Armarse la marimorena”: crearse una fuerte discusión, riña o bronca.Rastreamos su origen hasta el siglo XVI. En un castizo barrio madrileño, Alonso de Zayas y su mujer María Morena (apellido o apodo, eso no se sabe) regentaban una bodega a la que acudían clientes de todo tipo, desde nobles a soldados. Parece ser que una noche María Morena se negó a servir su mejor vino a la soldadesca, estos se ofendieron y, bueno, “se armó la marimorena”, sobre todo porque fue la bodeguera la que con más ardor participó en la gran bronca.
2. “A río revuelto, ganancia de pescadores”: en los momentos de revueltas, guerras o crisis económicas, siempre hay alguien que se aprovecha de la situación y consigue grandes beneficios (¿nos suena, verdad?).El origen de este refrán está claro para los pescadores: cuando las aguas están turbias, los peces pican mejor el anzuelo o se enredan en la red porque la suciedad del agua no les deja darse cuenta de la trampa.
3. “Dar gato por liebre”: entregar un producto o realizar un servicio de menor calidad haciéndolo pasar por otro similar pero de la calidad acordada.Este refrán sí que es curioso. En los siglos pasados las posadas y las fondas tenían la fama de cocinar gatos en lugar de cabritos o liebres, dos animales mucho más caros y difíciles de conseguir que los gatos callejeros.

Parece ser que los comensales, como intento de conjuro de buena suerte, recitaban antes de comenzar la comida “Si eres cabrito, mantente frito. Si eres gato, salta del plato”. Lógicamente, si era gato, gato comían, pero se quedaban mucho más tranquilos, claro.

¿Conocías el origen de estos refranes? 

La diversidad lingüística en Estados Unidos.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Según la prestigiosa publicación Ethnologue  el español es el segundo idioma más hablado del mundo, después del chino y justo antes del tercero de la lista, el inglés. Más de 400 millones de personas de treinta países diferentes se comunican, con sus propias particularidades, en la lengua de Cervantes.

Uno de los países del mundo donde encontramos un mayor número de hispanohablantes es el enorme y poderoso Estados Unidos de América. En este  país una gran parte de su población afirma tener como segunda lengua materna el castellano, 43 Estados lo reconocen como segunda lengua después del inglés y numerosos organismos lo utilizan en sus comunicados oficiales y entornos web.

Estos datos no deben extrañarnos ya que, según el Censo Oficial del año 2012, en Estados Unidos viven más de 53 millones de hispanos, una cifra que equivale a algo más de un 13% del total de la población.

Pero además de la incidencia e importancia del español, en los últimos años Estados Unidos asiste a un incremento del uso y conocimiento de otras lenguas. Algunos teóricos apuntan a una posible revolución lingüística promovida por la irrupción de miles de inmigrantes procedentes de diversos puntos del mundo; personas y familias que introducen el chino, el persa o el árabe de sus países de origen en la ecléctica sociedad norteamericana.

Como bien sabemos, la influencia de un idioma en la sociedad es un dato importante que puede afectar y modificar los usos y costumbres de un país. La introducción de nuevas lenguas en los Estados Unidos ha preocupado de tal manera a su Gobierno que la Oficina del Censo Estatal ha publicado un interesante mapa interactivo que muestra la influencia de los diversos idiomas a lo largo y ancho del gran país norteamericano.

mapa-interactivo

Los idiomas que aparecen en este mapa son variopintos; encontramos, por supuesto, el español, el italiano, el francés o el alemán. Pero también aparecen algunas lenguas menos mayoritarias como pueden ser el vietnamita, el tagalo o el coreano.

Lo preocupante del informe no es la amplia variedad de lenguas sino que muchos de estos nuevos norteamericanos no dominan el que se supone que debería ser el idioma principal de su país de adopción, el inglés.

¿Crees que los norteamericanos tienen razones para preocuparse?

 

Por cierto: es interesante chequear este mapa interactivo. Si te apetece echarle un vistazo, aquí tienes su enlace directo.

 

Las 5 palabras más utilizadas en inglés

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Inglés, francés, italiano, chino, ruso, árabe… en todos los idiomas del mundo hay ciertas palabras que se utilizan más que otras. En este caso no interviene el gusto del hablante sino, fundamentalmente, la época en la que viva y también la moda. Por ejemplo, en los años 60 en España era muy habitual tomar algo en el ambigú antes de disfrutar de una película o una obra de teatro o era muy normal ponerse una rebeca cuando refrescaba la tarde. En aquellos tiempos una tableta era siempre de chocolate y chatear era ir a tomar unos vinos con los amigos.

Para nuestro artículo de hoy hemos buscado las 5 palabras que más se utilizan en inglés hoy en día. Esta es la lista que hemos obtenido después de consultar varias fuentes. Por supuesto, si quieres aportar alguna más, no dudes en hacerlo. ¡Estás en tu casa!

 

Tableta de chocolate

 

1. The: imprescindible. Es difícil encontrar una frase completa en inglés que no contenga este famoso artículo. Lo curioso es que “THE” también alude a un sistema de programación informático bastante conocido entre los profesionales del sector.

 

2. Xmas: abreviatura de Christmas. Aunque parece una moda publicitaria, la abreviatura empezó a utilizarse habitualmente en el siglo XVI. La “X” es la representación de la letra griega “chi” que es la primera del nombre de Χριστός, que se traduce como “Cristo”.

 

3. Chat: hablar de forma coloquial. Proviene de chatter, término que podríamos traducir como charla informal o cháchara. Como curiosidad recordemos la segunda acepción de la RAE sobre la palabra cháchara: abundancia de palabras inútiles.

 

4. Money: proviene de la voz latina “Monēta”. Lo curioso es que este nombre era el apelativo cariñoso de la diosa Juno (Iūno Monēta), la protectora de la ciudad de Roma que es más conocida por ser al mismo tiempo la esposa y la hermana de Júpiter.

 

5. Job: buscado y rebuscado. La curiosidad la encontramos en su significado en español como nombre propio: proviene del término hebrero אִיּוֹב  y significa literalmente “Aquel que soporta penalidades”. A buen entendedor….

 

Esta es nuestra lista de 5 palabras. ¿Quieres aportar alguna más? 

El peligro de los traductores “intrusos”.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Habitualmente publicamos en Linkedin debates en torno a los artículos que escribimos en este blog. En uno de los últimos, el dedicado a las diferencias entre la traducción jurada y la traducción jurídica, uno de nuestros colegas de profesión hizo referencia al intrusismo en el sector de la traducción. Nos pareció un tema interesante sobre el que redactar unas cuantas reflexiones.


La definición.

La RAE define el término intrusismo como:

Ejercicio de actividades profesionales por persona no autorizada para ello. Puede constituir delito.

Sobre los adjetivos Intruso e intrusa nos quedamos con la primera acepción de la RAE:

Que se ha introducido sin derecho.

Según estas definiciones hablamos de personas que sin derecho ni autorización realizan unas actividades profesionales concretas para las que no están especialmente preparadas. En este contexto puede ser lícito suponer que los términos “persona no autorizada” y “sin derecho” hacen referencia a una titulación concreta o a una trayectoria de trabajo que, de una u otra forma, acredite que dicho profesional está preparado para ejercer su labor en un campo determinado.

Nada nuevo bajo el sol.

El intrusismo, desgraciadamente, no es nada nuevo ni en el sector de la traducción o la interpretación ni en otros como el periodismo o la medicina. En nuestro caso, los intrusos más flagrantes son aquellos que, habiendo visitado brevemente uno u otro país, creen que tienen conocimientos suficientes para interpretar o traducir esa lengua que han aprendido de forma superficial. Muchos empresarios confían sus trabajos de interpretación a este tipo de personas inexpertas que, además, suelen trabajar con unas tarifas menores que otros profesionales o empresas debidamente acreditados o con un bagaje de largos años de trabajo detrás.

¿El resultado?: Trabajos de traducción mediocres, cuando no incorrectos, que dañan el prestigio de los verdaderos profesionales de la traducción.

Una anécdota:

Para “quitar hierro al asunto” vamos a terminar este artículo con una de las anécdotas más conocidas sobre intrusismo: el caso de la Papisa Juana.

 

Papisa Juana

Según se cuenta, en el siglo IX una mujer ocupó durante dos años el cargo de máximo representante de la Iglesia Católica – Papa – haciéndose pasar por un hombre. Parece ser que la confusión se inició cuando la niña Juana, hija de un monje y criada en un ambiente de fervor religioso, decidió que quería estudiar. Como en aquella época las mujeres lo tenían prohibido, la chica decidió hacerse pasar por un chico, un tal Johannes (Juan) y comenzó a instruirse en el oficio de copista. Pasaron los años, Juan–Juana se fue relacionando con personas de alto nivel y, como una cosa lleva a la otra, llegó un momento en el que las autoridades eclesiásticas decidieron concederle el honor supremo de ser la cabeza visible de la Iglesia. La leyenda terminó cuando la pobre Juana dio a luz en medio de una procesión ante las miradas estupefactas de todos los fieles.

Moraleja: el intruso siempre acaba siendo descubierto, sus propios actos lo delatarán.