Documentos oficiosos: ámbito empresarial

Comenzamos con este tema, un recorrido por los textos “oficiosos”, escritos que se producen en determinados ámbitos y que tienen una estructura determinada y explícita por su carácter especial. Sin duda, el hecho de conocer el formato de esos documentos facilitará enormemente la labor de traducción, permitiéndonos mantener la forma sin problemas, centrándonos en el contenido.

En el entorno laboral de una empresa se producen todo tipo de documentos, pero vamos a hacer hincapié en tres de ellos:

Comunicado interno

Los hay de varios tipos: memorándum, circulares, etc. Todos ellos facilitan la comunicación interna dentro de una empresa y son importantes, no solo por la información que transmiten, si no porque se convierten en la “memoria” de la empresa, donde quedan registradas las decisiones, cambios o actuaciones de la misma. Han de ser claros y breves, dotados de un tono informal. Se dividen en:

– Logotipo: No es necesario añadir datos de la empresa.

– Encabezamiento: en el centro, debajo de la fecha y el nombre y cargo del emisor. Indica el asunto del documento.

– Cuerpo: Se desarrolla el contenido.

– Cierre: Despedida informal, no es obligatoria la firma.

Carta

En el entorno empresarial han de ser breves y precisas y se caracterizan por su claridad. Es conveniente que impliquen cierta cercanía, evitando una fría formalidad demasiado oficial. Su composición es bien definida:

– Destinatario y dirección.

– Fecha, encabezamiento e introducción (escueta presentación del emisor y motivo de la carta).

– Asunto a tratar.

– Conclusión (con listado de los puntos importantes si se quiere).

– Despedida y firma.

Al enfrentarse a la traducción de una carta hay que tener especial precaución con la alternancia en los tiempos verbales; mantener el tratamiento y evitar la alternancia en el registro.

Presentación

Denominada Slide Show consiste en presentar información escrita acompañada de imágenes y pensada para ser observada, no únicamente leída. También puede hacerse con vídeos, pero en nuestro caso nos centraremos en las que llevan contenido de texto. Estas presentaciones se rigen por una serie de normas:

– El texto ha de distribuirse en párrafos cortos y en ellos la información se distribuye en segmentos con viñetas.

– Conviene que las frases sean cortas (de 8 a 12 palabras).

– Usar gráficos en lugar de tablas y aprovechar los recursos gráficos.

Puesto que la idea es aprovechar el impacto de lo visual y a la vez transmitir un mensaje hay que tener cuidado a la de traducir este tipo de documentos, pues siempre hay que tener en cuenta la imagen que acompaña al texto y la importancia del contexto. Igualmente hay que prestar atención a que la interactuación entre lo visual y lo escrito se mantenga una vez trasladado el mensaje al otro idioma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *