Hoy hablamos de la interpretación… sanitaria

Como ya te hemos contado en otros artículos del blog de ABC Translink, los intérpretes tienen una profesión sumamente exigente. No sólo deben conocer a fondo los idiomas involucrados en el proceso de interpretar, sino que tienen que tener unos nervios a prueba de bombas, una templanza envidiable y una capacidad de concentración excelente. Pues bien, dentro del amplio sector de la interpretación, hay unos profesionales que, además, soportan la presión añadida de que sus palabras pueden afectar a la salud de los seres humanos. Hablamos de los intérpretes especializados en ciencias de la salud y que desarrollan su labor en el ámbito sanitario. Hoy en el blog de ABC Translink intentamos entender un poco mejor a los profesionales que se han especializado en el ámbito de la interpretación sanitaria, hablando de dos de los problemas intrínsecos de su profesión.

interpretación-sanitaria-ABCTranslink

El estrés negativo.

Uno de los riesgos laborales al que está expuesto un intérprete sanitario es tan común a nuestra sociedad del siglo XXI que muchas veces minimizamos su importancia: el estrés. Este estrés negativo que puede sufrir un intérprete sanitario no se debe solamente al exceso de trabajo, sino a la exposición diaria a situaciones terminales, dolorosas o difíciles por las que atraviesan al comunicar a los pacientes o sus familias las malas noticias sobre la evolución de su enfermedad. Es importante, así, que el intérprete profesional que trabaje en centros sanitarios se entrene específicamente para afrontar situaciones dolorosas y que adquiera estrategias psicológicas que le permitan interponer una barrera entre sus emociones y las de los pacientes con los que trabaje.

El argot profesional.

Otro de los problemas a los que se enfrentan los intérpretes sanitarios es la dificultad de interpretar correctamente los términos médicos, el argot profesional, de una lengua a otra. Aunque el intérprete sanitario sea médico o enfermero y maneje perfectamente su argot profesional en un idioma, debemos tener presente que su trabajo se dirige a personas – pacientes o familiares – que no manejan ese código lingüístico, personas que necesitan informarse de síntomas, dolencias y soluciones en un lenguaje accesible y comprensible.

Algunas recomendaciones que, en este sentido, podemos ofrecer a los nuevos intérpretes sanitarios desde la experiencia de ABC Translink en el ámbito de la interpretación:

– Leer documentación médica de todo tipo en el idioma destino de la interpretación (libros, revistas, páginas web, etc.).

– Intentar mantenerse al corriente del estado de la medicina y la salud (fármacos, tratamientos, técnicas, etc.,) en los países de procedencia del grueso de los pacientes con los que trabaja.

Hablar con el equipo médico del paciente para aclarar al máximo todos los detalles del caso antes de conversar con el paciente o su familia.

 

¿Te decidas al sector de la interpretación sanitaria? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *