La cursiva, usos y costumbres

Otra gran desconocida de la lengua escrita. La también llamada itálica es empleada de “aquella manera” en muchas ocasiones, por lo que vamos a resumir los usos adecuados de este resalte.

Por cierto, en los textos o fragmentos escritos en cursiva se utilizará la grafía redonda para sustituir a la función de resalte; y se aconseja poner en cursiva los paréntesis, solo si todo el texto que contienen está resaltado.

TÍTULOS

• Literatura: cualquier obra literaria (narrativa, teatro, manuales científicos, obras técnicas).

• Obras de arte que engloban: pintura, música, títulos de canciones, esculturas, etc.

• Creaciones audiovisuales: películas, series y programas de televisión, radio…

NOMBRES PROPIOS

• Los nombres propios con mayúscula no suelen llevar cursiva (tampoco negrita). Los apodos o pseudónimos van en cursiva si siguen al nombre y aunque vayan entre paréntesis; por el contrario pierden el resalte cuando van separados.

• Los nombres científicos, latinos o latinizados de animales o plantas llevan cursiva y la primera letra en mayúscula.

OTROS USOS

• Se pueden marcar con cursiva partes o fragmentos del texto sobre los que se quiere hacer hincapié.

• Cualquier palabra a la que siga su definición o una nota explicativa ha de ir en cursiva.

• Las palabras de idiomas extranjeros que se incluyen en el texto en la lengua original se marcan en cursiva. Si el texto es coloquial no es necesario distinguir las que están aceptadas y son de uso común.

• Igualmente, las palabras que se escriben mal intencionadamente o que pertenecen a dialectos o jerga se escriben en cursiva para indicar que pertenecen al ámbito del argot.

• Las letras que pertenecen a fórmulas matemáticas (no así las de las del campo de la química): a + b = c.

• Las letras que representan magnitudes se marcan en cursiva para diferenciarlas de los símbolos de unidades de medida (litro, metro, etc.).

• Los ejemplos que se incluyen en los textos: por ejemplo, esta línea.

• Las palabras terminadas en –um que están integradas en nuestro idioma no se consideran latinismos, por lo que no han de marcarse con cursiva, el resto si es necesario: referéndum, a posteriori.

• Los avisos que remiten a otra parte dentro de la misma obra van en cursiva, al igual que el resto de textos accesorios, que se resaltan con paréntesis u otro tipo de fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *