¿Sabes lo que es la subtitulación?

¿Prefieres ver películas dobladas o películas subtituladas? Como te contábamos en nuestro artículo  “La traducción audiovisual, mucho más que palabras”, en España la mayoría de productos audiovisuales pasan por un proceso de  doblaje, pero también hay una parte de productos que consumimos subtitulados. Reportajes, vídeo clips, entrevistas, cursos de formación a distancia, videojuegos, etc.,  son algunas de las piezas audiovisuales que antes de su comercialización pasan por un proceso denominado subtitulación, una fase más del trabajo audiovisual en el que la figura del traductor adquiere un especial protagonismo.

Traducción de subtítulos

Algunas personas piensan que traducir las líneas de texto que aparecen bajo las imágenes no tiene mucho mérito. Nada más lejos de la realidad: si preguntas a un traductor audiovisual profesional te dirá que es un trabajo más complejo de lo que parece. Traducir los subtítulos no consiste en trasladar de un idioma a otro las palabras literales de los diálogos sino interpretar las frases y adaptarlas tanto al estilo del producto audiovisual, como a su ritmo, su objetivo y, muy importante, al lugar geográfico en el que se consumirá el producto final.

Veamos algún ejemplo de subtítulos que podrían mejorarse:

subtitulo mal traducido 1

subtitulo mal traducido 2

subtitulo mal traducido 3

Como ves, la traducción de subtítulos exige al profesional:

– Conocer bien el producto que debe subtitular: sus objetivos, ritmo, personajes, tono del discurso, jerga de los personajes, etc.

– Hacer una intensiva labor de localización previa: por ejemplo, es muy diferente traducir del inglés al español de España que al español de Argentina.

– Dominar completamente tanto el idioma original como el idioma final de traducción: vocabulario, gramática, sintaxis, dialectos, juegos de palabras, etc.

– Respetar al máximo el sentido original del guión audiovisual: intentando que los subtítulos no distorsionen elementos clave como son la trama, el sentido del humor, las características propias de cada personaje, etc.

– Ajustarse muy bien al espacio y el tiempo: cada subtítulo debe ocupar un máximo de dos líneas y adaptarse para ser leído en un máximo de 6 segundos.

¿Necesitas subtitular algún producto audiovisual?

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *