Recursos literarios y figuras retóricas

Los traductores y correctores literarios de ABC Translink saben bien que moverse por el océano de las figuras retóricas puede ser complejo. Hay tal diversidad de recursos literarios que hemos escogido los que nos han parecido más interesantes y los hemos intentado organizar en secciones para tener un pequeño esquema que nos guíe entre matices, apreciaciones y variedades.
Las figuras retóricas son esenciales en la literatura. No nos percatamos de su presencia, pero ahí están. Desde el punto de vista de una traducción o corrección literaria tenerlas presentes es esencial, pues si no captamos su intención el sentido o la intencionalidad del texto puede perderse en la traducción.
Recursos de ámbito gramatical
Estas figuras retóricas aprovechan la sintaxis y los aspectos morfológicos para jugar con los matices de significado:
• Anáfora: consiste en repetir al comienzo de cada frase o verso la misma palabra. La blanca luna, la blanca nieve y la blanca mirada.
• Anadiplosis: en este caso la repetición se sitúa al final del verso y al comienzo del siguiente. Por fin se pone el sol, sol ardiente e implacable.
• Asíndeton: se logra omitiendo las conjunciones que normalmente se utilizarían para dar empaque a una oración. Corre, salta, vuela; crece, aprende, vive.
• Concatenación: las oraciones comienzan con el mismo término con el que finalizan las anteriores, enlazando todas en una sucesión. Lentas pasan las horas, horas eternas y vacías, vacías, lúgubres y solitarias.
• Derivación: uso de varias palabras que tienen en común el mismo origen semántico y comparten la misma raíz. Si volviesen, volverían y por ello volveré para que vuelvas.
• Polisíndeton: En este caso reiteramos varias veces la misma conjunción. Y se decidió, y se levantó, y por fin habló.
Recursos de ámbito fonético
En este caso, encontraremos figuras que aprovechan la fonética para lograr mayor sonoridad:
• Aliteración: consiste en repetir sílabas o sonidos en varias palabras de la misma oración o verso. La suave y sonora suerte se serenó en sus ojos.
• Calambur: aprovechando la entonación de las sílabas en las que hacemos hincapié obtenernos distintos significados de una palabra, jugando con el sentido de nuestra frase. No es mera si se esmera.
• Epanadiplosis: se repiten la misma palabra tanto al comienzo como al final de la frase o verso. Llegué sin saber cómo, pero al final llegué.
• Epímone: consiste en reiterar varias veces la misma palabra o frase a lo largo de un poema o fragmento.
• Onomatopeya: este recurso se basa en sonidos que se producen en la realidad o en ruidos que asociamos con determinadas acciones o estados de ánimo. De esta manera conseguimos evocar esas sensaciones con palabras escritas:
o Sonidos de animales: miau, guau, muuu
o Ruidos relacionados con la comida: glup, gluglú, ñam
o Sonidos de golpes: crash, paf, plaf, Zas
o Ruidos de aparatos o sonido ambiente: bla-bla, ding- dong, jajaja, piipii, riiing, toc-toc
• Paranomasia: típico recurso que vemos en los trabalenguas, en el que recurrimos a palabras de sonoridad y pronunciación casi idéntica para jugar con el sentido. El gato lamió la gota en su plato de plata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *