¿Por qué un servicio de corrección?

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Hace unos meses, cuando renovamos los contenidos de nuestra página web decidimos incorporar un servicio denominado corrección de estilo.

La corrección ya formaba parte de nuestra cartera de servicios desde que nacimos como empresa, pero nos pareció buena idea destacarla y explicar a nuestros clientes en qué consiste y por qué es tan importante.

A ver, una reflexión: ¿crees que los escritores de libros se corrigen solos sus textos? ¿Crees que los políticos o sus redactores corrigen ellos mismos los discursos que escriben? ¿Y los periodistas y los artículos que se publican en medios de comunicación serios?

La respuesta es “no”.

 

ORRECCION_ABCTRANSLINK

Para que una escritura sea de calidad necesita que intervengan en su elaboración tres figuras.

– Redactor o escritor.

– Corrector.

– Editor.

La función del escritor es obvia: plasmar sus ideas en papel de forma convincente y creíble.

La función que lleva a cabo un corrector es bien conocida: responsabilizarse de que cada palabra esté correctamente escrita desde el punto de vista ortográfico, lingüístico y gramatical.

La función del editor es algo más desconocida: debe revisar los textos de forma que sean coherentes, que las palabras y las expresiones estén correctamente colocadas en función de la intencionalidad, que las líneas temporales y de argumento no se rompan, que exista coherencia entre las diversas partes del texto, y un largo etcétera.

¿Y qué ocurre en una escritura de calidad traducida?

En el proceso de traducción de un texto intervienen no tres, sino cuatro figuras, a saber:

– Redactor o escritor.

– Traductor.

– Corrector.

– Editor.

Como ves, el proceso anterior se complementa con la figura de un traductor profesional, pero en ABC Translink seguimos incorporando el trabajo de dos importantes figuras profesionales: el corrector y el editor.

 

Estas figuras son fundamentales en el proceso de traducción de tus textos por varias razones, destacamos dos:

– Garantizan que tus ideas se trasladan fielmente de un idioma a otro, con su idiosincrasia y giros idiomáticos propios y, lo más importante, sin incurrir en faltas de ortografía, fallos idiomáticos o malos entendidos.

– Aseguran que no lanzas al mercado contenidos inexactos o directamente erróneos. Faltas de ortografía, ausencia de coherencia o confusión de términos son algunos de los errores sintácticos, gramaticales y de estilo que afectan negativamente a la imagen de tu empresa a nivel internacional.

¿Qué opinas? ¿Crees que una mala traducción puede afectar negativamente a la imagen de tu empresa en el mercado?

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *