Archivo de la etiqueta: Alfabetos

Alfabetos del mundo III: Abyad (Abjad) primigenios

Los alfabetos denominados abyad son aquellos que solo están formados por consonantes. Esa nomenclatura  proviene de las cuatro primeras letras del originario alfabeto árabe (alif, ba, yim, dal). Entre los expertos hay discusiones sobre a qué alfabetos denominar así, por lo que hablaremos de dos grupos:

  • Abyad vocálicos: aquellos que con el tiempo fueron desarrollando símbolos para los sonidos vocálicos o creando signos que representaban las vocales y que se colocaban sobre las letras.
  • Abyad puros: los que solamente tenían representación para las consonantes.

Ya vimos que la escritura cuneiforme fue utilizada por muchas lenguas distintas como expresión escrita. Los alfabetos Abyad fueron usados, principalmente, por los idiomas semíticos. Esta especialización se explica por el hecho de que las lenguas semíticas tienen unas características morfológicas y gramaticales concretas que facilitan la lectura de este tipo de alfabetos únicamente consonánticos.

El alfabeto primigenio abyad más importante es el fenicio, que durante el siglo IX a.C. y gracias al comercio, se extendió y difundió a lo largo del Mediterráneo, siendo adoptado (al igual que ocurrió con el acadio) por muchos otros pueblos que acabaron adaptándolo a las necesidades de sus idiomas no semíticos. El hecho de que fuera un alfabeto fonético en el que cada signo representara un sonido hizo que fuera más fácil aprenderlo, adaptarlo y que permitiera una comunicación más fluida, a diferencia de los jeroglíficos.

El fenicio era un abyad puro, pues ni siquiera las vocales largas se representaban, no ya los signos que representan las vocales cortas. El sistema de escritura era similar al cuneiforme. Se usaba un objeto punzante para hacer las marcas, que solían ser angulosas y rectas pero que fueron evolucionando y tomando un aspecto más redondeado.

La influencia del alfabeto fenicio es incuestionable, pues de este sistema de escritura derivan otros alfabetos que posteriormente fueron muy utilizados y que se asentaron definitivamente (tras un proceso de desarrollo y evolución) como el griego, el etrusco, el latino, el árabe y el hebreo.

Otros alfabetos abyad son:

  • Arameo: este fue otro pueblo que adaptó el alfabeto fenicio a su idioma a lo largo del siglo VIII a.C. y del que derivarían el hebreo y el árabe primigenios. Arameo
  • Siriaco: utilizado desde el siglo II a.C. era un derivado del arameo. En origen abyad puro, posteriormente se dividió y aparecieron nuevos alfabetos como el siriaco oriental (caldeo) y el occidental (maroní).
  • Ugarítico: lengua utilizada en la zona que ocupa la actual Siria durante el siglo II a.C. es uno de los sistemas alfabéticos más antiguos conocidos. Compartía muchas características con las lenguas semíticas y usaba un abyad cuneiforme. Abyad

Escritura: primeros alfabetos

Aunque existen ciertas dudas sobre que civilización fue la que desarrolló en primer lugar un conjunto de letras que se pudiera considerar un alfabeto, vamos a mencionar algunos de los sistemas de escritura más antiguos que conocemos.

ESCRITURA CUNEIFORME

Esta grafía fue empleada por los sumerios (pueblo asentado hacia el 3000 a.c. en la zona que riegan el Éufrates y el Tigris) a los que algunos atribuyen la creación del primer sistema de escritura. Aparentemente las relaciones comerciales y la necesidad de llevar un registro de las transacciones económicas influyeron de manera importante en la aparición de este primer conjunto de letras.

Como todo alfabeto, la escritura cuneiforme implicó la creación de símbolos a los que se otorgaba un significado que las personas que fueran a utilizarlos debían aprender. En un principio, los pictogramas eran simples, de una sola línea, dispuestos en diversas posiciones. Más adelante esas líneas se fueron complicando, añadiendo otros rasgos que ampliaban su significado, ya que los pictogramas simples no facilitaban la expresión de ideas abstractas o verbos compuestos, por lo que se empezó a utilizar signos con correspondencia fonética o silábica. Es decir, los prototipos más rudimentarios puramente pictográficos que representaban objetos o figuras fueron evolucionando hasta desarrollar logogramas y formas más complejas.

La escritura sumeria pervivió y fue adoptada y utilizada, por otros pueblos que la modificaron para que se adaptase a sus necesidades, dadas las diferencias lingüísticas entre los idiomas. Ese es el caso del ugarit, el hitita o el persa aqueménida.

Igualmente, los acadios utilizaron este alfabeto, pero debieron adaptarlo pues su lengua era semítica mientras que el sumerio es una lengua aislada sin una filiación clara. El idioma acadio y su escritura cuneiforme se consolidaron en el siglo II a.C. convirtiéndose en la vía común de comunicación de diversos pueblos (asirios, babilónicos) y gracias a la abundancia de textos y a su similitud (mayor que la de la lengua sumeria) con idiomas que surgieron posteriormente y que pertenecían a la misma familia (árabe, hebreo) se ha podido estudiar en profundidad. La palabra cuneiforme deriva del término latino cuneus  y se utilizó para designar a estos símbolos debido a su forma de cuña. Estos se grababan en tablillas de arcilla húmedas. Posteriormente, los acadios usaron también piedra y metal.

Alfabetos, más allá del abecedario latino

Si, además de nuestro alfabeto de toda la vida existen muchos otros que se utilizan con regularidad pero que solo nos suenan por ver sus letras tatuadas en el brazo del vecino. Nada sabemos de sus características, más allá de que nos parecen estéticos.

Para intentar aproximarnos a esos símbolos desconocidos, el blog de ABC Translink os propone un breve recorrido por la historia de la escritura y de los otros alfabetos que pueblan la Tierra.

A lo largo de la historia de la Humanidad se han creado muchas lenguas y algunas de ellas han cambiado hasta transformarse en otras nuevas o han desaparecido, perdidas o absorbidas. En los comienzos de nuestra aventura, la comunicación era exclusivamente oral y en muchas comunidades o lugares así continuo siendo durante distintas épocas. Pero en un momento dado, alguien, guiado por la necesidad, creó la escritura, desarrollando una serie de símbolos que con el paso del tiempo se convertirían en las letras que usamos en la actualidad.

Sin duda el alfabeto latino es el que predomina en la mayor parte de las lenguas y por ello es el que todos reconocemos pero, existen muchos otros tipos de grafías que comparten más o menos similitudes con la nuestra.

Desde los alfabetos más antiguos: jeroglíficos egipcios, cuneiformes; pasando por el griego o el hebreo; hasta llegar al chino o al Devanagari hindú. Quedan en el tintero otros de los que quizá no hayamos oído hablar, como el Mjedruli georgiano o el Tifinagh de los Amazigh del norte de África.

Aquí vemos un ejemplo de las palabras Rey y Toro, en distintas grafías antiguas:

SUMERIO                                    EGIPCIO                          HITITA                            CHINO
 

El término alfabeto proviene del nombre de las dos primeras letras griegas alpha y beta. Ambos nombres tenían su antecedente en las letras fenicias alp y bet. La palabra abecedario que en ocasiones utilizamos en nuestro idioma, es la procedente de nuestras tres primeras letras.

El inicio de lo que podemos llamar protoescritura se produce cuatro milenios antes de nuestra era y se basa en símbolos o figuras ideográficas que no se consideran letras como tal. Dos milenios después, surge en Siria lo que se estima como el primer conjunto sistematizado a modo de alfabeto representado por símbolos cuneiformes. De ahí va evolucionando y expandiéndose a través de las nuevas lenguas que desarrollan sistemas de escritura como el cananeo, el arameo, el hierático, el griego o el latín. De esos alfabetos antiguos se desarrollarán los que los utilizamos en este momento.

En cuanto a las grafías, se pueden hacer tres grandes grupos que luego se podrían subdividir o entremezclar.

  • Pictogramas: signos que representan objetos o símbolos de manera esquemática. La idea que subyace en el pictograma es que sea fácilmente reconocible (dentro de un contexto) sin tener que realizar interpretaciones.
  • Ideogramas: son imágenes o símbolos que representan ideas o entidades complejas. Normalmente se suelen combinar con otros símbolos que los complementen.
  • Letras: signos arbitrarios que representan fonemas y sonidos y que pueden escribirse aislados o agrupados.