Archivo de la etiqueta: Familias lingüísticas

Familias lingüísticas: excepcionalidades

LENGUAS ARTIFICIALES: El Esperanto

Esta “lengua internacional” fue creada, por L. Zamenhof en 1887, con la intención de que se convirtiera en un vehículo universal de comunicación. Aunque el número de hablantes que lo dominan no es muy alto, algunos traductores automáticos comienzan a incluirlo en sus bases de datos y se publican artículos en ese idioma en algunos medios digitales como Wikipedia.

El Esperanto está formado por un compendio de reglas tomadas de distintas lenguas, por lo que sus características son variadas: alfabeto fonético y latino con variaciones, predominio de los morfemas invariables de las lenguas aislantes, estructura gramatical de lenguas aglutinantes y la morfología de lenguas eslavas. El vocabulario se origina, principalmente, en las lenguas europeas por lo que nos puede recordar al francés o al inglés.

LENGUAS CRIOLLAS

Este término originario de la lengua portuguesa se refiere, entre otras cosas, a las personas de origen africano o europeo que nacieron o crecieron en las colonias de este país. Actualmente se usa, también, para denominar a la lengua hablada en determinadas zonas.

Estas lenguas están formadas en base a una lengua concreta que se ve muy alterada por una gran variedad de influencias, tanto fonéticas como semánticas y gramaticales. Las primeras comenzaron a aparecer durante los siglos XVI y XVII donde los países europeos establecían sus colonias y los idiomas de los amos, los esclavos y los nativos se mezclaban.

Aunque no se sabe con exactitud el número de lenguas criollas que existen en la actualidad, se calcula que rondan las 130. En Europa encontramos el yanito o spanglish, lengua hablada en Gibraltar, el resto se reparte por los otros continentes: Islas Mauricio, Islas Caimán, Guayana francesa, Haití, Guadalupe, Costa Rica, Venezuela, Belice, Islas Melanesia, etc.

Una curiosidad que los lingüistas han detectado, es que las lenguas criollas prosperan en las poblaciones que habitan islas o archipiélagos más que en las zonas continentales.

LENGUAS PIDGIN

Este término hace referencia a aquellos idiomas que surgen, artificialmente, por necesidades comunicativas puntuales de determinadas comunidades de hablantes.

Normalmente son idiomas sencillos formados por dos o más lenguas de diferente consideración que generan un nuevo idioma que utiliza el léxico de la lengua predominante y la fonología y gramática de la lengua menor.

Aunque no es el único motivo, los intercambios comerciales han generado la aparición de estos idiomas a lo largo de la historia. Algunos ejemplos de estas consideradas (según algunos erróneamente) lenguas francas son las que aparecieron el siglo XVII en Nueva Inglaterra, el lingoa geral de Brasil o el tok pisin de Nueva Guinea.   Un pidgin pasa a convertirse en una lengua criolla, cuando sus hablantes lo adoptan como lengua materna, pasando a utilizarse como un vehículo de comunicación dentro de una misma comunidad de hablantes y no solo entre grupos distintos, por necesidades concretas.

Familias lingüísticas: americana

En esta ocasión vamos a repasar las lenguas que forman la gran familia americana. Dividida en tres grandes grupos, hay discusiones sobre la forma de agrupar las subfamilias, como ocurre en otros casos en los que hay multitud de divisiones, dialectos y pequeños grupúsculos con pocos hablantes. Igualmente, estimar con precisión el número de lenguas y hablantes es complejo, pues muchas de las lenguas han desaparecido.

ESQUIMAL-ALEUTIANA:

Esta familia, que parece estar emparentada con la euroasiática, se distribuye por Alaska, Canadá y Groenlandia. Entre los idiomas que se engloban en ella podemos encontrar diversas lenguas esquimales. Aunque este término se desaconseja es comúnmente utilizado para referirse al conjunto de lenguas que hablan los distintos grupos étnicos (Inuit, Yupik, Yuit) y que se denominan de diferentes formas según su ubicación geográfica. Igualmente, encontramos lenguas como el sirenik, muertas tras la desaparición de sus hablantes.

Aunque hay diferencias, existen algunas características comunes compartidas por estas lenguas y sus dialectos. En su mayoría son idiomas polisintéticos con un elevado número de demostrativos, de adverbiales. Utilizan casos y un gran número de prefijos y posposiciones.

NA-DENÉ

Ubicada en Alaska y Canadá y algunos pequeños grupos aislados en EEUU reúne a unas 30 lenguas. La conforman el tlingit, el eyak, y la atabascana, cuyo más conocido exponente es el navajo. Algunos lingüistas incluyen en este grupo al Haida, aunque la controversia aun no se ha disipado.

Dentro de la subfamilia atabascana, quizá la más numerosa del continente en cuanto al número de lenguas que engloba, encontramos los varios idiomas hablados por los indígenas de norteamérica. Muchas de estas lenguas ya están en desuso, por que los grupos de hablantes han desaparecido o porque fueron absorbidas por otros dialectos. Las que pueden resultarnos más conocidas se engloban dentro del subgrupo de las atabascanas meridionales donde se incluyen el apache kiowa, el chiricaua o el navajo.

En estos idiomas abundan los sonidos velares, aspirados y laterales. También se observa la polisíntesis. La persona y el nº en los verbos se marcan con prefijos y el tiempo y el aspecto con sufijos. También hayay posposiciones.

AMERINDIA

Al igual que con los grupos anteriores, en esta subdivisión vamos a encontrar multitud de lenguas sobre las que solo hay datos aproximados y algunas reducidas a pequeños grupos de hablantes (de decenas de personas). No obstante, vamos a encontrar lenguas bastante conocidas dentro de este grupo, tanto en Centroamérica como en Sudamérica.

Las mayoritarias, por número de hablantes, son el quechua y el guaraní repartidos por Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Argentina y Brasil. Otros idiomas importantes son el araucano, el aimará de Argentina, Bolivia y Perú, el maya y el nahuatl hablados en México y Guatemala, y las lenguas de los indios americanos: hopi, comanche, dacota, siux, cheroqui, chipegua o mohawk.

Estos son idiomas aglutinantes, con una gran diversidad en el número de vocales 3 a 10. Igualmente muchas son ergativas con afijos verbales.

Lingüística: breve repaso por su historia y evolución

La lingüística es la ciencia que estudia, desde un punto de vista teórico, el lenguaje. Dentro de esta ciencia hay diversos campos de estudio y en el diccionario de la RAE podemos leer la definición de algunos:

– Lingüística aplicada: f. Rama de los estudios lingüísticos que se ocupa de los problemas que el lenguaje plantea como medio de relación social, especialmente de los que se refieren a la enseñanza de idiomas.

– Lingüística computacional: f. Inform. Aplicación de los métodos de la inteligencia artificial al tratamiento de cuestiones lingüísticas.

Lingüística evolutiva: f. lingüística diacrónica.

La evolución de las lenguas ha ido pareja a los acontecimientos históricos y al devenir del ser humano. Los inicios de la lingüística como campo de estudio se originan en la antigua Grecia donde se comenzó a teorizar sobre las distintas materías que luego conformarían esta disciplina, tales como la morfología, la sintaxis, la gramática o la retórica.

Hasta hace dos siglos la lingüística no es aceptada como una ciencia a tener en cuenta. Anteriormente se habían abierto determinadas áreas de estudio sobre la gramática, el origen o la división de las lenguas, etc., basadas en la reflexión y discusión, pero no existía una regularización y ordenación ni un método establecido que permitiera una homogenización de esos estudios.

En la época clásica, primero el Griego y después el latín fueron las lenguas más representativas del continente europeo y sobre ellas se realizaron estudios, pues eran el vehículo de expresión y de mediación entre los pueblos. En el Medievo, el latín siguió siendo la lengua de referencia, aun con más peso ya que fue la vía comunicativa de la iglesia. En aquella época la lengua culta quedó en manos de unos pocos encargados de transmitirla y ponerla por escrito, mientras que la población general se veía relegada a hablar dialectos o derivados del latín original.

Sin duda, el estudioso al que podemos considerar como uno de los primeros lingüistas es Prisciano, autor latino que vivió a caballo entre los siglos V y VI y que realizó uno de los primeros tratados importantes sobre esta ciencia llamado Institutiones Grammaticae, obra enorme que abarca aspectos fonéticos, gramaticales y sintácticos del latín.

Más adelante, en el renacimiento, los estudios de este autor se convertirían en la raíz en la que se basarían las posteriores investigaciones lingüísticas. Durante este periodo se realizan estudios especulativos y comienzan a aparecer académicos que publican obras de distintas materias relacionadas con esta ciencia como Dante Alighieri o Antonio de Nebrija, que realiza un obra de gramática castellana. Igualmente se irán escribiendo tratados relacionados con el origen de las lenguas y con otros idiomas hablados fuera de los límites de Europa.

Como hemos dicho, en la época moderna, la lingüística se instaura como una ciencia y el interés por el origen de las lenguas y como estas se interrelacionan lleva a realizar estudios comparativos de carácter etnográfico y antropológico dando lugar a lo que se conocería como Lingüística comparada. También se realizarán estudios sobre dialectología y sobre la diversidad de las lenguas.

Todos estos estudios y tendencias, no obstante, no resultaron suficientes para dar respuesta a multitud de cuestiones que los teóricos se planteaban. Surge, entonces, el Estructuralismo, que tratará de crear una metodología y sistematizar la investigación. El “lingüista” más representativo de este momento es Ferdinand de Saussure que será el que eleve esta disciplina a la categoría de ciencia reconocida. Con el tiempo, el “eurocentrismo” de estas corrientes se vio alcanzado por lingüistas que llevaron a cabo sus estudios en otros lugares como América, donde cobró relevancia Leonard Bloomfield.

Durante el siglo XX aparecerán diversas escuelas, algunas de ellas enfrentadas entre sí debido a sus postulados, que irán ampliando los estudios y teorías anteriores o inclinándose por nuevas ideas. Encontramos entre ellas al Generativismo representado por Noam Chomsky y su teoría de la Gramática Universal o la Escuela Funcionalista, opuesta al anterior y enarbolada por Simon C. Dik

En la actualidad, otras escuelas han ido apareciendo, reafirmando o rechazando anteriores postulados y manteniendo viva la discusión sobre multitud de cuestiones relacionadas con el lenguaje y el pensamiento humano.

Familias lingüísticas: indoeuropea

Esta gran familia lingüística es la más extendida en cuanto a número de hablantes y está formada por unas 150 lenguas que se reparten por la mayor parte de Europa y de algunas zonas de Asia.
La lengua original de la que proviene esta familia es el Protoindoeuropeo. Como dijimos, todas estas lenguas se engloban dentro de un conjunto porque comparten una serie de características gramaticales, sintácticas y semánticas. No solo encontramos esas enormes similitudes entre idiomas de la misma subfamilia, algo que podría parecernos lógico, sino que, en algunas ocasiones, las vemos entre lenguas de distintas subfamilias: en inglés, idioma de la subfamilia germánica, tenemos la palabra star (estrella) o brother (hermano) y en farsi, perteneciente a la subfamilia indo-irania esas mismas palabras muy similares setar y barodar.
Las lenguas indoeuropeas son, en general, no ergativas es decir, que marcan de manera distinta el sujeto y el objeto de los verbos transitivos e intransitivos. También se las denomina lenguas nominativas o nominativo-acusativo. La concordancia entre los nombres y los adjetivos se da en género, número y caso si es que el idioma declina.
Dentro de la familia indoeuropea encontramos una enorme variedad de lenguas y de alfabetos:
Albanesa: compuesta por el albanés y algunos dialectos que se hablan en los países donde su población se ha ido asentando. Utiliza una forma alterada del alfabeto latino.
Armenia: lengua hablada en Armenia y otras zonas donde la diáspora ha llevado a su población, tiene un alfabeto propio.
Báltica: rodeada de lenguas eslavas, a esta subfamilia pertenecen el letón y el lituano. Ambas utilizan una versión modificada del alfabeto latino.
Céltica: las lenguas celtas se concentran principalmente en las Islas Británicas donde encontramos el córnico, escocés, galés, irlandés y manés. La excepción es el bretón, ubicado al norte de Francia.
Eslava: dividida en tres grandes zonas
o Oriental: bielorruso, ruso, ucraniano. Las tres utilizan el alfabeto cirílico.
o Occidental: checo, eslovaco, polaco. Todas usan el alfabeto latino con modificaciones.
o Meridional: usan el alfabeto cirílico el bosnio, búlgaro macedonio y serbio; mientras que el croata, esloveno y montenegrino utilizan el latino modificado.
Germánica: afrikáans, alemán, danés, escocés, frisón, feroés, inglés, islandés, luxemburgués, neerlandés, noruego, sueco y el yidish (Israel).
Griega: griego. En la actualidad podemos encontrar descendientes de los idiomas hablados en la península Helénica como el tsaconio o el póntico. El alfabeto que usan actualmente es una evolución del que se usaba en la Grecia clásica.
Indoirania: extendida por un extenso territorio se compone de una curiosa variedad de idiomas
o urdu (Pakistan), utiliza una forma alterada del alfabeto persa.
o bengalí (Bangladesh), al igual que la siguiente subfamilia, usa un alfabeto derivado del sánscrito.
o cingalés (Sri Lanka)
o farsi (Irán), el persa es un alfabeto adaptado que proviene del árabe.
o kurdo (comunidades kurdas residentes en Iraq, Siria, Turquía, Irán y Azerbaijan). Dependiendo de donde se ubican, esas comunidades utilizan modificaciones del alfabeto árabe, cirílico y latino.
o nepalí (Nepal), utiliza un alfabeto devanagari.
o pashtu (Afghanistan), se escribe con una forma modificada del alfabeto árabe.
o Otros son idiomas que pertenecen a distintas etnias más o menos minoritarias: baluchi, dhivedi, osetio o romaní (minorías gitanas).
Latina: ubicadas principalmente en el suroeste de Europa, la forman el catalán, gallego, español, francés, italiano, occitano, rumano y sardo.

Familias lingüísticas: protolenguas

Uno de los requisitos básicos que ha de tener un corrector o traductor que trabaje con textos de cualquier tipo es una amplia comprensión de las estructuras internas de las lenguas que maneja. Cualquiera de los profesionales que trabajan con ABCTranslink sabe que sin entender las características que hacen a una lengua de determinada manera, no se pueden discernir las diferencias con otras lenguas que, al fin y al cabo, es lo que permite alcanzar el dominio de cada una de ellas.
Sin duda la práctica y la experiencia son esenciales y se van consiguiendo con el tiempo, pero sin esa base inicial de conocimiento no obtendremos buenos resultados en nuestras traducciones o correcciones.

Para adentrarnos un poco en el tema de las características de las lenguas, vamos a hablar de las Familias de lenguas:

Estas son un conjunto de idiomas que comparten un origen lingüístico y que tienen, por lo tanto, una serie de rasgos comunes.
Ese origen compartido se denomina Protolengua, de la que no quedan rastros escritos. Es a través de sus descendientes y sus peculiaridades comunes como obtenemos un bosquejo de lo que podría haber sido ese idioma común originario. Con el tiempo, esas “lenguas madre” se fueron dividiendo, dando origen a dialectos y variaciones que con el uso se fueron convirtiendo en los antepasados más cercanos de los idiomas que hablamos en la actualidad.

Evidentemente ese proceso es lento y su recorrido complejo, pasando por distintas etapas en las que las distintas influencias culturales, de otros idiomas, van dando forma y haciendo evolucionar a las lenguas existentes en cada lugar.
El devenir de la historia y los acontecimientos que han sucediendo tienen mucha importancia sobre la formación de nuestros idiomas: guerras, conquistas, migraciones, viajes de exploración, todo ello ha permitido el mestizaje y la influencia mutua entre las lenguas. De hecho, a lo largo de los continentes podemos encontrar familias de lenguas muy dispersas geográficamente, idiomas que no tienen relación con sus vecinos, etc.

Dentro de una misma familia lingüística hay multitud de lenguas distintas, algunas tan diferenciadas entre sí que son completamente ininteligibles (español y alemán). Entre otras es más fácil ver similitudes (español e italiano), tanto a nivel semántico como fonético. No obstante, si se realiza un estudio más profundo se pueden encontrar semejanzas estructurales, morfológicas o semánticas compartidas que no aparecen en las lenguas pertenecientes a otras familias.

Las familias lingüísticas que existen en la actualidad están divididas siguiendo esos criterios de procedencia común y de reconstrucción de la protolengua:

  1. Euro – Asiática
    • Indoeuropea
    • Caucásica
    • Urálica
    • Paleosiberiana
    • Altica
    • Dravídica
    • Daica
    • Sinotibetana
  2. Africana
    • Cámito-semítica
    • Niger-Congo
    • Nilo-sahariana
    • Joisana
  3. Oceánica
    • Austronesia
    • Indopacífica
  4. Americana
    • Amerindias
    • Esquimal-Aleutiana
    • Na-Dené
  5. Australiana
    • Aborígenes
  6. Aislada
    • Euskera