Archivo de la etiqueta: Formación de palabras

Formación de palabras: abreviaturas y símbolos

Terminamos el repaso que comenzamos con las siglas hablando sobre las abreviaturas y los símbolos. Sin duda la mayoría de la gente puede reconocerlas en los textos, pero también es cierto que en muchas ocasiones es el contexto el que nos indica su significado, pues si no estamos acostumbrados a utilizarlas podemos tener problemas para reproducirlas.

Cualquier traductor o corrector, especialmente aquellos especializados en documentos oficiales o jurídicos, sabe que hay que prestar atención a su escritura, pues hay que cerciorarse de que no falta ninguna letra y de que los puntos están colocados correctamente.

Una abreviatura es la representación gráfica de una palabra o grupo de ellas que se reduce eliminando sílabas o letras. Normalmente llevan punto de cierre. Para considerarse como tal al menos dos caracteres han de ser eliminados, incluso tres si la palabra es larga.

Hay que recordar que si la abreviatura hace referencia a una palabra marcada en cursiva, debe mantenerla.

Características según su formación

Las abreviaturas pueden formarse siguiendo dos sistemas diferentes: contracción y truncamiento y dependiendo de ello se atienen a determinadas normas:

  • La contracción consiste en eliminar los caracteres centrales dejando los más relevantes del principio y final de la palabra: Pág. (Página), Bibl. (Biblioteca), apdo. (apartado).

Estas pueden formar el femenino añadiendo una –a, una a volada, o una a subrayada.

El plural lo forman añadiendo –s o -es según las reglas generales del plural.

  • El truncamiento se logra suprimiendo sílabas o letras del final. En esta opción la abreviatura nunca debe terminar en vocal: Atte. (Atentamente), Cnel (Coronel), Dña. (Doña).

El femenino se forma con una a volada que puede ir subrayada o no.

Para el plural añaden una -s. Si la abreviatura está formada por una sola letra estas se duplican para lograr el plural: VV.AA. (Varios autores).

Si se siguen estos criterios y se tienen en cuentas estas características se podrían crear nuevas abreviaturas que cumplirían con los requisitos gramaticales y ortográficos.

SÍMBOLOS

Aunque algunos pudieran confundir, tras un primer vistazo, algunos símbolos con abreviaturas, cuidado, pues no tienen nada que ver desde el punto de vista ortográfico.

Lo símbolos son abreviaciones provenientes del ámbito científico-técnico que se forman con letras o signos no alfabetizables. Por ello, a diferencia de las abreviaturas, nunca llevan tilde, no tienen plural y no añaden un punto de cierre.

Normalmente se crean utilizando la primera letra de la palabra o palabras que formen la expresión. Si es necesario evitar equívocos debido a coincidencias, se añade una segunda letra: Fe (hierro), F (flúor).

Formación de palabras: acrónimos

Anteriormente hablamos sobre las siglas. Hoy vamos a recordar lo que convierte una sigla en un acrónimo.

Un acrónimo es una palabra formada por la conjunción de elementos provenientes de otras palabras o una sigla que puede leerse como una palabra normal. En algunos casos, y con el tiempo, los que son legibles dejan de escribirse con mayúsculas y pasan a formar parte del léxico ordinario.

Formación

Al igual que ocurría con las siglas, los acrónimos se forman a partir de las iniciales de las palabras núcleo de la expresión que los origina. Igualmente se omiten preposiciones y artículos, conjunciones, salvo que sean necesarias para permitir su lectura, en cuyo caso se mantienen. OPEP (Organización de los países exportadores de petróleo).

Género y  número

En el momento en que los acrónimos se convierten en palabras “normales” forman el plural siguiendo las normas establecidas.

En cuanto al género, y al igual que las siglas, los acrónimos mantienen el género de la palabra núcleo de su expresión. No obstante, la mayoría de los que pasan a formar parte del vocabulario establecido adoptan el género masculino.

Ortografía

Los acrónimos convertidos en palabras admiten la división al final de la línea. También se acentúan siguiendo las reglas generales: Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Muchos de los acrónimos que se han incorporado a nuestro lenguaje provienen de palabras extranjeras, principalmente del inglés y llevan en nuestro vocabulario mucho tiempo, sin que seamos conscientes de su verdadero origen, de que en un principio eran un conjunto de iniciales que parecían una palabra. Es el caso de términos como Láser cuyo germen es: Light amplification by stimulated emission of radiation o Radar que proviene de la expresión: Radio Detection And Ranging.

Como comentábamos en relación a las siglas, la mayor parte de los acrónimos proviene de nombres de entidades, asociaciones o empresas. Con el tiempo, también han empezado a florecer los acrónimos relacionados con el mundo de la tecnología o la informática. Os dejamos un breve listado de ejemplos:

Mapfre. Mutualidad de la Agrupación de Propietarios de Fincas Rústicas de España

Ovni. Objeto volador no identificado

NASA. National Aeronautic and Space Administration

Nascar. National Association for Stock Car Auto Racing

OTAN. Organización del Tratado del Atlántico Norte. (NATO en sus siglas en inglés: North Atlantic Treaty Organization)

PIN. Personal Identification Number


BIOS. Basic Input Output System


WLAN. Wireless local area network

RAID: Redundant Array of Independent Disks


VPN. Virtual Private network (RPV en español red privada virtual)

Modem. Modulator Demodulator

Ram. Random Access Memory

Sata. Advanced Technology Attachment