Archivo de la etiqueta: Nuevas tecnologías y traducción

Post-edición de documentos

La traducción automática con post-edición está cada vez más en boga.

Desde los años noventa, los avances informáticos y tecnológicos han hecho que los ordenadores se conviertan, cada vez más, en una parte esencial de la vida empresarial y profesional. La aparición de nuevos software de traducción automática, la mejora de las herramientas ya existentes, el aumento a nivel global de la demanda de estos servicios y la disminución de costes que implica este recurso permiten estimar que en el futuro la post-edición de textos automáticos generados por máquinas podría imponerse o al menos equipararse a la traducción y edición tradicionales.

No se puede negar que la automatización e informatización de algunas tareas proporciona comodidades y rapidez a la hora de realizar determinadas tareas, pero, por el momento, las máquinas no pueden sustituir enteramente al ser humano. Por ello, es necesario el traductor/post-editor.

En el ámbito del lenguaje y la comunicación la traducción automática sigue necesitando de la intervención de profesionales humanos, que realicen servicios de post-edición y que se aseguren de que los textos no solo sean comprensibles, sino que cumplan su objetivo comunicativo observando los estándares de calidad.

En cuanto a la capacitación que debe tener un profesional que se enfrente a estas nuevas formas de traducción automática de textos hay divergencias: traductores con conocimientos de edición, personas bilingües con experiencia en la corrección de textos. Lo que sí está claro es que hay una serie de cuestiones clave que se deben observar a la hora de realizar la traducción automática con post-edición:

◦  Los servicios de post-edición se utilizan cuando el texto generado automáticamente no alcanza la calidad requerida.

◦  El texto pos-editado se reenvía para que el software implemente los cambios y mejore con cada corrección.

◦ Existen dos niveles de pos-edición: simple y completa, dependiendo del grado de intervención del profesional. 

◦ El estilo, la gramática, la sintaxis o la literalidad son aspectos de la comunicación en los que la máquina no puede, aún, sustituir al ser humano. Como profesionales de gran experiencia nos aseguramos de estar al tanto de estas evoluciones y de formarnos en los nuevos campos que se van abriendo en el ámbito de la traducción/edición para poder ofrecer un servicio de post-edición de la mejor calidad; que cumpla con los estándares, las expectativas y las necesidades de nuestros clientes y que mejore la comunicación.

Inteligencia artificial y traducción

Los oficios de traducción e interpretación han evolucionado enormemente gracias al uso de la tecnología y la inteligencia artificial. Los algoritmos de aprendizaje simulan el razonamiento y la estructura del lenguaje humano. De esta manera los errores gramaticales y de composición se reducen al mínimo con estas herramientas. Aún así, el factor humano es imprescindible para crear documentos que sean legibles y coherentes. Los traductores dotan a los textos de una riqueza inmensurable que es imposible de replicar incluso por los programas más potentes de traducción.

Para ofrecer un gran servicio de traducción no basta con conocer a la perfección el idioma de origen y de destino. Un buen traductor debe estar actualizado, conocer el sector del documento y combinar los programas de traducción para ofrecer a nuestros clientes la mejor versión de su texto original. Nuestros procesos de selección son duros y difíciles, pero solo podemos permitirnos contratar a los mejores profesionales.

Nuestros clientes nos exigen la máxima calidad y es nuestra obligación y nuestro deber mantener los más altos estándares en nuestros servicios. Particulares y grandes empresas de todo el mundo saben que contratar nuestros servicios de traducción es garantía de que obtendrán la mejor traducción del mercado.

Nos sentimos orgullosos, por tanto, del trato personal que ofrecemos a los clientes, la comunicación directa que establecemos con ellos, así como de nuestros plazos de entrega. Trabajamos con diligencia y nos mantenemos actualizados con las últimas tecnologías aplicadas a la traducción. Si se busca el compromiso con la calidad y la rigurosidad en el trabajo, somos la mejor opción en servicios de traducción. ¡Contacta con nosotros!

Calidad: el hándicap de la traducción automática

En los últimos años se han desarrollado muchas herramientas automáticas de traducción, pero ninguna alcanza el nivel de calidad requerido para prescindir de un traductor nativo. De hecho, esta automatización impulsada por la inteligencia artificial ha disparado la contratación de expertos supervisores y revisores.

La inteligencia artificial sigue cometiendo errores fundamentales que pueden cambiar el sentido completo de una frase, dejarla sin sentido alguno o no traducirla por no detectar un error en el texto de origen.

La traducción automática suele ser muy precisa a nivel de oración, sin embargo, no debemos caer en la trampa de pensar que un texto traducido con una precisión alta palabra por palabra significa que la oración o el documento tengan sentido.

Los motores de traducción automática están mejorando cada día, mediante la evaluación de la calidad, la reducción de los tiempos de edición y la producción de resultados superiores. A pesar de todas estas mejoras, un cliente nunca aceptará una traducción literal o con errores gramaticales u ortográficos.

Actualmente está en auge un modelo que utiliza la traducción automática aplicando una evaluación de la calidad. Se trata de saber si una traducción automática es buena o mala sin intervención humana. Sin embargo, está comprobado que una traducción automática no puede alcanzar el nivel de fluidez humano ya que no tiene en cuenta puntos fundamentales como el tipo de público al que se dirige el texto, la ubicación geográfica (por ejemplo, español de España/español de México), estilo del documento en base a su tipología (comercial, jurídica, financiera).

Si desea contratar una agencia de traducción con traductores y revisores nativos especializados en todo tipo de áreas, no dudes en contactar con nosotros en info@abctranslink.com

¿Los traductores automáticos sustituirán a los humanos?

En nuestros perfiles de Facebook, Twitter y Google Plus solemos publicar mensajes y comentarios sobre la evolución, los fallos y las mejoras de los traductores automáticos. Hacemos ese seguimiento no solo porque estos programas son muy utilizados por parte de nuestros seguidores, sino porque sentimos cierta curiosidad por la posibilidad remota de que, algún día, estos programas informáticos sustituyan el trabajo que hacen los profesionales de la traducción y la interpretación.

Hoy en el blog de ABC Translink nos hacemos una pregunta que, en realidad, no tendrá una respuesta fiable hasta dentro de bastante tiempo: ¿Los traductores automáticos sustituirán a los humanos?


Traductores automáticos


La relativa fiabilidad de los traductores automáticos.

El otro día leí un artículo sobre traducción automática en uno de los blogs de traducción más interesantes que se publican actualmente: 20.000 lenguas”. En su texto y a modo de ejemplo, Olga Jeno anotaba un error que había detectado en el traductor automático de Google y que es más grave de lo que parece. En la traducción del inglés al español de la expresión it´s raining cats and dogs Google nos devolvía la frase lueve a cántaros (lueve en lugar de llueve). Hice la prueba por si el error ya había sido detectado y corregido por Google y no, ahí sigue.

errores Google Translate

Si lo piensas detenidamente, verás que este error es una auténtica lástima porque desmerece los avances que está haciendo el traductor de Google en una disciplina que marcará un antes y un después en la traducción automática: la semántica.

 

La clave: la traducción semántica.

La traducción semántica es uno de los retos de los programadores informáticos y una de las claves que, supuestamente, permitirían que estas herramientas sustituyeran a los traductores humanos.

Como dice el diccionario del DRAE, la semántica es la disciplina que estudia el significado de las unidades lingüísticas y de sus combinaciones. En el sector de la traducción cobra especial importancia la llamada semántica léxica, esa rama de la semántica que estudia en profundidad tanto el significado de la palabra en sí, como el significado que adquiere cuando se presenta unida a otras palabras. ¿Un ejemplo?: el que protagonizaba el craso error del traductor de Google It´s raining cats and dogs.

Conseguir que los traductores automáticos dejen de traducir literalmente las palabras es un objetivo que ya han alcanzado las mejores herramientas del mercado, pero todavía les queda mucho por hacer. Les falta ese conocimiento práctico que tienen los profesionales de la traducción con experiencia y, o más importante, carecen de la capacidad del ser humano de ponerse en la piel del escritor o del receptor del mensaje y moldear la idea para que llegue a buen término.

Los traductores automáticos son herramientas muy útiles también para los traductores e intérpretes, pero desde ABC Translink creemos que aún les falta mucho tiempo para desbancar a los seres humanos del fascinante trabajo de trasladar palabras y pensamientos de un idioma a otro.

¿Crees que en el futuro nuestra profesión desaparecerá absorbida por las máquinas? Deja tu comentario aquí, en un blog de seres humanos que se dedican con cuerpo y alma a la traducción, la interpretación y la corrección de estilo.

Traducir en la nube, ventajas e inconvenientes

Hace no tantos años, cuando algunos de los actuales traductores e intérpretes de ABC Translink estudiaban el oficio, la fotografía tipo de un traductor era la de una persona escribiendo a mano o a máquina y rodeada de, al menos, diez diccionarios y enciclopedias que le ayudaban en la traducción. Hoy en día (y afortunadamente) esta estampa ha cambiado radicalmente. Los traductores e intérpretes que trabajan en el siglo XXI lo hacen acompañados de un ordenador y una tableta, dos herramientas ligeras en las que cargan cientos de miles de datos en forma de enciclopedias, diccionarios, bases de datos, artículos, revistas digitales, etc. Además, cada vez más traductores eligen trabajar en la nube en lugar de hacerlo utilizando sus recursos y programas localmente, instalados en su propio ordenador.

¿Cuáles son las principales ventajas e inconvenientes que tiene para el traductor trabajar en la nube? Hoy vamos a intentar desvelarlo en tu blog de traducción e interpretación, el blog de ABC Translink.

traduccion-nube

Principales ventajas.

Como en ABC Translink nos gusta ser positivos, vamos a empezar hablando de las principales ventajas que tiene para el traductor trabajar en la nube. Es importante señalar que algunas de estas ventajas para el traductor también lo son para su cliente, para el receptor final del proyecto de traducción.

– Seguridad: siempre y cuando el traductor siga los consejos del proveedor de espacio y programas en la nube y proteja su trabajo con contraseñas seguras.

Menor inversión en software: todos los traductores y agencias de traducción deben invertir no sólo en la típica suite de Office o similar, sino en programas específicos de traducción, en herramientas TAO que apoyen su labor. Trabajando en la nube, el traductor utiliza un software ajeno por lo que se evita tanto comprarlo como actualizarlo.

– Menor inversión en gastos fijos: cuando la dirección de una agencia de traducción decide que sus traductores trabajen en la nube, se abre la posibilidad de que estos profesionales tele trabajen, es decir: se ocupen de sus proyectos de traducción desde la comodidad de su propio hogar. Contratar tele trabajadores ahorra a la agencia de traducción una importante serie de gastos fijos que muchas veces lastra la cuenta de resultados: alquiler de oficinas, compra o alquiler de equipos informáticos, facturas de luz, agua y teléfono, etc. Que un equipo de trabajo se reúna en la nube ahorra, además, esos gastos de viajes, dietas y hoteles que hasta hace cuatro días eran inevitables.

Principales inconvenientes.

– Seguridad: la primera ventaja que apuntábamos en el párrafo anterior es, también, el primer inconveniente de trabajar en la nube. Quieras que no, cuando un traductor trabaja localmente es completamente dueño de los contenidos que genera. Si es un profesional responsable, se ocupará de hacer copias de seguridad periódicas para salvaguardar sus proyectos de traducción de pérdidas fortuitas o robos intencionados. ¿Qué ocurre en la nube? Lógicamente, las empresas proveedoras de servicios en línea nos garantizan que los contenidos que generamos y albergamos en sus equipos jamás se perderán, pero ¿y si ocurre lo impensable? (o Lo imposible, haciendo un guiño a la fantástica película de J.A. Bayona). Solo nos basta echar un vistazo a las noticias sobre seguridad en la red para confirmar que la pérdida de datos está a la orden del día, ¿o no?

 – Dependencia absoluta de Internet: este mes de septiembre la todopoderosa red social Facebook ha caído dos veces. Aparte de las bromas que se han generado desde su competencia, Twitter, estos fallos ilustran perfectamente que Internet, la nube, se puede venir abajo en el momento menos pensado y sin que nosotros, o las grandes empresas, podamos hacer nada para evitarlo. ¿Qué consecuencias tiene para un traductor no poder acceder al proyecto en el que está trabajando? Muchas, pero la primera – y la más grave –  es que le resultará más difícil cumplir con el plazo de entrega que le ha prometido a su cliente final.


¿Qué otras ventajas e inconvenientes tiene traducir en la nube? ¡Deja tu comentario!

La interpretación automática: mitos, leyendas y realidades

¿Has utilizado alguna vez un programa de traducción automática? Cierto es que esas traducciones no son perfectas (ni mucho menos), pero sí nos sirven para hacernos una idea general de lo que quiere decir el autor de un texto. Pero hoy no vamos a hablar de las ventajas y desventajas de los traductores automáticos, sino de sus primos hermanos, mucho menos conocidos, pero que están irrumpiendo con fuerza en el mercado internacional: los intérpretes automáticos.

Qué es la interpretación automática.  

El funcionamiento de la interpretación automática es muy similar al de la traducción. En el segundo caso el traductor automático convierte palabras escritas en un idioma en palabras escritas en un idioma diferente. En la interpretación se traducen sonidos: el usuario emite palabras en un idioma determinado y la máquina las devuelve también de forma sonora (voz) en el idioma que decidamos. Puede sonarnos a ciencia ficción, pero es una realidad en la que están trabajando los investigadores en tecnologías de la traducción de muchos países del mundo.

 

Cómo funciona.

En la interpretación automática intervienen dos tipos de software complementarios:

– Software de reconocimiento de voz: una serie de instrucciones informáticas que reconoce los distintos sonidos que emite el hablante trasformando las ondas sonoras en palabras, entonaciones y silencios.

– Software de traducción: un segundo programa informático capta las palabras registradas en un idioma, las interpreta teniendo en cuenta el léxico, la sintaxis y la semántica, busca su equivalente idiomático en una amplísima base de datos y emite su resultado de forma oral.

Interpretación automática

No parece sencillo y no lo es. Al software de reconocimiento de voz, por ejemplo, le falta mucho para ser perfecto. El acento propio del hablante, su estilo particular de pronunciar las sílabas, los silencios o pausas que se intercalen entre las palabras o la forma particular de entonar pueden modificar sustancialmente los resultados.

Respecto al software de traducción, todos sabemos cómo funcionan estos programas.  Sus traducciones literales han dado origen a multitud de chistes y artículos como aquel que escribimos sobre la traducción automática de la palabra jamón, ¿te acuerdas?

¿Desbancarán estos programas a los intérpretes profesionales?

Los investigadores todavía están a años luz de ofrecer al mercado un sistema de interpretación fiable al 100%. Estos intentos son útiles para, quizá, sacarnos de un apuro (como un viaje de ocio a un país en el que no se hable nuestro idioma), pero poco más. La comunicación que nos pueden ofrecer a día de hoy los intérpretes automáticos no es fiable y eso, precisamente, es la clave para que no podamos utilizarlos en nuestros proyectos empresariales. Igual que ocurre con los traductores automáticos, los intérpretes automáticos ofrecen a los usuarios una aproximación del mensaje, nos permite hacernos una idea de qué habla nuestro interlocutor, pero poco más.

De todas formas, tenemos que tener en cuenta que los traductores automáticos han cambiado la forma de vivir y trabajar de millones de personas. ¿Harán lo mismo los intérpretes automáticos? El tiempo nos lo dirá.

Ver servicios de Interpretación de ABC Translink