Archivo de la etiqueta: Recursos literarios

Recursos literarios y figuras retóricas II

Continuamos en esta segunda parte con el esquema de figuras retóricas. No están todas, pues son multitud, pero esperamos que los ejemplos aclararen algunas dudas.

Recursos de ámbito semántico

En este caso recurrimos a los aspectos semánticos para lograr llamar la atención:

·         Alegoría/Metáfora tropos consistentes en dotar a una palabra o expresión de varios sentidos. Normalmente uno real y el otro figurado.

·         Antítesis: contraposición de palabas o ideas para resaltar la diferencia, lo opuesto. “Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad”.

·         Dilogía: uso de una palabra con doble significado para crear un equívoco. Las ricas moras que hay donde tu moras.

·         Hipérbole: especialmente utilizado en la poesía, consiste en adjudicar una cualidad insuperable o imposible a un objeto o persona. Eres más alto que una montaña.

·         Metonimia: se consigue denominando algo con el nombre de otro objeto dotándolo de una significación especial. Blanco por pureza, laurel por corona, fuego por calor, un Velázquez por una de sus obras.

·         Interrogación retórica: se plantea un interrogante que no tiene que ser respondido.

·         Lítote: se realiza negando lo opuesto a lo que se quiere afirmar, pues no se pretende una afirmación rotunda. No soy tan listo.

  • Oxímoron:consiste en juntar dos palabras de significado opuesto. Sol helador
  • : con las palabras se da a entender que no hay que prestar atención a algún aspecto o cualidad que, en realidad, se remarca. No pretendo recordar ahora el error que cometieron.

·         Prosopopeya: con ella atribuimos a seres inanimados o abstractos cualidades y  capacidades de los seres vivos. La luna sangraba aquella noche

·         Sinécdoque: Tropo consistente en jugar con la idea de “la parte por el todo” y viceversa. Ya pasó las 30 primaveras (años), el planeta guardó silencio (las personas)

Otros recursos

Cleuasmo: figura compleja en la que el hablante se atribuye los defectos ajenos o asigna sus bondades a otros que no las poseen. Tu increíble inteligencia contrasta con mi mediocre mente.

Recursos literarios y figuras retóricas

Los traductores y correctores literarios de ABC Translink saben bien que moverse por el océano de las figuras retóricas puede ser complejo. Hay tal diversidad de recursos literarios que hemos escogido los que nos han parecido más interesantes y los hemos intentado organizar en secciones para tener un pequeño esquema que nos guíe entre matices, apreciaciones y variedades.
Las figuras retóricas son esenciales en la literatura. No nos percatamos de su presencia, pero ahí están. Desde el punto de vista de una traducción o corrección literaria tenerlas presentes es esencial, pues si no captamos su intención el sentido o la intencionalidad del texto puede perderse en la traducción.
Recursos de ámbito gramatical
Estas figuras retóricas aprovechan la sintaxis y los aspectos morfológicos para jugar con los matices de significado:
• Anáfora: consiste en repetir al comienzo de cada frase o verso la misma palabra. La blanca luna, la blanca nieve y la blanca mirada.
• Anadiplosis: en este caso la repetición se sitúa al final del verso y al comienzo del siguiente. Por fin se pone el sol, sol ardiente e implacable.
• Asíndeton: se logra omitiendo las conjunciones que normalmente se utilizarían para dar empaque a una oración. Corre, salta, vuela; crece, aprende, vive.
• Concatenación: las oraciones comienzan con el mismo término con el que finalizan las anteriores, enlazando todas en una sucesión. Lentas pasan las horas, horas eternas y vacías, vacías, lúgubres y solitarias.
• Derivación: uso de varias palabras que tienen en común el mismo origen semántico y comparten la misma raíz. Si volviesen, volverían y por ello volveré para que vuelvas.
• Polisíndeton: En este caso reiteramos varias veces la misma conjunción. Y se decidió, y se levantó, y por fin habló.
Recursos de ámbito fonético
En este caso, encontraremos figuras que aprovechan la fonética para lograr mayor sonoridad:
• Aliteración: consiste en repetir sílabas o sonidos en varias palabras de la misma oración o verso. La suave y sonora suerte se serenó en sus ojos.
• Calambur: aprovechando la entonación de las sílabas en las que hacemos hincapié obtenernos distintos significados de una palabra, jugando con el sentido de nuestra frase. No es mera si se esmera.
• Epanadiplosis: se repiten la misma palabra tanto al comienzo como al final de la frase o verso. Llegué sin saber cómo, pero al final llegué.
• Epímone: consiste en reiterar varias veces la misma palabra o frase a lo largo de un poema o fragmento.
• Onomatopeya: este recurso se basa en sonidos que se producen en la realidad o en ruidos que asociamos con determinadas acciones o estados de ánimo. De esta manera conseguimos evocar esas sensaciones con palabras escritas:
o Sonidos de animales: miau, guau, muuu
o Ruidos relacionados con la comida: glup, gluglú, ñam
o Sonidos de golpes: crash, paf, plaf, Zas
o Ruidos de aparatos o sonido ambiente: bla-bla, ding- dong, jajaja, piipii, riiing, toc-toc
• Paranomasia: típico recurso que vemos en los trabalenguas, en el que recurrimos a palabras de sonoridad y pronunciación casi idéntica para jugar con el sentido. El gato lamió la gota en su plato de plata.