Archivo de la etiqueta: servicios de traducción

Traducciones sobre la Navidad

Los correctores de estilo de ABC Translink quieren hacernos un pequeño regalo pre navideño que nos va a venir estupendamente para escribir cualquier tipo de texto relacionado con estas fechas tan especiales, desde anuncios publicitarios a artículos para nuestro blog o mensajes para Facebook, Twitter, Google Plus o Linkedin. Suena bien, ¿verdad? Pues ya sabes, sigue leyendo después de la imagen de Navidad que hemos elegido para ilustrar el artículo de hoy.

Realizamos correcciones de cualquier tipo de texto. Si necesitas realizar revisar un texto, no dudes en contactar con nosotros.

consejos redactar Navidad

  1. Cómo escribir Navidad, Año Nuevo, Nochebuena, etc.

Vamos a empezar por el principio, por la primera letra de algunas de las palabras que más repetirás de aquí a un mes aproximadamente y que son, por orden de aparición:

Nochebuena.

Navidad.

Nochevieja.

Año Nuevo.

¿Te has fijado en que todas ellas se escriben con mayúscula inicial? Pues esa es la primera regla para redactar sobre temas navideños: los nombres de las festividades se escriben tipo título. Un par de aclaraciones:

  • Según la RAE también sería válido escribir la palabra navidades con su inicial en minúscula.
  • Algunos escritores prefieren escribir Noche Buena y Noche Vieja como dos palabras separadas, esta forma puede sonar rara, pero hasta nuevo aviso parece ser que está permitido.
  1. Cómo escribir feliz Navidad.

Otra frase clásica que nos cansaremos de escribir, traducir, leer o escuchar este mes será la consabida feliz Navidad. Fíjate en cómo la redactamos nosotros: feliz – con la inicial en minúscula- y Navidad – con la inicial en mayúscula-. Esa es la forma correcta que también se aplicaría a feliz Año Nuevo, feliz Nochebuena, etc. Esta regla también se aplica a otra felicitación que también se suele usar bastante en  Nochevieja: próspero Año Nuevo.

  1. Todos a visitar el belén de Belén.

Seguro que recuerdas más de un villancico y más de dos que hablan del famoso belén navideño. Esta palabra parece sencilla de escribir, pero ha traído algún quebradero de cabeza a más de un corrector de textos. Dos reglas sencillas para no confundirnos:

  • Escribiremos belén con su inicial en minúscula cuando queramos hacer referencia a la escena que recrea el nacimiento de Jesús. Ejemplo: Es mejor ir a visitar el belén del Ayuntamiento antes de Nochebuena.
  • Escribiremos Belén con su inicial en mayúscula cuando nos estemos refiriendo a la localidad donde nació Jesús. Ejemplo: El Niño Jesús nació en Belén hace muchos años.

¿Recordabas estas tres reglas básicas para escribir correctamente textos navideños? ¡Escribe un comentario!

Hoy hablamos de…la traducción inversa

Estoy casi convencida de que todo el mundo sabe lo que es una traducción y en qué consiste. Además nuestros seguidores de Facebook, Twitter, Linkedin o Google+ conocen perfectamente los pasos a seguir para garantizar que una traducción tiene la calidad por la que está pagando el cliente. Pero  quizás no todo el mundo sabe lo que es una traducción inversa, para qué sirve, qué tipo de profesionales pueden hacerla con la calidad suficiente, etc. Así que hoy en el blog de ABC Translink hablamos de un tema menos conocido por el gran público: la traducción inversa.

traducción inversa

Qué es la traducción inversa

La traducción inversa (Back Translation) se podría definir como un proceso en el que el traductor vuelve a escribir en su idioma original un documento que fue traducido a otro idioma. Me explico con un ejemplo: imagina que este artículo es traducido al inglés. Pasa un tiempo y ABC Translink decide volver a publicarlo en castellano, pero se ha perdido el original en el que se basó el traductor para hacer su trabajo. Como yo no puedo redactar dos textos exactamente iguales, ABC Translink decide hacer una traducción inversa de esa traducción al inglés que hizo en su día, es decir: hará una traducción inversa del artículo para obtener de nuevo el texto en castellano.

Pero ¿crees que es sencillo ese proceso de volver a traducir un texto ya traducido? ¿Se respetarán todas las ideas, giros idiomáticos y peculiaridades del estilo del escritor del texto original? Ahí, precisamente, está la gracia y la complejidad de una buena traducción inversa: conseguir devolver toda su alma y esencia propias del idioma en el que se redactó un texto antes de someterlo a un proceso de traducción.

 

La polémica de la traducción inversa

Cuando empecé a documentarme sobre la traducción inversa, me llamó la atención que, al parecer, lleva bastante tiempo siendo tema de debate de los profesionales del sector de la traducción. Por ejemplo, en un excelente artículo publicado en la revista digital “La Linterna del Traductor” de ASETRAD – Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes- la autora recuerda la responsabilidad ética de los traductores de no aceptar encargos para los que no estén plenamente cualificados refiriéndose especialmente a los proyectos de traducción inversa.

Según esta Asociación, una traducción inversa sólo debe realizarla un traductor que conozca a nivel de lengua materna los dos idiomas implicados en el proyecto.  El motivo es bastante obvio: para garantizar que las ideas originales se vuelven a reconstruir perfectamente alterando mínimamente el texto que, quieras que no, ya ha sido modificado previamente por la elección de sinónimos, antónimos, giros idiomáticos, etc.

 

Nos gustaría leer tu opinión: ¿Crees que cualquier traductor está cualificado para encargarse de una traducción inversa de calidad? ¡Escribe tu respuesta!

Curiosidades sobre el fascinante mundo de la traducción

Una de las primeras cosas que me llamó la atención cuando empecé a trabajar con la agencia de traducción ABC Translink fue la fama de aburridos y sosos que aparentemente tienen los traductores. Cierto es que estos profesionales tienen que pasar gran parte de su tiempo en el anonimato de su soledad investigando, leyendo, escribiendo y, por supuesto, traduciendo, pero eso no explica que en Facebook, Twitter, Linkedin o Google Plus se les conozca como los típicos ratoncitos de biblioteca, ¿no?

Así que hoy me gustaría romper una lanza literaria por los traductores y los intérpretes y demostrar con hechos que su sector profesional ni es soso ni es aburrido, sino todo lo contrario. Hoy descubrimos tres curiosidades sobre el fascinante mundo de la traducción, ¿nos acompañas?

curiosidades traducción


Traducciones literarias que hacen historia

Seguramente en los años de instituto leíste una pequeña obra de Kafka en la que el protagonista se despertaba convertido en una especie de enorme cucaracha. ¿Recuerdas el título? Si has contestado La Metamorfosis has acertado, pero el título original en alemán no era Metamorphose sino Verwandlung, un término que podríamos traducir al castellano como  cambio, conversión, transformación, etc. ¿Por qué los traductores no se decantaron entonces por un título como El Cambio o La Transformación? Quizá porque sonaba demasiado terrenal, demasiado prosaico.

¿Eran los primeros traductores al castellano de Kafka unos poetas anónimos? Quizá sí, el hecho es que su traducción hizo historia y marcó el bagaje literario de muchas generaciones de lectores.

 

Cien Años de Soledad en chino mandarín

¿Qué ocurre cuando los lectores tienen hambre de su autor favorito y los traductores de su país se retrasan en su trabajo? Que aparecen las traducciones apócrifas. Hay mil ejemplos, uno de los más actuales es el del fenómeno mediático de Harry Potter cuya traducción no autorizada al español se publicó a los tres días justos de su publicación en inglés, pero hay otro ejemplo menos conocido y muy interesante: los Cien Años de Soledad del Gran Gabo en ese país herméticamente cerrado llamado China. ¿Sabías que la obra insigne de Gabriel García Márquez no se tradujo oficialmente al chino hasta el año 2011? Lo que lees. Me encantaría saber chino para ver cómo los traductores apócrifos trasladaron al chino mandarín la historia del pedazo de hielo que llegó a Macondo…

 

Don Quijote nunca muere… en Francia

No todo el mundo ha leído las aventuras del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, pero casi todos sabemos que el loco caballero moría al final de sus desventuras, ¿verdad? Pues al traductor francés Filleau de Saint-Martin no le gustó ni un pelo el final de nuestro hidalgo más ilustre y decidió alargar su vida, sanar al caballero de sus heridas y lanzarle de nuevo a los caminos escribiendo él mismo una tercera parte del Quijote: Historia del admirable don Quijote de la Mancha. Por casualidades de la vida, el traductor-escritor francés no pudo concluir su relato porque al poco tiempo le tocó el turno de pasar a mejor vida. ¿Justicia literaria?

Hay muchas más anécdotas sobre traductores que demuestran que su trabajo no es ni blanco ni negro, sino de un gris perla precioso. ¿Quieres que te las contemos? ¡Deja un comentario!

Traducción de siglas

SPF, ASAP, VIP, PIN, B2B, OTAN, DEA, CIA, CD-ROM… La lista de siglas que aparecen en documentos de todo tipo es aparentemente interminable y se convierten en un problema para el traductor y, a veces, para el lector. ¿Crees que hay que traducir todas y cada una de las siglas que nos encontramos en los documentos comerciales, económicos, oficiales o turísticos? ¿Qué opina del tema esa sigla llamada RAE?

Nos especializamos en la traducción de cualquier tipo de texto a cualquier idioma. Si necesita una traducción, no dude en contactar con nosotros y le enviaremos un presupuesto gratis, personalizado y sin compromiso.

Hoy en el blog de ABC Translink tocamos un tema que, tal vez, sea la asignatura pendiente de muchos traductores: la traducción y redacción de siglas.

traducir siglas


Duda 1. ¿Traducir o no traducir?

La primera duda que puede surgir a un traductor novel cuando se encuentra un documento con siglas es tan sencilla como importante: ¿hay que traducir todas y cada una de las siglas?

Para encontrar la respuesta acudimos a una de las fuentes más fiables, el diccionario panhispánico de dudas de la RAE o Real Academia de la Lengua Española. En cuanto a siglas y acrónimos, este el diccionario nos aporta muchísima información, por ejemplo la siguiente:

  1. En general hay que traducir las siglas extranjeras, pero hay ciertas excepciones.
    Por ejemplo no traduciremos las siglas que ya hayan pasado a formar parte como sustantivos del léxico común de los hablantes de una lengua. Algunos ejemplos en castellano: IBM- International Business Machines-, IRA –Irish Republic Army-, DEA- Drug Enforcement Administration- CIA- Central Intelligence Agency-, CD-ROM Compact Disc Read Only Memory-, etc.
  2. En ocasiones es aconsejable traducir las siglas utilizando las letras iniciales de la traducción de su significado. ¿Te suena raro? Seguro que lo entiendes mejor si recordamos siglas como:

– OTAN y NATO. OTAN: Organización del Tratado del Atlántico Norte.  NATO: North Atlantic Treaty Organization.

– SIDA y AIDS. SIDA: Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.  AIDS: Acquired Inmune Deficiency Syndrome.

– ONU y UNO. ONU: Organización de Naciones Unidas.  UNO: United Nations Organization.

 

Duda 2. ¿Cómo escribir las siglas?

La segunda gran duda que genera el ancho mundo de las siglas es cómo escribirlas correctamente. Realmente, a veces nos complicamos innecesariamente con este tema porque la RAE nos ofrece unas claves bastante sencillas de seguir, mira:

  1. Acerca del plural.
    Aunque nos parezca extraño la RAE nos aconseja no escribir las siglas en plural añadiendo una letra s o, más visto todavía, el típico apóstrofo inglés seguido de la letra s en minúscula. De esta forma, evitaremos escribir ONGs o ONG´s, CD-ROM o CD-ROM´s, etc.
  1. Acerca del género.
    ¿Las siglas son femeninas o masculinas? La respuesta es: depende de la palabra protagonista de la expresión o frase que explique esa sigla. Me explico con dos ejemplos:

El FMI porque la palabra estrella de Fondo Monetario Internacional es el término en masculino Fondo.

La OTAN porque la palabra central de la frase Organización del Tratado del Atlántico Norte es la palabra Organización.

Estas son algunas de las recomendaciones sobre la traducción de siglas que nos han comentado los revisores y correctores de estilo de ABC Translink. ¿Quieres añadir alguna recomendación más? Hazlo, ya sabes que en este blog estamos siempre encantados de leer tu opinión. ¡Gracias por seguirnos!

ABC Translink, marca personal en Internet

Uno de nuestros contactos de Linkedin, un traductor profesional cualificado, comentaba el otro día en un foro lo difícil que le resultaba proyectar una buena imagen a través de Internet y vender – entre comillas- sus servicios como traductor independiente. Esta persona tiene un currículo impresionante, muchísimos años de experiencia internacional y un carácter estupendo; lo tiene todo pero, lamentablemente, su marca personal digital no lo refleja.

Este problema no sólo lo tienen los traductores o los intérpretes, esos ratoncitos de biblioteca que se sienten más a gusto entre libros y documentos; también lo sufren otros profesionales sumamente valiosos, pero que no han aprendido las claves básicas de venta o promoción personal a través de la red de redes. ¿Cómo podemos mejorar nuestra marca personal en la todopoderosa Internet? Ese es el tema que tratamos hoy en tu blog de traducción e interpretación favorito, el de ABC Translink.

marca personal

Consejo 1: elabora un guion

Quizá sea por deformación profesional, pero lo primero que pienso a la hora de lanzar un producto – una marca personal en este caso – es en elaborar un guion (sin tilde por exigencias de la RAE). Toma un papel y dibuja un borrador de los pasos que vas a seguir para crear o mejorar tu marca personal: hacer un currículo más atractivo, buscar a tu competencia directa, abrir un perfil en alguna red social diferente, redactar tu propio blog, etc.

 

Consejo 2: revisa la coherencia

Uno de los fallos más habituales de los profesionales que no cuidan su marca personal en Internet es la incoherencia en lo que cuenta y en cómo lo cuenta. Me explico con ejemplos:

– Incoherencia en lo que cuenta. Por ejemplo, un traductor recién licenciado que dice tener más de 15 años de experiencia como traductor literario en Francia, pero que ofrece sus servicios económicos como traductor jurado castellano-español.

– Incoherencia en cómo lo cuenta. Por ejemplo, un traductor senior con más de 25 años de experiencia como traductor económico para grandes corporaciones muestra una foto de perfil vestido de forma extremadamente informal, salpica su currículo en formato PDF con emoticonos y utiliza una jerga popular al describir los servicios que puede prestar en lugar de redactar con un lenguaje culto  y respetuoso.

 

Consejo 3: participa

A pesar de que vivimos en una sociedad digital, permanentemente conectada etc., la realidad es que a mucha gente no le gustan nada de nada las redes sociales y están en ellas por una razón muy simple: hay que estar.

Es así, no siempre tiene que gustarnos lo que hacemos pero, ya que estamos, al menos hagámoslo bien ¿no? Así, el tercer consejo que te ofrecemos para mejorar tu marca personal es que participes activamente en foros y redes sociales profesionales, que compartas tus opiniones profesionales sobre los temas relativos a tu profesión, que publiques tus propios contenidos en los blogs que suelen leer tus clientes potenciales, etc. Participa, difunde tus conocimientos, comparte tus logros y proyectos, envía una imagen positiva de profesional tecnológico que ha comprendido las reglas del juego y se mueve sin dificultad por ese revuelto océano digital llamado Internet.

4 claves antes de contratar una traducción

En estos años una prioridad de las empresas y de los profesionales es reducir los costes de diferentes servicios, entre ellos los de la traducción de textos corporativos, páginas web, material publicitario y promocional, etc. Hoy en el blog de ABC Translink dedicamos nuestro artículo a recoger cuatro claves, cuatro consejos útiles que te ayudarán a ahorrar en tus próximos encargos de traducción.

ahorrar-traduccion


Clave 1: elegir un buen profesional.

¿Recuerdas el refrán popular Lo barato sale caro? La primera clave para ahorrar en tu próxima traducción es confiar el proyecto a una agencia o a un profesional de la traducción y no a un conocido que sepa algo de idiomas, a un familiar que ha pasado un verano en Inglaterra o a un oportunista que te ofrece un precio sospechosamente barato por una traducción que sabes que es larga o compleja.

Elegir a un buen profesional quizá no te ahorre dinero ahora mismo, pero sí te ahorrará tener que pagar dos veces por una misma traducción, perder clientes por culpa de una traducción penosa, ser el blanco de bromas en las redes sociales que redundarán negativamente en la reputación de tu empresa, etc.

 

Clave 2: revisa y simplifica los textos.

Si visitas la sección Servicios y tarifas de la página web de ABC Translink verás que el número de palabras a traducir es determinante a la hora de presupuestar un proyecto de traducción.

Cuantas menos palabras contenga el texto que vas a enviar a traducir, menor será el tiempo de trabajo que tendrá que dedicarle un traductor y  menor será el presupuesto, el coste final de tu encargo. Así, un buen consejo antes de pedir presupuesto o encargar una traducción es que revises objetivamente los textos a traducir y que elimines o resumas todo aquello que te parezca redundante, innecesario, secundario, etc.

Clave 3: piensa en el público al que va dirigida la traducción.

Algunas empresas no tienen en cuenta al consumidor de la traducción y, cuando ya han encargado y pagado un texto traducido se dan cuenta de que no les sirve y tienen que encargar otra traducción diferente, ¿te ha sucedido alguna vez?

Para evitar pagar más traducciones de las que necesitas es importante que dediques un momento a reflexionar sobre el público objetivo al que van destinados los textos traducidos: ¿realmente ese texto en español es adecuado para un cliente que habla otro idioma? ¿Los textos originales están muy enfocados a un mercado local? Pensar en el consumidor final de tu traducción te ayudará a encargar justo la traducción que necesitas y, de esta forma, a evitar gastos innecesarios.

 


Clave 4: pide presupuesto sobre el documento final.

Un error bastante frecuente que sucede en el mundo de la traducción es que los clientes modifican varias veces el texto que quieren traducir y el traductor debe volver una y otra vez sobre los diferentes borradores, unas revisiones que, lógicamente, encarecen el presupuesto inicial.

Así, nuestro cuarto consejo para ahorrar en tu próximo encargo de traducción es que termines de redactar y revisar los textos originales antes siquiera de contactar y pedir presupuesto a varias agencias o traductores. De esta forma te asegurarás de que el presupuesto inicial que hayas aceptado será el importe final de la factura que abonarás por esa inversión tan necesaria para tu empresa como es una traducción fiable y de alta calidad.

¿Te parecen útiles estas claves para ahorrar en tus próximos encargos de traducción?

Traduce tu CV al inglés

Nuestros traductores de inglés son titulados con experiencia especializados en los diferentes ámbitos de la traducción. Si necesitas una traducción a cualquier idioma, no dudes en contactar con nosotros.

Cómo pasa el tiempo, hace cuatro días el equipo de ABC Translink estaba traduciendo felicitaciones de Navidad y ahora ya están preparándose para recibir los clásicos pedidos de traducción de currículos que suelen llegar a la agencia por estas fechas. Y es que en cuanto termina la selectividad, muchos estudiantes intentan encontrar su primer empleo en el extranjero para adquirir esa práctica tan necesaria para empezar su vida profesional.

¿Qué es lo primero que necesitan estos jóvenes profesionales? Hacer traducir su CV de forma profesional al idioma del país al que envíen su candidatura o, por lo menos, a esa lengua que se ha convertido en el idioma comercial por excelencia: el inglés.  Hoy en nuestro blog hablamos de algunas de las claves imprescindibles para traducir tu CV y tu carta de presentación al inglés.

TRADUCIR CV ABC Translink


Clave 1: haz un borrador con las palabras clave.

Según los expertos, un buen currículo profesional debe ser corto, sintético, claro, completo y original. Es muy sencillo decirlo (o escribirlo), pero es más complicado ponerlo en práctica y resumir en un par de folios o de pantallas una vida entera en un idioma que no es tu lengua materna.

Así, la primera clave que te sugerimos desde ABC Translink es que hagas un borrador previo en el que incluyas las tres o cuatro ideas importantes que no deben faltar en tu perfil profesional, la titulación, la experiencia previa si las tienes, las virtudes o fortalezas que te diferencian de tus competidores, etc. Anota esas palabras clave y, al lado, posibles sinónimos para ir alternando en la traducción. Este consejo nos lleva a la clave número dos de la lista de ABC Translink: la importancia de utilizar un vocabulario variado.

 

Clave 2: encuentra un buen diccionario de sinónimos.

Para cumplir con la premisa de que nuestra traducción de CV sea amena y atractiva para el lector, tenemos que utilizar un vocabulario lo más variado posible, pero extremadamente correcto. Para jugar con las palabras a nivel profesional, no hay herramienta más útil que un buen diccionario de sinónimos en inglés. Algunas sugerencias:

Wordnet de la Universidad de Princeton.

Reverso.

WordReference.

English Tesaurus.

 

Clave 3: la localización.

Si nos sigues en las redes sociales – Facebook, Twitter, Google+ o Linkedin– y lees los artículos de nuestro blog, seguro que conoces muy bien el significado del término localización. Pues bien, a la hora de traducir tu CV no tienes que olvidar que cada país tiene sus reglas escritas y no escritas. Por ejemplo, ¿sabías que los británicos prefieren recibir currículos sin fotografía? Aparte de no incluir fotografía, el currículo que envíes a empresas del Reino Unido tampoco tiene que incluir otros datos que en España son habituales, como el número del DNI, tu estado civil, etc.

¿El mejor consejo para localizar y no meter la pata?: confía la traducción de tu CV al inglés a una agencia de traducción profesional.

¿Quieres sugerir alguna clave más para traducir currículos al inglés? ¡Deja tu comentario!

Tiempo de entrega de una traducción

Una de las dudas más frecuentes es calcular cuánto tiempo se tarda en terminar una traducción. Esa duda es tan habitual como importante ya que, como sabes, el tiempo de producción es uno de los factores importantes para presupuestar importantes trabajos de creación de contenidos como son la redacción, la corrección de estilo o, el tema que nos ocupa: la traducción de textos.

Puedes calcular el precio y el plazo de tu traducción con nuestra calculadora de presupuestos.

Pero además de influir en la tarifa del proyecto de traducción, ese tiempo de trabajo también será una variable importante para acordar el plazo de entrega, una variable que para tu cliente es casi tan importante como la factura que te abonará. Así que hoy en el blog de ABC Translink seguimos ampliando nuestra colección de artículos dedicada a los trucos del oficio hablando de un tema interesante tanto para los nuevos traductores o agencias de traducción, como para los clientes que están buscando a un profesional que se ocupe de su proyecto de traducción: cómo calcular el tiempo de una traducción.

deadline

La especialización del texto.

Uno de los primeros detalles en los que se fija el gestor de proyectos de ABC Translink a la hora de presupuestar es el tipo de documento que se debe traducir y su grado de especialización ¿Se trata de un anuncio publicitario? ¿Un libro de texto para niños? ¿Un artículo médico? ¿El libro de instrucciones de un vehículo? Como es lógico, cuanto más técnico o académico sea un documento, mayor tiempo de trabajo dedicarás a la traducción, horas de trabajo que dedicarás a buscar la terminología más adecuada, a documentarte para comprender bien las técnicas y los procesos y poder traducirlos con rigor, etc.

 

El número de palabras a traducir.

Una vez determinado el tipo de documento a traducir y su grado de especialización, el gestor de proyectos de ABC Translink comprueba la longitud del texto a traducir, es decir, el número de palabras. Un consejo: no des por supuesto que un texto corto es más fácil de traducir que un texto largo; que un texto sea muy concreto no equivale a decir que sea poco profundo, riguroso o que contenga ideas sencillas de trasladar a otros idiomas.

 

El tipo de archivo original. 

Los profesionales que se dedican a la traducción de videojuegos saben muy bien que el formato en el que te entreguen (y en el que tengas que entregar) el contenido traducido influye muchísimo en las horas que te lleve terminar esa traducción. Si no dominas el programa sobre el que tengas que traducir, computa también el tiempo extra que te llevará familiarizarte con el entorno o reserva parte de tu fin de semana  a aprender a utilizarlo antes de comprometerte a una fecha de entrega demasiado ajustada.

 

El público objetivo.  

Algunos traductores olvidan una de las características que, según nuestra opinión, son fundamentales a la hora de calcular el tiempo que se tarda en traducir un texto: el público al que va destinado ese contenido. Por regla general, un documento escrito para un grupo amplio y variado de personas contendrá un vocabulario más genérico y menos especializado que cuando el contenido esté dirigido a un público restringido o altamente cualificado, pero atención, siempre hay excepciones a esta premisa, no te confíes demasiado.

Otra característica importante respecto al público objetivo que influirá directamente en el tiempo de la traducción es la necesidad de realizar un trabajo previo de localización. Ten presente que ese tipo de trabajo de investigación lleva mucho tiempo, un tiempo que afectará tanto al presupuesto, como a la fecha de entrega del proyecto de traducción.

Consejos antes de contratar una traducción

Una de las preguntas más típicas que se hacen empresas y particulares a la hora de elegir a una agencia de traducción es tan simple como importante: ¿En quién puedo confiar? Echamos un vistazo en Internet y vemos no una, sino mil opciones de agencias de traducción o de traductores autónomos que nos ofrecen, supuestamente, el servicio que nosotros estamos buscando al precio más competitivo y realizado en un tiempo record. ¿Cómo seleccionar al mejor profesional para ese proyecto de traducción que tenemos entre manos? ¿Elegimos al más cercano geográficamente? ¿A una gran agencia de traducción con sucursales en cien países? ¿A un traductor autónomo que acaba de empezar?

Hoy en el blog de ABC Translink vamos a intentar ayudarte en el proceso de selección de tu proveedor ideal de traducción con tres simples, pero sensatos consejos.

consejos-ABC-Translink

  1. El idioma meta.

Inglés, francés, alemán, italiano, árabe, chino o ruso son algunos de los idiomas meta más demandados a la hora de traducir contenidos creados en español. Pero, atención, no solo debes tener claro el idioma o idiomas en los que deseas recibir tu traducción, sino que también debes tener en cuenta el dialecto y el lenguaje profesional específico que necesitas. Por ejemplo, es muy diferente traducir al inglés británico que al inglés norteamericano o traducir un texto profesional dirigido a médicos que otro dirigido a ingenieros metalúrgicos. Así que nuestro primer consejo es sencillo: anota el idioma meta de tu proyecto de traducción y localiza una agencia con traductores nativos especializados en esa lengua.

 

  1. El tema.

Otra característica fundamental de cualquier proyecto de traducción es su temática. ¿Necesitas una traducción especializada en medicina, ingeniería, botánica, veterinaria? ¿La página web que deseas traducir está especializada en publicidad, videojuegos o ingeniería informática?

En la amplia disciplina de la traducción hay muchas especialidades: audiovisual, técnica, literaria, publicitaria, médica, científica, financiera, deportiva, etc. El segundo consejo de ABC Translink: elige una agencia de traducción especializada en la temática de tus contenidos. Si además de esa especialización, esa agencia o profesional autónomo te garantiza que cumple con la normativa ISO 9001 y UNI EN 15038, mejor que mejor.

  1. El formato.

Ciertos proyectos de traducción exigen ser entregados en un formato determinado y no todos los traductores o agencias de traducción cuentan con los medios, la experiencia o los conocimientos teóricos y prácticos para ello. Si necesitas un texto traducido, pero también maquetado y que haya pasado por una exhaustiva corrección ortotipográfica y de estilo, elige una agencia de traducción que te ofrezca esos servicios concretos.

¿Te han sido útiles estos consejos? ¿Necesitas más información?   

La transliteración

En el artículo de hoy del blog de ABC Translink vamos a recordar una palabra que estoy segura de que muchos de vosotros escuchasteis en las clases de Lengua Española: la transliteración.

Aunque la transliteración y la traducción tienen en común que trabajan con los idiomas, ambos son servicios muy distintos; se diferencian tanto en el sistema de trabajo, como en el profesional que se ocupa de ejecutarlos y, también, en su objetivo final. ¿Quieres saber más?

Transliteración: acción y efecto de transliterar.

Consultamos el DRAE para encontrar la definición del verbo transliterar:

Transliterar.

(De trans- y el lat. littĕra, letra).

  1. tr. Representar los signos de un sistema de escritura mediante los signos de otro.

La transliteración es un proceso mediante el cual representamos los signos escritos de un idioma en las letras y grafías de otra lengua de tal forma que el lector pueda ver cómo se escribe una palabra en su idioma original aunque no lo hable ni sea capaz de traducirlo.

Es decir, cuando transliteramos un texto no lo estamos traduciendo, simplemente estamos relacionando los elementos del vocabulario de un idioma con los elementos pertenecientes al vocabulario de otra lengua diferente.

La técnica de la transliteración se ha utilizado de forma tradicional en los ámbitos de la biblioteconomía, la documentación y la lingüística con el objetivo de reeditar textos antiguos escritos en lenguas muertas o extremadamente minoritarias. ¿Un ejemplo? Los conocidos jeroglíficos de los cartuchos egipcios.

Deir_el-Bahari_TIII

By Deir_el-Bahari_0538.JPG: Hedwig Storch derivative work: JMCC1 (Deir_el-Bahari_0538.JPG) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons

Quizá te preguntes si la transliteración tiene algo que ver con un verbo que se suele utilizar a menudo en el ámbito judicial: transcribir. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, transcribir es un sinónimo del conocido verbo copiar y también, según la segunda acepción del término, es un sinónimo del verbo transliterar.

Transcribir.

(Del lat. transcribĕre).  

  1. tr. copiar (‖ escribir en una parte lo escrito en otra).
  2. tr. transliterar.
  3. tr. Representar elementos fonéticos, fonológicos, léxicos o morfológicos de una lengua o dialecto mediante un sistema de escritura.

Transliterar y transcribir no son sinónimos de traducir.

Es importante no confundir los verbos transliterar o trascribir con el verbo traducir. Existen muchas diferencias entre estas tareas o servicios. Como ya hemos comentado, en la transliteración el profesional relaciona las letras y símbolos procedentes de un vocabulario concreto con las grafías propias del vocabulario de un segundo idioma, pero lo hace independientemente de que una palabra exista o no. Imagina, por ejemplo, que queremos transcribir al chino la palabra falsa en español “quittareae”. La palabra resultante transliterada en la grafía propia del chino mandarín tendría tan poco significado como la palabra inventada que hemos transliterado.

Por otra parte, el profesional que se dedica a transcribir las palabras que se emiten en un acto público, un proceso judicial, etc., tampoco está traduciendo nada. Ese profesional se limita a copiar literal e íntegramente las palabras que está escuchando sin intentar encontrar una equivalencia lingüística y, por supuesto, sin relacionar las grafías de los diferentes sistemas de escritura. El transcriptor no traduce, sólo copia.

En resumen, el profesional de la traducción no se dedica a transliterar textos y tampoco realiza las labores propias de un transcriptor. Un traductor no se limita a trasladar literalmente letras, grafías o palabras de un idioma a otro, sino que traslada el significado de cada palabra de un texto teniendo en cuenta variables tan importantes como el contexto, la intención del mensaje o el ámbito local donde se transmitirá el mensaje.

 

¿Necesitas una traducción verdaderamente profesional?