Archivo de la etiqueta: traducción literaria

Quién es un traductor literario

Hoy vamos a hablar de un profesional invisible: el traductor literario; un profesional casi olvidado, pero que desempeña un papel imprescindible en la difusión de la literatura universal. Así que adelante, si eres fiel seguidor o seguidora de Stephen King, Agatha Christie, Haruki Murakami, Jane Austen, Margaret Atwod y tantos otros escritores de fama internacional, no dejes de leer este pequeño artículo homenaje a los hombres y las mujeres que hacen posible que disfrutemos de sus obras: los traductores literarios.

traductor literario

¿Quién es un traductor literario?

Un traductor literario es un traductor profesional que, una vez obtenido el título, ha decidido especializarse en una disciplina absolutamente fascinante: la traducción literaria.

Es importante saber que no existe una carrera universitaria de traducción literaria, de traducción financiera o de traducción técnica. Especializarse en uno u otro campo de la traducción es decisión del traductor licenciado que, por lo que sea, decide dedicar su carrera a un ámbito determinado del ancho y amplio mundo de la traducción. En el caso de la traducción literaria existen diversos cursos, seminarios, talleres y jornadas que un profesional puede aprovechar para formarse como traductor literario. Pero no existen demasiados másteres oficiales impartidos por universidades reconocidas a nivel internacional. En España, por ejemplo, solo hemos encontrado un máster oficial de traducción literaria. Lo imparte la UCM – Universidad Complutense de Madrid- en colaboración con el Instituto Cervantes.

Otro punto importante sobre la figura del traductor literario: al contrario de lo que sucede con el traductor jurado, el traductor literario no tiene la obligación de tener una titulación oficial. Pero, atención, es importante seguir la recomendación de los traductores profesionales de ABC Translink: cuando encargues una traducción literaria no confíes en cualquier aficionado que diga que es traductor literario. Amortiza tu inversión confiando solo en un traductor literario de renombre o en una agencia de traducción solvente y respetable que ofrezca este tipo de traducciones especializadas de alta calidad.

 

¿Qué habilidades tiene que tener un buen traductor literario?

Como te decíamos hace un momento, para ser traductor literario no es imprescindible tener una titulación especial; pero para triunfar como traductor literario sí hace falta tener una serie de habilidades innatas o adquiridas tan importantes como las tres siguientes:

  • Conocimiento directo y personal de la lengua y la cultura de los dos idiomas objeto de la traducción, el idioma A y el idioma B (el idioma origen y el idioma destino).
  • Conocimiento profundo del autor y su obra. Una de las claves de una excelente traducción literaria es que el traductor respete al máximo el sentido que pretende trasmitir el autor de la obra. Conocer en profundidad tanto el estilo como la forma de contar del autor o autora de un texto es fundamental para que el traductor literario no cometa errores de interpretación que dañen o arruinen la obra traducida.
  • Sed de lectura. Si un buen escritor se caracteriza por ser un lector compulsivo, un buen traductor literario debe hacer lo mismo: leer, leer y leer tanto en el idioma original como en el idioma destino de la traducción.

Y hasta aquí nuestro pequeño retrato sobre la desconocida figura del traductor literario, un profesional indispensable para el mundo de la literatura, pero que raramente pasa a la historia por su excelente buen hacer. 

La traducción literaria, un trabajo fascinante

El otro día estaba releyendo una de las sagas literarias que estuvo de moda hace unos años: La Torre Oscura de Stephen King. Al final de la cuarta entrega, el editor decidió incluir el primer capítulo de lo que sería la quinta historia. Lo leí e, inmediatamente, empecé con el siguiente volumen. La sorpresa fue mayúscula. No sólo parecía que estaba leyendo una historia completamente distinta a la que disfruté al final del primer libro sino que ni siquiera me gustaba algo que hacía cinco minutos me apasionaba. ¿Qué ocurrió? ¿Cambió mi gusto literario en esos breves minutos? ¿Dejaron de interesarme las aventuras y desventuras del bueno de Roland Deschain? Pues no, la respuesta era mucho más sencilla y estaba impresa en la primera página del libro: el traductor no era el mismo.

Esta anécdota no es algo aislado y puedes comprobarlo entrando en cualquier foro de lectura. Obras fantásticas escritas originalmente en inglés o francés llegan a nuestro país y fracasan estrepitosamente. Otras, en cambio, alcanzan los primeros puestos de las listas de “Best Sellers” en pocas semanas. ¿Es que los gustos literarios son tan diferentes de un país a otro? ¿O es que la traducción de esas obras ha cambiado su ritmo, su estilo y los sentimientos que pretendía trasmitir el autor?

Traduccion-literaria-3

Traducción-literaria-1Traducción-literaria-2

Traducción-literaria-4

La traducción literaria es, quizá, uno de los trabajos más complejos que puede abordar un traductor profesional. Un buen traductor literario debe poseer una serie de cualidades que le permitan abordar su tarea de forma brillante: ser un gran lector, conocer en profundidad tanto su lengua materna como la lengua de traducción, hacer un intenso trabajo previo de localización y, una cualidad muy obvia que a algunos les pasa desapercibida: ser humilde.

¿A qué me refiero con ser humilde? Muy sencillo, a tener claro que el traductor no es el autor. Nos pasa a todos: estamos leyendo un texto y pensamos que una frase quedaría mejor si sustituyéramos un verbo por otro o si colocáramos un adjetivo delante del nombre. El traductor puede sentir la tentación de reescribir el texto para que quede mejor. Grave error. El traductor debe ceñirse al texto que está traduciendo. No puede tomar la decisión, por su cuenta y riesgo, de sustituir adjetivos o modificar frases. Por supuesto esta tarea no es sencilla ya que el traductor debe adaptar el vocabulario, la gramática y la sintáctica a las peculiaridades de la lengua traducida. Ahí, precisamente, está el arte y la diferencia entre un buen y un mal traductor literario.

¿Recuerdas algún libro mal traducido? ¿Cuál?