Archivo de la etiqueta: traductores

Ventajas y desventajas de ser un traductor autónomo

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

ABC Translink lleva tiempo formando parte de un interesante grupo de Linkedin llamado Traductores e intérpretes profesionales. PROZ. En este grupo de debate participan muchos traductores autónomos, profesionales independientes que ofrecen sus servicios a agencias de traducción o que tienen una pequeña cartera de clientes propia. Hablar con estos profesionales nos ha sugerido el tema del artículo de hoy: ¿Qué ventajas y desventajas tiene ser traductor autónomo? A ver qué te parecen nuestras reflexiones.

traductor autónomo

 

Ventajas de ser un traductor autónomo

Por ser positivos, vamos a empezar por las principales ventajas de ser un traductor autónomo e independiente:

1. Organizar tu propio horario de trabajo.

Una de las principales ventajas de ser un profesional autónomo es la flexibilidad del horario de trabajo o, lo que es lo mismo, decidir cuándo empiezas y cuándo terminas tu jornada laboral, poder adelantar trabajo durante los fines de semana para tener más tiempo libre de lunes a viernes, decidir madrugar y hacer jornada intensiva para compartir las tardes libres con la familia, etc.

Esta ventaja de ser traductor autónomo tiene un doble filo: no poder o no saber desconectar y trabajar de lunes a domingo sin fines de semana, vacaciones, etc.


2. Reducir costes de transporte, ropa, almuerzos, etc.

La segunda ventaja más destacable de ser traductor autónomo es la posibilidad de trabajar desde casa evitando atascos de tráfico, gastos en transporte público, inversión en ropa, gastos en cafés y almuerzos, etc. No te imaginas la cantidad de dinero mensual que se gastan los trabajadores por cuenta ajena que pasan su jornada fuera de casa.


3. Evitar los ladrones de tiempo.

Otra ventaja importante de trabajar de forma autónoma desde casa y que, quizá, se comenta menos es que trabajando en solitario evitas muchísimos de los llamados ladrones de tiempo y multiplicas tus horas productivas. Ladrones de tiempo clásicos en una oficina son las conversaciones propias o ajenas, las consultas de otros compañeros, la tentación de alargar el café de media mañana en buena compañía, etc.

Desventajas de ser un traductor autónomo

Todo en esta vida tiene su cara y su cruz y el trabajo de traductor autónomo no es ninguna excepción. Las desventajas más importantes de este tipo de trabajo son:

1. La soledad.

Hay gente que no soporta trabajar en solitario, tener que afrontar los problemas de los proyectos sin el apoyo de un equipo, organizar su propio horario laboral sin despistarse, etc. El trabajo autónomo es muy solitario y exige mucha fuerza de voluntad para no abandonarlo por otras actividades más interesantes como, por ejemplo, ver llover.

2. Los costes laborales.

Trabajar de forma autónoma en España supone abonar mensualmente una considerable tarifa fija a la Seguridad Social, una cantidad que no depende de la facturación o del número de proyectos de traducción que tengas en ese momento.

Pero además de esa tarifa de autónomos, los profesionales por cuenta propia nos hacemos cargo de otro tipo de costes importantes como es el mantenimiento de los equipos informáticos, el pago de las facturas de electricidad, agua y calefacción de nuestro lugar de trabajo, etc.

 

3. La multitarea.

Una característica básica de un traductor por cuenta propia es que es un profesional multitarea: no sólo traduce textos, también hace funciones de comercial buscando proyectos nuevos, de gestor preparando facturas y presentando los diferentes modelos a Hacienda, etc.

A la mayoría de los autónomos no nos hace gracia la obligación de saber hacer de todo un poco, un trabajo extra que se suele sumar a las ya largas jornadas laborales.

Si eres un traductor autónomo nos gustaría que respondieras a una pregunta: ¿Dejarías de trabajar por tu cuenta si te ofrecieran un trabajo de traductor en plantilla?  ¡Escribe un comentario!

Cualidades de los grandes traductores

De vez en cuando es positivo hacer una pausa, mirar alrededor y reflexionar acerca de lo que hacemos, por dónde vamos, qué estamos haciendo bien o mal y de qué forma podemos mejorar la calidad de nuestro trabajo. Esta práctica es recomendable para todos los oficios: redactores,  profesores, mecánicos, dependientes, abogados y, por supuesto, traductores e intérpretes profesionales.

Y eso es, precisamente, lo que han hecho los profesionales de la agencia de traducción ABC Translink: reflexionar y preparar un listado con esas cualidades que, según la mayoría, distingue a los buenos traductores de los traductores excelentes.

¿Quieres saber cuáles son esas tres cualidades de los grandes traductores? Es fácil, sólo tienes que seguir leyendo el artículo de hoy.

cualidades traductor

 

Cualidad 1: la tranquilidad activa

¿Se puede ser tranquilo de forma activa? Parece una incongruencia, pero esta es la primera cualidad necesaria para convertirse en un gran profesional de la traducción: hacer un trabajo de calidad empleando el tiempo necesario y, al mismo tiempo, soportando la presión voluntaria e involuntaria de esos clientes que siempre quieren la traducción para antesdeayer.

Ser o parecer tranquilo en una profesión en la que los clientes demandan calidad y rapidez no es sencillo, pero con un poco de práctica y algo de talento se puede conseguir.

 

Cualidad 2: la minuciosidad

La segunda cualidad exigible a un gran traductor está muy ligada a la primera: hacer un trabajo de traducción minucioso y detallista a pesar de la escasez de tiempo y de las presiones de los clientes. El cuidado por el detalle en un trabajo de traducción se demuestra de muchas y variadas formas, por ejemplo:

  • Realizando un trabajo previo de localización para ajustar el vocabulario a las características propias de la comunidad lingüística hacia a la que se dirija el mensaje traducido.
  • Dedicando el tiempo necesario a buscar sinónimos de calidad para evitar entregar un proyecto de traducción lineal y poco trabajado.
  • Corrigiendo de forma profesional el texto traducido antes de entregar la versión final al cliente.

 

Cualidad 3: el deseo de superación

La tercera cualidad seleccionada por el equipo de traductores de ABC Translink es esencial y tan importante que, sin ella, un traductor no tiene razón de ser en un mundo globalizado y competitivo: las ganas de seguir aprendiendo nuevas técnicas, herramientas y formas de hacer su trabajo para mejorar la calidad final de sus proyectos de traducción. Ampliar el vocabulario, probar nuevos programas de software para traductores, compartir experiencias con otros profesionales en foros y redes sociales, trabajar por y para la traducción son, en definitiva, esas claves que marcan la diferencia entre un traductor que ama su trabajo y otro que simplemente trabaja para llegar a fin de mes.

¿Qué te parecen estas tres cualidades de un gran traductor según el punto de vista de ABC Translink? ¡Escribe un comentario!

¿Quieres ser traductor jurado?

Según recientes declaraciones de la APTIJ – Asociación Profesional de Traductores e Intérpretes Jurados-, la demanda de traductores e intérpretes jurados cualificados no para de crecer, una buena noticia si quieres orientar tu carrera profesional hacia un sector que sabes que te va a necesitar. Pero ¿cualquier traductor puede ejercer de traductor jurado? ¿Cuáles son los requisitos para obtener la acreditación oficial que te permita firmar, sellar y acreditar con tu firma que una traducción es fiel reflejo del documento original redactado en otro idioma?
Hoy en nuestro blog: ¿Qué requisitos debe cumplir un traductor jurado para ser un excelente profesional?

traductor jurado


Requisitos oficiales: ser traductor jurado en España

Lo primero que tenemos que saber sobre la figura del traductor jurado es que cada país tiene unos requisitos diferentes para expedir el título que acredita a este tipo de profesionales. En España el acceso a la acreditación pasa por superar con éxito una serie de exámenes propuestos por el MAEC, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Como te imaginarás, no todo el mundo puede descargarse los formularios de inscripción, pagar las tasas y presentarse a los exámenes, es decir: no todos los traductores son traductores jurados. Para poder obtener el título de traductor-intérprete jurado en España, el candidato debe demostrar que posee unos sólidos conocimientos teóricos sobre el idioma que va a traducir. Además, según nos cuentan los traductores jurados de ABC Translink que ya cuentan con la acreditación del MAEC, estas pruebas no son nada sencillas por lo que hace falta tener unos conocimientos teóricos muy altos y, si es posible, bastante experiencia en el idioma destino en el que te quieras acreditar.

No queremos aburrirte con el listado de requisitos, ya que en la página web del MAEC encontrarás toda la información necesaria sobre los exámenes, las fechas de las convocatorias, etc.

La capacidad de discreción del traductor jurado

Según la experiencia en traducción jurada de ABC Translink, además de contar con los conocimientos teórico y prácticos exigidos por el MAEC, un traductor jurado debe poseer una serie de habilidades, actitudes y aptitudes muy determinadas entre la que destaca especialmente una:  la capacidad de discreción.

El traductor-intérprete jurado pasará la mayor parte de su tiempo trabajando con documentación confidencial personal y empresarial: partidas de nacimiento, certificados de matrimonio y separación, certificados académicos, testamentos, últimas voluntades, memorias económicas, documentación bancaria, contratos y acuerdos, etc.

Todos los contenidos que va a leer, traducir, sellar y firmar ese traductor jurado son absolutamente confidenciales y así debe entenderlo el traductor y, por supuesto, garantizarlo a los clientes que depositan en este profesional toda su confianza.

Como ves, no es tan sencillo ser un excelente traductor jurado, pero con ganas y con ilusión, todo es posible. Y si después de leer este artículo quieres informarte más detenidamente sobre los diferentes servicios de traducción jurada de ABC Translink, ya sabes: ponte en contacto con la agencia.

En los siguientes enlaces, podrás consultar diccionarios jurídicos y recursos web para la traducción jurídica.

Contacta con nosotros para tu traducción jurada en cualquier idioma:

Traductor jurado de inglés

Traductor jurado de francés

Traductor jurado de italiano

Traductor jurado de portugués

Traductor jurado de gallego

Traductor jurado de catalán

Traductor jurado de alemán

Traductor jurado de árabe

Traductor jurado de búlgaro

Traductor jurado de griego

Traductor jurado de húngaro

Traductor jurado de japonés

Traductor jurado de latín

Traductor jurado de polaco

Traductor jurado de rumano

Traductor jurado de bielorruso

Traductor jurado de checo

Traductor jurado de croata

Traductor jurado de danés

Traductor jurado de finés

Traductor jurado de hebreo

Traductor jurado de lituano

Traductor jurado de neerlandés

Traductor jurado de noruego

Traductor jurado de persa

Traductor jurado de ruso

Traductor jurado de serbio

Traductor jurado de sueco

Traductor jurado de ucraniano

Traductor jurado de euskera

Encontrar trabajo de traductor

Todos los años ocurre lo mismo: termina el curso escolar y el buzón de ABC Translink se llena de correos electrónicos de jóvenes traductores recién licenciados que buscan su primera oportunidad laboral. Buscar trabajo hoy en día no es nada sencillo y encontrarlo puede depender tanto de la buena suerte, como de conocer cuatro claves que te allanarán el camino y te permitirán destacar entre la multitud.

El artículo de hoy de ABC Translink está dedicado a todos los jóvenes y no tan jóvenes traductores que están buscando una oportunidad laboral, ese  primer, segundo o tercer empleo que les permita independizarse y comenzar una nueva y fascinante etapa profesional.

trabajo-traductor ABC Translink

Clave 1: buscar trabajo es un trabajo.

La primera clave para encontrar un empleo es plantearte esa tarea como si fuera un trabajo que te exige madrugar, salir de casa, concentrarte en cada tarea, llegar a unos objetivos determinados, etc.

Clave 2: la organización por encima de todo.

Supongo que en la carrera de Traducción e Interpretación ya te enseñaron que una de las claves para llegar a ser un buen traductor o un excelente intérprete es trabajar tu sentido de la organización a la hora de planificar, empezar y terminar un proyecto, hacer un excelente trabajo de investigación y localización, etc. Pues bien, esa capacidad de organización personal que aprendiste en el aula te va a venir de perlas para encontrar tu primer empleo como traductor preparando una agenda de trabajo y cumpliéndola; por ejemplo:

                – De 9 a 10: revisar portales de empleo.

                – De 10 a 11: envío de 10 currículos.

                – De 11 a 11:30: descanso.

                – De 11:30 a 12:00 intentar concertar entrevistas personales.

                – De 12:30 a 14:00 visitas a agencias de traducción cercanas.

 

Clave 3: trabaja tus contactos.

Como sabes, hay varias vías que puedes explorar a la hora de encontrar un primer empleo como traductor, periodista, médico o ingeniero: registrarte en portales de empleo generalistas y especializados, revisar las ofertas de empleo que se publican en la prensa, etc.

Esas son estupendas alternativas a la hora de buscar trabajo, pero no son las únicas. ¿Has pensado en contactar con tus profesores de la Facultad para, por ejemplo, pedir una carta de recomendación? ¿Ya has hablado con esa agencia de traducción en la que hiciste prácticas el año pasado? Trabajar a los contactos es algo que muchos jóvenes olvidan, pero por experiencia te puedo decir que sigue siendo una de las claves del éxito para encontrar ese primer empleo que estás buscando.

Clave 4: sé humilde, pero no te pongas límites.

¿Sabes lo que tienen en común todas las carreras universitarias del mundo? Que ninguna de ellas te enseña a trabajar de verdad. Tener un título de traductor no significa que seas traductor, para eso tienen que pasar todavía unos cuantos años más. ¿A dónde quiero llegar con todo esto? A que no te pongas límites a ti mismo creyendo que no sabes hacer las cosas, que no estás preparado para hacerte cargo de un proyecto de traducción aunque sea sencillo.

El oficio de traductor tiene mucho que ver con el de periodista, ambos aprendemos día a día con la práctica y, además, esa es la parte divertida del asunto. ¿Nuestro consejo?: atrévete a empezar, abre un perfil profesional en portales como Infojobs Freelance  o Ediciona  y empieza a contactar con posibles clientes en los llamados Market Places de traducción como Proz  o Translator Village.

¿Qué te parecen estas cuatro claves para encontrar tu primer empleo? ¡Deja un comentario!

De profesión, traductor

A mediados de junio y coincidiendo con los últimos días del curso escolar, el buzón de nuestra agencia de traducción e interpretación se llena de decenas de currículos de jóvenes profesionales que acaban de terminar sus estudios. No todos estos perfiles son de estudiantes españoles; hay muchísimos jóvenes procedentes de países americanos, asiáticos o africanos que deciden formarse como traductores o intérpretes en las universidades españolas. Así que hoy queremos dedicar un espacio del blog de ABC Translink a hablar sobre tres excelentes centros educativos que imparten en España las nada sencillas disciplinas científicas de la traducción y la interpretación. Como se suele decir, no están todos los que son, pero sí que son todos los que están. A ver qué te parece la selección de ABC Translink.

GRADUADO-ABC-TRANSLINK

Por Murrietahector (Trabajo propio) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0) undefined GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html)], undefined


Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad de Granada
.

Una parte importante de los currículos que llegan en verano al buzón virtual de ABC Translink pertenecen a Graduados y Licenciados en Traducción e Interpretación de la Universidad de Granada. Este centro educativo es, quizá, el más importante de la zona sur de España y se ha ganado su fama de excelente por muchos y variados motivos, por ejemplo:

– Diferentes niveles de estudio y especialización: actualmente esta Facultad imparte tanto el Grado como la Licenciatura en Traducción e Interpretación, pero además incluye en su oferta dos interesantes másteres universitarios, el de Traducción Profesional y el de Interpretación de Conferencias.
– Una amplia variedad de idiomas de estudio: entre ellos destacamos tres, el árabe, el chino y la lengua de signos; tres idiomas origen o meta para los que existe una demanda creciente en el mercado.

Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Una de las universidades españolas más conocidas y reconocidas a nivel internacional es la UAB. Dentro de su amplia oferta educativa destaca, sin lugar a dudas, su Máster de Traducción, Interpretación y Estudios Interculturales y en concreto la especialidad de Interpretación de Conferencias que este incluye. El máster FTI se imparte en inglés y en castellano y cuenta con el apoyo didáctico de prestigiosos profesionales en activo tanto de la Dirección General de Interpretación de la Comisión Europea, como del Parlamento Europeo.

Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Madrid.

La UAM completa el trío de mejores universidades españolas donde cursar estudios superiores en traducción e interpretación. Precisamente en esta Universidad la CEO de ABC Translink, Fátima Núñez, obtuvo su Licenciatura en Filología Árabe,  aunque, claro,  desde entonces hasta ahora ya han pasado algunos añitos… Aparte de su estratégica situación geográfica, este centro universitario destaca entre su competencia por varias razones, pero sobre todo por el altísimo nivel de su profesorado y por sus interesantes y avanzados programas de investigación.

¿Has estudiado en alguna de estas tres universidades españolas? ¿Cuál fue tu experiencia?   

Falsos mitos sobre los traductores

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Todos sabemos que las diferentes nacionalidades tienen sus propios tópicos. Pensemos en esos bravos españolitos toreros, los tranquilos mejicanos haciendo la siesta bajo su gran sombrero o los rubicundos alemanes y sus enormes jarras de cerveza. Pero pocos caemos en la cuenta de que también las profesiones acarrean sus propios y equivocados tópicos. (¿Quién tiene una letra infernal?: los médicos). Hoy, en nuestro blog vamos a intentar desmentir algunos de los tópicos más típicos de nuestro sector profesional: la traducción.

Tópicos

Un buen traductor no necesita diccionario.

Primer falso tópico. Cierto es que los traductores e intérpretes dedican largos años de su vida a memorizar términos y expresiones, pero por mucho que estudien jamás conseguirán saber todos y cada uno de los millones de términos que contiene un idioma.

 

Vives unos años en el extranjero y ya eres traductor.

Este tópico falso no es tan inocuo como el primero ya que el resultado es grave: la irrupción de la competencia desleal en el sector. Cientos de personas que por hacer un curso en Londres, por ejemplo, creen que ya pueden traducir fluidamente cualquier documento redactado en inglés. Este tópico además de falso, es dañino para la inversión económica en traducción de las empresas clientes.


Sólo hay que traducir, no entender.

Nuestro tercer tópico está más extendido de lo que parece y si eres traductor seguro que nos entiendes a la primera: ¿cuántas veces te han dicho algo así como “tú limítate a traducir”? Un buen traductor debe comprender el texto que lee para poder traducirlo con rigor y exactitud. Por ese motivo, precisamente, hay traductores especializados en ingeniería, ciencias de la salud, literatura, ciencias económicas, etc.


Traducir es fácil, lo hace cualquier programita.

En los últimos años han surgido como setas cientos de aplicaciones y programas informáticos que intentan traducir textos de cualquier idioma. Ya sabes de lo que hablamos y seguro que también conoces el resultado de esas traducciones automáticas. Ya hemos hablado largo y tendido de las diferencias entre la traducción profesional y la traducción automática, pero si quieres saber más, pulsa aquí.

 

 Una traducción no cuesta casi nada.

Otro tópico más que se ve enriquecido por anuncios del tipo “Necesito traducción rápida de 5.000 palabras, presupuesto: 5 €”. ¿Te suena? La competencia de los falsos traductores y la mala marcha de la economía mundial han propiciado el nacimiento de esta falsa creencia. Una mala traducción quizás cueste 1 o 2 €, una traducción profesional no.

 

 

¿Cuánto cuesta una traducción profesional?

 

 

El peligro de los traductores “intrusos”.

Habitualmente publicamos en Linkedin debates en torno a los artículos que escribimos en este blog. En uno de los últimos, el dedicado a las diferencias entre la traducción jurada y la traducción jurídica, uno de nuestros colegas de profesión hizo referencia al intrusismo en el sector de la traducción. Nos pareció un tema interesante sobre el que redactar unas cuantas reflexiones.


La definición.

La RAE define el término intrusismo como:

Ejercicio de actividades profesionales por persona no autorizada para ello. Puede constituir delito.

Sobre los adjetivos Intruso e intrusa nos quedamos con la primera acepción de la RAE:

Que se ha introducido sin derecho.

Según estas definiciones hablamos de personas que sin derecho ni autorización realizan unas actividades profesionales concretas para las que no están especialmente preparadas. En este contexto puede ser lícito suponer que los términos “persona no autorizada” y “sin derecho” hacen referencia a una titulación concreta o a una trayectoria de trabajo que, de una u otra forma, acredite que dicho profesional está preparado para ejercer su labor en un campo determinado.

Nada nuevo bajo el sol.

El intrusismo, desgraciadamente, no es nada nuevo ni en el sector de la traducción o la interpretación ni en otros como el periodismo o la medicina. En nuestro caso, los intrusos más flagrantes son aquellos que, habiendo visitado brevemente uno u otro país, creen que tienen conocimientos suficientes para interpretar o traducir esa lengua que han aprendido de forma superficial. Muchos empresarios confían sus trabajos de interpretación a este tipo de personas inexpertas que, además, suelen trabajar con unas tarifas menores que otros profesionales o empresas debidamente acreditados o con un bagaje de largos años de trabajo detrás.

¿El resultado?: Trabajos de traducción mediocres, cuando no incorrectos, que dañan el prestigio de los verdaderos profesionales de la traducción.

Una anécdota:

Para “quitar hierro al asunto” vamos a terminar este artículo con una de las anécdotas más conocidas sobre intrusismo: el caso de la Papisa Juana.

Papisa Juana

Según se cuenta, en el siglo IX una mujer ocupó durante dos años el cargo de máximo representante de la Iglesia Católica – Papa – haciéndose pasar por un hombre. Parece ser que la confusión se inició cuando la niña Juana, hija de un monje y criada en un ambiente de fervor religioso, decidió que quería estudiar. Como en aquella época las mujeres lo tenían prohibido, la chica decidió hacerse pasar por un chico, un tal Johannes (Juan) y comenzó a instruirse en el oficio de copista. Pasaron los años, Juan–Juana se fue relacionando con personas de alto nivel y, como una cosa lleva a la otra, llegó un momento en el que las autoridades eclesiásticas decidieron concederle el honor supremo de ser la cabeza visible de la Iglesia. La leyenda terminó cuando la pobre Juana dio a luz en medio de una procesión ante las miradas estupefactas de todos los fieles.

Moraleja: el intruso siempre acaba siendo descubierto, sus propios actos lo delatarán.