Archivo de la etiqueta: turco

Otras lenguas: turco II

Como decíamos en la primera parte de nuestro recorrido por esta lengua, el turco (türkçe) pertenece a la familia altaica, y para aquellos profesionales de la traducción cuya lengua materna sea, por ejemplo, un idioma latino como el nuestro, sabrán cuán diferente o extraña nos puede parecer en sus estructuras y su configuración.

Hay multitud de detalles que difieren de nuestra lengua:

  • Es una lengua aglutinante, es decir, que utuliza sufijos que va “apilando” al final de la palabra para indicar aspectos sintácticos o morfológicos. El orden normal de estos es: raíz del sustantivo + plural + posesivo + caso.

Veamos un ejemplo: partícula interrogativa como Nasıl + verbo ser (armonía vocálica) sın, conforma la pregunta ¿Cómo estás? Nasılsın? Si le añadimos la desinencia de persona vosotros, tendríamos ¿Cómo está usted? Nasılsınız?

  • El orden dentro de la oración suele ser: sujeto, complemento de tiempo, complemento de lugar, complemento indirecto, complemento directo y verbo.
  • Hay multitud de partículas que se pueden añadir: plural (-lar/-ler); demostrativos (-bu/- şu/-o); interrogativos (-mi/mı/mu/mü), etc.
  • El verbo ser no se expresa con una forma conjugada, sino con unas partículas que se sufijan (ben – sen – o – biz – siz – onlar).
  • Existen declinaciones con sus respectivas desinencias que marcan cinco casos: 
    • Nominativo: empleado para indicar un nombre y marcar el sujeto.
    • Acusativo: se utiliza para determinar el complemento directo (aunque no siempre); su desinencia es -i.
    • Dativo: que nos indica o el complemento directo, o el circunstancial de dirección; su desinencia se marca con -a/-e.
    • Locativo: empleado para expresar el complemento circunstancial de lugar y se marca con varias desinencias dependiendo de cuál sea la última vocal -da/-ta/-de/-te.  
    • Ablativo: se usa para identificar al complemento de procedencia y lleva varias desinencias dan/ -tan/-den/-ten.

El alfabeto turco consta de:

  • 21 consonantes:

    b  c  ç  d  f  g  ğ  h  j  k  l  m  n  p  r  s  ş  t  v  y  z

Las letras con cedilla equivalen a nuestra ch  y al sonido sh del inglés, respectivamente. El sonido j  equivale al sonido de la jota francesa. En cuanto a ğ es un fonema que modifica a las letras a las que acompaña.

  • 8 vocales:
    • Agudas:    a  u  ö  ı
    • Blandas:   e  ü  o  i

Armonía vocálica

Una de las características más especiales del turco es la regla de la armonía vocálica. Esta norma especifica que dentro de una palabra, todas las vocales que conforman las sílabas pertenecen al mismo grupo, es decir, agudas o blandas. Las palabras que no cumplen esta regla son, por regla general,  extranjerismos o préstamos que no se ven sometidos a esa concordancia. Veamos algunos ejemplos: vocales blandas – Görüşmek üzere (hasta luego); vocales agudas – hayırlı sabahlar (buenos días).

Lenguas del mundo: turco

El modesto recorrido del blog de ABC Translink se detiene hoy en el turco, lengua que mucha gente cree emparentada con el árabe, nada más lejos de la realidad, quizá debido a una confusión entre términos y conceptos como árabe, islámico o musulmán. Puesto que esos conceptos pueden hacer referencia a distinciones lingüísticas, raciales, culturales o religiosas, vamos a centrarnos en las primeras.

Esta lengua de la familia altaica se habla, además de en Turquía, en países como Azerbaiyan, Chipre y países del Cáucaso.

Las primeras apariciones de restos escritos en turco antiguo datan del siglo VIII d.C.
Posteriormente las distintas dinastías turcomanas comienzan la conquista y expansión de los territorios que formarán el imperio otomano. La dinastía Selyuqí, en el S. XI d.C. exportó la variante turca oghuz a los territorios conquistados, convirtiéndose en la base del otomano (Osmanlı Türkçesi) que se escribía con un alfabeto adaptado del árabe.

En el año 925 el imperio se islamiza. Este hecho propicia una absorción -no solo lingúİstica- idiomática tanto de influencia sasánida como árabe en el lengua turca. La lengua administrativa y literaria pasa a ser una amalgama de base turca pero con multitud de elementos del persa (administración, burocracia) y del árabe (liturgia, leyes); mientras que la lengua común, usada de manera cotidiana, no absorvió esa influencia, manteniendo las características inciales de la lengua turca.

En el año 1920 Mustafa Kemal Atatürk llevó a cabo una serie de reformas entre las que se introdujo un cambio considerable de la lengua, en un intento de “nacionalizarla”, alejándola de su pasado otomano. Se llevo a cabó un auténtico proceso de creación de nuevas palabras en turco, eliminando algunos de los términos que provenían de raices árabes o persas, siendo sustituidas por términos con una etimología proveniente de esa variante turca primigenia. Además de modificaciones a nivel gramatical o sintáctico pasó a utilizarse el alfabeto latino, que incluía una serie de letras que se adaptaban a las necesidades fonéticas del turco.

Sin duda esta reorganización lingüística fue compleja, creando diferentes estratos de lenguaje, diferenciándose las zonas urbanas de las rurales; las generaciones más jóvenes, que crecían estudiando esta nueva lengua y usando este nuevo vocabulario, de la gente más mayor que seguía utilizando el mismo idioma. Surgió, además, la necesidad de crear palabras nuevas, innecesarias hace tres siglos, que fueron generadas a partir de términos provenientes del francés o el inglés. Muchos de estos términos no han sido aceptados por la población, ya que suenan realmente estraños y “ajenos” a la lengua turca. En el próximo capítulo veremos algunas características de este idioma.