Archivo de la etiqueta: vocabulario

Palabras en peligro de extinción: los juguetes

Las ferias dedicadas a los juguetes antiguos siempre tienen éxito, sobre todo cuando se programan cerca de esas fiestas de Navidad que nos remueven los recuerdos de la infancia. Y es que ver y tocar los juguetes de la infancia que alegraron los primeros años de nuestros abuelos y bisabuelos es un auténtico ejercicio de ciencia ficción, una forma diferente de ver a nuestros antepasados como los pequeños seres humanos alegres y vitales que fueron hace no tanto.

Así que vamos a ello, vamos a montar nuestra pequeña feria virtual de juguetes antiguos y olvidados, tesoros de la infancia que recibían nombres tan extraños como pirindola o meccano.

juguetes olvidados

Juguetes olvidados: pirindola o perinola

Algunos juguetes antiguos apenas han cambiado a lo largo de los años, pero sí lo han hecho los nombres con los que conocíamos a estos pequeños tesoros de la infancia. Un excelente ejemplo es la famosa pirindola o perinola. Así es como llamaban nuestros abuelos a la peonza pequeñita que se hacía girar para ver a quién le tocaba ser ladrón o policía, quién contaba hasta 10 en el “Esconderite Inglés” o quién tenía que “poner” a la comba.

Para leer la definición pura y dura del término pirindola recurrimos como siempre al DRAE: “Peonza o trompo pequeño que presenta diversas formas, en especial de prisma, provista de un pequeño pivote que se hace girar con los dedos, y que puede llevar inscritos letras o mensajes para jugar.”.

Juguetes olvidados: Mariquita Pérez

En la España de los oscuros años 40 del siglo XX, eran pocas las niñas que recibían en el cumpleaños o en Reyes la muñeca más famosa de su pequeño mundo: Mariquita Pérez.

Esta joya para niñas ricas fue creada por Leonor Coello con la ayuda de su hija pequeña y se caracterizaba por su enorme colección de ropa y complementos de todo tipo, sus cuentos radiofónicos y en papel, su novedosa publicidad rodante… Mariquita Pérez no solo fue una rareza de la época en cuanto a la identidad femenina de sus creadoras, también abrió las puertas a una nueva forma de entender el marketing juguetero que aún pervive en nuestra avanzada sociedad del siglo XXI.

¿Quieres conocer más a fondo la historia de cuento de Mariquita Pérez?: Pulsa aquí.

Juguetes olvidados: Meccano

Meccano – con dos c– era el nombre corto con el que los niños de 1901 conocían al “Meccano Ingeniería para niños”, un fantástico juguete de construcción que incluía decenas de piezas en metal que los futuros ingenieros (niños, claro) tenían que montar para construir puentes, coches del futuro, carreteras, viaductos… El Meccano supuso un antes y un después en la forma de entender la historia del juguete en España ya que abrió la veda de los que ahora llamamos juguetes interactivos y didácticos.

Juguetes olvidados: canicas

Esas pequeñas bolitas de cristal de colorines que tantas alegrías dieron a los niños y niñas de antaño son, probablemente, el juguete más viejo de la historia. No lo decimos nosotros – el blog de la agencia de traducción ABC Translink- sino los arqueólogos que encontraron decenas de canicas de piedra en la tumba de un niño egipcio que vivió y murió en torno al año 3000 antes de Cristo.

Pero, ¿de dónde viene el nombre de canicas? ¿Cuál es su etimología? El DRAE nos lo aclara: “Del fr. dialect. canique, y este del neerl. knikker, der. del verbo knikken; cf. al. knicken ‘romper, aplastar’.

¿No lo entiendes? Recuerda el objetivo del juego original: empujar tu canica para que rompiera el círculo formada por otras y conseguir que entrara dentro de un agujerito llamado “guá”.

Y hasta aquí nuestro pequeño homenaje a las palabras de juguetes olvidados, unos objetos inanimados, pero muy queridos que hicieron las delicias de nuestros abuelos y bisabuelos.

¿Recuerdas el nombre de algún juguete antiguo? Adelante, compártelo con el resto de lectores y lectoras del blog.

Y si quieres leer los doce artículos anteriores de la colección palabras en peligro de extinción del blog de ABC Translink ya sabes que puedes hacerlo pulsando sobre su título correspondiente:

  1. La vuelta al cole.
  2. El tiempo de ocio.
  3. Los oficios.
  4. Los insultos.
  5. Los verbos.
  6. Los refranes.
  7. Las herramientas.
  8. Los enseres domésticos.
  9. Los adjetivos.
  10. Los adverbios.
  11. Los nombres propios.
  12. Los términos culinarios.
  13. Las prendas de vestir.

Palabras en peligro de extinción: las prendas de vestir

Que las prendas de vestir han evolucionado y cambiado radicalmente a lo largo de las décadas es algo más que obvio. Sólo tenemos que recordar aquella película de los años 60 titulada The Time Machine.

¿Qué llevaban los hombres del siglo XIX para descansar los pies en casa? ¿Cómo se llamaba la ropa interior de moda de las jovencitas adineradas? Lo descubrimos en el artículo de hoy con el decimotercer capítulo de nuestra serie de palabras en peligro de extinción. ¿Eres supersticioso? No te preocupes, sigue leyendo porque te aseguramos que este artículo no te va a traer mala suerte, sino curiosos recuerdos.

Prendas de vestir olvidadas

Prendas de vestir olvidadas: pantuflas

A mí la palabra pantufla siempre me recordará a don Pantuflo Zapatilla, el sufridor padre de los mellizos Zipi y Zape creados por el genial Escobar. Y es que, precisamente, el nombre de este personaje del cómic nos explica qué significa el término pantufla o plantuflo que, según el DRAE es una “especie de chinela o zapato sin orejas ni talón, que para mayor comodidad se usa en casa”.

Prendas de vestir olvidadas: pantaleta

En ciertos círculos sociales de la España de siglos pasados se utilizaba bastante el término pantaleta como sinónimo de braga femenina que cubre parte del muslo y que la DRAE llama culote. Pantaleta o pantaletas es un término olvidado en nuestro país, pero se sigue utilizando en varios países hermanados por la lengua como Venezuela, República Dominicana o México.

Prendas de vestir olvidadas: miriñaque

Afortunadamente la palabra miriñaque está olvidada y relegada a los museos de la moda. ¿Por qué decimos afortunadamente? Porque esta prenda de vestir olvidada era una especie de armazón de tela rígida, armada con aros que las mujeres utilizaban para dar forma a los largos y amplios vestidos utilizados en siglos pasados.

Revisando el DRAE encontramos otra curiosidad sobre la palabra miriñaque: tiene un sinónimo tan olvidado como ella, el conocido antiguamente como zagalejo o refajo.

Prendas de vestir olvidadas: rebeca

¿Te acuerdas de la película “Rebeca” de Hitchcock? Este gran film titulado originalmente como Rebecca y traducido al castellano eliminando esa “c” de más no fue el gran éxito comercial de los años 40 en nuestro país; también sirvió para bautizar coloquialmente a la chaquetita corta y amorosa que llevaba en muchas escenas Joan Fontaine, la bellísima y sufrida protagonista del dramón victoriano con final casi feliz.

La definición que nos ofrece la RAE de esta prenda de vestir casi olvidada, pero aún muy presente entre madres mayores y abuelas es bastante larga: “Chaqueta femenina de punto, sin cuello, abrochada por delante, y cuyo primer botón está, por lo general, a la altura de la garganta”.

Pantuflas, pantaleta, miriñaque, zagalejo, refajo y rebeca son algunos de las prendas de vestir olvidadas por la sociedad, pero que siguen muy vivas en la mente de los amantes de la literatura, el cómic y el cine. ¿Conoces alguna palabra más que quieras compartir con nosotros? Adelante ¡escribe un comentario!

Y si quieres leer los doce artículos anteriores de la colección palabras en peligro de extinción del blog de ABC Translink ya sabes que puedes hacerlo pulsando sobre su título correspondiente:

  1. La vuelta al cole.
  2. El tiempo de ocio.
  3. Los oficios.
  4. Los insultos.
  5. Los verbos.
  6. Los refranes.
  7. Las herramientas.
  8. Los enseres domésticos.
  9. Los adjetivos.
  10. Los adverbios.
  11. Los nombres propios.
  12. Los términos culinarios.

Dudas y respuestas sobre los gentilicios

¿Jienense o jerezano? ¿Salmantino o salamanquino? Los gentilicios son una fuente inagotable de preguntas para muchos programas de entretenimiento televisivo, desde el longevo Saber y Ganar hasta las nuevas minas de hacer dinero y popularidad como Pasapalabra. ¿Qué son los gentilicios? ¿Cómo se forman los gentilicios? ¿Cuáles son los gentilicios más curiosos? Esas son las tres grandes cuestiones que nos responden hoy los correctores de estilo de ABC Translink.

gentilicios

¿Qué son los gentilicios?

Como suele suceder, en el DRAE encontramos una definición muy acertada del término gentilicio:

“1. adj. Dicho de un adjetivo o de un sustantivo: Que denota relación con un lugar geográfico.

  1. adj. Perteneciente o relativo a las gentes o naciones.
  2. adj. Perteneciente o relativo al linaje o familia.”

Explicado de forma sumamente sencilla podríamos decir que los gentilicios se utilizan para indicar el lugar de origen de alguien o de algo: hombre leonés, queso cántabro, agua catalana, etc.

 

¿Cómo se forman los gentilicios?

Según me cuentan los correctores de estilo de ABC Translink no hay una regla fija que podamos seguir para formar un gentilicio. Lo que sí podemos hacer es recordar que la mayoría de los gentilicios se forman a partir de un lexema (el del lugar) y un sufijo como -ano o ana, – ense, -ino o ina, -eño o eña, -és o esa.

Unos cuantos ejemplos:

  • Gentilicios con sufijo -ano, -ana: gaditano, zamorano, valenciana, etc.
  • Gentilicios con sufijo -ense: jienense (también jiennense o giennense, natural de Jaén), barbadense, ovetense, etc.
  • Gentilicios con sufijo -ino, -ina: bilbaíno, granadina, etc.
  • Gentilicios con sufijo -eño, -eña: albaceteño, tinerfeña, etc.
  • Gentilicios con sufijo -és, -esa: aragonés, pontevedresa, etc.

¿Cuáles son los gentilicios más curiosos?

Si buscas en Internet los gentilicios más curiosos del mundo vas a encontrar cientos de resultados diferentes, cada uno más raro que el anterior. Para terminar este artículo con buen humor, nosotros hemos elegido algunos de los gentilicios más divertidos que hemos encontrado:

  • Callosinos: naturales de Callosa de Segura en Alicante.
  • Chichilindris: de Arroyo de la Miel en Málaga.
  • Guasinos: de Guasa en Huesca.
  • Sexitanos: de Almuñécar, Granada.
  • Trasquilados: de Yunquera de Henares, Guadalajara.
  • Villapenenses: de Villa Pene, Lugo.

¿Conoces más gentilicios divertidos, raros o curiosos? ¡Escribe un comentario!

Palabras en peligro de extinción: los términos culinarios

Los términos culinarios – sustantivos, verbos, adjetivos…- han sufrido muchísimas modificaciones en los últimos años. De hecho, hoy en día ni siquiera reconocemos muchas de las palabras que utilizaban a diario nuestras abuelas aunque también hay que decir que a ellas les sucede lo mismo con el nuevo argot culinario del siglo XXI.

Así que hoy vamos a echar un vistazo al pasado asomándonos al corazón de cualquier hogar que se precie, al lugar donde se preparaban los alimentos, pero también a ese tibio rincón familiar donde se charlaba y se vivía, la cocina. Pero lo vamos a hacer de la forma que más nos gusta: rescatando aquellos términos culinarios antiguos que están en franco peligro de extinción.  ¿Empezamos?

términos culinarios

Términos culinarios olvidados: albaldar

Empezamos nuestra lista de términos culinarios olvidados con un verbo que no creo que te suene demasiado: albaldar. Según la RAE albaldar tiene dos significados relacionados con el arte culinario:

Enalbaldar o rebozar un alimento antes de freírlo.

Emborrazar o envolver un ave con gruesas lonchas de tocino antes de asarla.

Así, de un plumazo hemos aprendido tres verbos culinarios deliciosamente anticuados: albaldar, enalbaldar y emborrazar.

Términos culinarios olvidados: arropar

Hoy en día el verbo arropar nos sugiere invierno, mantita, sofá, bebé… Pero si hablamos de términos culinarios antiguos tenemos que pensar en masa fermentada, panes, pastas, queso… Y es que en las cocinas de antes, arropar significaba tapar una masa con un paño limpio para dejar que fermentara y, también, utilizar un trapo para proteger los alimentos delicados de los efectos del calor, los insectos, etc.

Otra curiosidad culinaria olvidada muy relacionada con el término arropar: ¿sabes lo que es el arrope? Un mosto que se cocía varias horas hasta que tomaba la consistencia de un jarabe espeso y al que después se añadían deliciosos trocitos de fruta. Qué rico.

Términos culinarios olvidados: escudillar

Si recuerdas lo que es una escudilla – plato o fuente- enseguida encontrarás el significado del verbo olvidado escudillar: servir un alimento en un plato. 

Pero este antiguo verbo culinario encierra otro significado bastante más curioso y que todavía se utiliza en algunos pueblos perdidos: añadir caldo o agua hirviendo sobre el pan para elaborar la rica y sencilla sopa de antaño.

Términos culinarios olvidados: heñir

Ponemos la guinda a nuestro pastel de términos culinarios olvidados con uno de los verbos más antiguos que hemos encontrado en los viejos libros de cocina: heñir. ¿A ti te suena? Es curioso porque alude a una actividad culinaria que todavía se practica: según la RAE heñir significa literalmente “sobar con los puños la masa, especialmente la del pan”.

Y hasta aquí algunos de los términos culinarios olvidados que a los correctores de estilo de ABC Translink les encantaría encontrar al corregir libros de cocina y diccionarios gastronómicos. ¿Te gustaría que buscáramos más? ¡Pídenoslo!

Y además recuerda que puedes leer el resto de artículos de la colección palabras en peligro de extinción del blog de ABC Translink pulsando sobre cada uno de los siguientes once títulos:

  1. La vuelta al cole.
  2. El tiempo de ocio.
  3. Los oficios.
  4. Los insultos.
  5. Los verbos.
  6. Los refranes.
  7. Las herramientas.
  8. Los enseres domésticos.
  9. Los adjetivos.
  10. Los adverbios.
  11. Los nombres propios.

Palabras más usadas en Linkedin

Hace un par de años escribimos en nuestro blog un artículo sobre Linkedin, una red social en la que ABC Translink participa activamente y que encabeza las listas de redes sociales profesionales interesantes para todo tipo de sectores.

Linkedin es recomendable para establecer contactos profesionales, encontrar nuevos proveedores o participar en grupos de debate. Pero, además, también es una red social fantástica para publicar trabajos de investigación de todo tipo. Uno de esos proyectos nos ha llamado especialmente la atención por la originalidad de su temática: las palabras más usadas en Linkedin durante el año 2017. ¿A que suena interesante? Pues adelante, sigue leyendo porque en el artículo de hoy te resumimos los resultados de esta investigación tan original.

Linkedin

Palabras más usadas en Linkedin: especializado

Desde su creación en el año 2002, Linkedin ha intentado acentuar el tono profesional de su red social y ese esfuerzo se ha visto reflejado en el 2017 con la palabra que encabeza la lista de términos más usados por su público objetivo: especializado.

Traductores, intérpretes, correctores de estilo, médicos, periodistas, publicistas… Al parecer, la mayoría de los miembros de Linkedin intentan destacar de sus competidores directos utilizando el término especializado para trasmitir que han dedicado muchos años de su trayectoria profesional a dominar su oficio, algo absolutamente necesario en el mundo complejo y tecnológicamente tan avanzado que nos ha tocado vivir.

Palabras más usadas en Linkedin: líder

Otra palabra que cada día aparece más en los perfiles corporativos de de Linkedin es líder. Empresa líder en su sector, Corporación líder en su mercado, Especialistas en Liderazgo y Participación… Múltiples variables con un sólo objetivo: trasmitir a los posibles clientes de nuestra empresa que ocupamos el puesto número 1 en nuestro sector profesional sea cierto… O no lo sea.

Palabras más usadas en Linkedin: creativo

Un tercer término que cada día vemos más en los perfiles profesionales de los miembros de Linkedin es creativo.

La razón es bastante obvia: hoy en día es difícil destacar entre profesionales con similares trayectorias académicas y laborales. Así, es preciso encontrar ese valor añadido que puede hacer que un reclutador profesional se decante por nosotros, un valor que puede ser la creatividad necesaria para encontrar soluciones sencillas a problemas complejos. Así, hasta los perfiles más técnicos como ingenieros o matemáticos incorporan los términos creativo, creatividad, etc., un rasgo positivo y que es cada día más necesario y, por lo que parece, más valorado en cualquier profesión.

Especializado, líder y creativo son tres de las palabras más usadas en Linkedin en el 2017. ¿Qué ocurrirá en el 2018? El tiempo nos lo dirá.

Y ahora te toca a ti escribir: ¿Estás de acuerdo con el resultado de esta investigación sobre las palabras más usadas en Linkedin? ¿Crees que hay otros términos que se utilizan más? Nos encantaría leer tu comentario.

Palabras en peligro de extinción: los nombres propios

Llegamos al undécimo capítulo de nuestra serie de palabras en peligro de extinción hablando de los nombres propios, esos sustantivos que en este caso nos sirven para designar, distinguir e individualizar a las personas de siglos pasados.

Y es que todos tenemos antepasados con nombres propios extraños, divertidos, originales o sorprendentes, apelativos que ahora nos llaman la atención pero que hace décadas llenaban las listas escolares o las actas de matrimonio. ¿Quieres saber qué nombres propios olvidados hemos elegido en ABC Translink para ilustrar el paso del tiempo en las partidas de nacimiento? Entonces y como siempre: sigue leyendo…

nombres propios olvidados

Nombres propios olvidados: Procopia

Con tu permiso, empiezo la lista de nombres propios olvidados haciendo un pequeño homenaje a mi propia abuela, la alegre Procopia nacida en el año 1906 del siglo pasado. En aquel entonces, Procopia no era tan utilizado como María o Josefa, pero tampoco era un nombre propio extraño o llamativo. Las niñas eran bautizadas con este peculiar nombre en honor de San Procopio, un asceta y mártir fallecido en el año 1303.

Nombres propios olvidados: Marciano

¿Te imaginas ir a casa de tu vecino Marciano a pedir un poco de azúcar? Este nombre propio que ahora nos daría pie a miles de chascarrillos, selfies y hashtags era muy común en los pueblos castellanos de siglos pasados.

Como curiosidad histórica, comentar que en este caso los niños bautizados con el nombre de Marciano no pretendían rendir homenaje a ningún santo católico, sino a uno de los dioses de los antiguos romanos, Marte el dios de la guerra.

Nombres propios olvidados: Casimiro

Si viviste tu infancia en los años 80 del siglo XX seguro que recuerdas al entrañable Casimiro, un simpático monstruo peludo de dibujos animados que mandaba a la cama todas las noches a los niños pequeños desde su castillo tenebroso. En aquel entonces, el nombre Casimiro ya no era común en los hogares españoles, pero unas décadas antes era uno de los nombres de pila más habituales en los casos de familia numerosa que ya no sabían que nombre elegir para su retoño número doce. ¿Su origen y significado?: nombre polaco que designa a aquel que invoca la paz. Bonito, ¿verdad?

Nombres propios olvidados: Basilisa

Llegamos al final de nuestra lista de nombres propios olvidados con Basilisa, un nombre femenino que hizo furor entre las familias españolas de principios del siglo XX. Según el santoral católico, Santa Basilisa era una dama convertida al cristianismo por San Pedro y San Pablo en el siglo I, una decisión que pagó muy caro por vivir en la época del sanguinario Nerón. La mártir Basilisa y su compañera Anastasia no llegaron a cumplir la treintena, pero sí ocuparon un lugar privilegiado en el santoral católico y sus nombres llenaron los certificados de nacimiento de miles de pequeñas españolas de siglos pasados.

 

Procopia, Marciano, Casimiro y Basilisa son los cuatro nombres propios olvidados que hemos elegido para ilustrar el artículo de hoy, pero seguro que tú recuerdas alguno más… ¿Quieres compartirlo con nosotros? ¡Adelante, escribe un comentario!

Y recuerda que puedes leer el resto de artículos de la colección palabras en peligro de extinción del blog de ABC Translink pulsando sobre cada uno de los siguientes títulos:

  1. La vuelta al cole.
  2. El tiempo de ocio.
  3. Los oficios.
  4. Los insultos.
  5. Los verbos.
  6. Los refranes.
  7. Las herramientas.
  8. Los enseres domésticos.
  9. Los adjetivos.
  10. Los adverbios.

Palabras en peligro de extinción: los adverbios

Palabras en peligro de extinción hay muchas, casi tantas como adverbios olvidados. Hablamos de términos como cadaldía, lueñe, marras, yuso… Palabras invariables que modifican a los verbos, los adjetivos o, incluso, a otros adverbios. Palabras que utilizaron nuestros antepasados para matizar tiempos, lugares, sentimientos y opiniones.

Hoy en el blog de ABC Translink viajamos al mundo de los textos pasados para recordar adverbios olvidados, palabras en peligro de extinción que han ido desapareciendo del lenguaje cotidiano como si fueran hojas del calendario. ¿Nos acompañas?

adverbios olvidados

Adverbios olvidados: cadaldía

Empezamos nuestra lista de adverbios olvidados con uno que desapareció de nuestros libros hace ya varios siglos: cadaldía. El significado del término según la RAE es muy sencillo: cada día.

Los correctores de estilo de ABC Translink nos han facilitado un ejemplo de su uso:

El agricultor se gana el pan cadaldía con el sudor de su frente.”

Adverbios olvidados: lueñe

Para averiguar el significado del adverbio lueñe tenemos que traducir del latín al castellano: longe en latín, lejos en castellano actual, lueñe en castellano antiguo.

Así, lueñe podría equivaler a lejano, distante, apartado… Una frase de ejemplo que utiliza este adverbio en desuso:

No hay plazo tan lueñe que no lo tema el que debe.”

 

Adverbios olvidados: marras

Siempre cuenta la batallita de marras”, “Vino a verte tu amiguito de marras”… Marras es una palabra que nos suena bastante hoy en día, pero no te confundas, en castellano antiguo el adverbio marras significa algo muy diferente: antaño.

 

Adverbios olvidados: yuso o ayuso

Terminamos nuestra lista de adverbios olvidados con yuso o ayuso, un término de raíces latinas que el DRAE define como hacia abajo

No es fácil encontrar una frase de ejemplo que incluya yuso o ayuso, afortunadamente tenemos a mano a los correctores de estilo de ABC Translink, unos profesionales que nos han contado que este término se utilizaba habitualmente en las aldeas para distinguir las tierras situadas en lo alto (suso) y las que ocupaban zonas bajas (yuso o ayuso).

A Francisca le tocó en herencia el pinar de yuso y a su hermana el encinar de suso”.

 

Hasta aquí nuestra lista de adverbios olvidados, un texto más que hace el número diez de nuestra colección de palabras en peligro de extinción. Y es que ya llevamos varios meses recordando palabras olvidadas en el blog de ABC Translink. Pulsa sobre cada título para leer su artículo correspondiente:

  1. La vuelta al cole.
  2. El tiempo de ocio.
  3. Los oficios.
  4. Los insultos.
  5. Los verbos.
  6. Los refranes.
  7. Las herramientas.
  8. Los enseres domésticos.
  9. Los adjetivos.

Palabras en peligro de extinción: los adjetivos

Todas las palabras en peligro de extinción reflejan el paso del tiempo en la sociedad y el cambio en las costumbres idiomáticas de los seres humanos que las utilizan para narrar sus vidas. Pero si tuviéramos que elegir las palabras olvidadas que mejor cumplieran ese papel de espejo, seguramente nos decantaríamos por los adjetivos, esos términos que acompañan a los sustantivos y que los minimizan o engrandecen, los ensalzan o los denigran…

Es decir, los adjetivos son el perfecto espejo de la realidad pasada y presente y por eso es inevitable incluirlos en nuestra colección de artículos dedicados a rememorar las palabras en peligro de extinción. ¿Recuerdas adjetivos como bizarro, prístino, nefando o vagaroso? ¿No? Entonces adelante, sigue leyendo…
adjetivos olvidados

Adjetivos olvidados: bizarro

El adjetivo bizarro se habría perdido completamente en las brumas del tiempo si no fuera por el empeño del escritor Pérez Reverte y su bizarro capitán Alatriste, ese arriesgado, valiente y espléndido espadachín de la corte madrileña del siglo XVII.

Una curiosidad que nos cuentan los traductores de ABC Translink: el término bizarro procede del italiano bizzarro, un término que podríamos traducir al castellano como iracundo.

Adjetivos olvidados: prístino

Antiguo, primero, primitivo, original… Así es como la RAE nos define el adjetivo prístino, un término que tiene como sinónimos otros adjetivos que todavía utilizamos: virginal, puro, inmaculado, etc. Afortunadamente, el adjetivo prístino sigue vivo en la actualidad gracias a la literatura y a esos magníficos poetas y poetisas que se resisten a dejarlo caer en las brumas del olvido:

Prístina se fue la noche… pero no la siguió el otoño… Prístino el anidar de besos entre los albores de la aurora… pero… lo molestó el invierno…” (César Vallejo).

Adjetivos olvidados: nefando

La similitud fonética de nefando y nefasto nos da una valiosa pista para deducir el significado del tercero de nuestros adjetivos en peligro de extinción: nefando, un adjetivo culto que según la RAE se utiliza para hablar de una cosa que “causa repugnancia u horror hablar de ella”. ¿Ejemplos?: nefando crimen, pecado nefando, nefanda sentencia, nefanda corrupción, etc.

Adjetivos olvidados: vagaroso

Según el DRAE, en el lenguaje poético, el adjetivo vagaroso se podría definir como “que vaga o que de continuo se mueve de una a otra parte”. Desde este punto de vista, vagaroso no es un mal adjetivo ya que nos lleva a dejar vagar nuestra imaginación desde un paraje de cuento a otro…
Pero según nos dicen los correctores de estilo de ABC Translink, vagaroso también tiene otras acepciones menos amables como tardo, vago, excesivamente pausado… ¿Con qué acepción de vagaroso te quedas? ¿Con la positiva o con la negativa?

Y como te decimos siempre: si te encanta el tema de las palabras en peligro de extinción, puedes seguir disfrutando de otros artículos de la colección pulsando sobre sus títulos:

  1. La vuelta al cole.
  2. El tiempo de ocio.
  3. Los oficios.
  4. Los insultos.
  5. Los verbos.
  6. Los refranes.
  7. Las herramientas.
  8. Los enseres domésticos.

Palabras en peligro de extinción: las herramientas

Aparte de ver crecer a los niños, la mejor forma de darnos cuenta de cómo pasa el tiempo es recordar el nombre de oficios y herramientas en peligro de extinción. Palabras como garlopa, pisón, romana o artesa que los años han sustituido por tabletas, teléfonos móviles, portátiles… Hoy en nuestro blog hacemos un pequeño homenaje a los viejos tiempos en los que la artesanía y el cultivo ecológico no eran moda, sino realidad. Hoy recordamos algunas de las más entrañables palabras en peligro de extinción del castellano: las herramientas. ¿Nos acompañas?

herramientas

Herramientas olvidadas: la garlopa

En unos tiempos en los que la industria del mueble ha adoptado nombre sueco, es difícil encontrar buenos muebles y mejores ebanistas, hombres y mujeres que trabajaban la madera con unas herramientas tan ingeniosas como útiles. ¿Un ejemplo? La humilde garlopa, esa especie de cepillo largo que los profesionales de la madera utilizaron durante siglos para igualar y alisar las junturas de las tablas.

Herramientas olvidadas: el pisón

En unos tiempos más sencillos que los actuales, las personas no tenían ni tiempo ni paciencia para inventar complejos nombres que designaran las herramientas con las que se ganaban el pan. Un buen ejemplo lo encontramos en el llamado pisón, una herramienta agrícola que, como nos cuenta la RAE, servía para pisar o apretar la tierra, las piedras, etc.

Otra de las acepciones de pisón es mazo del batán. ¿Qué es un batán? Según los correctores de estilo de ABC Translink, un batán es una máquina, un ingenio hidráulico que ahora podemos ver sólo en algunos museos rurales y que servía para golpear y enfurtir (dar cuerpo) los paños y otros tejidos de lana.

Herramientas olvidadas: la romana

Una romana es una señora de Roma, eso es cierto. Pero en los tiempos en los que los campesinos iban a vender sus berzas, patatas, zanahorias y lechugas al mercado de la ciudad romana también significaba pesa o balanza. Su nombre proviene de la ciudad donde se inventó esta ingeniosa herramienta para comerciar, un instrumento de medición bastante preciso que todavía se puede admirar en algunos rastrillos de domingo o en algunos mercadillos del agricultor de ciudades como León, Burgos o Salamanca.

Herramientas olvidadas: la artesa

Terminamos nuestra selección de palabras de herramientas olvidadas con una de las más curiosas del diccionario de la RAE: artesa. Su definición literal es “Cajón cuadrilongo, por lo común de madera, que por sus cuatro lados va angostando hacia el fondo y sirve para amasar el pan y para otros usos.”

Una definición larga, pero una utilidad sencilla: elaborar ese pan rico que duraba días y días en la panera y que ahora sólo podemos recordar por fotos.

¿Conocías la palabra artesa? ¿Y garlopa, pisón o romana? Nos gustaría que compartieras tus recuerdos de palabras olvidadas con nosotros.

Puedes leer el resto de artículos de esta serie de palabras en peligro de extinción pulsando sobre sus títulos:

  1. La vuelta al cole.
  2. El tiempo de ocio.
  3. Los oficios.
  4. Los insultos.
  5. Los verbos.
  6. Los refranes.

Palabras en peligro de extinción: los refranes

A mucha gente le encantan los refranes antiguos, esas brillantes frases lapidarias que en pocas palabras son capaces de resumir la amplia sabiduría real y realista de nuestros antepasados. Lamentablemente, los refranes son unos de los grandes olvidados de nuestro día a día digital, unas perlitas literarias que deberíamos reivindicar y colocar donde se merecen: en lo más alto de nuestros recuerdos. Y del dicho al hecho: hoy vamos a intentar romper una lanza por los refranes olvidados dedicándoles un artículo de nuestra serie titulada Palabras en peligro de extinción. ¿Empezamos?

refranes olvidados


Refranes olvidados: Febrero febrerín, el más loco y el más ruin

Empezamos nuestra selección buscando y encontrando un refrán sobre el mes actual: febrero. En el refranero castellano popular, febrero es uno de los meses más inspiradores para los refranistas que centran su atención en dos características especiales de este mes del año: su duraciónfebrerín– y su voluble climatología que en ocasiones puede llegar a ser catastrófica para los animales, las cosechas y, por supuesto, las personas – el más loco y el más ruin-.

 

Refranes olvidados: Quien el puchero del vecino quiere probar, deje el suyo sin tapar

Los vecinos, el vecindario y la convivencia han sido y son fuente de múltiples refranes, auténticos pozos de inspiración para los poetas populares que tienen el arte de resumir varias verdades en seis o siete palabras. El refrán que hemos elegido para ilustrar este tema habla de la buena vecindad, de la virtud de compartir y, por supuesto, del morro que le echan algunos vecinos antiguos y nuevos a la hora de reclamar sus derechos olvidando sus deberes. Léelo detenidamente y saca tus propias conclusiones: Quien el puchero del vecino quiere probar, deje el suyo sin tapar

 

Refranes olvidados: Más vale callar que con borrico hablar

Las palabras se las lleva el viento, el que calla otorga, por la boca muere el pez… Hay cientos de refranes populares que hablan de las palabras o, mejor dicho, del arte de saber callarse cuando las palabras no van a servir de nada. El refrán que hemos elegido para ilustrar esta temática no es muy conocido, pero no me digas que no es de lo más acertado que has leído últimamente: Más vale callar que con borrico hablar.

Refranes olvidados: Más vale quejoso que arrepiso

Más vale que… Es la fórmula mágica para comenzar multitud de refranes sentenciosos, mensajes didácticos que advierten al lector sobre mil y un peligros de la vida diaria. En este caso hemos elegido uno de los refranes más antiguos y oscuros del refranero: Más vale quejoso que arrepiso. Si corregimos el estilo al castellano actual, el refrán podría leerse como Más vale quejarse (de una persona) que arrepentirse (arrepiso = arrepentido según la RAE).

¿Qué quiere decir este refrán? Bueno, cada uno puede interpretarlo como quiera, pero yo diría que el refranero nos advierte de que es mejor aclarar los problemas personales cuando surgen que callarse, dejar pasar el tiempo y luego quejarse por las consecuencias de no haber actuado a tiempo. ¿Tú qué opinas? ¿Qué crees que significa el refrán olvidado Más vale quejoso que arrepiso?

Y si quieres leer el resto de artículos de esta serie de palabras en peligro de extinción, estos son sus títulos, sólo tienes que pulsar cada uno de ellos para leer cada texto:

  • La vuelta al cole.
  • El tiempo de ocio.
  • Los oficios.
  • Los insultos.
  • Los verbos.