Traducción farmacéutica

Hoy nos proponemos tratar de aclarar algunos aspectos importantes que rodean a la traducción farmacéutica.

Son muchas las personas que piensan que solo es una variación de la traducción médica cuando, en realidad, es una especialidad de profundo calado y de múltiples complejidades. Los profesionales de ABC Translink son conscientes de la dificultad que supone encarar una traducción de este tipo, y por ello haremos un breve acercamiento a los textos farmacéuticos.

Ciertamente la especialidad que nos ocupa comparte con la traducción de textos médicos una serie de características. La principal es su necesidad de ser total y rigurosamente precisa, pues la falta de corrección y los cambios podrían conllevar graves prejuicios. Otra particularidad es la premura con la que hay que realizar las traducciones. En muchas ocasiones el material de traducción debe ser urgentemente trasladado a otros idiomas, pues se trata de informar sobre lanzamientos de nuevos fármacos o cambios de normativas médicas que obligan a tener el texto plasmado en diversas lenguas en el menor tiempo posible.

La variedad de clientes que recurren a los servicios de profesionales especializados en este tipo de traducción es amplia: organizaciones no gubernamentales o del estado, hospitales, farmacéuticas, etc. Los materiales más comunes con los que nos podemos encontrar son, también, diversos: publicaciones de divulgación científica, normativas de salud internacional, manuales de instrumental o maquinaria hospitalaria, prospectos de medicamentos, etc.

Dado que la distribución de medicamentos y la legislación sobre salud suele tener carácter internacional, o al menos compartido (véase Agencia Europea de Medicamentos), la necesidad de realizar traducciones a multitud de idiomas es constate y necesaria, pues hay normativas que obligan a redactar los prospectos en el idioma del país en el que se van a comercializar, según las especificaciones de cada Estado.

Si bien esta especialidad ofrece muchas oportunidades, también es muy compleja. Además del dominio idiomático, de la familiaridad con el vocabulario y la jerga médica, es conveniente tener conocimientos sobe una serie de conceptos recurrentes y esenciales que aparecen en estos textos.

Quizá mucha gente no sea consciente de que la traducción de textos farmacéuticos implica navegar en otros ámbitos relacionados como la bioquímica o medicina y a su vez en otras disciplinas completamente distintas: jurídica, marketing, informática, etc. Asimismo es probable que no perciban la importancia que estas traducciones tiene para los profesionales sanitarios. Por ello, es necesario contar con profesionales especializados, conocedores de las precauciones a tomar y las pautas a seguir necesarias para realizar con total fiabilidad una traducción de este tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *