Hoy volvemos a hablar de…la traducción inversa

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

El mes pasado publicamos un artículo sobre la traducción inversa que generó bastante interés entre los traductores que nos siguen en Facebook, Twitter, Linkedin y Google+. Ese interés es lógico ya que la traducción inversa es un tema que desde siempre ha generado cierta polémica en el sector de la traducción, un debate que sobre todo se centra en si todos los profesionales pueden y deben ocuparse de este tipo de traducciones.

Así, hoy vamos a hablar un poco más sobre la traducción inversa, pero esta vez desde otro punto de vista: el de las dificultades a las que se enfrentan los traductores para ocuparse eficazmente de este tipo de proyectos de traducción.

traducción inversa

 

Comprender bien el concepto de traducción inversa

Una de las dudas más frecuentes de las personas ajenas al sector de la traducción es la definición del término traducción inversa. El otro día intentamos explicarlo en nuestro artículo, pero quizá no quedó del todo claro.

Para entender bien en qué consiste la traducción inversa es necesario saber qué es la traducción directa y lo que los traductores vienen a llamar idioma A, idioma B, idioma C, etc.

Lo aclaramos en forma de puntos:

  1. Excepto los traductores bilingües o trilingües, la mayoría de los traductores tienen una sola lengua nativa o idioma A.
  2. Un traductor suele especializarse en dos o tres idiomas como el inglés, el árabe, el francés, el italiano, etc. Estas lenguas serían los idiomas B, C, D, E, etc.
  3. En la mayoría de los proyectos de traducción, el profesional traslada los textos de los idiomas B, C, D o E a su lengua materna o idioma A. Es lo que denominamos traducción directa.
  4. En los proyectos de traducción inversa, el traductor traslada los textos desde su lengua materna – A– a los idiomas B, C O D, es decir: a esas lenguas extranjeras que ha aprendido en su carrera. Pero, además, a veces trabaja con textos que ya han sido traducidos en otra ocasión desde los idiomas B, C, etc., a la lengua A. Es decir, ese traductor hace una traducción de otra traducción a un idioma distinto al suyo que, por mucho que quiera, no domina de forma tan completa como si se tratara de su propia lengua materna.

Ese sería un resumen de los puntos clave de una traducción inversa y, también, el germen del debate en torno a qué tipo de profesional puede hacer este tipo de traducciones y si sólo los traductores bilingües o trilingües estarían realmente capacitados para ello.

 

Los problemas a los que se enfrentan los traductores inversos

Leyendo el párrafo anterior, seguramente ya has visto los tres problemas principales a los que se suelen enfrentar los profesionales que se ocupan de proyectos de traducción inversa o back translation:

  1. Trabajan sobre un documento que ha podido sufrir alteraciones en un proceso de traducción previa. Este problema se agudiza en las traducciones literarias (especialmente en las traducciones poéticas), en los artículos de prensa de opinión, etc.
  2. Por mucho que domine un idioma aprendido B, C o D, el traductor siempre se desenvolverá mejor con la lengua que aprendió en la infancia, con el idioma A. Expresiones coloquiales, giros locales o modismos regionales se pueden perder fácilmente durante el proceso de traducción inversa.
  3. Las agencias de traducción pueden permitirse el lujo de contar con profesionales nativos que se ocupen de las traducciones inversas o de contar con un excelente servicio de corrección de estilo que someta los textos traducidos a una revisión de estilo profesional. Pero los traductores autónomos no siempre pueden contratar los servicios de corrección de estilo y tampoco pueden decir que no a un cliente que necesita hacer una traducción inversa. El resultado es bastante evidente: una pérdida de calidad de la traducción inversa final y un descontento mayúsculo por parte del cliente que ha abonado un buen precio por un trabajo regular.

 

Y ahora te toca a ti opinar: ¿conocías estos detalles de la traducción inversa? ¿Y sus problemas? ¡Escribe un comentario!

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *