Hoy hablamos de…la traducción inversa

Estoy casi convencida de que todo el mundo sabe lo que es una traducción y en qué consiste. Además nuestros seguidores de Facebook, Twitter, Linkedin o Google+ conocen perfectamente los pasos a seguir para garantizar que una traducción tiene la calidad por la que está pagando el cliente. Pero  quizás no todo el mundo sabe lo que es una traducción inversa, para qué sirve, qué tipo de profesionales pueden hacerla con la calidad suficiente, etc. Así que hoy en el blog de ABC Translink hablamos de un tema menos conocido por el gran público: la traducción inversa.

traducción inversa

Qué es la traducción inversa

La traducción inversa (Back Translation) se podría definir como un proceso en el que el traductor vuelve a escribir en su idioma original un documento que fue traducido a otro idioma. Me explico con un ejemplo: imagina que este artículo es traducido al inglés. Pasa un tiempo y ABC Translink decide volver a publicarlo en castellano, pero se ha perdido el original en el que se basó el traductor para hacer su trabajo. Como yo no puedo redactar dos textos exactamente iguales, ABC Translink decide hacer una traducción inversa de esa traducción al inglés que hizo en su día, es decir: hará una traducción inversa del artículo para obtener de nuevo el texto en castellano.

Pero ¿crees que es sencillo ese proceso de volver a traducir un texto ya traducido? ¿Se respetarán todas las ideas, giros idiomáticos y peculiaridades del estilo del escritor del texto original? Ahí, precisamente, está la gracia y la complejidad de una buena traducción inversa: conseguir devolver toda su alma y esencia propias del idioma en el que se redactó un texto antes de someterlo a un proceso de traducción.

 

La polémica de la traducción inversa

Cuando empecé a documentarme sobre la traducción inversa, me llamó la atención que, al parecer, lleva bastante tiempo siendo tema de debate de los profesionales del sector de la traducción. Por ejemplo, en un excelente artículo publicado en la revista digital “La Linterna del Traductor” de ASETRAD – Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes- la autora recuerda la responsabilidad ética de los traductores de no aceptar encargos para los que no estén plenamente cualificados refiriéndose especialmente a los proyectos de traducción inversa.

Según esta Asociación, una traducción inversa sólo debe realizarla un traductor que conozca a nivel de lengua materna los dos idiomas implicados en el proyecto.  El motivo es bastante obvio: para garantizar que las ideas originales se vuelven a reconstruir perfectamente alterando mínimamente el texto que, quieras que no, ya ha sido modificado previamente por la elección de sinónimos, antónimos, giros idiomáticos, etc.

 

Nos gustaría leer tu opinión: ¿Crees que cualquier traductor está cualificado para encargarse de una traducción inversa de calidad? ¡Escribe tu respuesta!

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *