Traducciones publicitarias, mucho más que palabras.

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Aunque no lo queramos reconocer, a todos nos gusta la buena publicidad. Esos eslóganes graciosos, sorprendentes o pegadizos que pasan a formar parte de nuestra vida casi sin darnos cuenta. Por ejemplo ¿recuerdas?:

– Si no hay casera, nos vamos.

– Busque, compare y si encuentra algo mejor ¡cómprelo!

– El algodón no engaña.

– ¿Te gusta conducir?

– Porque yo lo valgo.

Y tantos y tantos otros.

 Eslogan

En un mercado globalizado y competitivo, saturado de productos y servicios, la importancia de de los mensajes publicitarios es innegable. Todas las empresas, grandes y pequeñas, se esfuerzan en trasmitir las bondades de sus productos y servicios a sus exigentes clientes. Conseguir crear una buena publicidad en un idioma es complicado, pero trasladarla a otro idioma es… tarea de profesionales.

Traducir textos publicitarios no consiste solo en trasladar palabras de un idioma a otro ya que en la mayoría de los casos esas palabras y frases perderán todo su sentido original. Tampoco consiste en inventarse una idea publicitaria nueva ni, por supuesto, en cambiar el mensaje que la marca quiere lanzar a sus clientes.

Entonces ¿cuál es el secreto de la publicidad traducida?:

La correcta localización.

Localización. Seguro que has leído esa palabra en otras webs de traducción, pero ¿sabes lo que significa?

“Localizar” aplicada al sector de la traducción significa adaptar el mensaje a la idiosincrasia propia del país al que vaya destinado. Conocer a fondo los giros idiomáticos, las palabras o frases del idioma “de la calle” para, finalmente, trasladar en palabras el sentido real del mensaje original.

Pero ¿cómo conseguirlo?

Contando con profesionales de la traducción y la interpretación  que tengan como lengua materna la que van a traducir o, en su defecto, que hayan pasado largos años inmersos en la cultura del idioma a interpretar.

En fin, este es uno de los pequeños secretos del mundo de la traducción publicitaria: comprender el mensaje original, localizar el mercado destino y adaptar el texto a la personalidad del cliente final.

Traducir los textos publicitarios se convierte, así, en una necesidad vital para todas esas empresas grandes o pequeñas que se han embarcado en un proceso de internacionalización. Y, como dice el eslogan (sin traducir): Just do it!

Etiquetado:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *