¿Tengo que traducir mi página web?

El otro día surgió un interesante debate en el equipo de trabajo de ABC Translink: ¿cuándo debería un cliente encargar la traducción de su página web? Algunos de los traductores opinaban que siempre había que traducir una web o un blog, al menos en el idioma comercial por excelencia, el inglés. Otros miembros del equipo afirmaban que cada cliente es un mundo y que en unos casos sí es recomendable que tenga traducido su entorno web y en otros casos es preferible que invierta su dinero en otras tareas que le reporten más beneficios.

A partir de ahí se nos ocurrió escribir un breve listado de las principales variables que debería tener en cuenta una empresa para poder decidir objetivamente si necesita, o no, una traducción de calidad de su página web. ¿Te gustaría ver los principales puntos de ese listado? Sigue leyendo.

traducir web

Clientes.

La primera clave que te ayudará a decidir si debes encargar una traducción de calidad para tu entorno web es analizar el perfil de tus clientes presentes y futuros. Quizás ahora mismo tu cartera de clientes esté en España, pero si en tus planes de crecimiento a corto o medio plazo tienes previsto internacionalizar tus productos o servicios a, por ejemplo, Estados Unidos, es necesario que vayas pensando en traducir tu web al inglés americano.

Localización de tu negocio.

La segunda clave que debes tener presente para decidir si necesitas traducir tu página web tiene mucho que ver con la anterior, con el perfil de tu target principal, pero ahora desde el punto de vista de su lugar de residencia. Si te dedicas, por ejemplo, a reparar ordenadores en un pequeño local de barrio donde tus clientes son tus propios vecinos ¿para qué vas a emplear tiempo y dinero en traducir tu entorno web?

 

Forma de comercializar tus productos o servicios.

Cómo haces llegar a tus clientes los productos o servicios de tu empresa es la tercera clave que te ayudará a decidir si debes invertir en una traducción web profesional. Lo vemos mejor con un ejemplo: imagina que tu empresa es una pequeña floristería, no vendes en línea y tus clientes tienen que ir personalmente a tu tienda si quieren comprar las flores y plantas que comercializas. ¿Para qué vas a traducir al inglés una página web que no envía productos a clientes que no residan en tu misma localidad?

Otro ejemplo, esta vez al contrario: pensemos que eres una agencia de traducción que, como ABC Translink, presta sus servicios a clientes de cualquier país. Tu agencia de traducción, como la de ABC Translink, trabaja con documentos, así que sólo necesitas un buen sistema de comunicaciones para hacer llegar tu trabajo a cualquier rincón del mundo. En este caso está claro que necesitas traducir tu página web aunque, en tu caso, no tendrías por qué contar con los excelentes traductores de ABC Translink ya que podrías encargarte tú mismo de realizar una magnifica traducción de tu entorno web al inglés, al alemán, al árabe, al japonés, etc.

Y tú ¿qué opinas? ¿Crees que siempre es necesario traducir una página web?

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *