¿Los traductores automáticos sustituirán a los humanos?

En nuestros perfiles de Facebook, Twitter y Google Plus solemos publicar mensajes y comentarios sobre la evolución, los fallos y las mejoras de los traductores automáticos. Hacemos ese seguimiento no solo porque estos programas son muy utilizados por parte de nuestros seguidores, sino porque sentimos cierta curiosidad por la posibilidad remota de que, algún día, estos programas informáticos sustituyan el trabajo que hacen los profesionales de la traducción y la interpretación.

Hoy en el blog de ABC Translink nos hacemos una pregunta que, en realidad, no tendrá una respuesta fiable hasta dentro de bastante tiempo: ¿Los traductores automáticos sustituirán a los humanos?


Traductores automáticos


La relativa fiabilidad de los traductores automáticos.

El otro día leí un artículo sobre traducción automática en uno de los blogs de traducción más interesantes que se publican actualmente: 20.000 lenguas”. En su texto y a modo de ejemplo, Olga Jeno anotaba un error que había detectado en el traductor automático de Google y que es más grave de lo que parece. En la traducción del inglés al español de la expresión it´s raining cats and dogs Google nos devolvía la frase lueve a cántaros (lueve en lugar de llueve). Hice la prueba por si el error ya había sido detectado y corregido por Google y no, ahí sigue.

errores Google Translate

Si lo piensas detenidamente, verás que este error es una auténtica lástima porque desmerece los avances que está haciendo el traductor de Google en una disciplina que marcará un antes y un después en la traducción automática: la semántica.

 

La clave: la traducción semántica.

La traducción semántica es uno de los retos de los programadores informáticos y una de las claves que, supuestamente, permitirían que estas herramientas sustituyeran a los traductores humanos.

Como dice el diccionario del DRAE, la semántica es la disciplina que estudia el significado de las unidades lingüísticas y de sus combinaciones. En el sector de la traducción cobra especial importancia la llamada semántica léxica, esa rama de la semántica que estudia en profundidad tanto el significado de la palabra en sí, como el significado que adquiere cuando se presenta unida a otras palabras. ¿Un ejemplo?: el que protagonizaba el craso error del traductor de Google It´s raining cats and dogs.

Conseguir que los traductores automáticos dejen de traducir literalmente las palabras es un objetivo que ya han alcanzado las mejores herramientas del mercado, pero todavía les queda mucho por hacer. Les falta ese conocimiento práctico que tienen los profesionales de la traducción con experiencia y, o más importante, carecen de la capacidad del ser humano de ponerse en la piel del escritor o del receptor del mensaje y moldear la idea para que llegue a buen término.

Los traductores automáticos son herramientas muy útiles también para los traductores e intérpretes, pero desde ABC Translink creemos que aún les falta mucho tiempo para desbancar a los seres humanos del fascinante trabajo de trasladar palabras y pensamientos de un idioma a otro.

¿Crees que en el futuro nuestra profesión desaparecerá absorbida por las máquinas? Deja tu comentario aquí, en un blog de seres humanos que se dedican con cuerpo y alma a la traducción, la interpretación y la corrección de estilo.

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *