BARBARIDADES DEL CASTELLANO CAPÍTULO 2

Continuamos con nuestra serie “Barbaridades del castellano”. Hoy vamos a detenernos en una de las confusiones sintácticas que más a menudo leemos en los medios de comunicación: utilizar el pretérito imperfecto en lugar del pretérito perfecto y viceversa.

A ver, ¿qué “te suena” mejor?:

Ayer hemos estado en la feria.

O

 Ayer estuvimos en la feria.

Otro ejemplo:

He estudiado matemáticas.

O:

Estudié matemáticas.

Vamos a refrescar algunas de las nociones básicas que nos enseñaron en primaria.

El pretérito perfecto se utiliza para expresar acciones que se han realizado en el pasado, pero que perduran en el presente en el momento en que comunicamos dicha acción. Este tiempo verbal se utiliza muy a menudo junto a ciertas expresiones como “esta tarde”, “esta semana” o “este verano”.

Ejemplos:

Este invierno ha nevado mucho.

Esta primavera ha hecho bastante frío.

El pretérito imperfecto se utiliza para expresar acciones que también tuvieron lugar en el pasado, pero ya no perduran en el tiempo, es decir, han finalizado.

Algunos ejemplos:

Antes solía cenar en el restaurante de la esquina.

Alberto jugaba al fútbol todos los martes y miércoles.

Resumiendo: tanto el pretérito perfecto como el imperfecto se utilizan en el castellano para expresar acciones que tuvieron lugar en el pasado, en un momento anterior al actual. ¿Cuál es la diferencia entonces?: el pretérito perfecto expresa acciones que no han finalizado del todo y el imperfecto, por su parte, hace alusión a acciones que ya terminaron. Sencillo ¿verdad?

El mal uso de los tiempos verbales es bastante común en nuestro tiempo. Quizás el problema tenga su origen en una deficiente formación de base, una falta de lectura o la rapidez con la que todos nos comunicamos.

Cierto es que nuestra lengua española tiene ciertos matices que, en ocasiones, son difíciles de recordar, pero los profesionales de la comunicación – periodistas, formadores, editores, correctores, traductores, intérpretes, etc.- debemos esforzarnos un poco más, refrescar nuestros conocimientos de vez en cuando y, por qué no, ser los más exigentes críticos de nuestro propio trabajo.

 

Etiquetado:

6 pensamientos en “BARBARIDADES DEL CASTELLANO CAPÍTULO 2

  1. Laura E. Hernández 21 noviembre, 2013 en 2:18 pm Reply

    Hola Fátima, un apunte al uso en Cuba por ejemplo cuando una persona se refiere a una acción acontecida ese mismo dia en la mañana y ya finalizada (por ejemplo cuando en la cena se hace referencia a la acción de almorzar) utiliza el tiempo pretérito perfecto, por ejemplo:
    Ella hoy almorzó mucho más temprano que lo habitual;
    en España se utiliza bajo las mismas circunstancias lo común es utilizar el tiempo pasado imperfecto:
    Ella hoy ha almorzado mucho más temprano que lo habitual…

    Saludos

    • ABCTRANSLINK 22 noviembre, 2013 en 8:09 am Reply

      Muchas gracias por tu aportación Laura, es muy interesante conocer las costumbres lingüísticas de los países con los que compartimos nuestro maravilloso castellano.

  2. Alexandra 22 noviembre, 2013 en 6:37 pm Reply

    A lo mejor me estoy confundiendo con el inglés, pero lo que comenta Laura, por lo que yo sepa, también es cierto para el castellano de la península. O sea, si el período dentro en el que se transcurría el hecho al que referimos ya se ha acabado, usamos pretérito perfecto, tanto en el español de España como en el de América Latina. A mí me enseñaron así. Saludos!

  3. Omar Estrada 12 diciembre, 2013 en 9:34 pm Reply

    Los medios de comunicación son una industria salvaje. Los periodistas y reporteros más destacados son personas con salarios altos, demasiado altos en muchos casos, que se convierten en vacas sagradas a quienes no se les puede corregir, ni sugerir, ni nada. Usan el lenguaje como les viene en gana y optan por neologismos absurdos y ridículos. En Colombia, por ejemplo, han sido ellos los encargados de hacerle perder estatus social al verbo poner. Hablan ellos de “colocar particular atención”, “se le colocó la piel de gallina” y ridiculeces semejantes. El delicado tema de las preposiciones (siempre he dicho que quien sabe manejar las preposiciones, sabe un idioma) es igualmente abusado por ellos; hablan hoy en día de que “sobre las 8 de la mañana”, pues ya les parece mal decir a las 8 de la mañana; “mesas en vidrio y en madera”, en vez de mesas de vidrio y de madera; etc. Para concluir, la Corte Internacional de la Haya debería legislar sobre este tema (ja, ja) y revocar las licencias de los periodistas que atropellen el idioma de esta manera.

    • ABCTRANSLINK 13 diciembre, 2013 en 6:44 pm Reply

      Muy buen comentario Omar, muchísimas gracias por participar en nuestro Blog.

  4. Yvonne Lanusse 4 enero, 2014 en 3:32 am Reply

    Excelente! Por que cambiar y no dejar lo que esta bien dicho?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *