Familias lingüísticas: americana

En esta ocasión vamos a repasar las lenguas que forman la gran familia americana. Dividida en tres grandes grupos, hay discusiones sobre la forma de agrupar las subfamilias, como ocurre en otros casos en los que hay multitud de divisiones, dialectos y pequeños grupúsculos con pocos hablantes. Igualmente, estimar con precisión el número de lenguas y hablantes es complejo, pues muchas de las lenguas han desaparecido.

ESQUIMAL-ALEUTIANA:

Esta familia, que parece estar emparentada con la euroasiática, se distribuye por Alaska, Canadá y Groenlandia. Entre los idiomas que se engloban en ella podemos encontrar diversas lenguas esquimales. Aunque este término se desaconseja es comúnmente utilizado para referirse al conjunto de lenguas que hablan los distintos grupos étnicos (Inuit, Yupik, Yuit) y que se denominan de diferentes formas según su ubicación geográfica. Igualmente, encontramos lenguas como el sirenik, muertas tras la desaparición de sus hablantes.

Aunque hay diferencias, existen algunas características comunes compartidas por estas lenguas y sus dialectos. En su mayoría son idiomas polisintéticos con un elevado número de demostrativos, de adverbiales. Utilizan casos y un gran número de prefijos y posposiciones.

NA-DENÉ

Ubicada en Alaska y Canadá y algunos pequeños grupos aislados en EEUU reúne a unas 30 lenguas. La conforman el tlingit, el eyak, y la atabascana, cuyo más conocido exponente es el navajo. Algunos lingüistas incluyen en este grupo al Haida, aunque la controversia aun no se ha disipado.

Dentro de la subfamilia atabascana, quizá la más numerosa del continente en cuanto al número de lenguas que engloba, encontramos los varios idiomas hablados por los indígenas de norteamérica. Muchas de estas lenguas ya están en desuso, por que los grupos de hablantes han desaparecido o porque fueron absorbidas por otros dialectos. Las que pueden resultarnos más conocidas se engloban dentro del subgrupo de las atabascanas meridionales donde se incluyen el apache kiowa, el chiricaua o el navajo.

En estos idiomas abundan los sonidos velares, aspirados y laterales. También se observa la polisíntesis. La persona y el nº en los verbos se marcan con prefijos y el tiempo y el aspecto con sufijos. También hayay posposiciones.

AMERINDIA

Al igual que con los grupos anteriores, en esta subdivisión vamos a encontrar multitud de lenguas sobre las que solo hay datos aproximados y algunas reducidas a pequeños grupos de hablantes (de decenas de personas). No obstante, vamos a encontrar lenguas bastante conocidas dentro de este grupo, tanto en Centroamérica como en Sudamérica.

Las mayoritarias, por número de hablantes, son el quechua y el guaraní repartidos por Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Argentina y Brasil. Otros idiomas importantes son el araucano, el aimará de Argentina, Bolivia y Perú, el maya y el nahuatl hablados en México y Guatemala, y las lenguas de los indios americanos: hopi, comanche, dacota, siux, cheroqui, chipegua o mohawk.

Estos son idiomas aglutinantes, con una gran diversidad en el número de vocales 3 a 10. Igualmente muchas son ergativas con afijos verbales.

Figuras relevantes de la traducción

A muchos de nosotros, lectores o espectadores, nos pasa desapercibida la labor de los traductores, o intérpretes cuando consumimos libros, documentos o películas. Sin el trabajo de esas personas nos sería imposible acceder a todo ese material cultural producido en otros idiomas. Mencionar a todos esos profesionales que a lo largo de la historia han hecho posible que podamos comprender las palabras escritas o pronunciadas en otras partes del mundo sería difícil, por lo que mencionaremos a unos pocos. En la actualidad, por supuesto, hay multitud de profesionales de la traducción o interpretación que sirven de puente entre culturas e idiomas, pero en esta breve introducción nos centraremos en el pasado. Esperamos que os pique la curiosidad e indaguéis sobre ellos más en profundidad.

· Figuras conocidas que realizaron traducciones importantes

Jerónimo (San Jerónimo): Nacido a mitad del siglo IV de nuestra era en Estridón, es considerado como uno de los primeros grandes traductores, ya que llevó a cabo la primera transcripción de la Biblia al latín, la que después se conoció como “la Vulgata”. Fue realizada en latín vulgar, de manera que todos aquellos que no dominaran el idioma culto podrían comprenderla.

Martín Lutero: Este teólogo nacido en Alemania en el siglo XV realizó la traducción de la Biblia al alemán. Independientemente de sus motivaciones religiosas, esta obra supuso un desarrollo para el alemán medieval, facilitando su estandarización y el acceso de la mayoría de la población a un texto escrito en su propio idioma.

Julia Evelina Smith (1792-1886): Sufragista y activista norteamericana decidió, en 1784, ya que dominaba el griego y el hebreo, realizar la primera traducción completa de la Biblia. Fue la primera hecha por una mujer y la  editó y publicó ella misma.

Sir Richard Burton (1821-1890):Este británico polifacético y viajero tuvo una vida ajetreada. Escribió diversas obras y estudios pero nos interesa su faceta como traductor de obras hasta entonces censuradas o prohibidas por la moral occidental. Su dominio de algunas lenguas orientales, como el árabe, le permitió realizar las controvertidas traducciones de “Las mil y una noches” o el “Kamasutra”.

Alexander Pope (1688-1744):Este poeta inglés se especializó en traducciones del griego clásico, centrándose en la obra de Homero, realizando primero una edición de la Iliada y después de la Odisea.

· Traductores anónimos pero relevantes

Aphra Behn (1640-1689): escritora británica que realizó traducciones del inglés y el francés, centrándose en obras científicas de estudiosos como Copérnico o Descartes. Su figura resultó una inspiración para autoras posteriores como Virginia Woolf.

Anne Dacier (1654-1720): esta traductora francesa realizó transcripciones de “La Iliada” y “La Odisea”  de Homero que permitieron su posterior trasvase al inglés.

Matilde Zagalsky (1914-2008): Con el pseudónimo de Matilde Horne, esta prolífica traductora se dio a conocer con las trascripciones de importantes autores del fantástico como J. R. R. Tolkien o la saga Terramar de Ursula K. Le Guin.

Edward Seidensticker (1921-2007): estadounidense centrado en la cultura japonesa, es el responsable de traducir al inglés multitud de obras de escritores japoneses que, de otra manera, habrían pasado desapercibidos en otras partes del mundo.

Aurora Bernárdez (1920-2014): escritora y filósofa argentina, se dedicó a la traducción de obras francesas, de autores como Camus, Valéry, o Sartre. Gregory Rabassa (1922-2016):este traductor británico se especializó en volcar al inglés obras del portugués y del español. Autores como Gabriel García Márquez, Cortázar o Vinícius de Moraes pasaron por sus manos.

Archisílabos: algunos ejemplos

En un texto anterior hablamos sobre lo que era un archisílabo y lo inadecuado que resultaba utilizarlos constantemente en cualquier texto o discurso. Comentábamos, igualmente, que cualquier profesional que se dedique a la traducción o corrección, especialmente de documentos oficiales, textos periodísticos, o traducciones de marketing corre el riesgo de encontrarlos con frecuencia. El problema es que, en ocasiones, no nos damos cuenta y no somos capaces de reconocerlos, porque están tan encajados en nuestro lenguaje que los tratamos como palabras normales y correctas.

Os proponemos una pequeña lista de ejemplos con la que podremos hacernos una idea de cómo se forman, las diferencias ortográficas que hay con la palabra de origen y lo innecesarios que son, pues el término raíz y cumple perfectamente su función. A la izquierda el término correcto a la derecha el archisílabo:

Aislamiento Aislacionismo
Analista Analizador
Clima Climatología
Diferencia Diferenciación
Dirigir Direccionar
Distancia Distanciamiento
Ejercicio Ejercitación
Final Finalización
Global Globalizado
Individual Individualizado
Influir Influenciar
Intermediario Intermediador
Jerárquico Jerarquizado
Motivo motivación
Obligación Obligatoriedad
Ostentoso Ostentatorio
Peligro Peligrosidad
Potencial Potencialidad
Problema Problemática
Recibir Recepcionar
Señalar Señalizar
Significado Significación
Uso Usabilidad  

En la tabla anterior tenemos unos cuantos ejemplos de palabras en las que únicamente se ha añadido el sufijo. En  algunos casos, el archisílabo ni siquiera está recogido en el diccionario de la RAE como es el caso de usabilidad. En otros, la palabra aparece, pero el diccionario especifica que es una palabra tomada de otro idioma que no se diferencia en el significado por lo que no es necesario usarla:

Aislacionismo

Calco del ingl. isolationism.

1. m. Política de apartamiento o no intervención en asuntos internacionales.

Cuando se trata de verbos pueden estar sustituyendo a una perífrasis o a varias palabras como por ejemplo el caso de globalizar, claramente copiado del inglés globalize, idea que en español expresaríamos diciendo hacerse global. Otros verbos ni siquiera existen, como subjetivizar.

Otros archisílabos son aquellos que añaden un sufijo, pero no a una palabra de la misma raíz, sino a sinónimos, creando, de nuevo, términos que suenan mucho más rimbombantes y serios pero inexistentes, e innecesarios y carentes de significado:

Situarse Posicionarse
Distinto Diferenciado
Explotar Explosionar
Rellenar Cumplimentar
Método Metodología
Exceso Sobredimensionamiento

Es cierto que el lenguaje tiende a economizar, pero hay que ser cautelosos pues de lo contrario podríamos acabar creando multitud de palabras, sin significado real, importadas o copiadas, pero sin relación con nuestro propio vocabulario ya existente.

Formación de palabras: abreviaturas y símbolos

Terminamos el repaso que comenzamos con las siglas hablando sobre las abreviaturas y los símbolos. Sin duda la mayoría de la gente puede reconocerlas en los textos, pero también es cierto que en muchas ocasiones es el contexto el que nos indica su significado, pues si no estamos acostumbrados a utilizarlas podemos tener problemas para reproducirlas.

Cualquier traductor o corrector, especialmente aquellos especializados en documentos oficiales o jurídicos, sabe que hay que prestar atención a su escritura, pues hay que cerciorarse de que no falta ninguna letra y de que los puntos están colocados correctamente.

Una abreviatura es la representación gráfica de una palabra o grupo de ellas que se reduce eliminando sílabas o letras. Normalmente llevan punto de cierre. Para considerarse como tal al menos dos caracteres han de ser eliminados, incluso tres si la palabra es larga.

Hay que recordar que si la abreviatura hace referencia a una palabra marcada en cursiva, debe mantenerla.

Características según su formación

Las abreviaturas pueden formarse siguiendo dos sistemas diferentes: contracción y truncamiento y dependiendo de ello se atienen a determinadas normas:

  • La contracción consiste en eliminar los caracteres centrales dejando los más relevantes del principio y final de la palabra: Pág. (Página), Bibl. (Biblioteca), apdo. (apartado).

Estas pueden formar el femenino añadiendo una –a, una a volada, o una a subrayada.

El plural lo forman añadiendo –s o -es según las reglas generales del plural.

  • El truncamiento se logra suprimiendo sílabas o letras del final. En esta opción la abreviatura nunca debe terminar en vocal: Atte. (Atentamente), Cnel (Coronel), Dña. (Doña).

El femenino se forma con una a volada que puede ir subrayada o no.

Para el plural añaden una -s. Si la abreviatura está formada por una sola letra estas se duplican para lograr el plural: VV.AA. (Varios autores).

Si se siguen estos criterios y se tienen en cuentas estas características se podrían crear nuevas abreviaturas que cumplirían con los requisitos gramaticales y ortográficos.

SÍMBOLOS

Aunque algunos pudieran confundir, tras un primer vistazo, algunos símbolos con abreviaturas, cuidado, pues no tienen nada que ver desde el punto de vista ortográfico.

Lo símbolos son abreviaciones provenientes del ámbito científico-técnico que se forman con letras o signos no alfabetizables. Por ello, a diferencia de las abreviaturas, nunca llevan tilde, no tienen plural y no añaden un punto de cierre.

Normalmente se crean utilizando la primera letra de la palabra o palabras que formen la expresión. Si es necesario evitar equívocos debido a coincidencias, se añade una segunda letra: Fe (hierro), F (flúor).

Secuencias de escritura en una o varias palabras

En nuestro vocabulario común encontramos una serie de términos, que podríamos llamar secuencias de escritura y que se forman uniendo varias palabras. La duda, en estos casos, se centra en su ortografía.

En ocasiones conservan su significado tanto si se separan como si se unen, mientras que en otras ocasiones este varía. La RAE nos indica cuáles son sus preferencias y aconseja cual de las dos formas es la más oportuna en cada caso. Para aquellos correctores o traductores a los que pudiera surgirles alguna duda momentánea, hacemos un breve repaso de esas secuencias de escritura:

A cal y canto Acalicanto Enhorabuena En hora buena
A maltraer A maltraer Enseguida En seguida
Altamar Alta mar Entremedias Entre medias
Arcoíris Arco iris Fueraborda Fuera borda
Boca bajo Boca abajo Mal humor Malhumor
Bocarriba Boca arriba Maleducado Mal educado
Calicanto Cal y canto Medialuna Media luna
Caradura Cara dura Medianoche Media noche
Cielorraso Cielo raso Medioambiente Medio ambiente
Contrarreloj Contra reloj Nochevieja Noche vieja
Deprisa De prisa Quintaesencia Quinta esencia
Enfrente En frente Tal vez Talvez
  • Términos que conservan su significado tanto si se escriben en una sola palabra o en varias. En la columna de la izquierda están las que aparecen en primer lugar en la Ortografía de la RAE de 2010:
  • Tenemos también ejemplos de secuencias de palabras cuya ortografía desaconseja la RAE. La forma adecuada a la izquierda:
A rajatabla A raja tabla Aprisa A prisa
A tocateja A toca teja Bajorrelieve Bajo relieve
A vuela pluma A vuela pluma Buenaventura Buena ventura
Aguanieve Agua nieve Hierbabuena Hierba buena
Alrededor Al rededor Hierbaluisa Hierba luisa
Aposta A posta Sobremanera Sobre manera

Menos frecuentes, son los casos en los que las secuencias sí cambian de significado o de uso dependiendo de si las escribimos juntas o no, un ejemplo:

Malentendido puede usarse como un sustantivo con el significado de “Mala interpretación, equivocación en el entendimiento de algo”; mientras que mal entendido se forma con el adverbio mal más el participio del verbo entender.

Podemos observar que la tónica general es decantarse por que la secuencia vaya escrita en una sola palabra en vez de separar los términos que la componen. Como no en todos los casos es incorrecto, desde el punto de vista ortográfico, la separación o unión de los términos, hay que estar al tanto de estas secuencias, porque podríamos dejarlas pasar sin darnos cuenta.

Herramientas de traducción: TAO (Traducción asistida por ordenador)

Los traductores profesionales llevan años usando este tipo de programas pero, lógicamente, los sistemas de traducción asistida evolucionan con los años, se adaptan a los nuevos sistemas operativos y aportan nuevas herramientas que facilitan la labor de los traductores.

Es cierto que estas aplicaciones pueden resultar algo complicadas para aquellos que no tienen demasiados conocimientos de informática o para quienes no están familiarizados con los procesos complejos de traducción y no se dedican a esta actividad de manera constante. Por supuesto tienen sus inconvenientes, pero usadas en su justa medida pueden facilitarle la vida al profesional de la traducción, sobre todo en proyectos de gran envergadura.

Uno de los procedimientos que usan estos programas es crear bases de datos en las que se almacena la terminología, las frases y el vocabulario que utilizamos en nuestras traducciones. Cuando la aplicación detecta que vamos a escribir una palabra o un fragmento previamente utilizado nos propone la traducción anterior para que la validemos o modifiquemos, según nuestro criterio. Esto es útil cuando la temática es recurrente y la posibilidad de repetir vocabulario, expresiones o frases hechas aumenta.

¿Cuáles son algunas de esas utilidades o herramientas que proporcionan estos programas?:

  • Resultan útiles para organizar y gestionar proyectos voluminosos.
  • Permiten la puesta en común y el contacto de todos los que colaboran en el trabajo, favoreciendo el trabajo en equipo.
  • Ofrecen sugerencias, favorecen la coherencia interna del estilo y facilitan la edición posterior.
  • Agilizan todos los aspectos más mecánicos de la labor del traductor.
  • Incluyen entre sus herramientas los correctores ortográficos y sintácticos disminuyendo el tiempo dedicado a la revisión del texto.

Con los años estas herramientas han ido avanzando, implementando mejoras para mantenerse actualizadas con los tipos de formato que han ido apareciendo (desde OpenOffice, pasando por InDesign hasta XML o XLIFF) e incluyendo opciones que facilitan la labor de postedición y transcreación, etc.

En algunos casos, las licencias de los programas incluyen no solo la aplicación básica, sino toda una gama de productos que complementan las funciones del sistema principal. Algunos de los TAO más conocidos son:

  • SDL TRADOS
  • WORDFAST
  • STUDIO 2019
  • MEMOQ
  • DÉJÀ VU

Parece  obvio que si eres un traductor profesional, que debe enfrentarse a constantes proyectos, algunos de ellos de gran envergadura, puede resultar muy útil tener a mano una de estas herramientas.

Traducción de videojuegos: localización

Quizá mucha gente piense que el mundo de los videojuegos pertenece a otra dimensión, pues nunca se han acercado a él. Incluso entre los aficionados a jugar, puede que haya muchos que nunca se hayan planteado el enorme y complejo trabajo que hay detrás de este tipo de traducciones.

En los últimos años ha aumentado considerablemente la demanda de este tipo de trabajos, pues cada vez son más las personas que juegan a videojuegos, ya sea en PC o en consolas, igualmente, muchos usuarios juegan o utilizan aplicaciones del estilo en sus dispositivos móviles. Por lo tanto, podemos decir que la localización de videojuegos es un mercado en auge para los traductores y correctores profesionales.

Se denomina localización de videojuegos (pues va más allá que el solo hecho de traducir o volcar un texto de un idioma a otro)al hecho de adaptar un videojuego o aplicación para que sea comercializable en lugares con un idioma distinto del de su creación. En principio la mayoría de estos productos se realizan en inglés, aunque en Japón también hay un mercado importante. El dominio del inglés es, en este caso, obligatorio.

El proceso de doblaje no siempre se lleva a cabo cuando un videojuego se exporta a otros mercados pues hay muchos títulos o productos que no son doblados a otros idiomas; pero los textos que aparecen en el juego: diálogos, guías, menús, manuales de uso, etc. son, en muchos casos, traducidos a multitud de lenguas. Lograr que esos textos tengan sentido y alcancen los objetivos de los textos originales es el secreto de la localización.

Por un lado tenemos los textos del campo técnico, el software y la propia programación del videojuego. Dada su complicación, y al igual que las traducciones de textos informáticos, estos manuales tienen sus características propias como los códigos por lo que deben ser tratados por un experto.

Por otro lado está la localización cultural, que será el objetivo del trabajo del traductor y el corrector: dotar a esos diálogos y explicaciones de sentido. Al igual que en otro tipo de traducciones, aquí se intuyen nociones de lo que se denomina Transcreación, pues no se trata solo de volcar de manera literal el texto original, sino de transformarlo “culturalmente” para que cobre sentido entre los usuarios de destino.

Con ciertas similitudes con el campo de las localizaciones de páginas web, es un mundo interesante para muchos traductores que, especializados en inglés, pueden dedicarse a esta localización de videojuegos.

Lingüística: breve repaso por su historia y evolución

La lingüística es la ciencia que estudia, desde un punto de vista teórico, el lenguaje. Dentro de esta ciencia hay diversos campos de estudio y en el diccionario de la RAE podemos leer la definición de algunos:

– Lingüística aplicada: f. Rama de los estudios lingüísticos que se ocupa de los problemas que el lenguaje plantea como medio de relación social, especialmente de los que se refieren a la enseñanza de idiomas.

– Lingüística computacional: f. Inform. Aplicación de los métodos de la inteligencia artificial al tratamiento de cuestiones lingüísticas.

Lingüística evolutiva: f. lingüística diacrónica.

La evolución de las lenguas ha ido pareja a los acontecimientos históricos y al devenir del ser humano. Los inicios de la lingüística como campo de estudio se originan en la antigua Grecia donde se comenzó a teorizar sobre las distintas materías que luego conformarían esta disciplina, tales como la morfología, la sintaxis, la gramática o la retórica.

Hasta hace dos siglos la lingüística no es aceptada como una ciencia a tener en cuenta. Anteriormente se habían abierto determinadas áreas de estudio sobre la gramática, el origen o la división de las lenguas, etc., basadas en la reflexión y discusión, pero no existía una regularización y ordenación ni un método establecido que permitiera una homogenización de esos estudios.

En la época clásica, primero el Griego y después el latín fueron las lenguas más representativas del continente europeo y sobre ellas se realizaron estudios, pues eran el vehículo de expresión y de mediación entre los pueblos. En el Medievo, el latín siguió siendo la lengua de referencia, aun con más peso ya que fue la vía comunicativa de la iglesia. En aquella época la lengua culta quedó en manos de unos pocos encargados de transmitirla y ponerla por escrito, mientras que la población general se veía relegada a hablar dialectos o derivados del latín original.

Sin duda, el estudioso al que podemos considerar como uno de los primeros lingüistas es Prisciano, autor latino que vivió a caballo entre los siglos V y VI y que realizó uno de los primeros tratados importantes sobre esta ciencia llamado Institutiones Grammaticae, obra enorme que abarca aspectos fonéticos, gramaticales y sintácticos del latín.

Más adelante, en el renacimiento, los estudios de este autor se convertirían en la raíz en la que se basarían las posteriores investigaciones lingüísticas. Durante este periodo se realizan estudios especulativos y comienzan a aparecer académicos que publican obras de distintas materias relacionadas con esta ciencia como Dante Alighieri o Antonio de Nebrija, que realiza un obra de gramática castellana. Igualmente se irán escribiendo tratados relacionados con el origen de las lenguas y con otros idiomas hablados fuera de los límites de Europa.

Como hemos dicho, en la época moderna, la lingüística se instaura como una ciencia y el interés por el origen de las lenguas y como estas se interrelacionan lleva a realizar estudios comparativos de carácter etnográfico y antropológico dando lugar a lo que se conocería como Lingüística comparada. También se realizarán estudios sobre dialectología y sobre la diversidad de las lenguas.

Todos estos estudios y tendencias, no obstante, no resultaron suficientes para dar respuesta a multitud de cuestiones que los teóricos se planteaban. Surge, entonces, el Estructuralismo, que tratará de crear una metodología y sistematizar la investigación. El “lingüista” más representativo de este momento es Ferdinand de Saussure que será el que eleve esta disciplina a la categoría de ciencia reconocida. Con el tiempo, el “eurocentrismo” de estas corrientes se vio alcanzado por lingüistas que llevaron a cabo sus estudios en otros lugares como América, donde cobró relevancia Leonard Bloomfield.

Durante el siglo XX aparecerán diversas escuelas, algunas de ellas enfrentadas entre sí debido a sus postulados, que irán ampliando los estudios y teorías anteriores o inclinándose por nuevas ideas. Encontramos entre ellas al Generativismo representado por Noam Chomsky y su teoría de la Gramática Universal o la Escuela Funcionalista, opuesta al anterior y enarbolada por Simon C. Dik

En la actualidad, otras escuelas han ido apareciendo, reafirmando o rechazando anteriores postulados y manteniendo viva la discusión sobre multitud de cuestiones relacionadas con el lenguaje y el pensamiento humano.

Extranjerismos en la era tecnológica y digital

Hace tiempo hablamos sobre la influencia y el abuso de las palabras originarias de otros idiomas en nuestra lengua, pero con el paso del tiempo y, sobre todo en determinados ámbitos, hemos ido viendo como la aparición de esas palabras aumentaba exponencialmente.

La presencia cada vez mayor de la tecnología, las redes sociales o la informática en nuestra vida cotidiana ha dado como resultado que gran parte del vocabulario relacionado con esas materias se mantenga en su lengua de origen o no varíe casi nada respecto del original. No es algo extraño, en las lenguas de Europa la existencia de palabras provenientes del griego o del latín, ya sea de forma íntegra o en su raíz semántica, es muy elevada. Puesto que el inglés es la lengua en la que se distribuye la tecnología es lógico que la presencia de anglicismos sea abundante.

La lengua hablada tiende, indefectiblemente, a economizar y a acomodar y es evidente que hay idiomas más adaptables y más apropiados para determinado tipo de comunicación. Es innegable que el inglés es un idioma apto para la tecnología: cómodo para la creación de nuevos términos, fácil para la condensación semántica, etc.

La controversia sobre la necesidad de traducir o no estos términos viene de lejos, pero se acentúa ahora, que los campos que más utilizan ese vocabulario comienzan a formar parte de nuestra vida diaria.

¿Traducir o no traducir? esa es la cuestión. Quizá la mejor postura, como para muchas otras cosas, sea encontrar el término medio. Cada ámbito puede tener sus consideraciones y cada contexto sus propias posibilidades.

Sin duda la gente más joven, acostumbrada al manejo de ese vocabulario, encontraría extraño utilizar las traducciones, pero ¿cuánta gente conoce realmente el significado del extranjerismo que está usando? Mucha, simplemente, lo maneja sin más.

¿No sería más fácil para las personas ajenas al mundo digital que se adentran en el por primera vez emplear palabras españolas que sirven igualmente para definir situaciones o expresar acciones? Seguramente sí.

Dentro de los extranjerismos tecnológicos podemos hacer tres grandes grupos:

– Los que no se traducen por dejadez de los usuarios.

– Los que perderían sentido al pasarse a otro idioma, porque implican conceptos o referencias.

– Los que no se pueden traducir porque sencillamente no existen en otro idioma. Puesto que no siempre es posible la traducción, el profesional que tiene ante sí un texto de estas características, debe tener en cuenta una serie de consideraciones. No es lo mismo un texto de marketing empresarial que un documento divulgativo sobre informática. El contexto es esencial para hacer uns traducción de calidad.

Traducción de guiones cinematográficos y audiovisuales

Esta especialidad dentro de la traducción de textos es una de las grandes olvidadas. Acostumbrados como estamos, en este país, a encontrarnos las películas, series y demás obras audiovisuales dobladas al español, nos olvidamos de que detrás de esa conversión lingüística hay un complejo e intenso trabajo de traducción, transcripción y corrección.

Siempre que hablamos sobre las capacidades que debe tener un buen traductor profesional, hacemos referencia al obvio dominio de los idiomas, pero como cada especialidad, esta tiene sus propias características y aspectos complejos. Quizá de los más complicados de la traducción y la corrección, pues no basta con entender el significado de las palabras y el texto, sino que debemos ser capaces de captar el sentido oculto que siempre fluye por debajo del discurso en primer plano. El metalenguaje, lo metafórico, los modismos, todo lo que subyace bajo la apariencia.

No se debe olvidar, además, que cuando se traduce el guión de una obra audiovisual, hay que considerar que la forma de enfocar el texto ha de ser distinta si su destino es un entorno audiovisual, pues los aspectos narrativos son diferentes a los de un texto literario.

Repasemos algunos de los puntos clave de este tipo de traducciones:

  • Es estrictamente obligatorio tener un contacto directo con el cliente o el autor, para que nos de datos y detalles sobre nuestro trabajo: características, extensión, particularidades, etc. Debemos tener una línea abierta de consulta para cualquier duda y eventualidad que pueda surgir.
  • No se debe dividir el trabajo entre varios traductores. Este sistema puede ser efectivo en otro tipo de textos, más estructurados y monótonos, donde la variación del traductor puede afectar menos en el trabajo final, pero en este caso sería contraproducente.
  • Debemos conocer previamente la historia: ¿es una comedia, un drama, cual es su desarrollo, como son los personajes, cual es la finalidad y los objetivos de la historia?
  • Los diálogos son sumamente importantes. Con ellos damos entidad, vigor y dinamismo a la película. Debemos ser capaces de captar los matices de humor, drama, seriedad, etc. que tenemos que mantener y transmitir con nuestra traducción.
  • Capacidad de adaptación. La exigencia de alterar el texto para que se adapte a las necesidades de la versión en el otro idioma, es muy frecuente: jerga, lenguaje dialectal, localismos; uso de referencias culturales propias como chistes, mención de personajes conocidos, refranes, etc. todo ha de ser tenido en consideración a la hora de volcar el texto para poder plasmar esos aspectos de forma adecuada en el otro idioma y que el diálogo no solo tenga sentido, sino que tenga el “mismo sentido”.

Conviene, pues, escoger un profesional con experiencia en la traducción de textos audiovisuales, con nociones sobre como analizar un guion, que sepa entender el ritmo interno y la narrativa de la película.