Traducción de guiones cinematográficos y audiovisuales

Esta especialidad dentro de la traducción de textos es una de las grandes olvidadas. Acostumbrados como estamos, en este país, a encontrarnos las películas, series y demás obras audiovisuales dobladas al español, nos olvidamos de que detrás de esa conversión lingüística hay un complejo e intenso trabajo de traducción, transcripción y corrección.

Siempre que hablamos sobre las capacidades que debe tener un buen traductor profesional, hacemos referencia al obvio dominio de los idiomas, pero como cada especialidad, esta tiene sus propias características y aspectos complejos. Quizá de los más complicados de la traducción y la corrección, pues no basta con entender el significado de las palabras y el texto, sino que debemos ser capaces de captar el sentido oculto que siempre fluye por debajo del discurso en primer plano. El metalenguaje, lo metafórico, los modismos, todo lo que subyace bajo la apariencia.

No se debe olvidar, además, que cuando se traduce el guión de una obra audiovisual, hay que considerar que la forma de enfocar el texto ha de ser distinta si su destino es un entorno audiovisual, pues los aspectos narrativos son diferentes a los de un texto literario.

Repasemos algunos de los puntos clave de este tipo de traducciones:

  • Es estrictamente obligatorio tener un contacto directo con el cliente o el autor, para que nos de datos y detalles sobre nuestro trabajo: características, extensión, particularidades, etc. Debemos tener una línea abierta de consulta para cualquier duda y eventualidad que pueda surgir.
  • No se debe dividir el trabajo entre varios traductores. Este sistema puede ser efectivo en otro tipo de textos, más estructurados y monótonos, donde la variación del traductor puede afectar menos en el trabajo final, pero en este caso sería contraproducente.
  • Debemos conocer previamente la historia: ¿es una comedia, un drama, cual es su desarrollo, como son los personajes, cual es la finalidad y los objetivos de la historia?
  • Los diálogos son sumamente importantes. Con ellos damos entidad, vigor y dinamismo a la película. Debemos ser capaces de captar los matices de humor, drama, seriedad, etc. que tenemos que mantener y transmitir con nuestra traducción.
  • Capacidad de adaptación. La exigencia de alterar el texto para que se adapte a las necesidades de la versión en el otro idioma, es muy frecuente: jerga, lenguaje dialectal, localismos; uso de referencias culturales propias como chistes, mención de personajes conocidos, refranes, etc. todo ha de ser tenido en consideración a la hora de volcar el texto para poder plasmar esos aspectos de forma adecuada en el otro idioma y que el diálogo no solo tenga sentido, sino que tenga el “mismo sentido”.

Conviene, pues, escoger un profesional con experiencia en la traducción de textos audiovisuales, con nociones sobre como analizar un guion, que sepa entender el ritmo interno y la narrativa de la película.

Formación de palabras: Las siglas

Más habituales de lo que creemos su uso está a la orden del día en cualquier lengua. Lógicamente en textos literarios su presencia es menor, pero en documentos oficiales o en textos de marketing son muy comunes. ABC Translink os propone un breve acercamiento a estas curiosas palabras.

Llamamos sigla a las iniciales de cada una de las palabras que forman una expresión compleja Inspección Técnica de Vehículos, pero las SIGLAS que nos interesan más son aquellas que, a partir de esas iniciales conforman una palabra ITV (Inspección Técnica de Vehículos).

Formación

Su origen se debe, principalmente, a la economía del lenguaje. En su mayoría las siglas provienen de nombres de entidades, asociaciones o empresas, cuyas denominaciones son largas y complejas, por lo que estar repitiendo todos sus componentes puede resultar incomodo y dar pie a errores al transcribirlas.

A la hora de crearlas, suelen eliminarse los artículos, las conjunciones y preposiciones, dejando únicamente las iniciales de las palabras clave: ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados).

En el ámbito científico o tecnológico, podemos encontrar la aparición de cifras en la formación de las cifras: Kmp4, 3D.

Género y número

Algunas de las siglas tienen plural en la lengua hablada, pero no se recomienda marcarlo en la escrita. Si se quiere señalar esa característica se hace a través de los determinantes: Las ONG.

La costumbre de añadir un –s con o sin apóstrofo a las siglas se considera un anglicismo erróneo: ONG´s.

En cuanto al género, las siglas suelen conservar el de la palabra núcleo de la expresión de la que provienen. Si la sigla comienza por –a tónica el artículo no pasa a masculino como ocurriría con ostros sustantivos.

Normas ortográficas

  • La primera aparición de una sigla en un texto debe ir acompañada del desarrollo de la expresión de la que proviene.
  • Las siglas que se escriben en mayúscula no llevan tilde y no pueden dividirse a final de línea.
  • Aquellas que no sean legibles deben ir siempre en mayúscula.
  • Si alguna se escribe con un dígrafo (ch, ll) solo lleva mayúscula la primera de ellas.
  • Aunque las siglas y los acrónimos provengan de expresiones de otros idiomas no se les marcará con resalte. No obstante, si se corresponden con obras creativas se marcarán con cursiva.

Hispanización de las siglas

La RAE aconseja utilizar, en la medida de lo posible, las siglas españolas en lugar de las que se usan en otros idiomas. En algunos casos ha logrado imponerse la nomenclatura española, pero en otros se ha mantenido, tanto en las provenientes del ámbito científico como del político, el idioma original. Veamos algunos ejemplos:

ONU Organización de Naciones Unidas ()

OTAN  (NATO North Atlantic Treaty Organization)

UNESCO United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (Organización de las Naciones Unidas para Educación, Ciencia y Cultura)
UNICEF United Nation’s International Children’s Emergency Fund (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia)

Preposiciones: usos incorrectos II

Seguimos hoy con una segunda serie de preposiciones. Algunas de ellas no han generado usos erróneos por lo que simplemente recordaremos para que las utilizamos.

Preposición BAJO

Se utiliza para indicar la ubicación de algo que está situado en una posición inferior (real o figurada) respecto de lo previamente designado.

USOS INCORRECTOS

  1. Expresiones como bajo petición son erróneas, pues son un calco del francés, es preferible usar la preposición por: por encargo.
  1. No debe usarse con para sustituir a construcciones como conforme a o de acuerdo con.
  1. Es errónea la construcción bajo la base de, que debería ser sobre la base de.
  • Sí es correcto utilizarla en las estructuras con sustantivos, alternando su uso con desde: bajo mi punto de vista, desde mi punto de vista.

Preposición CON

Se usa para indicar el medio y en complementos de compañía. La expresión con excepción hecha de es incorrecta, debe decirse excepción hecha de.

Preposición CONTRA

Se usa con complementos que señalan oposición o ubicación.

USOS INCORRECTOS

  1. En oraciones comparativas proporcionales nunca debe sustituir a cuanto: contra más leo más aprendo.
  1. Aunque algunos verbos la exigen en algunos de sus significados: actuar contra alguien, es incorrecto en casos como enfrentarse contra o quejarse contra.

Preposición DE

Muy utilizada en complementos del nombre, estructuras relacionales y para indicar espacios.

USOS INCORRECTOS

  1. En alocuciones como una vez que o a menos que no debe incluirse: a medida de que.  Sin embargo en otras si es necesaria: encima de que, a pesar (de) que.
  1. Es incorrecta su ausencia en otras locuciones: a sabiendas (de) que, encima (de) que.
  • Algunos verbos y alocuciones permiten indistintamente usar o no la preposición: antes que/antes de que, pero pueden no tener el mismo significado, por lo tanto hay que tener en cuenta el contexto o el sentido para saber cuándo utilizarlas.

Sin duda esta preposición requiere que nos detengamos en tres fenómenos que se producen sobre todo en el habla cotidiana, aunque también en la lengua escrita:

  1. Queísmo: consiste en suprimir en o de cuando anteceden a la conjunción que en las oraciones de complemento de régimen o en las subordinadas sustantivas. Me alegro (de) que haya vuelto.
  • Adequeísmo: en este caso suprimimos la preposición de antes de la conjunción que, a pesar de que es necesaria. Está seguro (de) que aprobó el examen.
  • Dequeísmo: en este caso utilizamos de que cuando el verbo no lo necesita. Recuerda de que es viernes, es difícil de que cambie.

En caso de duda, se puede realizar una comprobación: transformar la oración en una interrogación, si en la pregunta aparece de o que, hay que añadirlas, si no, eliminarlas.

Estoy seguro que no – ¿De qué estoy seguro? – Estoy seguro de que no.

Es obligatorio de que firmes – ¿Qué es obligatorio? – Es obligatorio que firmes.

Familias lingüísticas: indoeuropea

Esta gran familia lingüística es la más extendida en cuanto a número de hablantes y está formada por unas 150 lenguas que se reparten por la mayor parte de Europa y de algunas zonas de Asia.
La lengua original de la que proviene esta familia es el Protoindoeuropeo. Como dijimos, todas estas lenguas se engloban dentro de un conjunto porque comparten una serie de características gramaticales, sintácticas y semánticas. No solo encontramos esas enormes similitudes entre idiomas de la misma subfamilia, algo que podría parecernos lógico, sino que, en algunas ocasiones, las vemos entre lenguas de distintas subfamilias: en inglés, idioma de la subfamilia germánica, tenemos la palabra star (estrella) o brother (hermano) y en farsi, perteneciente a la subfamilia indo-irania esas mismas palabras muy similares setar y barodar.
Las lenguas indoeuropeas son, en general, no ergativas es decir, que marcan de manera distinta el sujeto y el objeto de los verbos transitivos e intransitivos. También se las denomina lenguas nominativas o nominativo-acusativo. La concordancia entre los nombres y los adjetivos se da en género, número y caso si es que el idioma declina.
Dentro de la familia indoeuropea encontramos una enorme variedad de lenguas y de alfabetos:
Albanesa: compuesta por el albanés y algunos dialectos que se hablan en los países donde su población se ha ido asentando. Utiliza una forma alterada del alfabeto latino.
Armenia: lengua hablada en Armenia y otras zonas donde la diáspora ha llevado a su población, tiene un alfabeto propio.
Báltica: rodeada de lenguas eslavas, a esta subfamilia pertenecen el letón y el lituano. Ambas utilizan una versión modificada del alfabeto latino.
Céltica: las lenguas celtas se concentran principalmente en las Islas Británicas donde encontramos el córnico, escocés, galés, irlandés y manés. La excepción es el bretón, ubicado al norte de Francia.
Eslava: dividida en tres grandes zonas
o Oriental: bielorruso, ruso, ucraniano. Las tres utilizan el alfabeto cirílico.
o Occidental: checo, eslovaco, polaco. Todas usan el alfabeto latino con modificaciones.
o Meridional: usan el alfabeto cirílico el bosnio, búlgaro macedonio y serbio; mientras que el croata, esloveno y montenegrino utilizan el latino modificado.
Germánica: afrikáans, alemán, danés, escocés, frisón, feroés, inglés, islandés, luxemburgués, neerlandés, noruego, sueco y el yidish (Israel).
Griega: griego. En la actualidad podemos encontrar descendientes de los idiomas hablados en la península Helénica como el tsaconio o el póntico. El alfabeto que usan actualmente es una evolución del que se usaba en la Grecia clásica.
Indoirania: extendida por un extenso territorio se compone de una curiosa variedad de idiomas
o urdu (Pakistan), utiliza una forma alterada del alfabeto persa.
o bengalí (Bangladesh), al igual que la siguiente subfamilia, usa un alfabeto derivado del sánscrito.
o cingalés (Sri Lanka)
o farsi (Irán), el persa es un alfabeto adaptado que proviene del árabe.
o kurdo (comunidades kurdas residentes en Iraq, Siria, Turquía, Irán y Azerbaijan). Dependiendo de donde se ubican, esas comunidades utilizan modificaciones del alfabeto árabe, cirílico y latino.
o nepalí (Nepal), utiliza un alfabeto devanagari.
o pashtu (Afghanistan), se escribe con una forma modificada del alfabeto árabe.
o Otros son idiomas que pertenecen a distintas etnias más o menos minoritarias: baluchi, dhivedi, osetio o romaní (minorías gitanas).
Latina: ubicadas principalmente en el suroeste de Europa, la forman el catalán, gallego, español, francés, italiano, occitano, rumano y sardo.

Terminología digital: glosario de Redes Sociales

Para aquellos cuya memoria empieza a fallar, proponemos un brevísimo diccionario de términos relacionados con el mundo de las redes sociales. A los “frikis” digitales les sonarán seguro. Los glosarios son estupendas herramientas que hacen la vida de los traductores y correctores mucho más fácil. Los profesionales que se dedican a este tipo de textos (marketing, informática, mundo digital) están habituados a este vocabulario. No obstante tenerlo a mano siempre viene bien.

Emoji: término japonés utilizado para designar a los emoticonos utilizados en los chats y mensajería instantánea.
Fan page: páginas creadas con el objetivo de dar visibilidad a una marca o un producto. En ella, además de publicad interna, se da lugar a comentarios, foros para los seguidores, etc.
Flash mob: convocatoria ideada por una serie de individuos que difunde el encuentro organizado a través de las redes sociales para lograr la máxima difusión y participación.
Follower: aquel que sigue a alguien en las redes sociales más concretamente en Twitter. La admiración no tiene porque ser recíproca.
Hashtag: término originado en el entorno de Twitter y usado para designar al asunto de máximo interés en las redes sociales en ese momento. El Hashtag se indica precediendo la palabra en cuestión del símbolo #.
Likeshunter: usuario de las redes obsesionado con ser el que más seguidores tiene. Para ello suele bombardear al resto con una sucesión interminable de actividades que muestra en sus redes, intentando conseguir menciones o “me gusta” por parte de otros usuarios.
LoL: este acrónimo originario de la lengua inglesa proviene de laughing out loud e indica al resto de usuarios que el interlocutor ríe a mandíbula batiente por alguna razón.
Lurker: es el término que define a aquellos usuarios de redes, blogs u otras plataformas digitales que no participan activamente y que no contribuyen de ninguna manera a aumentar o mejorar el contenido de las mismas.
Selfie: extendida costumbre de fotografiarse a uno mismo con el móvil o tablet en cualquier situación: escalando una montaña, comiendo en un restaurante o esquivando una ola. Por supuesto la imagen en cuestión es automáticamente colgada en las redes para disfrute del resto de los usuarios.
Trending Topic (TT): término utilizado para designar a los asuntos más populares de la red. Se utiliza principalmente en Twitter y cuanta más gente hable de un mismo hashtag, antes se consige un TT. Su uso ya se ha generalizado para definir a cualquier tema de moda en las redes.
Troll: usuario de redes cuya principal, o única intención, es provocar rechazo o polémica respecto de otro usuario o algún tema concreto. Para ello participa en foros o conversaciones con comentarios irrelevantes, mensajes polémicos o críticas destructivas. En YouTube se les conoce como Haters.

Norma europea UNE EN-15038 / Norma internacional ISO 17100

Anteriormente hablamos en nuestro blog sobre la norma de calidad ISO 9001 y hoy, vamos a revisar dos normas de calidad que atañen a los estándares relacionados con los procesos de traducción de textos.
Las agencias de traducción, empresas o autónomos que se dediquen de manera profesional a todo lo relacionado con la traducción, corrección, revisión o edición de textos, deben estar al tanto de este tipo de normativas de calidad, que sirven para homogeneizar este tipo de labores dentro del marco europeo.
En 2015 la Norma Europea de calidad UNE EN-15038:2006, que establecía las disposiciones que los proveedores de estos servicios debían cumplir, fue anulada y sustituida por la norma internacional ISO 17100, que a su vez fue modificada en 2017.
Ambas indicen en que aquellos dedicados a la traducción profesional, ya sean empresas, agencias o traductores autónomos deben, a la hora de gestionar su labor, detallar y documentar los pasos que llevan a cabo en sus proyectos.
La actual norma en vigor, la ISO 17100:2017 igualmente nos indica que aspectos, tanto teóricos, como prácticos, se deben estructurar y pormenorizar. Además, especifica cuáles son las competencias necesarias que los profesionales deben poseer.
La normativa indica que para asegurar que el trabajo realizado alcance los estándares de calidad exigidos se deben cumplir toda una serie de requisitos:
 Un traductor cualificado debe realizar la traducción y una primera revisión.
 Otro traductor, distinto del primero, debe llevar a cabo una segunda revisión y asegurarse de que el volcado idiomático es correcto y cumple con los objetivos establecidos.
 Aquellos que se dediquen a esta labor o las agencias y empresas que ofrezcan estos servicios deben poder demostrar alguna de estas competencias: cinco años de experiencia en el ámbito de la traducción; o una titulación superior en traducción; o una titulación de otro campo y dos años de experiencia profesional en traducción.
 Se indica, también, que el proveedor del servicio de traducción debe realizar un seguimiento pormenorizado de todos los aspectos administrativos y contables: planificación con el cliente, facturación, pasos previos de la organización del proyecto, etc.
 Igualmente deben detallarse todas las fases de la parte propiamente “lingüística”: volcado idiomático, revisión, edición y corrección.
Esta norma deja claro que no solo es relevante la tarea de traducción en sí, sino que, como hemos visto, es la labor global y conjunta de profesionales especializados y cualificados (gestor que elabore y planifique el proyecto, traductores y correctores, relación con el cliente, etc.) la que permite que el trabajo final sea riguroso y alcance los estándares de calidad exigidos.

Resaltes del texto: la negrita

La negrita es uno de los marcadores o resaltes que se utilizan para llamar la atención sobre palabras o fragmentos del texto. Podríamos pensar que su uso es sencillo y aleatorio, pero no es así. En textos de tipo publicitario, periodístico e incluso oficial, su uso es esencial para marcar la importancia de las secciones que el autor quiere destacar. Los correctores de textos deben estar al tanto de mantenerla o eliminarla cuando sea necesario, en caso de que los traductores la hayan omitido. Igualmente, deben tener claro cuando las normas ortográficas aconsejan ponerla en práctica.

Principales usos

  • Para llamar la atención sobre los títulos, subtítulos, ladillos o titulillos de párrafo. Este empleo solo representar un rasgo propio del encabezado de un texto.
  • En obras periodísticas: artículos, reportajes o entrevistas (no en se debe usar de esta manera en las noticias); didácticas y Páginas web se utiliza para resaltar nombres propios.
  • En los índices temáticos y onomásticos de las obras tiene un uso muy específico: marcar los números de página bien para indicar que la entrada o el tema encabeza el capítulo; o bien para advertir de que en dicha página aparece una imagen relacionada con la entrada.

Respecto a la duda de si marcar en negrita los signos de puntuación, depende del texto. Si es un párrafo o un fragmento largo, las comas o puntos insertados en el pueden ir en negrita. En el caso de que sea una palabra aislada seguida de puntuación, este podría no marcarse.

Además de esos usos específicos, que sirven para dotar a este resalte de usos distintos a los de de la cursiva o las comillas, en general la labor de la negrita, como decíamos, es llamar la atención sobre una parte del texto que se considera importante.

Hay, eso sí, un aspecto importante de este tipo de resaltes (ya hablamos anteriormente de las comillas y la cursiva) que los correctores de textos deben tener en cuenta. Cuando un corrector profesional recibe un encargo ha de aclarar ciertas cuestiones con el cliente, y cuando se trata de textos periodísticos, divulgativos o didácticos, en los que estas marcas son comunes (mucho más que en textos literarios, por ejemplo) el corrector debe cerciorarse de que el autor o la editorial no tengan unas normas o “libro” de estilo propio. Pues en ese caso podría producirse una incongruencia y que se resaltaran las mismas palabras con una negrita y una cursiva y, sin embargo, se dejaran de marcar otras. Es preferible consultar antes que tener que rectificar un texto completo.

Herramientas de escritura: ayudar a la creatividad

Todo aquel que alguna vez se ha enfrentado a la tarea de escribir o redactar, se ha encontrado con un bloqueo mental o falta de inspiración. La creatividad, como muchas otras capacidades se educa con la práctica. En ABC Translink sabemos lo que puede suponer tener un encargo y encontrarte con estas dificultades, así que vamos a recordar algunas técnicas que facilitan a nuestra mente pensar siempre con mayor eficacia.
Sin duda el mejor recurso para eliminar un bloqueo es distraer la mente, dejar de intentar pensar en el tema que nos ocupa y relajarnos haciendo cualquier otra cosa. Cada persona tiene sus métodos para alcanzar la relajación y ayudar a la concentración: escuchar música, leer para conseguir inspiración, rodearse de un ambiente que resulte agradable o alejarse momentáneamente del lugar de trabajo.
Una vez decididos a empezar se puede realizar lo que se conoce como “Lista de verificación” que nos permitirá cerciorarnos de que disponemos de todo lo que podemos considerar esencial para poder realizar nuestro trabajo sin distracciones ni interrupciones que puedan cortar nuestro momento de inspiración.
En esta lista nos plantearemos una serie de cuestiones:

  • Disponemos de todo lo necesario para poder trabajar: conexión óptima a internet, materiales de consulta, etc.
  • Tenemos toda la información requerida: apuntes, materiales, bocetos, esquemas, etc. Si no es así solventarlo antes de comenzar la redacción
  • Estamos en un lugar indicado y nuestro espacio de trabajo es óptimo. Distracciones, ruidos, llamadas, todo puede ser negativo en el desarrollo de la escritura. Evitarlo en la medida de lo posible.
  • Nos sentimos inseguros sobre el tema del que vamos a escribir. En ese caso, recopilar información con algún experto o en fuentes seguras.
  • Cuidado con la autocrítica. Está bien dudar, pero no hasta el punto de que nada de lo que hagamos nos parezca bien. Tampoco es conveniente releer lo escrito, desde el punto de vista estilístico, pues siempre encontraremos pegas y querremos retocar.
  • Problemas de tiempo. Las prisas no son buenas y la ansiedad puede afectar a nuestra capacidad creativa.
  • Tenemos claro el encargo de nuestro cliente. Si no es así, aclarar las dudas antes de perder tiempo redactando algo que luego no servirá.

Igualmente, tener claras tres cuestiones (el boceto inicial del que hablábamos anteriormente):

  • Qué quiero comunicar y de qué manera.
  • A quién va dirigido el mensaje. Tener claras las necesidades y límites de los receptores.
  • Objetivos. ¿Qué quiero conseguir con el mensaje?
    De esta manera estaremos preparados para redactar adecuadamente el texto encargado.

Familias lingüísticas: protolenguas

Uno de los requisitos básicos que ha de tener un corrector o traductor que trabaje con textos de cualquier tipo es una amplia comprensión de las estructuras internas de las lenguas que maneja. Cualquiera de los profesionales que trabajan con ABCTranslink sabe que sin entender las características que hacen a una lengua de determinada manera, no se pueden discernir las diferencias con otras lenguas que, al fin y al cabo, es lo que permite alcanzar el dominio de cada una de ellas.
Sin duda la práctica y la experiencia son esenciales y se van consiguiendo con el tiempo, pero sin esa base inicial de conocimiento no obtendremos buenos resultados en nuestras traducciones o correcciones.

Para adentrarnos un poco en el tema de las características de las lenguas, vamos a hablar de las Familias de lenguas:

Estas son un conjunto de idiomas que comparten un origen lingüístico y que tienen, por lo tanto, una serie de rasgos comunes.
Ese origen compartido se denomina Protolengua, de la que no quedan rastros escritos. Es a través de sus descendientes y sus peculiaridades comunes como obtenemos un bosquejo de lo que podría haber sido ese idioma común originario. Con el tiempo, esas “lenguas madre” se fueron dividiendo, dando origen a dialectos y variaciones que con el uso se fueron convirtiendo en los antepasados más cercanos de los idiomas que hablamos en la actualidad.

Evidentemente ese proceso es lento y su recorrido complejo, pasando por distintas etapas en las que las distintas influencias culturales, de otros idiomas, van dando forma y haciendo evolucionar a las lenguas existentes en cada lugar.
El devenir de la historia y los acontecimientos que han sucediendo tienen mucha importancia sobre la formación de nuestros idiomas: guerras, conquistas, migraciones, viajes de exploración, todo ello ha permitido el mestizaje y la influencia mutua entre las lenguas. De hecho, a lo largo de los continentes podemos encontrar familias de lenguas muy dispersas geográficamente, idiomas que no tienen relación con sus vecinos, etc.

Dentro de una misma familia lingüística hay multitud de lenguas distintas, algunas tan diferenciadas entre sí que son completamente ininteligibles (español y alemán). Entre otras es más fácil ver similitudes (español e italiano), tanto a nivel semántico como fonético. No obstante, si se realiza un estudio más profundo se pueden encontrar semejanzas estructurales, morfológicas o semánticas compartidas que no aparecen en las lenguas pertenecientes a otras familias.

Las familias lingüísticas que existen en la actualidad están divididas siguiendo esos criterios de procedencia común y de reconstrucción de la protolengua:

  1. Euro – Asiática
    • Indoeuropea
    • Caucásica
    • Urálica
    • Paleosiberiana
    • Altica
    • Dravídica
    • Daica
    • Sinotibetana
  2. Africana
    • Cámito-semítica
    • Niger-Congo
    • Nilo-sahariana
    • Joisana
  3. Oceánica
    • Austronesia
    • Indopacífica
  4. Americana
    • Amerindias
    • Esquimal-Aleutiana
    • Na-Dené
  5. Australiana
    • Aborígenes
  6. Aislada
    • Euskera

Recursos literarios y figuras retóricas

Los traductores y correctores literarios de ABC Translink saben bien que moverse por el océano de las figuras retóricas puede ser complejo. Hay tal diversidad de recursos literarios que hemos escogido los que nos han parecido más interesantes y los hemos intentado organizar en secciones para tener un pequeño esquema que nos guíe entre matices, apreciaciones y variedades.
Las figuras retóricas son esenciales en la literatura. No nos percatamos de su presencia, pero ahí están. Desde el punto de vista de una traducción o corrección literaria tenerlas presentes es esencial, pues si no captamos su intención el sentido o la intencionalidad del texto puede perderse en la traducción.
Recursos de ámbito gramatical
Estas figuras retóricas aprovechan la sintaxis y los aspectos morfológicos para jugar con los matices de significado:
• Anáfora: consiste en repetir al comienzo de cada frase o verso la misma palabra. La blanca luna, la blanca nieve y la blanca mirada.
• Anadiplosis: en este caso la repetición se sitúa al final del verso y al comienzo del siguiente. Por fin se pone el sol, sol ardiente e implacable.
• Asíndeton: se logra omitiendo las conjunciones que normalmente se utilizarían para dar empaque a una oración. Corre, salta, vuela; crece, aprende, vive.
• Concatenación: las oraciones comienzan con el mismo término con el que finalizan las anteriores, enlazando todas en una sucesión. Lentas pasan las horas, horas eternas y vacías, vacías, lúgubres y solitarias.
• Derivación: uso de varias palabras que tienen en común el mismo origen semántico y comparten la misma raíz. Si volviesen, volverían y por ello volveré para que vuelvas.
• Polisíndeton: En este caso reiteramos varias veces la misma conjunción. Y se decidió, y se levantó, y por fin habló.
Recursos de ámbito fonético
En este caso, encontraremos figuras que aprovechan la fonética para lograr mayor sonoridad:
• Aliteración: consiste en repetir sílabas o sonidos en varias palabras de la misma oración o verso. La suave y sonora suerte se serenó en sus ojos.
• Calambur: aprovechando la entonación de las sílabas en las que hacemos hincapié obtenernos distintos significados de una palabra, jugando con el sentido de nuestra frase. No es mera si se esmera.
• Epanadiplosis: se repiten la misma palabra tanto al comienzo como al final de la frase o verso. Llegué sin saber cómo, pero al final llegué.
• Epímone: consiste en reiterar varias veces la misma palabra o frase a lo largo de un poema o fragmento.
• Onomatopeya: este recurso se basa en sonidos que se producen en la realidad o en ruidos que asociamos con determinadas acciones o estados de ánimo. De esta manera conseguimos evocar esas sensaciones con palabras escritas:
o Sonidos de animales: miau, guau, muuu
o Ruidos relacionados con la comida: glup, gluglú, ñam
o Sonidos de golpes: crash, paf, plaf, Zas
o Ruidos de aparatos o sonido ambiente: bla-bla, ding- dong, jajaja, piipii, riiing, toc-toc
• Paranomasia: típico recurso que vemos en los trabalenguas, en el que recurrimos a palabras de sonoridad y pronunciación casi idéntica para jugar con el sentido. El gato lamió la gota en su plato de plata.