Archivo de la categoría: Castellano

Archisílabos: algunos ejemplos

En un texto anterior hablamos sobre lo que era un archisílabo y lo inadecuado que resultaba utilizarlos constantemente en cualquier texto o discurso. Comentábamos, igualmente, que cualquier profesional que se dedique a la traducción o corrección, especialmente de documentos oficiales, textos periodísticos, o traducciones de marketing corre el riesgo de encontrarlos con frecuencia. El problema es que, en ocasiones, no nos damos cuenta y no somos capaces de reconocerlos, porque están tan encajados en nuestro lenguaje que los tratamos como palabras normales y correctas.

Os proponemos una pequeña lista de ejemplos con la que podremos hacernos una idea de cómo se forman, las diferencias ortográficas que hay con la palabra de origen y lo innecesarios que son, pues el término raíz y cumple perfectamente su función. A la izquierda el término correcto a la derecha el archisílabo:

Aislamiento Aislacionismo
Analista Analizador
Clima Climatología
Diferencia Diferenciación
Dirigir Direccionar
Distancia Distanciamiento
Ejercicio Ejercitación
Final Finalización
Global Globalizado
Individual Individualizado
Influir Influenciar
Intermediario Intermediador
Jerárquico Jerarquizado
Motivo motivación
Obligación Obligatoriedad
Ostentoso Ostentatorio
Peligro Peligrosidad
Potencial Potencialidad
Problema Problemática
Recibir Recepcionar
Señalar Señalizar
Significado Significación
Uso Usabilidad  

En la tabla anterior tenemos unos cuantos ejemplos de palabras en las que únicamente se ha añadido el sufijo. En  algunos casos, el archisílabo ni siquiera está recogido en el diccionario de la RAE como es el caso de usabilidad. En otros, la palabra aparece, pero el diccionario especifica que es una palabra tomada de otro idioma que no se diferencia en el significado por lo que no es necesario usarla:

Aislacionismo

Calco del ingl. isolationism.

1. m. Política de apartamiento o no intervención en asuntos internacionales.

Cuando se trata de verbos pueden estar sustituyendo a una perífrasis o a varias palabras como por ejemplo el caso de globalizar, claramente copiado del inglés globalize, idea que en español expresaríamos diciendo hacerse global. Otros verbos ni siquiera existen, como subjetivizar.

Otros archisílabos son aquellos que añaden un sufijo, pero no a una palabra de la misma raíz, sino a sinónimos, creando, de nuevo, términos que suenan mucho más rimbombantes y serios pero inexistentes, e innecesarios y carentes de significado:

Situarse Posicionarse
Distinto Diferenciado
Explotar Explosionar
Rellenar Cumplimentar
Método Metodología
Exceso Sobredimensionamiento

Es cierto que el lenguaje tiende a economizar, pero hay que ser cautelosos pues de lo contrario podríamos acabar creando multitud de palabras, sin significado real, importadas o copiadas, pero sin relación con nuestro propio vocabulario ya existente.

Formación de palabras: abreviaturas y símbolos

Terminamos el repaso que comenzamos con las siglas hablando sobre las abreviaturas y los símbolos. Sin duda la mayoría de la gente puede reconocerlas en los textos, pero también es cierto que en muchas ocasiones es el contexto el que nos indica su significado, pues si no estamos acostumbrados a utilizarlas podemos tener problemas para reproducirlas.

Cualquier traductor o corrector, especialmente aquellos especializados en documentos oficiales o jurídicos, sabe que hay que prestar atención a su escritura, pues hay que cerciorarse de que no falta ninguna letra y de que los puntos están colocados correctamente.

Una abreviatura es la representación gráfica de una palabra o grupo de ellas que se reduce eliminando sílabas o letras. Normalmente llevan punto de cierre. Para considerarse como tal al menos dos caracteres han de ser eliminados, incluso tres si la palabra es larga.

Hay que recordar que si la abreviatura hace referencia a una palabra marcada en cursiva, debe mantenerla.

Características según su formación

Las abreviaturas pueden formarse siguiendo dos sistemas diferentes: contracción y truncamiento y dependiendo de ello se atienen a determinadas normas:

  • La contracción consiste en eliminar los caracteres centrales dejando los más relevantes del principio y final de la palabra: Pág. (Página), Bibl. (Biblioteca), apdo. (apartado).

Estas pueden formar el femenino añadiendo una –a, una a volada, o una a subrayada.

El plural lo forman añadiendo –s o -es según las reglas generales del plural.

  • El truncamiento se logra suprimiendo sílabas o letras del final. En esta opción la abreviatura nunca debe terminar en vocal: Atte. (Atentamente), Cnel (Coronel), Dña. (Doña).

El femenino se forma con una a volada que puede ir subrayada o no.

Para el plural añaden una -s. Si la abreviatura está formada por una sola letra estas se duplican para lograr el plural: VV.AA. (Varios autores).

Si se siguen estos criterios y se tienen en cuentas estas características se podrían crear nuevas abreviaturas que cumplirían con los requisitos gramaticales y ortográficos.

SÍMBOLOS

Aunque algunos pudieran confundir, tras un primer vistazo, algunos símbolos con abreviaturas, cuidado, pues no tienen nada que ver desde el punto de vista ortográfico.

Lo símbolos son abreviaciones provenientes del ámbito científico-técnico que se forman con letras o signos no alfabetizables. Por ello, a diferencia de las abreviaturas, nunca llevan tilde, no tienen plural y no añaden un punto de cierre.

Normalmente se crean utilizando la primera letra de la palabra o palabras que formen la expresión. Si es necesario evitar equívocos debido a coincidencias, se añade una segunda letra: Fe (hierro), F (flúor).

Secuencias de escritura en una o varias palabras

En nuestro vocabulario común encontramos una serie de términos, que podríamos llamar secuencias de escritura y que se forman uniendo varias palabras. La duda, en estos casos, se centra en su ortografía.

En ocasiones conservan su significado tanto si se separan como si se unen, mientras que en otras ocasiones este varía. La RAE nos indica cuáles son sus preferencias y aconseja cual de las dos formas es la más oportuna en cada caso. Para aquellos correctores o traductores a los que pudiera surgirles alguna duda momentánea, hacemos un breve repaso de esas secuencias de escritura:

A cal y canto Acalicanto Enhorabuena En hora buena
A maltraer A maltraer Enseguida En seguida
Altamar Alta mar Entremedias Entre medias
Arcoíris Arco iris Fueraborda Fuera borda
Boca bajo Boca abajo Mal humor Malhumor
Bocarriba Boca arriba Maleducado Mal educado
Calicanto Cal y canto Medialuna Media luna
Caradura Cara dura Medianoche Media noche
Cielorraso Cielo raso Medioambiente Medio ambiente
Contrarreloj Contra reloj Nochevieja Noche vieja
Deprisa De prisa Quintaesencia Quinta esencia
Enfrente En frente Tal vez Talvez
  • Términos que conservan su significado tanto si se escriben en una sola palabra o en varias. En la columna de la izquierda están las que aparecen en primer lugar en la Ortografía de la RAE de 2010:
  • Tenemos también ejemplos de secuencias de palabras cuya ortografía desaconseja la RAE. La forma adecuada a la izquierda:
A rajatabla A raja tabla Aprisa A prisa
A tocateja A toca teja Bajorrelieve Bajo relieve
A vuela pluma A vuela pluma Buenaventura Buena ventura
Aguanieve Agua nieve Hierbabuena Hierba buena
Alrededor Al rededor Hierbaluisa Hierba luisa
Aposta A posta Sobremanera Sobre manera

Menos frecuentes, son los casos en los que las secuencias sí cambian de significado o de uso dependiendo de si las escribimos juntas o no, un ejemplo:

Malentendido puede usarse como un sustantivo con el significado de “Mala interpretación, equivocación en el entendimiento de algo”; mientras que mal entendido se forma con el adverbio mal más el participio del verbo entender.

Podemos observar que la tónica general es decantarse por que la secuencia vaya escrita en una sola palabra en vez de separar los términos que la componen. Como no en todos los casos es incorrecto, desde el punto de vista ortográfico, la separación o unión de los términos, hay que estar al tanto de estas secuencias, porque podríamos dejarlas pasar sin darnos cuenta.

Formación de palabras: las siglas

Más habituales de lo que creemos su uso está a la orden del día en cualquier lengua. Lógicamente en textos literarios su presencia es menor, pero en documentos oficiales o en textos de marketing son muy comunes. ABC Translink os propone un breve acercamiento a estas curiosas palabras.

Llamamos sigla a las iniciales de cada una de las palabras que forman una expresión compleja Inspección Técnica de Vehículos, pero las SIGLAS que nos interesan más son aquellas que, a partir de esas iniciales conforman una palabra ITV (Inspección Técnica de Vehículos).

Formación

Su origen se debe, principalmente, a la economía del lenguaje. En su mayoría las siglas provienen de nombres de entidades, asociaciones o empresas, cuyas denominaciones son largas y complejas, por lo que estar repitiendo todos sus componentes puede resultar incomodo y dar pie a errores al transcribirlas.

A la hora de crearlas, suelen eliminarse los artículos, las conjunciones y preposiciones, dejando únicamente las iniciales de las palabras clave: ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados).

En el ámbito científico o tecnológico, podemos encontrar la aparición de cifras en la formación de las cifras: Kmp4, 3D.

Género y número

Algunas de las siglas tienen plural en la lengua hablada, pero no se recomienda marcarlo en la escrita. Si se quiere señalar esa característica se hace a través de los determinantes: Las ONG.

La costumbre de añadir un –s con o sin apóstrofo a las siglas se considera un anglicismo erróneo: ONG´s.

En cuanto al género, las siglas suelen conservar el de la palabra núcleo de la expresión de la que provienen. Si la sigla comienza por –a tónica el artículo no pasa a masculino como ocurriría con ostros sustantivos.

Normas ortográficas

  • La primera aparición de una sigla en un texto debe ir acompañada del desarrollo de la expresión de la que proviene.
  • Las siglas que se escriben en mayúscula no llevan tilde y no pueden dividirse a final de línea.
  • Aquellas que no sean legibles deben ir siempre en mayúscula.
  • Si alguna se escribe con un dígrafo (ch, ll) solo lleva mayúscula la primera de ellas.
  • Aunque las siglas y los acrónimos provengan de expresiones de otros idiomas no se les marcará con resalte. No obstante, si se corresponden con obras creativas se marcarán con cursiva.

Hispanización de las siglas

La RAE aconseja utilizar, en la medida de lo posible, las siglas españolas en lugar de las que se usan en otros idiomas. En algunos casos ha logrado imponerse la nomenclatura española, pero en otros se ha mantenido, tanto en las provenientes del ámbito científico como del político, el idioma original. Veamos algunos ejemplos:

ONU Organización de Naciones Unidas ()

OTAN  (NATO North Atlantic Treaty Organization)

UNESCO United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (Organización de las Naciones Unidas para Educación, Ciencia y Cultura)
UNICEF United Nation’s International Children’s Emergency Fund (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia)

Preposiciones: usos incorrectos II

Seguimos hoy con una segunda serie de preposiciones. Algunas de ellas no han generado usos erróneos por lo que simplemente recordaremos para que las utilizamos.

Preposición BAJO

Se utiliza para indicar la ubicación de algo que está situado en una posición inferior (real o figurada) respecto de lo previamente designado.

USOS INCORRECTOS

  1. Expresiones como bajo petición son erróneas, pues son un calco del francés, es preferible usar la preposición por: por encargo.
  1. No debe usarse con para sustituir a construcciones como conforme a o de acuerdo con.
  1. Es errónea la construcción bajo la base de, que debería ser sobre la base de.
  • Sí es correcto utilizarla en las estructuras con sustantivos, alternando su uso con desde: bajo mi punto de vista, desde mi punto de vista.

Preposición CON

Se usa para indicar el medio y en complementos de compañía. La expresión con excepción hecha de es incorrecta, debe decirse excepción hecha de.

Preposición CONTRA

Se usa con complementos que señalan oposición o ubicación.

USOS INCORRECTOS

  1. En oraciones comparativas proporcionales nunca debe sustituir a cuanto: contra más leo más aprendo.
  1. Aunque algunos verbos la exigen en algunos de sus significados: actuar contra alguien, es incorrecto en casos como enfrentarse contra o quejarse contra.

Preposición DE

Muy utilizada en complementos del nombre, estructuras relacionales y para indicar espacios.

USOS INCORRECTOS

  1. En alocuciones como una vez que o a menos que no debe incluirse: a medida de que.  Sin embargo en otras si es necesaria: encima de que, a pesar (de) que.
  1. Es incorrecta su ausencia en otras locuciones: a sabiendas (de) que, encima (de) que.
  • Algunos verbos y alocuciones permiten indistintamente usar o no la preposición: antes que/antes de que, pero pueden no tener el mismo significado, por lo tanto hay que tener en cuenta el contexto o el sentido para saber cuándo utilizarlas.

Sin duda esta preposición requiere que nos detengamos en tres fenómenos que se producen sobre todo en el habla cotidiana, aunque también en la lengua escrita:

  1. Queísmo: consiste en suprimir en o de cuando anteceden a la conjunción que en las oraciones de complemento de régimen o en las subordinadas sustantivas. Me alegro (de) que haya vuelto.
  • Adequeísmo: en este caso suprimimos la preposición de antes de la conjunción que, a pesar de que es necesaria. Está seguro (de) que aprobó el examen.
  • Dequeísmo: en este caso utilizamos de que cuando el verbo no lo necesita. Recuerda de que es viernes, es difícil de que cambie.

En caso de duda, se puede realizar una comprobación: transformar la oración en una interrogación, si en la pregunta aparece de o que, hay que añadirlas, si no, eliminarlas.

Estoy seguro que no – ¿De qué estoy seguro? – Estoy seguro de que no.

Es obligatorio de que firmes – ¿Qué es obligatorio? – Es obligatorio que firmes.

Terminología digital: glosario de redes sociales

Para aquellos cuya memoria empieza a fallar, proponemos un brevísimo diccionario de términos relacionados con el mundo de las redes sociales. A los “frikis” digitales les sonarán seguro. Los glosarios son estupendas herramientas que hacen la vida de los traductores y correctores mucho más fácil. Los profesionales que se dedican a este tipo de textos (marketing, informática, mundo digital) están habituados a este vocabulario. No obstante tenerlo a mano siempre viene bien.

Emoji: término japonés utilizado para designar a los emoticonos utilizados en los chats y mensajería instantánea.
Fan page: páginas creadas con el objetivo de dar visibilidad a una marca o un producto. En ella, además de publicad interna, se da lugar a comentarios, foros para los seguidores, etc.
Flash mob: convocatoria ideada por una serie de individuos que difunde el encuentro organizado a través de las redes sociales para lograr la máxima difusión y participación.
Follower: aquel que sigue a alguien en las redes sociales más concretamente en Twitter. La admiración no tiene porque ser recíproca.
Hashtag: término originado en el entorno de Twitter y usado para designar al asunto de máximo interés en las redes sociales en ese momento. El Hashtag se indica precediendo la palabra en cuestión del símbolo #.
Likeshunter: usuario de las redes obsesionado con ser el que más seguidores tiene. Para ello suele bombardear al resto con una sucesión interminable de actividades que muestra en sus redes, intentando conseguir menciones o “me gusta” por parte de otros usuarios.
LoL: este acrónimo originario de la lengua inglesa proviene de laughing out loud e indica al resto de usuarios que el interlocutor ríe a mandíbula batiente por alguna razón.
Lurker: es el término que define a aquellos usuarios de redes, blogs u otras plataformas digitales que no participan activamente y que no contribuyen de ninguna manera a aumentar o mejorar el contenido de las mismas.
Selfie: extendida costumbre de fotografiarse a uno mismo con el móvil o tablet en cualquier situación: escalando una montaña, comiendo en un restaurante o esquivando una ola. Por supuesto la imagen en cuestión es automáticamente colgada en las redes para disfrute del resto de los usuarios.
Trending Topic (TT): término utilizado para designar a los asuntos más populares de la red. Se utiliza principalmente en Twitter y cuanta más gente hable de un mismo hashtag, antes se consige un TT. Su uso ya se ha generalizado para definir a cualquier tema de moda en las redes.
Troll: usuario de redes cuya principal, o única intención, es provocar rechazo o polémica respecto de otro usuario o algún tema concreto. Para ello participa en foros o conversaciones con comentarios irrelevantes, mensajes polémicos o críticas destructivas. En YouTube se les conoce como Haters.

Resaltes del texto: la negrita

La negrita es uno de los marcadores o resaltes que se utilizan para llamar la atención sobre palabras o fragmentos del texto. Podríamos pensar que su uso es sencillo y aleatorio, pero no es así. En textos de tipo publicitario, periodístico e incluso oficial, su uso es esencial para marcar la importancia de las secciones que el autor quiere destacar. Los correctores de textos deben estar al tanto de mantenerla o eliminarla cuando sea necesario, en caso de que los traductores la hayan omitido. Igualmente, deben tener claro cuando las normas ortográficas aconsejan ponerla en práctica.

Principales usos

  • Para llamar la atención sobre los títulos, subtítulos, ladillos o titulillos de párrafo. Este empleo solo representar un rasgo propio del encabezado de un texto.
  • En obras periodísticas: artículos, reportajes o entrevistas (no en se debe usar de esta manera en las noticias); didácticas y Páginas web se utiliza para resaltar nombres propios.
  • En los índices temáticos y onomásticos de las obras tiene un uso muy específico: marcar los números de página bien para indicar que la entrada o el tema encabeza el capítulo; o bien para advertir de que en dicha página aparece una imagen relacionada con la entrada.

Respecto a la duda de si marcar en negrita los signos de puntuación, depende del texto. Si es un párrafo o un fragmento largo, las comas o puntos insertados en el pueden ir en negrita. En el caso de que sea una palabra aislada seguida de puntuación, este podría no marcarse.

Además de esos usos específicos, que sirven para dotar a este resalte de usos distintos a los de de la cursiva o las comillas, en general la labor de la negrita, como decíamos, es llamar la atención sobre una parte del texto que se considera importante.

Hay, eso sí, un aspecto importante de este tipo de resaltes (ya hablamos anteriormente de las comillas y la cursiva) que los correctores de textos deben tener en cuenta. Cuando un corrector profesional recibe un encargo ha de aclarar ciertas cuestiones con el cliente, y cuando se trata de textos periodísticos, divulgativos o didácticos, en los que estas marcas son comunes (mucho más que en textos literarios, por ejemplo) el corrector debe cerciorarse de que el autor o la editorial no tengan unas normas o “libro” de estilo propio. Pues en ese caso podría producirse una incongruencia y que se resaltaran las mismas palabras con una negrita y una cursiva y, sin embargo, se dejaran de marcar otras. Es preferible consultar antes que tener que rectificar un texto completo.

Recursos literarios y figuras retóricas

Los traductores y correctores literarios de ABC Translink saben bien que moverse por el océano de las figuras retóricas puede ser complejo. Hay tal diversidad de recursos literarios que hemos escogido los que nos han parecido más interesantes y los hemos intentado organizar en secciones para tener un pequeño esquema que nos guíe entre matices, apreciaciones y variedades.
Las figuras retóricas son esenciales en la literatura. No nos percatamos de su presencia, pero ahí están. Desde el punto de vista de una traducción o corrección literaria tenerlas presentes es esencial, pues si no captamos su intención el sentido o la intencionalidad del texto puede perderse en la traducción.
Recursos de ámbito gramatical
Estas figuras retóricas aprovechan la sintaxis y los aspectos morfológicos para jugar con los matices de significado:
• Anáfora: consiste en repetir al comienzo de cada frase o verso la misma palabra. La blanca luna, la blanca nieve y la blanca mirada.
• Anadiplosis: en este caso la repetición se sitúa al final del verso y al comienzo del siguiente. Por fin se pone el sol, sol ardiente e implacable.
• Asíndeton: se logra omitiendo las conjunciones que normalmente se utilizarían para dar empaque a una oración. Corre, salta, vuela; crece, aprende, vive.
• Concatenación: las oraciones comienzan con el mismo término con el que finalizan las anteriores, enlazando todas en una sucesión. Lentas pasan las horas, horas eternas y vacías, vacías, lúgubres y solitarias.
• Derivación: uso de varias palabras que tienen en común el mismo origen semántico y comparten la misma raíz. Si volviesen, volverían y por ello volveré para que vuelvas.
• Polisíndeton: En este caso reiteramos varias veces la misma conjunción. Y se decidió, y se levantó, y por fin habló.
Recursos de ámbito fonético
En este caso, encontraremos figuras que aprovechan la fonética para lograr mayor sonoridad:
• Aliteración: consiste en repetir sílabas o sonidos en varias palabras de la misma oración o verso. La suave y sonora suerte se serenó en sus ojos.
• Calambur: aprovechando la entonación de las sílabas en las que hacemos hincapié obtenernos distintos significados de una palabra, jugando con el sentido de nuestra frase. No es mera si se esmera.
• Epanadiplosis: se repiten la misma palabra tanto al comienzo como al final de la frase o verso. Llegué sin saber cómo, pero al final llegué.
• Epímone: consiste en reiterar varias veces la misma palabra o frase a lo largo de un poema o fragmento.
• Onomatopeya: este recurso se basa en sonidos que se producen en la realidad o en ruidos que asociamos con determinadas acciones o estados de ánimo. De esta manera conseguimos evocar esas sensaciones con palabras escritas:
o Sonidos de animales: miau, guau, muuu
o Ruidos relacionados con la comida: glup, gluglú, ñam
o Sonidos de golpes: crash, paf, plaf, Zas
o Ruidos de aparatos o sonido ambiente: bla-bla, ding- dong, jajaja, piipii, riiing, toc-toc
• Paranomasia: típico recurso que vemos en los trabalenguas, en el que recurrimos a palabras de sonoridad y pronunciación casi idéntica para jugar con el sentido. El gato lamió la gota en su plato de plata.

Archisílabos, mejor evitarlos

Primero de todo, ¿qué es un archisílabo?

Este musical término define aquellas palabras que han sido alargadas por medio de la utilización de sufijos. Esta forma de crear palabras no sería un problema si los vocablos formados añadieran matices de significado o tuvieran una variación semántica respecto de la palabra raíz. Ahí está el problema: por un lado no añaden nada nuevo, por lo que son innecesarios; por otro dificultan la comprensión del mensaje o del texto y en muchas ocasiones se usan erróneamente.

En los últimos años hemos podido detectar un aumento en el uso de este tipo de palabras en muchos ámbitos: político, publicidad y marketing, periodístico, etc.

La formación de estos “palabros” es sencilla. Basta con añadir al término ya existente y correcto una serie de sufijos que alargarán el término original: -logía, -ción, idad son algunos de ellos, aunque hay más y como decimos no aportan significado por lo que son innecesarios.

Algunos dirán que existen palabras largas que terminan en algunos de esos sufijos y que forman parte de nuestra lengua desde hace mucho tiempo. Por supuesto, son lo que llamamos sustantivos abstractos, aquellos que utilizamos para designar ideas o conceptos como cualidades. Cuando queremos referirnos a alguna de esas abstracciones recurrimos a estos términos: creatividad, escepticismo, razonamiento.

Los traductores y correctores de ABC Translink son conscientes del problema que supone enfrentarse a un texto de tipo oficial, periodístico o de marketing en el que abundan este tipo de palabras. ¿Cómo enfrentarse a ellas? ¿Deben traducirse o corregirse tal cual o es preferible adaptarlas?

Como en otros casos hay que diferenciar entre el aspecto estilístico y el gramatical.

Desde un punto de vista de la corrección lingüística los archisílabos son incorrectos. No solo porque se trata de términos de nueva creación y de dudosa utilidad, sino porque, como decíamos, se usan de manera incorrecta desvirtuando el sentido, y el mensaje. Por lo tanto, habría que corregir, al menos, aquellos que claramente son erróneos, revisando luego los innecesarios. Dependerá del grado de corrección que se lleve a cabo si se sustituyen o se mantienen algunos de ellos.

Entonces, si son erróneos, inútiles y perjudiciales para nuestro mensaje ¿por qué no solo se han asentado en nuestro lenguaje sino que además se han popularizado y extendido?

Por desconocimiento. Ignoramos muchos aspectos de nuestra propia lengua y nos convencemos de que cuanto más rebuscado, complejo y rimbombante suene un discurso más calidad destila. Así pues, contención, repasemos nuestros textos y nuestras ideas antes de lanzarnos a utilizar este tipo de palabras.

Escritura de las cifras: números cardinales

Cualquier profesional de la traducción o la corrección sabe el tiempo que se puede perder, durante un encargo, en pulir los pequeños detalles referentes a la conversión de los números de un idioma a otro. Ya hablamos de la expresión escrita de las cifras y para completar, repasaremos los cardinales, que aunque no son demasiado complicados, en ocasiones se pueden producir errores en su expresión escrita.

Los cardinales son numerales con los que expresamos la cantidad o con los que contamos. Suelen funcionar como adjetivos: “he leído seis libros este mes“,  pero también pueden funcionar como pronombres, al reemplazar al sustantivo en una oración: “este mes he leído seis“.

Esta numeración cardinal es más sencilla en su enunciación, pues se corresponde con los números naturales. No obstante conviene tener en cuenta:

– A partir de los cambios introducidos en la Ortografía de la Lengua española en 2010 los cardinales inferiores a cien pueden escribirse en una sola palabra (anteriormente eran solo hasta el treinta): treintaiséis, setentaiocho. Eso sí, la i de unión ha de ser latina y deben seguir las normas de acentuación generales.

– Se considera de uso vulgar eliminar el diptongo en los compuestos de la primera decena: diecisiete, dieciocho. Igualmente no se admiten en las series superiores: trentisiete, cincuentinueve.

– Hasta mil se escriben también en una sola palabra: doscientos, quinientos, novecientos.

– Los miles han de escribirse, sin embargo, en palabras separadas: cuatro mil, siete mil, mil trescientos veinte.

– Los millones suponen ligeras variaciones respecto a la raíz utilizada para expresar el número: millón, billón, trillón, cuatrillón, quintillón, sextillón, septillón, octillón, nonillón.

– También puede unirse en compuestos de una sola palabra el numeral con determinados indefinidos de cantidad que forman palabras como: sesentaipico, treintaipocos, etc.

– Los cardinales, cuando funcionan como sustantivos, son siempre masculinos: el cuatro, un millón. En cambio, cuando son adjetivos o pronombres no varían el género salvo uno y sus compuestos.

– Los cardinales terminados en uno seguidos de sustantivo femenino deben concordar en género con este: cuarentaiuna canciones, ochentaiuna personas. Hay una excepción en el caso de los sustantivos que comienzan con a tónica: treintaiún anclas, cincuentaiún aves.

– Cuando el cardinal y sus compuestos funcionan como adjetivos y anteceden al sustantivo masculino adoptan la forma apocopada siempre: un árbol. También se usa el apócope femenino cuando comienza con a tónica: un águila.