Archivo de la categoría: ABCTranslink

Qué es el falso leísmo y la importancia en una agencia de traducción

El falso leísmo, también conocido como leísmo aparente, proviene del español medieval. Como agencia de traducción, es importante para nosotros conocer el origen de estas construcciones para poder realizar una correcta interpretación de los textos y conservar su esencia.

¿Qué es el falso leísmo?

¿Qué es el leísmo?

El leísmo es cuando usamos el pronombre le en lugar de lo. Al estar muy extendido se puede admitir le como complemento directo pero se recomienda usar el lo.

Una persona leísta te dirá frases como esta:

Le acaricié en el pelo, “Le vi en la escuela en lugar de “Lo acaricié en el pelo, “Lo vi en la escuela.

Suele estar más extendido en la zona norte y centro de España. Para un madrileño le será más común decir “Le admiro que “Lo admiro.

¿Qué es el falso leísmo?

Para entender el falso leísmo debemos saber qué son un pronombre acusativo y un dativo. El pronombre acusativo es aquel complemento directo que recibe la acción:

El niño bebe leche (leche recibe el acusativo del verbo beber; si bebes, debes beber algo, en este caso la leche).

El acusativo siempre viene definido por los pronombres me, te, nos, os, lo, la, los y funcionan como complemento directo.

El dativo identifica de manera indirecta a un verbo. Se usa, por ejemplo, la preposición a:

El niño le regaló una galleta a su hermano.

El falso leísmo es fácil de identificar en frases comunes donde se usan pronombres acusativos y dativos.

¿Se puede decir Le aplaudo (a ella) oLa aplaudo? ¿Lo avisó de que tenía un problemao deberías decirLe avisó de que tenía un problema?

Estos verbos son transitivos, se construyen con un complemento directo. En la época medieval eran dativos en lugar de acusativos, que sería lo normal ahora.

No se trata de casos de leísmo, ya que no hay sustitución de pronombres de los dativos por acusativos, sino de los verbos, que se construían en el origen con los complementos dativos.

También hay un falso leísmo que es muy común sobre todo en América Latina, que es el leísmo de cortesía, cuando se le trata de usted.

Por ejemplo cuando se dice, Le veo estupendamente o No tengo el gusto de conocerle. En estos casos lo normal hubiera sido usar el pronombre lo. Este leísmo de cortesía es admitido por la nueva gramática y muy usado en textos escritos en zonas no leístas.

¿Qué es el leísmo?

¿Y el laísmo?

El laísmo se produce cuando usamos los pronombres femeninos la/lasen lugar del pronombre dativo. El laísmo está mucho menos extendido que el leísmo, aún así en zonas del norte y centro del país todavía se aplica esta manera de hablar.

Antiguamente daba cierto prestigio usar el laísmo ya que lo usaban Quevedo, Calderón y Lope de Vega, entre otros, que en el siglo XVIII eran laístas.

Como podemos ver, los pronombres átonos de la tercera persona desde siempre han dado que hablar, siendo una compleja cuestión ya que solemos confundirnos entre unos y otros. A veces no sabemos cuál usar y depende en qué sitio estemos escucharemos más uno u otro.

La RAE y el uso del leísmo

En 1796 censuraron el uso original a favor del leísmo, mucho más poderoso para el lenguaje, pero más adelante acabaron permitiendo también el uso histórico de las diferentes formas, aceptándolo para usarlo en situaciones actuales.

Se aceptaron por lo tanto el laísmo y el loísmo. El laísmo ha sobrevivido en lugares como Madrid y el norte de España aunque es algo raro de escuchar.

Todas estas cuestiones se han de tener en cuenta, sobre todo en la traducción de textos antiguos, por ello, en una agencia de traducción debemos poner mucho énfasis en comprender el texto en su totalidad y hacer la oportuna adaptación.

Traducciones profesionales: los errores más comunes en el uso de comillas

Mucha gente desconoce que, a la hora de realizar traducciones profesionales, conviene tener presente que hay varios tipos de comillas. En este artículo las enumeramos, señalamos los posibles errores e indicamos cuál es el uso correcto en cada caso para conseguir un buen resultado.

Errores en el uso de las comillas

Los distintos tipos de comillas

Existen tres tipos de comillas, las latinas o angulares (« »), las dobles (” “) y las simples (‘ ’). Si bien hay una recomendación ortotipográfica de uso, podemos decir que en la lengua española el criterio editorial y literario es muy laxo. En cualquier caso, las traducciones profesionales seguirán el criterio que indique cada organismo lingüístico y el principal error radica en no utilizar las comillas que corresponden en cada momento.

1. Comillas latinas

Las comillas latinas o angulares son las que recomiendan en primer lugar los principales organismos lingüísticos de la lengua española para que sean utilizadas en todo tipo de textos editoriales. Sin embargo, es importante decir que, aun siendo la referencia, no las utilizan todos los medios en idioma español, ni siquiera en España. Además, no suelen estar por defecto en los teclados.

2. Comillas dobles

Las comillas dobles son las que más se utilizan en textos de habla inglesa y lo cierto es que, aun no siendo las aconsejadas, con frecuencia también se utilizan en los textos en español. De hecho, diarios de gran tirada en España prefieren este tipo de comillas a otras, mientras que en la Academia Mexicana de la Lengua se recomienda su uso.

3. Comillas simples

Las comillas simples son hijas de la mecanografía y su uso convencional ha sido habitual durante muchos años, aunque ahora está decayendo. Solo se utilizan cuando no hay alternativas ni de comillas latinas ni de comillas dobles. No obstante, no van a desaparecer porque tienen un uso restringido a determinados casos en los que ofrecen un servicio interesante.

Errores al utilizar comillas

Uso de las comillasLos principales errores al utilizar comillas son de dos tipos: en primer lugar, no utilizarlas bien en el idioma que corresponde; en segundo lugar, no ubicarlas donde corresponde y, finalmente, no saber ubicar bien los signos de puntuación donde se debe. Es importante que tengamos en cuenta todos esto elementos para no cometer errores derivados del desconocimiento. Las traducciones profesionalesgarantizan el conocimiento de las convenciones ortotipográficas.

1. Utilizar comillas incorrectas

Es importante indicar que las recomendaciones son distintas según el idioma. Con carácter general, las comillas latinas son para textos en lengua española y nunca se deberían utilizar en otros idiomas. Las comillas dobles se utilizan por defecto en los demás idiomas, entre ellos el inglés. Las comillas simples solo se deben utilizar cuando las otras dos no proceden.

2. No utilizar las comillas cuando corresponde

En lengua española se pueden y se deben utilizar distintos tipos de comillas en una misma frase si esta lo favorece. De ser así, la prioridad será que las comillas latinas engloben todo el texto; posteriormente, dentro de la frase irán las comillas dobles y, para entrecomillar palabras, se usarán las comillas simples.

3. Usar correctamente los signos de puntuación

Las comillas requieren de un determinado uso de los signos de puntuación. Por ejemplo, no se debe poner nunca un punto antes de cerrar comillas, siendo este es uno de los errores más frecuentes. Si se tiene en cuenta este aspecto, se reducirán sustancialmente los errores cometidos.

Conclusión

Las traducciones profesionales son una opción para garantizar que un texto cumple con todas las convenciones ortotipográficas del idioma. En consecuencia, contar con estos profesionales cualificados y con todas las certificaciones es útil para conseguir un texto de calidad.

Traductores oficiales: la ortotipografía en la traducción

Los traductores oficiales son conocedores de las normas de traducción de cada idioma y, más allá de las cuestiones de estilo, hay unos criterios formales que hay que seguir. En el artículo explicamos en qué consiste la ortotipografía y los aspectos que hay que valorar en las traducciones para conseguir un resultado satisfactorio para el cliente que encarga el trabajo.

Qué es la ortotipografía

La ortografía es la disciplina que se encarga de revisar la correcta acentuación de un texto, así como la utilización de otros signos aceptados en el idioma. Un aspecto fundamental de esta materia es que todos los idiomas tienen unas normas ortotipográficas comunes que son de obligado cumplimiento para publicar un texto. En realidad, este tipo de corrección cuenta con dos aspectos bien diferentes que se analizan conjuntamente.

Traductores oficiales: ortotipografía

1. Corrección ortográfica

Es la corrección básica que conocemos la mayoría de las personas y tiene que ver con no cometer faltas de ortografía, tanto en la colocación de las letras como en el uso de las tildes. Los traductores profesionales tienen que revisar esta cuestión en primer lugar porque es básica y se refiere al mínimo aceptable en cualquier texto profesional.

2. Corrección tipográfica

En sus orígenes la corrección tipográfica estaba limitada a la imprenta porque toma de ahí las principales referencias. Hoy se utiliza en cualquier escrito que haya pasado por un procesador de texto y se refiere a la colocación de los interrogantesnegritascursivas, guiones o a la propia distribución del texto. En definitiva, cumplir con aquellas convenciones que cada idioma establece para los textos con formato de imprenta.

¿Es lo mismo una corrección ortotipográfica y una corrección de estilo?

Importancia de las normas ortotipográficasDefinitivamente, no. Una corrección ortotipográfica se va a limitar a aquellas cuestiones formales que están reconocidas por los organismos reguladores lingüísticos como correctas. Se trata de una corrección totalmente técnica y nada pretenciosa porque en ningún caso se va a poner en tela de juicio el estilo del escritor.

En cambio, la corrección de estilo entrará en otros aspectos como la comprensión del texto o la sintaxis, siendo más literaria. Por lo general, es la que utilizan los editores para textos profesionales porque se entra en el fondo del significado del texto para comprobar si este tiene sentido.

¿Hay diferencias en las normas ortotipográficas según el idioma?

Sí que las hay, y este es el motivo por el que un traductor profesional es necesario para garantizar la calidad del texto. De hecho, podemos decir que cada idioma tiene sus propias normas ortotipográficas, lo que supone una dificultad añadida si se desconocen.

Uno de los casos paradigmáticos es el de la lengua inglesa. Por ejemplo, el denominado párrafo americano que se utiliza en inglés carece de sangrado, que sí es preceptivo en textos en castellano. Otro caso común es el de la separación de los números, puesto que en el inglés se utilizan comas y en el español se utilizan puntos. Finalmente, hay que indicar que en inglés los guiones se utilizan con mayor frecuencia que en español para añadir información.

En otros idiomas también hay diferencias, puesto que los gentilicios en francés se escriben con mayúscula y en español son en minúscula. Como este caso, podemos encontrar muchos más y nos exponemos a cometer errores garrafales si realizamos una traducción sin tener en cuenta la convención en cada idioma.

Conclusión

Los traductores oficiales pueden encargarse de realizar traducciones juradas con la garantía de que el texto va a seguir las normas ortotipográficas del idioma al que se traduce el texto. Por este motivo, es recomendable contar con profesionales cualificados que puedan garantizar un trabajo bien hecho.

¿Quién es y a qué se dedica un traductor literario?

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Hoy vamos a hablar de un profesional invisible: el traductor literario; un profesional casi olvidado, pero que desempeña un papel imprescindible en la difusión de la literatura universal. Así que adelante, si eres fiel seguidor o seguidora de Stephen King, Agatha Christie, Haruki Murakami, Jane Austen, Margaret Atwod y tantos otros escritores de fama internacional, no dejes de leer este pequeño artículo homenaje a los hombres y las mujeres que hacen posible que disfrutemos de sus obras: los traductores literarios.

traductor literario

¿Quién es un traductor literario?

Un traductor literario es un traductor profesional que, una vez obtenido el título, ha decidido especializarse en una disciplina absolutamente fascinante: la traducción literaria.

Es importante saber que no existe una carrera universitaria de traducción literaria, de traducción financiera o de traducción técnica. Especializarse en uno u otro campo de la traducción es decisión del traductor licenciado que, por lo que sea, decide dedicar su carrera a un ámbito determinado del ancho y amplio mundo de la traducción. En el caso de la traducción literaria existen diversos cursos, seminarios, talleres y jornadas que un profesional puede aprovechar para formarse como traductor literario. Pero no existen demasiados másteres oficiales impartidos por universidades reconocidas a nivel internacional. En España, por ejemplo, solo hemos encontrado un máster oficial de traducción literaria. Lo imparte la UCM – Universidad Complutense de Madrid- en colaboración con el Instituto Cervantes.

Otro punto importante sobre la figura del traductor literario: al contrario de lo que sucede con el traductor jurado, el traductor literario no tiene la obligación de tener una titulación oficial. Pero, atención, es importante seguir la recomendación de los traductores profesionales de ABC Translink: cuando encargues una traducción literaria no confíes en cualquier aficionado que diga que es traductor literario. Amortiza tu inversión confiando solo en un traductor literario de renombre o en una agencia de traducción solvente y respetable que ofrezca este tipo de traducciones especializadas de alta calidad.

 

¿Qué habilidades tiene que tener un buen traductor literario?

Como te decíamos hace un momento, para ser traductor literario no es imprescindible tener una titulación especial; pero para triunfar como traductor literario sí hace falta tener una serie de habilidades innatas o adquiridas tan importantes como las tres siguientes:

  • Conocimiento directo y personal de la lengua y la cultura de los dos idiomas objeto de la traducción, el idioma A y el idioma B (el idioma origen y el idioma destino).
  • Conocimiento profundo del autor y su obra. Una de las claves de una excelente traducción literaria es que el traductor respete al máximo el sentido que pretende trasmitir el autor de la obra. Conocer en profundidad tanto el estilo como la forma de contar del autor o autora de un texto es fundamental para que el traductor literario no cometa errores de interpretación que dañen o arruinen la obra traducida.
  • Sed de lectura. Si un buen escritor se caracteriza por ser un lector compulsivo, un buen traductor literario debe hacer lo mismo: leer, leer y leer tanto en el idioma original como en el idioma destino de la traducción.

 

Y hasta aquí nuestro pequeño retrato sobre la desconocida figura del traductor literario, un profesional indispensable para el mundo de la literatura, pero que raramente pasa a la historia por su excelente buen hacer. 

 

¿Sabes cuándo debes encargar una traducción jurada?

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

¿Cuándo hay que encargar una traducción jurada? Esta es una de las dudas más frecuentes que resuelve el personal de atención al cliente de la agencia de traducción ABC Translink y que hoy intentamos aclarar aquí, en el blog de esta empresa de traducción. ¿Nos acompañas?

traducción jurada

¿Qué es una traducción jurada?

Para saber si necesitas o no encargar una traducción jurada es imprescindible que sepas en qué consiste este tipo de traducción. Es lógico, ¿verdad? Pues vamos a ello.

Una traducción jurada es una traducción de un documento oficial, entendiendo oficial como expedido por algún organismo u organización público o privado. Hablamos de documentos muy habituales: la partida de nacimiento, un testamento, un certificado médico, una herencia, etc.

La traducción jurada tiene una serie de peculiaridades que la distinguen de otras traducciones (general, literaria, económica, financiera, etc.), por ejemplo:

  • Debe ser firmada y sellada por un traductor jurado reconocido como tal por el organismo competente en cada país. En España es el MAEC (Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación del Gobierno de España) el encargado de entregar la acreditación de traductor jurado a aquel profesional que supere los exámenes para adquirir tal condición. En nuestro artículo “¿Quién es y a qué se dedica un traductor jurado?” encontrarás mucha más información sobre este punto.
  • Con su firma y sello el traductor jurado confirma que la traducción jurada es fiel reflejo del documento oficial que se ha traducido. Este punto es especialmente importante porque recuerda que estamos hablando de documentación oficial importante en la que cualquier error de interpretación o una omisión podrían cambiar radicalmente el sentido del texto traducido.
  • Las traducciones juradas no tienen unas tarifas de traducción fijas o marcadas por el gobierno de turno. Cada agencia de traducción o cada traductor jurado independiente tienen unos precios diferentes que el cliente debe valorar a la hora de realizar su encargo. Un consejo: desconfía de las tarifas traducción low-cost o de bajo coste. Podrías recibir gato por liebre.

 

¿Cuándo hay que encargar una traducción jurada?

Como te contábamos en nuestro artículo sobre la figura del traductor jurado, este profesional cualificado, titulado y experto en traducir, firmar y sellar la documentación oficial se ocupa a diario de documentos de todo tipo, documentos personales, profesionales, académicos, notariales, empresariales, etc. Pero, ¿cuándo hay que encargar una traducción jurada exactamente? ¿Lo sabes? Si la respuesta es no, toma nota:

Debes encargar una traducción jurada siempre que te lo solicite un organismo público o privado. Esto es muy ambiguo, ¿verdad? Vamos a aclararlo con un ejemplo que incluya varias circunstancias que impliquen la necesidad de encargar una traducción jurada.

Imagina que una familia francesa decide venir a vivir a España de forma permanente. A la hora de matricular a los niños en el colegio, desde la secretaría del centro les solicitarán que entreguen diferente documentación traducida del francés (idioma original de la familia) al castellano: los pasaportes de los padres del niño, su partida de nacimiento, los certificados de vacunación, la titulación académica obtenida previamente en Francia, etc. Para que sea válida, esta documentación oficial no podrá ser traducida por cualquier traductor generalista, tendrá que ser firmada y sellada por un traductor jurado español que confirme con su firma y con su sello la veracidad y literalidad de todos y cada uno de los documentos oficiales traducidos.

Una vez en España, los adultos de la familia tendrán que buscar trabajo y, para ello, también necesitarán hacer traducir por un traductor jurado español bastante documentación oficial personal, académica y profesional redactada originalmente en francés: partidas de nacimiento, pasaportes, títulos universitarios, etc. Si alguno de los adultos decide trabajar por su cuenta y abrir una empresa, también habrá que preparar diferente documentación oficial traducida, firmada y sellada por un traductor jurado español: currículos de los socios, informes de solvencia bancaria, permisos de exportación o importación, etc.

 

¿Todavía te quedan dudas sobre cuándo debes encargar una traducción jurada? No te preocupes. Pulsa aquí y los traductores profesionales de ABC Translink te lo aclararán sin problemas.

¿Quién es y a qué se dedica un traductor financiero?

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

¿Quién es un traductor financiero? ¿Qué traducciones profesionales puede realizar? ¿Qué virtudes debería reunir un buen traductor especializado en finanzas? Hoy en el blog de la agencia de traducción ABC Translink elaboramos el perfil de uno de los profesionales más demandados de la sociedad actual: el traductor financiero.

traductor financiero

¿Quién es un traductor financiero?

Un traductor financiero es un traductor profesional que se ha especializado en el complejo mundo de las finanzas, esa parte de la economía que abarca temas tan variados como, por ejemplo, las transacciones económicas, las inversiones en bolsa, los planes de ahorro personales y profesionales, la novedosa neuroeconomía, etc.

A diferencia de lo que ocurre con su colega el traductor jurado, el traductor financiero no debe superar exámenes o pruebas para conseguir un título oficial que le acredite como tal,  pero sí sería deseable que fuera un titulado en Traducción e Interpretación que hubiera combinado estos estudios universitarios con otros cursos o grados especializados en economía, administración de empresas, etc.

¿Qué diferencia a un traductor financiero de un traductor generalista?

Hay varias diferencias entre un traductor financiero especializado y un traductor generalista que también traduce textos económicos: titulación académica, conocimientos avanzados en las diferentes ramas de la economía, experiencia previa en la realización de proyectos de traducción especializados en el ámbito económico, conocimiento de los entresijos del mercado de valores, soltura a la hora de buscar y contrastar datos económicos en tiempo real, etc.

Otra virtud que debería tener un buen traductor financiero es un deseo innato de aprender algo nuevo cada día. La razón es obvia: vivimos en un mundo globalizado, conectado y en el que la economía manda y decide fronteras y fortunas.

Un traductor financiero debe ser capaz de actualizar por sí mismo sus conocimientos técnicos, pero también debe tener esa especie de hambre de información que le permita comprender el contenido y la intencionalidad de los documentos financieros que le toque traducir, localizar fácilmente las fuentes oficiales de información económica, distinguir rápidamente la información veraz de las noticias falsas para desestabilizar o alterar el panorama económico internacional, etc.

¿A qué se dedica un traductor financiero?

Para saber de qué tipo de contenidos se puede ocupar un traductor financiero tenemos que tener muy claro que las finanzas no son una disciplina cerrada, sino que forman parte del día a día del ciudadano, las empresas, las organizaciones nacionales e internacionales, etc. Así, un  contenido financiero puede ser un informe crediticio solicitado por una pequeña empresa para buscar financiación, pero también puede ser una aplicación de inversión para dispositivos móviles inteligentes.

Dicho esto, ¿a qué se dedica exactamente un traductor financiero?: a traducir cualquier tipo de contenido que esté relacionado con el amplio y ancho mundo de las finanzas públicas y, también, privadas.

Algunos ejemplos:

  • Informes bancarios personales, profesionales y corporativos.
  • Historiales crediticios y de solvencia económica.
  • Entornos web de aplicaciones de inversión privada (las famosas plataformas para traders).
  • Prensa internacional, revistas y publicaciones digitales de difusión de las ciencias económicas.
  • Material didáctico relacionado con la economía y las finanzas.

 

Ahora nos gustaría leer tu opinión: ¿conocías estos datos sobre la figura del traductor financiero? ¿Crees que su trabajo es importante para tu vida cotidiana? ¡Escribe un comentario!

 

¿Quién es y a qué se dedica un traductor jurado?

¿Quién es un traductor jurado? ¿Qué documentación se encarga de traducir, firmar y sellar un traductor jurado? ¿Cómo puedes diferenciar a un traductor jurado verdadero de uno falso? Estas son las grandes cuestiones que abordamos hoy aquí, en el blog de ABC Translink.

traductor jurado

¿Quién es un traductor jurado?

En España un traductor jurado es un titulado en traducción e interpretación que, además, ha superado con éxito las pruebas de acreditación para convertirse en traductor-intérprete jurado convocadas por el MAEC – Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación del Gobierno de España-.

Cualquier profesional que tenga un título oficial que acredite que ha terminado sus estudios reglados en materia de traducción e interpretación puede convertirse en traductor jurado si se presenta a los exámenes oficiales del MAEC, pero no todos los traductores deciden tomar ese camino. Muchos de ellos prefieren especializarse en otras ramas de la apasionante disciplina de la traducción – científica, audiovisual, médica, etc.- o de la interpretación – consecutiva, simultánea, chuchotage, etc.-.

Es importante recordar que en nuestro país el MAEC es el único organismo competente para otorgar el título de Traductor-Intérprete Jurado o, lo que es lo mismo, el organismo encargado de convocar y realizar los exámenes para que  un profesional de la traducción consiga la acreditación que le permita firmar, sellar y autentificar que la traducción de un documento oficial es un fiel reflejo del documento oficial original.

Fíjate en las palabras que hemos marcado en negrita en el párrafo anterior: documento oficial. ¿Por qué? Porque en ellas está la clave para saber a qué se dedica un traductor jurado, la segunda gran cuestión de nuestro artículo de hoy y que desvelamos a continuación.

¿A qué se dedica un traductor jurado?

Un traductor jurado se ocupa de traducir y de acreditar mediante su firma que un documento oficial traducido es fiel reflejo del documento original utilizado para elaborar esa traducción.

Documentos oficiales hay muchos y de todo tipo, por ejemplo:

  • Documentación personal: como el DNI, el certificado de nacimiento, penales, matrimonio, separación, divorcio o adopción, el testamento, las últimas voluntades, el informe de vida laboral, el historial médico, etc.
  • Documentación empresarial o profesional: como el currículo, los informes bancarios, los historiales de solvencia económica, las licencias y permisos oficiales, etc.

Por otra parte, recuerda que la especialidad de la traducción jurada no se salva del intrusismo que lleva años causando graves pérdidas económicas a los traductores profesionales. En este caso el tema es todavía más delicado ya que presentar una traducción jurada falsa puede ocasionar serios problemas legales.

 

Un último dato para terminar: recuerda que un traductor jurado no es un traductor jurídico, esta es una confusión bastante común que suelen resolver a menudo los profesionales de ABC Translink. Pulsa aquí para leer el artículo de nuestro blog donde te contábamos las principales diferencias entre traducción jurada y traducción jurídica.

4 consejos para dinamizar a tus seguidores de Facebook

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Para una agencia de traducción como, por ejemplo, ABC Translink no resulta fácil mantener viva la atracción de sus seguidores por su perfil de empresa en Facebook. La razón es sencilla: una empresa de servicios o un profesional de la traducción no pueden atraer las miradas de los consumidores ofreciendo grandes descuentos, chollos o cualquier otro tipo de reclamo publicitario.

¿Cómo se puede dinamizar a los seguidores de Facebook si no vendes productos sino servicios de calidad? La respuesta en el artículo de hoy.

Facebook

Cómo dinamizar a tus seguidores de Facebook: publica con regularidad

Una de las claves para dinamizar a tus seguidores de Facebook es que no te olvides de ellos o, dicho de otra forma, que publiques algo todos los días.

Por ejemplo, en ABC Translink publicamos dos mensajes diarios en Facebook, uno por la mañana y otro por la tarde. Un par de mensajes diarios no cansan a los seguidores y, además, sirven para recordarles que seguimos ahí, plenamente activos en redes sociales.


Cómo dinamizar a tus seguidores de Facebook: más vale calidad que cantidad

Nuestro segundo consejo para dinamizar a tus seguidores de Facebook tiene mucho que ver con el anterior: no publiques por publicar, manda mensajes con contenido y no de relleno.
¿Qué tipo de mensajes puedes lanzar? Cualquiera que esté relacionado con tu sector de actividad y que aporte información rigurosa, contrastada y de calidad a tu fiel comunidad social.

Cómo dinamizar a tus seguidores de Facebook: revisa bien los enlaces externos

El tercer consejo para dinamizar a tus seguidores de Facebook es muy importante y, de hecho, es uno de los caballos de batalla de multitud de aficionados que intentan gestionar redes sociales corporativas sin tener la preparación necesaria para ello: lee todos los artículos que incluyas en tus mensajes para verificar que no contienen enlaces externos que publiciten directa o indirectamente a tu competencia.

Ten especial cuidado con los artículos largos que supuestamente hablan en general de tu actividad profesional – corrección de estilo, maquetación, interpretación-. Muchas veces estos artículos están patrocinados por una empresa como la tuya y, lógicamente, esconderán varias palabras clave que llevarán derechitos a tus seguidores a la página web de tus competidores.

Cómo dinamizar a tus seguidores de Facebook: ¡sorprende!

Nuestro cuarto y último consejo para dinamizar a tus seguidores de Facebook de forma profesional es algo más difícil de poner en práctica que los tres primeros: sorprende de vez en cuando con mensajes cortos que no parezcan tener nada que ver con tu sector de actividad.

¿Un ejemplo? Lo que hacemos en el perfil público de Facebook de ABC Translink: lanzar felicitaciones en los días internacionales o mundiales como el Día de la Juventud, el Día de la Música, el Día de la Familia…

 

Publicar con regularidad contenidos que aporten información de valor a tus seguidores, revisar bien los artículos que enlazas para no hacer publicidad a tu competencia y sorprender de vez en cuando a tu comunidad con mensajes diferentes son cuatro buenos consejos para dinamizar a tus seguidores de Facebook.

Palabras en peligro de extinción: los nombres propios

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Llegamos al undécimo capítulo de nuestra serie de palabras en peligro de extinción hablando de los nombres propios, esos sustantivos que en este caso nos sirven para designar, distinguir e individualizar a las personas de siglos pasados.

Y es que todos tenemos antepasados con nombres propios extraños, divertidos, originales o sorprendentes, apelativos que ahora nos llaman la atención pero que hace décadas llenaban las listas escolares o las actas de matrimonio. ¿Quieres saber qué nombres propios olvidados hemos elegido en ABC Translink para ilustrar el paso del tiempo en las partidas de nacimiento? Entonces y como siempre: sigue leyendo…

nombres propios olvidados

Nombres propios olvidados: Procopia

Con tu permiso, empiezo la lista de nombres propios olvidados haciendo un pequeño homenaje a mi propia abuela, la alegre Procopia nacida en el año 1906 del siglo pasado. En aquel entonces, Procopia no era tan utilizado como María o Josefa, pero tampoco era un nombre propio extraño o llamativo. Las niñas eran bautizadas con este peculiar nombre en honor de San Procopio, un asceta y mártir fallecido en el año 1303.

Nombres propios olvidados: Marciano

¿Te imaginas ir a casa de tu vecino Marciano a pedir un poco de azúcar? Este nombre propio que ahora nos daría pie a miles de chascarrillos, selfies y hashtags era muy común en los pueblos castellanos de siglos pasados.

Como curiosidad histórica, comentar que en este caso los niños bautizados con el nombre de Marciano no pretendían rendir homenaje a ningún santo católico, sino a uno de los dioses de los antiguos romanos, Marte el dios de la guerra.

Nombres propios olvidados: Casimiro

Si viviste tu infancia en los años 80 del siglo XX seguro que recuerdas al entrañable Casimiro, un simpático monstruo peludo de dibujos animados que mandaba a la cama todas las noches a los niños pequeños desde su castillo tenebroso. En aquel entonces, el nombre Casimiro ya no era común en los hogares españoles, pero unas décadas antes era uno de los nombres de pila más habituales en los casos de familia numerosa que ya no sabían que nombre elegir para su retoño número doce. ¿Su origen y significado?: nombre polaco que designa a aquel que invoca la paz. Bonito, ¿verdad?

Nombres propios olvidados: Basilisa

Llegamos al final de nuestra lista de nombres propios olvidados con Basilisa, un nombre femenino que hizo furor entre las familias españolas de principios del siglo XX. Según el santoral católico, Santa Basilisa era una dama convertida al cristianismo por San Pedro y San Pablo en el siglo I, una decisión que pagó muy caro por vivir en la época del sanguinario Nerón. La mártir Basilisa y su compañera Anastasia no llegaron a cumplir la treintena, pero sí ocuparon un lugar privilegiado en el santoral católico y sus nombres llenaron los certificados de nacimiento de miles de pequeñas españolas de siglos pasados.

 

Procopia, Marciano, Casimiro y Basilisa son los cuatro nombres propios olvidados que hemos elegido para ilustrar el artículo de hoy, pero seguro que tú recuerdas alguno más… ¿Quieres compartirlo con nosotros? ¡Adelante, escribe un comentario!

Y recuerda que puedes leer el resto de artículos de la colección palabras en peligro de extinción del blog de ABC Translink pulsando sobre cada uno de los siguientes títulos:

  1. La vuelta al cole.
  2. El tiempo de ocio.
  3. Los oficios.
  4. Los insultos.
  5. Los verbos.
  6. Los refranes.
  7. Las herramientas.
  8. Los enseres domésticos.
  9. Los adjetivos.
  10. Los adverbios.

Traducción turística: ¿por qué no se contrata?

Escrito por Marta Barrero – MARA VEGA COMUNICACIÓN – para ABC Translink.

Cada año por estas fechas el tema de la traducción turística se vuelve a poner de moda en foros y blogs relacionados con la hostelería, el turismo, la traducción y la interpretación. Desafortunadamente, el motivo de este interés por una de las especialidades de la traducción más rentables que existen no es positivo, sino todo lo contrario: una denuncia sobre la baja calidad de las traducciones de contenidos dirigidos al turista.

Hablamos de las traducciones automáticas pagadas con dinero público por parte de ayuntamientos y entidades públicas, de las pésimas traducciones que encontramos en las cartas y menús de nuestros bares y restaurantes, de los carteles informativos supuestamente bilingües que llenan playas y piscinas… ¿Por qué no se contrata una buena traducción turística? En ABC Translink hemos encontrado dos razones. ¿Te las contamos?

traduccion turistica

Razón 1 para no contratar una traducción turística: el “todo vale”

A pesar de que la riqueza (o pobreza) de nuestro país depende del bolsillo de los millones de turistas que vienen a visitarnos, tanto los responsables públicos de la buena marcha del turismo, como las empresas privadas – hoteles, restaurantes, bares, discotecas, etc.- no terminan de entender que no solo hay que ofrecer una oferta cultural y gastronómica de calidad; también hay que saber contársela eficazmente a los turistas que hablan otros idiomas. En los años 60 quizá a los suecos o a los británicos les hacía gracia el spanglish que se chapurreaba en Benidorm. Ahora no.

En el siglo XXI reina un idioma: el inglés. El turista japonés, árabe, norteamericano o francés cuenta con poder comunicarse efectivamente en este idioma y, si es posible, en su propia lengua materna. Menús de restaurantes, paquetes vacacionales, folletos de excursiones y actividades al aire libre, audioguías de museos y edificios históricos… Miles de contenidos que hoy en día no se traducen o se traducen mal por una simple razón: el “todo vale” que ha imperado en nuestro país durante años y años.

Razón 2 para no contratar una traducción turística: el supuesto ahorro

La segunda gran razón que creemos que explica la desidia pública y privada a la hora de contratar los servicios de un buen traductor turístico es el supuesto ahorro de costes. ¿Cuánto crees que cuesta traducir la carta de un restaurante? ¿Y un folleto turístico? La respuesta es: mucho menos de lo que imaginas.

 

Como ya te hemos contado en varios artículos de nuestro blog, encargar una traducción de calidad no es un coste, sino una inversión, una apuesta rentable y segura. Pero es que además no hablamos de una altísima inversión económica, sino de unas cantidades perfectamente asequibles para cualquier empresa relacionada con el turismo, la gastronomía, la cultura o el ocio. ¿Quieres comprobarlo? Pulsa aquí y calcula ahora tu presupuesto de traducción turística de calidad.