Traductores oficiales: la ortotipografía en la traducción

Los traductores oficiales son conocedores de las normas de traducción de cada idioma y, más allá de las cuestiones de estilo, hay unos criterios formales que hay que seguir. En el artículo explicamos en qué consiste la ortotipografía y los aspectos que hay que valorar en las traducciones para conseguir un resultado satisfactorio para el cliente que encarga el trabajo.

Qué es la ortotipografía

La ortografía es la disciplina que se encarga de revisar la correcta acentuación de un texto, así como la utilización de otros signos aceptados en el idioma. Un aspecto fundamental de esta materia es que todos los idiomas tienen unas normas ortotipográficas comunes que son de obligado cumplimiento para publicar un texto. En realidad, este tipo de corrección cuenta con dos aspectos bien diferentes que se analizan conjuntamente.

Traductores oficiales: ortotipografía

1. Corrección ortográfica

Es la corrección básica que conocemos la mayoría de las personas y tiene que ver con no cometer faltas de ortografía, tanto en la colocación de las letras como en el uso de las tildes. Los traductores profesionales tienen que revisar esta cuestión en primer lugar porque es básica y se refiere al mínimo aceptable en cualquier texto profesional.

2. Corrección tipográfica

En sus orígenes la corrección tipográfica estaba limitada a la imprenta porque toma de ahí las principales referencias. Hoy se utiliza en cualquier escrito que haya pasado por un procesador de texto y se refiere a la colocación de los interrogantesnegritascursivas, guiones o a la propia distribución del texto. En definitiva, cumplir con aquellas convenciones que cada idioma establece para los textos con formato de imprenta.

¿Es lo mismo una corrección ortotipográfica y una corrección de estilo?

Importancia de las normas ortotipográficasDefinitivamente, no. Una corrección ortotipográfica se va a limitar a aquellas cuestiones formales que están reconocidas por los organismos reguladores lingüísticos como correctas. Se trata de una corrección totalmente técnica y nada pretenciosa porque en ningún caso se va a poner en tela de juicio el estilo del escritor.

En cambio, la corrección de estilo entrará en otros aspectos como la comprensión del texto o la sintaxis, siendo más literaria. Por lo general, es la que utilizan los editores para textos profesionales porque se entra en el fondo del significado del texto para comprobar si este tiene sentido.

¿Hay diferencias en las normas ortotipográficas según el idioma?

Sí que las hay, y este es el motivo por el que un traductor profesional es necesario para garantizar la calidad del texto. De hecho, podemos decir que cada idioma tiene sus propias normas ortotipográficas, lo que supone una dificultad añadida si se desconocen.

Uno de los casos paradigmáticos es el de la lengua inglesa. Por ejemplo, el denominado párrafo americano que se utiliza en inglés carece de sangrado, que sí es preceptivo en textos en castellano. Otro caso común es el de la separación de los números, puesto que en el inglés se utilizan comas y en el español se utilizan puntos. Finalmente, hay que indicar que en inglés los guiones se utilizan con mayor frecuencia que en español para añadir información.

En otros idiomas también hay diferencias, puesto que los gentilicios en francés se escriben con mayúscula y en español son en minúscula. Como este caso, podemos encontrar muchos más y nos exponemos a cometer errores garrafales si realizamos una traducción sin tener en cuenta la convención en cada idioma.

Conclusión

Los traductores oficiales pueden encargarse de realizar traducciones juradas con la garantía de que el texto va a seguir las normas ortotipográficas del idioma al que se traduce el texto. Por este motivo, es recomendable contar con profesionales cualificados que puedan garantizar un trabajo bien hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *