Hablemos de jergas

Hay un fenómeno lingüístico que trasciende fronteras y épocas: las jergas. Ese idioma paralelo al oficial que hablan y entiende un grupo mayor o menor de personas que tienen algo en común, sea el barrio donde han nacido, su profesión, afición o ideas.

Según los expertos, las jergas surgen por varias razones. Dos de ellas serían las siguientes:

– Como seña de identidad: una inmensa cantidad de gente está orgullosa de sus raíces, del lugar en el que han nacido o del grupo social al que pertenecen. La jerga se convierte así en una bandera, una señal de identidad propia, personal y motivo de orgullo. En ocasiones, las jergas adquieren tanta importancia que pasan a ser dialectos regionales y quizá y con el tiempo, lenguas oficiales de un país o territorio.

– Como forma de encubrimiento: todos conocemos la famosa jerga carcelaria ¿verdad? “Está en el talego”, “Mangó un buga”, “Pasó una china”. Algunas expresiones las conocemos tan bien gracias a la televisión y los libros que esa jerga ha perdido su carácter meramente carcelario y se ha incorporado al lenguaje coloquial. Pues bien, esa jerga carcelaria nació como un lenguaje secreto, un código de señales utilizado por los presos para poder comunicarse sin ser comprendidos por la autoridad penitenciaria. Curioso, ¿verdad?

Jerga carcelaria

Como las razones por las que surgen son comunes a todos los seres humanos podríamos decir que todos los idiomas del mundo cuentan no sólo con una, sino con varias jergas propias y complicadas de entender y, por supuesto, nada sencillas de traducir.

Por ejemplo, ¿conoces el verlan? Es una jerga francesa que en su origen se creó como un lenguaje secreto carcelario y  que luego se extendió al resto de la comunidad, especialmente a las tribus juveniles urbanas. Si la conoces, traducir esta jerga no es excesivamente complicado ya que la regla principal consiste, en esencia, en separar las sílabas, cambiar su orden justo al contrario y volver a unirlas. Un ejemplo sencillo: à l’envers (traducido “al revés”) sería ver-lan.

La complejidad e idiosincrasia de las diferentes jergas en inglés, alemán, chino, árabe, francés, italiano, etc. se acentúa si la jerga a traducir es de carácter profesional. Textos médicos, técnicos, legales o informáticos redactados en un lenguaje propio, en una jerga, que exige una traducción rigurosa y profesional. Para garantizar su calidad, este tipo de traducciones deben ser realizadas por traductores nativos supervisados por especialistas en el sector profesional al que se dirijan los textos. De esta forma traducimos en ABC Translink los diferentes textos informáticos, legales o médicos de nuestros clientes con total garantía de calidad.

¿Y tú? ¿Qué jerga hablas?

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *