Particularidades de la traducción automática con post-edición

Como profesionales de la traducción tenemos muy en cuenta los estándares de calidad que un servicio de post-edición debe cumplir. Por ello vamos a desglosar cuales son algunas de las cuestiones principales a tener en cuenta cuando se realiza dicha labor.

Existen dos tipos de post-edición de una traducción automática y es el cliente el que debe especificarnos cual de las dos quiere aplicar:

La post-edición Simple que consiste en lograr que el texto generado por la máquina sea comprensible, pero sin modificar el estilo, la gramática o la sintaxis. En este caso no es necesario que el texto final cumpla con el nivel de calidad que tendría una creación humana.

La completa, por su parte, se basa igualmente en la teoría de intervenir lo menos posible en el texto generado automáticamente, pero sí permite las variaciones y correcciones gramaticales y de estilo necesarias para equiparar el texto al que crearía un ser humano.

Catálogo de buenas prácticas

◦ Conservar lo máximo posible el texto generado por la máquina.

◦ Prestar especial atención a las cuestiones específicas del idioma y ponerlas en conocimiento de los proveedores para que las tengan en cuenta.

◦ Observar  las palabras clave (marcas, nombres corporativos) y si no se está seguro buscarlas en los glosarios de la empresa o recurrir al cliente.

◦ Confirmar que el texto no traducido realmente debe mantenerse en el idioma original y no es un error de la máquina.

Puntos clave del servicio de post-edición

◦ Estar atentos al contenido adicional que se pueda haber añadido de forma automática y eliminarlo.

◦ Igualmente puede haber fragmentos de texto que no se hayan volcado en la traducción. Reproducirlos.

◦ Confirmar que el orden de las palabras es el adecuado.

◦ Analizar el género, el plural, las mayúsculas, las medidas, fechas o numerales para evitar incoherencias al trasladarlas de otro idioma.

◦ Vigilar las etiquetas y los marcadores de posición.

◦ Repaso de la puntuación (especial cuidado con el uso de la coma, comillas y punto y coma) y revisar los dobles espacios que puedan haberse generado en el texto.

◦ Atender a la terminología específica y comprobar que es correcta.

Según se vaya desarrollando la figura y la labor del post-editor en la traducción automática, irán surgiendo nuevas consideraciones a tener en cuenta. Como profesionales estaremos atentos a ellas para ofrecer un servicio de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *