La corrección automática en línea ¿tan útil como parece?

Si te has dado una vuelta por la página web de ABC Translink, seguro que te has fijado en uno de los servicios que ofrece esta agencia de traducción e interpretación: la corrección de estilo. Pero ¿te has preguntado qué clientes pueden demandar este tipo de servicios? ¿Por qué pagar por una tarea que puede hacerse gratis con algún programa de corrección automática en línea?

Bien, no es objetivo de este artículo intentar convencerte de que lo barato sale caro o que nadie da duros a cuatro pesetas. Por supuesto que existen en Internet algunos programas de corrección automática que te pueden sacar de un apuro, interesantes herramientas de corrección que puedes utilizar sin problema a nivel particular, pero cuando tienes que hacer a nivel profesional un texto en español, inglés, alemán, árabe o en cualquier otro idioma, la recomendación más sensata es que inviertas una mínima parte de tu presupuesto en hacer corregir ese texto a nivel ortotipográfico, sintáctico, gramatical y, por supuesto, de estilo.

Aclarado este punto, vamos a darnos una vuelta por Internet para ver qué herramientas útiles de corrección automática podemos utilizar para nuestros documentos no profesionales.

correcciónn de estilo ABC Translink


Corrector de Stylus. 

Uno de los programas de corrección automática más sólidos que puedes encontrar hoy por hoy en Internet es el que aparece en el entorno web de Stylus. Además y a diferencia de otros programas gratuitos, no te abruma de anuncios y más anuncios publicitarios, eso es un gran punto a favor, ¿no es cierto?

El corrector automático y gratuito de Stylus detecta errores de varios tipos: ortográficos, gramaticales, ortotipográficos y, también, de estilo. Además de sugerencias de corrección, este interesante programa te sugiere alternativas de términos o expresiones idiomáticas que puedes utilizar, referencias bibliográficas por si quieres contrastar la corrección automática sugerida, etc. Hemos probado la versión gratuita de este corrector de estilo y, lo que te comentábamos al principio: no está mal siempre y cuando el texto que estés redactando, traduciendo o corrigiendo no vaya destinado a uno de tus clientes.

Spanish Checker.

El segundo de los programas de corrección automática que hemos probado para redactar – que no para corregir- este artículo es el de Spanish Checker. Lo primero que nos llama la atención de esta herramienta gratuita es lo mucho que abusa de los mensajes publicitarios, pero claro, de algo tienen que vivir los desarrolladores. Al probar el corrector vemos que se limita única y exclusivamente a revisar la ortografía y la gramática, dejando completamente abandonada la corrección de estilo, algo muy importante que debes tener presente si te decides a utilizar este corrector automático gratuito y en línea.

Reverso.

El tercer programa de corrección automática que hemos seleccionado viene avalado por una firma que seguro que conoces si te dedicas a la traducción de textos: Reverso. Nosotros hemos probado el corrector de textos en inglés y, francamente, es una buena herramienta gratuita que, además, te puede servir como manual de formación para mejorar tu nivel de inglés escrito.

 

¿Quieres probar el servicio de corrección de textos no automático de ABC Translink? Pulsa aquí.

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *