Corrección de estilo

Si navegas un poquito por la web de ABC Translink verás que su oferta de servicios no se limita a la traducción multilingüe de documentos, entornos web o productos audiovisuales. Esta agencia de traducción ofrece a sus clientes la posibilidad de contratar diferentes servicios complementarios como, por ejemplo, la traducción diaria de prensa internacional, la maquetación de los contenidos traducidos, el apoyo de intérpretes profesionales o, la protagonista del tema de hoy del blog, la corrección de estilo.

Hoy queremos invitarte a conocer un poco mejor este servicio que, aunque no es la principal actividad profesional de ABC Translink, sí es una de las más valoradas por sus clientes nacionales e internacionales.

Corrección de textos ABC Translink

El oficio del corrector

Seguro que todos sabemos, más o menos, en qué consiste la tarea de un corrector de texto, pero para ser más rigurosos consultamos el interesante entorno web de UniCo – Unión de Correctores -. En su apartado La Profesión leemos:

“El corrector de estilo es un profesional de la edición, cuya tarea se enmarca en el control de calidad de la edición de textos. Puede intervenir inmediatamente después de la redacción de un texto, después de la revisión de una traducción o tras una revisión técnica o de contenido. Su tarea consiste en la revisión de un texto para eliminar defectos de redacción, errores gramaticales, impropiedades léxicas y rasgos no genuinos de la lengua empleada, y puede alcanzar hasta la supervisión del texto para adaptarlo al estilo propuesto por el editor.”

En este párrafo vamos a marcar en negrita algunas palabras clave:

– Profesional de la edición.

El oficio de corrector es uno de los trabajos más conocidos y menos reconocidos que existen. Se practica desde hace cientos de años, pero siempre ha permanecido a la sombra de otras profesiones y profesionales como, por ejemplo, los escritores. Es curioso, pero existe una creencia popular de que cualquier persona con un mínimo de conocimientos de la lengua puede corregir un texto. Nada más lejos de la realidad. Ser periodista, filólogo o traductor no capacita automáticamente a un profesional para ejercer la labor de corrección. Para ejercer su labor de forma sobresaliente el corrector se ha formado específicamente en su profesión y, además, la ha puesto en práctica durante muchos años. Debe ser, como dice el párrafo de UniCo, un auténtico profesional.

– Control de calidad. Un paso fundamental en la ejecución de cualquier proyecto es el control de calidad previo a la entrega al cliente final. Una página web, un reportaje de prensa, el resumen anual de las actuaciones de una empresa, un libro… cualquier proyecto escrito también pasa por su propio control de calidad que, en este caso, consiste en una revisión ortográfica, sintáctica, gramatical y de estilo. En pocas palabras: el texto debe ser cuidadosamente revisado para detectar y corregir los posibles errores que contenga.

Quizás te preguntes por qué. ¿Qué más da que un texto contenga una pequeña falta de ortografía o un leve error gramatical? Si el significado del mensaje no se ve comprometido, un error de este tipo no tiene ninguna importancia. ¿O sí?

No vamos a disertar aquí acerca de la necesidad que tienen los profesionales y las empresas de proyectar a su mercado una imagen de calidad. Tampoco incidiremos en la importancia que tiene para el mantenimiento de un idioma que sus hablantes lo cuiden en su trabajo diario.

Simplemente dejamos sobre la mesa dos preguntas: ¿Contratarías a un profesional tan poco riguroso que no se toma la molestia de revisar los textos que publica? ¿Es de fiar una empresa que obvia las reglas básicas del idioma con el que se comunica con sus clientes?

¿Quieres recibir más información? Contacta con ABC Translink

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *