Filologías: quizá hay vida después de la carrera

La hay, si el mercado laboral lo permite, y si sabemos dónde buscar. Es cierto que la búsqueda de empleo digno se ha convertido en algo complicado, pero también es cierto que mucha gente piensa que la única salida posible para una carrera de letras, y en concreto una filología, es opositar o dar clases. No son las únicas opciones. Dependiendo de los idiomas estudiados se abren unas puertas u otras, pero hay algunas posibilidades a tener en cuenta.

Actualmente, además, desde que se implantó la carrera de traducción e interpretación, la posibilidad de especializarse en un idioma es mayor, ampliando las capacidades y competencias del profesional. Es cierto que hay estudiantes que acceden a estas carreras porque su nota no alcanza para entrar en las que eran su primera opción, pero la mayoría, y más en traducción e interpretación lo hacen porque realmente les gustan los idiomas y todo lo relacionado con las lenguas.

Las primeras opciones que nos vienen a la cabeza son profesor de enseñanza reglada, de idiomas en academias o de ELE. Igualmente tenemos las alternativas más tradicionales de traductor, Intérprete (consultar la página de la Unión Europea https://ec.europa.eu/info/jobs-european-commission/working-eu/translator-profile_es) o mediador intercultural. Y las relacionadas con el mundo de la escritura como redactor, editor, corrector  ortotipográfico o de estilo.

Hay también campos no relacionados estrechamente con el mundo lingüístico hacia los que enfocarse si el ámbito de las relaciones públicas es de nuestro interés como el turismo o los promotores y el personal para eventos.

No obstante, donde se abren más puertas en los últimos tiempos, es en el ámbito de las redes sociales y las nuevas tecnologías, en las que se han creado una serie de figuras que antes no existían o no eran necesarias y que alguien con conocimientos en idiomas, aptitudes informáticas y un mínimo dominio del entorno web podría encontrar interesantes. Veámoslas:

  • Publicidad y marketing

Las empresas que tienen que publicitar sus marcas o productos en otros mercados  necesitan no solo traductores, sino asesores lingúísticos, traducciones de marketing, profesionales que realicen procesos de transcreación, copywriting, etc.

  • Web y redes sociales

Blogs, videoblogs, páginas web, redes sociales, todos estos entornos se llenan de contenidos que en muchas ocasiones hay que traducir. El encargado de la gestión de contenidos o el “Community Manager” no solo se ocupa de mantener al día las páginas de las empresas, sino que también deben controlar los contenidos que en ellas se muestran y manejar el SEO.

  • Trabajos especializados

Siguiendo la línea de esas nuevas posibilidades que se van abriendo en el mercado con los años, tenemos algunas opciones que pueden ser interesantes como localizador de software,  localizador o tester de videojuegos, creador y traductor de contenidos digitales, etc. Como hemos visto la formación de filología o traducción nos da una base sobre la que ampliar competencias y conocimientos en la dirección que nos parezca más interesante o práctica, invirtiendo tiempo en formarnos para poder enfocar la rama laboral más adecuada.

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *