Herramientas de traducción: TAO (Traducción asistida por ordenador)

Los traductores profesionales llevan años usando este tipo de programas pero, lógicamente, los sistemas de traducción asistida evolucionan con los años, se adaptan a los nuevos sistemas operativos y aportan nuevas herramientas que facilitan la labor de los traductores.

Es cierto que estas aplicaciones pueden resultar algo complicadas para aquellos que no tienen demasiados conocimientos de informática o para quienes no están familiarizados con los procesos complejos de traducción y no se dedican a esta actividad de manera constante. Por supuesto tienen sus inconvenientes, pero usadas en su justa medida pueden facilitarle la vida al profesional de la traducción, sobre todo en proyectos de gran envergadura.

Uno de los procedimientos que usan estos programas es crear bases de datos en las que se almacena la terminología, las frases y el vocabulario que utilizamos en nuestras traducciones. Cuando la aplicación detecta que vamos a escribir una palabra o un fragmento previamente utilizado nos propone la traducción anterior para que la validemos o modifiquemos, según nuestro criterio. Esto es útil cuando la temática es recurrente y la posibilidad de repetir vocabulario, expresiones o frases hechas aumenta.

¿Cuáles son algunas de esas utilidades o herramientas que proporcionan estos programas?:

  • Resultan útiles para organizar y gestionar proyectos voluminosos.
  • Permiten la puesta en común y el contacto de todos los que colaboran en el trabajo, favoreciendo el trabajo en equipo.
  • Ofrecen sugerencias, favorecen la coherencia interna del estilo y facilitan la edición posterior.
  • Agilizan todos los aspectos más mecánicos de la labor del traductor.
  • Incluyen entre sus herramientas los correctores ortográficos y sintácticos disminuyendo el tiempo dedicado a la revisión del texto.

Con los años estas herramientas han ido avanzando, implementando mejoras para mantenerse actualizadas con los tipos de formato que han ido apareciendo (desde OpenOffice, pasando por InDesign hasta XML o XLIFF) e incluyendo opciones que facilitan la labor de postedición y transcreación, etc.

En algunos casos, las licencias de los programas incluyen no solo la aplicación básica, sino toda una gama de productos que complementan las funciones del sistema principal. Algunos de los TAO más conocidos son:

  • SDL TRADOS
  • WORDFAST
  • STUDIO 2019
  • MEMOQ
  • DÉJÀ VU

Parece  obvio que si eres un traductor profesional, que debe enfrentarse a constantes proyectos, algunos de ellos de gran envergadura, puede resultar muy útil tener a mano una de estas herramientas.

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *