Lingüística: breve repaso por su historia y evolución

La lingüística es la ciencia que estudia, desde un punto de vista teórico, el lenguaje. Dentro de esta ciencia hay diversos campos de estudio y en el diccionario de la RAE podemos leer la definición de algunos:

– Lingüística aplicada: f. Rama de los estudios lingüísticos que se ocupa de los problemas que el lenguaje plantea como medio de relación social, especialmente de los que se refieren a la enseñanza de idiomas.

– Lingüística computacional: f. Inform. Aplicación de los métodos de la inteligencia artificial al tratamiento de cuestiones lingüísticas.

Lingüística evolutiva: f. lingüística diacrónica.

La evolución de las lenguas ha ido pareja a los acontecimientos históricos y al devenir del ser humano. Los inicios de la lingüística como campo de estudio se originan en la antigua Grecia donde se comenzó a teorizar sobre las distintas materías que luego conformarían esta disciplina, tales como la morfología, la sintaxis, la gramática o la retórica.

Hasta hace dos siglos la lingüística no es aceptada como una ciencia a tener en cuenta. Anteriormente se habían abierto determinadas áreas de estudio sobre la gramática, el origen o la división de las lenguas, etc., basadas en la reflexión y discusión, pero no existía una regularización y ordenación ni un método establecido que permitiera una homogenización de esos estudios.

En la época clásica, primero el Griego y después el latín fueron las lenguas más representativas del continente europeo y sobre ellas se realizaron estudios, pues eran el vehículo de expresión y de mediación entre los pueblos. En el Medievo, el latín siguió siendo la lengua de referencia, aun con más peso ya que fue la vía comunicativa de la iglesia. En aquella época la lengua culta quedó en manos de unos pocos encargados de transmitirla y ponerla por escrito, mientras que la población general se veía relegada a hablar dialectos o derivados del latín original.

Sin duda, el estudioso al que podemos considerar como uno de los primeros lingüistas es Prisciano, autor latino que vivió a caballo entre los siglos V y VI y que realizó uno de los primeros tratados importantes sobre esta ciencia llamado Institutiones Grammaticae, obra enorme que abarca aspectos fonéticos, gramaticales y sintácticos del latín.

Más adelante, en el renacimiento, los estudios de este autor se convertirían en la raíz en la que se basarían las posteriores investigaciones lingüísticas. Durante este periodo se realizan estudios especulativos y comienzan a aparecer académicos que publican obras de distintas materias relacionadas con esta ciencia como Dante Alighieri o Antonio de Nebrija, que realiza un obra de gramática castellana. Igualmente se irán escribiendo tratados relacionados con el origen de las lenguas y con otros idiomas hablados fuera de los límites de Europa.

Como hemos dicho, en la época moderna, la lingüística se instaura como una ciencia y el interés por el origen de las lenguas y como estas se interrelacionan lleva a realizar estudios comparativos de carácter etnográfico y antropológico dando lugar a lo que se conocería como Lingüística comparada. También se realizarán estudios sobre dialectología y sobre la diversidad de las lenguas.

Todos estos estudios y tendencias, no obstante, no resultaron suficientes para dar respuesta a multitud de cuestiones que los teóricos se planteaban. Surge, entonces, el Estructuralismo, que tratará de crear una metodología y sistematizar la investigación. El “lingüista” más representativo de este momento es Ferdinand de Saussure que será el que eleve esta disciplina a la categoría de ciencia reconocida. Con el tiempo, el “eurocentrismo” de estas corrientes se vio alcanzado por lingüistas que llevaron a cabo sus estudios en otros lugares como América, donde cobró relevancia Leonard Bloomfield.

Durante el siglo XX aparecerán diversas escuelas, algunas de ellas enfrentadas entre sí debido a sus postulados, que irán ampliando los estudios y teorías anteriores o inclinándose por nuevas ideas. Encontramos entre ellas al Generativismo representado por Noam Chomsky y su teoría de la Gramática Universal o la Escuela Funcionalista, opuesta al anterior y enarbolada por Simon C. Dik

En la actualidad, otras escuelas han ido apareciendo, reafirmando o rechazando anteriores postulados y manteniendo viva la discusión sobre multitud de cuestiones relacionadas con el lenguaje y el pensamiento humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *