Post-edición de documentos

La traducción automática con post-edición está cada vez más en boga.

Desde los años noventa, los avances informáticos y tecnológicos han hecho que los ordenadores se conviertan, cada vez más, en una parte esencial de la vida empresarial y profesional. La aparición de nuevos software de traducción automática, la mejora de las herramientas ya existentes, el aumento a nivel global de la demanda de estos servicios y la disminución de costes que implica este recurso permiten estimar que en el futuro la post-edición de textos automáticos generados por máquinas podría imponerse o al menos equipararse a la traducción y edición tradicionales.

No se puede negar que la automatización e informatización de algunas tareas proporciona comodidades y rapidez a la hora de realizar determinadas tareas, pero, por el momento, las máquinas no pueden sustituir enteramente al ser humano. Por ello, es necesario el traductor/post-editor.

En el ámbito del lenguaje y la comunicación la traducción automática sigue necesitando de la intervención de profesionales humanos, que realicen servicios de post-edición y que se aseguren de que los textos no solo sean comprensibles, sino que cumplan su objetivo comunicativo observando los estándares de calidad.

En cuanto a la capacitación que debe tener un profesional que se enfrente a estas nuevas formas de traducción automática de textos hay divergencias: traductores con conocimientos de edición, personas bilingües con experiencia en la corrección de textos. Lo que sí está claro es que hay una serie de cuestiones clave que se deben observar a la hora de realizar la traducción automática con post-edición:

◦  Los servicios de post-edición se utilizan cuando el texto generado automáticamente no alcanza la calidad requerida.

◦  El texto pos-editado se reenvía para que el software implemente los cambios y mejore con cada corrección.

◦ Existen dos niveles de pos-edición: simple y completa, dependiendo del grado de intervención del profesional. 

◦ El estilo, la gramática, la sintaxis o la literalidad son aspectos de la comunicación en los que la máquina no puede, aún, sustituir al ser humano. Como profesionales de gran experiencia nos aseguramos de estar al tanto de estas evoluciones y de formarnos en los nuevos campos que se van abriendo en el ámbito de la traducción/edición para poder ofrecer un servicio de post-edición de la mejor calidad; que cumpla con los estándares, las expectativas y las necesidades de nuestros clientes y que mejore la comunicación.

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *